EE.UU.: La clave de la economía a medida que se acercan las elecciones intermedias/ Ver- El crack después de la fiebre del azúcar – Entrevista a Michael Roberts sobre la economía mundial

LUNES 31 OCTUBRE 2022

POR DAN LA BOTZ*

Las elecciones intermedias que decidirán quién controla el Congreso se llevarán a cabo el 8 de noviembre y muchos votantes ya están emitiendo su voto anticipado o en ausencia. Los demócratas argumentan que la administración del presidente Joe Biden aprobó proyectos de ley y gastó miles de millones para aliviar la deuda estudiantil, proteger el clima y mejorar el transporte, los servicios públicos, la fabricación y la construcción. Los republicanos están gastando millones en publicidad, culpando a Biden por el aumento de los precios y el crimen. Y hasta ahora, están ganando. Según la encuesta más reciente del New York Times/Siena College, el 49 por ciento de los votantes planea votar por los republicanos y el 45 por ciento por los demócratas, y los republicanos ganan entre las mujeres y los latinos. El principal problema del demócrata es la economía.

De alguna manera, la economía de EE. UU. es sólida, con una tasa de desempleo del 3,5 por ciento cerca de mínimos históricos y los empleadores continúan contratando. Aunque también es cierto que un par de millones de trabajadores, en su mayoría hombres, no han vuelto a la fuerza laboral desde que decayó el COVID. Si bien el empleo ha sido sólido, la tasa de inflación de 8,2 ha socavado el poder adquisitivo de los trabajadores. El aumento de los costos de los alimentos, el combustible y la vivienda está afectando tanto a la clase media como a la trabajadora. En respuesta, los trabajadores se están organizando.

La última encuesta de Gallup dice que hoy el 68 por ciento de los estadounidenses aprueban los sindicatos, la cifra más alta desde 1965, lo que da a los sindicatos un nuevo dinamismo. Los sindicatos han ganado más elecciones de representación que en cualquier otro momento en los últimos veinte años, atrayendo a más de 40,000 trabajadores a los sindicatos, aunque en 2021 la afiliación sindical total siguió disminuyendo. Las dos campañas de organización más visibles, Starbucks y Amazon, continúan. Más de 6500 trabajadores en 250 tiendas Starbucks de propiedad corporativa votaron a favor de sindicalizarse, un logro impresionante, aunque hay en total 15 444 tiendas Starbucks con alrededor de 350 000 trabajadores. La campaña de Amazon, sin embargo, sufrió una sorprendente derrota este mes en una planta en Albany, Nueva York que emplea a 950 trabajadores, perdiendo por dos a uno.

La organización sindical ha ido acompañada de un aumento de las huelgas entre los trabajadores de comida rápida, los empleados de Starbucks, las enfermeras y otros trabajadores de la salud, los maestros de escuela, los asistentes de enseñanza universitarios y muchos otros. Entre los trabajadores de oficina en los sectores público y privado, si bien no hay muchas huelgas, hay peleas entre jefes y trabajadores por el regreso al trabajo en la oficina. Después de más de dos años de trabajar en casa a través de Zoom, muchos trabajadores se resisten a regresar al lugar de trabajo y exigen arreglos híbridos (un par de días en la oficina y algunos en casa cada semana) o simplemente trabajar desde casa.

COVID ha tenido efectos duraderos en la clase trabajadora. Dieciséis millones de personas en edad laboral en los EE. UU. sufren con COVID prolongado y entre 2 y 4 millones de ellos están desempleados. A nivel nacional, los casos de COVID no están aumentando en este momento, aunque todavía mueren 350 personas cada día, pero a los funcionarios de salud pública les preocupa que solo 14,8 millones de estadounidenses hayan recibido el último refuerzo, dejando al resto vulnerable. Además, hay nuevas variantes que están causando preocupación sobre un posible aumento de COVID este invierno. Muchos programas federales para ayudar a las personas con COVID han terminado.

A medida que el país se ha recuperado de las últimas oleadas de COVID, los movimientos sociales no han estado muy activos, a excepción del movimiento de mujeres. Durante la primavera y el verano pasados, se escuchó poco de los movimientos negros y latinos a pesar o quizás debido a la situación económica cada vez más difícil. La decisión Dobbs de la Corte Suprema que anuló Roe y puso fin a los derechos de aborto protegidos por el gobierno federal atrajo a una nueva generación de mujeres de todas las razas al activismo para proteger los derechos reproductivos. Gran parte de esa energía se ha dirigido hacia las elecciones legislativas intermedias para evitar que el Partido Republicano prohíba el aborto en todo el país.

Desafortunadamente, el repunte del activismo laboral y la nueva lucha por el aborto aún no son lo suficientemente grandes como para afectar la política.

23 de octubre de 2022

 

*Dan La Botz: fue miembro fundador de Teamsters for a Democratic Union (TDU). Es el autor de Rank-and-File Rebellion: Teamsters for a Democratic Union (1991). También es coeditor de Nueva Política y editor de Mexican Labor News and Analysis .

Fuente: International Viewpoint 

 

El crack después de la fiebre del azúcar – Entrevista a Michael Roberts sobre la economía mundial

 

 

 

Impactos: 6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email