Las lecciones de la acción antirracista

Por Shane Burley

Si bien hay volúmenes de libros sobre teoría política que intentan analizar las lecciones de varios movimientos sociales, el antifascismo tiene cierta simplicidad. “Vamos a donde ellos van” fue el lema de la red antifascista Acción Antirracista (ARA), que creció a lo largo de las décadas de 1980, 1990 y principios de 2000 en un esfuerzo por detener el crecimiento del nacionalismo blanco y otros actores de extrema derecha que amenazaban a comunidades marginadas en toda América del Norte. Si bien las tácticas y estrategias cambiarían entre los capítulos y los lugares donde se organizaban sus jóvenes miembros, una cosa permanecería constante: si los nazis llegaban a algún lugar, también lo harían los antifascistas.

Un nuevo libro sobre ARA lleva el nombre de esta conocida declaración de unidad, We Go Where They Go.(PM Press, 2023), la idea de que luchar contra el fascismo requiere, más que nada, el compromiso de intervenir cada vez que aparezcan fascistas. ARA surgió de las mismas culturas juveniles y vecindarios donde se organizaban grupos de extrema derecha como los Caballeros Blancos, la Resistencia Aria Blanca o incluso el Ku Klux Klan, compitiendo por adolescentes blancos descontentos. ARA comenzó como un esfuerzo por defender lugares de música y lugares de reunión contra la violencia callejera de las pandillas neonazis, y evolucionó hacia un proyecto más politizado que involucró a toda una generación de radicales en la organización. Para quienes observan la explosión de grupos militantes antifascistas de estilo “antifa” cerca del nacimiento del trumpismo y la extrema derecha, ARA puede ser visto como un antepasado en ese linaje, que ofrece lecciones para quienes construyen una nueva metodología antifascista hoy.

Los autores de We Go Where They Go , Shannon Clay, Lady, Kristin Schwartz y Michael Staudenmeier, construyeron una extensa historia que cita a docenas de ex miembros y utiliza revistas, artículos, folletos y otras fuentes primarias en un esfuerzo por desmitificar lo que hizo que Especial ARA y su impacto. Estas conversaciones sobre ARA están en curso, por eso hablé con tres de los autores, Shannon Clay, Lady y Kristin Schwartz, así como con el artista y organizador Gord Hill, quien escribió el prólogo del libro, sobre lo que esta historia significó para ellos. qué lecciones podemos aprender de la experiencia de ARA y cómo ese modelo de autodefensa comunitaria es quizás aún más relevante hoy en día.

Shane Burley: ¿Cómo describirías ARA a aquellos menos iniciados?

Kristin Schwartz:Era una red de grupos juveniles de base que se enfrentaron a los neonazis, los miembros del Klan y la extrema derecha principalmente en Estados Unidos y Canadá a finales de los años 1980, 1990 y principios de los 2000, e incluso hoy. Surgió de la lucha por la presencia de la extrema derecha en las subculturas de la época y originalmente se basó entre personas de esas subculturas y luego se hizo más amplia. A medida que se formalizó más, se unió por los cuatro puntos de unidad, que establecían los principios generales de afiliación general a ARA. Esos son, vamos a donde ellos van. Siempre que hay nazis o racistas en público, ahí estamos. No creemos en ignorarlos o alejarnos de ellos. Nunca dejes que los nazis tomen las calles. Los principios de ARA incluían la acción directa y la confrontación y la no dependencia del estado, la policía, o los tribunales; solidaridad con otros antifascistas; y una amplia declaración contra la opresión, que se centró más durante la década de 1990 en ser explícita en el apoyo a la libertad reproductiva.

SB: Para aquellos que estaban en ARA, ¿cómo se involucraron en ARA y en la organización en general?

KS: Acababa de terminar la universidad y volví a Toronto y había probado la organización en la escuela centrándome en desafiar el racismo, ya fuera racismo en la educación o en la política exterior (la primera Guerra del Golfo). Quería hacer algo a nivel local, así que llamé a todos los grupos antirracistas de la ciudad y terminó siendo ARA el que tenía un papel para un joven blanco sin mucha experiencia en organización.

Señora: Eran finales de la década de 1990 y me encontré con miembros de Columbus ARA haciendo Copwatch. Mientras crecía, nunca me enseñaron a confiar en la policía. Donde vivía, sólo vi a policías con equipo SWAT realizando redadas en viviendas. Me interesó la idea de que personas preocupadas monitoreen y registren las acciones policiales para que rindan cuentas. Primero participé en Copwatch y esa fue mi entrada al capítulo de ARA Columbus.

Gord Hill: Comencé la organización antifascista a finales de los años ochenta en Vancouver, Canadá. En ese momento estábamos lidiando con restos del KKK y luego con idiotas neonazis a principios de los noventa, en su mayoría bajo la bandera de las Naciones Arias y el Movimiento de Resistencia Aria. De ahí surgió un organizador estúpido, Tony McAleer, que creó una línea telefónica llamada Canadian Liberty Net. En 1993, McAleer intentó organizar un evento con Tom Metzger de la Resistencia Aria Blanca, pero trabajando en una gran coalición pudimos movilizar a varios miles de antirracistas. También supimos la ubicación del evento planeado y pudimos cancelarlo. Ese fue el último evento público que los fascistas intentaron organizar en varios años, y después de esto hubo una disminución en la organización fascista en general en la ciudad.

SB: ¿Qué tipo de campañas harías en tus capítulos locales? ¿Cómo fue la organización?

KS: La razón por la que todo esto empezó fue que la extrema derecha intentaba activamente reclutar a jóvenes de la escena skinhead. La extrema derecha iba a las subculturas y trataba de sacar gente y reclutarla. La gente de esas subculturas dijo que no, que no querían que estos matones se apoderaran de sus escenas.

Desafortunadamente, los skinheads racistas obtuvieron un gran impulso en los principales medios de comunicación. Fue un enorme impulso publicitario para ellos, por lo que los periodistas deben ser conscientes de no darles más plataforma, porque realmente amplificó su importancia. Les sirvió como herramienta de reclutamiento el hecho de que estaban en Oprah y Phil Donahue y estaban golpeando a Geraldo.

Shannon Clay: El único exnazi con el que hablé que era de Pensilvania dijo que esas apariciones eran el “maldito marketing del año”.

Fue entonces cuando la palabra skinhead se convirtió en sinónimo de racista. Entonces la gente que estaba en la cultura skinhead no racista estaba enojada. Por eso, cuando escribo artículos, me aseguro de poner a los skinhead racistas entre comillas o de decir que son racistas.

Señora: Entonces las campañas en Columbus fueron Copwatch, y fueron proactivas. Esto es algo con lo que luchamos mucho a nivel local, hablando de cómo no simplemente ser reactivos. También queríamos ser proactivos, por eso Copwatch fue una gran campaña para nosotros.

Algunas de las cosas reactivas fueron como volar por un vecindario después de descubrir el nombre de alguien que era una persona del poder blanco, que tal vez había publicado música racista o publicado en un blog nazi. Íbamos de puerta en puerta y pedíamos a las empresas que colocaran carteles si había un crimen de odio en el vecindario. También contrarrestaríamos los mensajes neonazis y policiales mediante el uso de pasta de trigo, grafitis, fanzines y otros medios impresos, como artículos de opinión en periódicos locales, y tocando puertas.

Los nazis anunciaban una manifestación y nosotros nos presentábamos en su lugar para enfrentarlos directamente, que era exactamente lo contrario de lo que los liberales decían que era mejor hacer. Querían no prestar atención a los racistas y realizar una manifestación por la paz al otro lado de la ciudad. Estábamos dando brincos: anuncian, vamos, anuncian, vamos. También hicimos campañas de presentación en espectáculos musicales y eventos de subcultura. También íbamos a las escuelas secundarias a hablar. En los años noventa, había un maestro de escuela (tal vez de historia), podía invitar a alguien del KKK y a alguien que no fuera del KKK. Entonces seríamos el pueblo que “no es el KKK”.

McNamera (citado en el libro) fue la persona en Columbus que lo creó. Él diría que en realidad no los estábamos debatiendo. Estaríamos en un día diferente, pediríamos estar tras el miembro del Klan. La educación con los estudiantes de secundaria la consideramos una campaña.

KS: Toronto se unió porque había un grupo en particular que competía por la credibilidad generalizada, el Heritage Front. Estaban tratando de difundir su número de teléfono en todas partes y estaban tratando de crear una membresía. Querían presentarse a las elecciones y cambiar el debate político. Fue en un momento en el que el Partido Conservador había implosionado por otras razones, por lo que había una oportunidad. Así que teníamos un gran grupo al que nos dirigíamos.

Teníamos nuestros propios puntos de unidad antes de que existiera la red, que era “expondremos, nos opondremos y enfrentaremos el racismo organizado y la agenda de extrema derecha a través de la educación, la acción de masas y el apoyo a luchas antirracistas más amplias”. Al principio, se trataba mucho de exponer el Frente del Patrimonio. Uno de nuestros grandes lemas era “el Frente del Patrimonio es un Frente Nazi”. Se estaban presentando a sí mismos como la corriente principal, simplemente defendiendo a los blancos. Todo esto suena muy familiar: en ese momento seguían el modelo de David Duke. Todos eran de extrema derecha; era un ex organizador del KKK que era admirador de Hitler. Estaban difundiendo su odio y tratando de presentarse como defensores de los blancos, como si fueran un grupo discriminado.

Nuestra campaña inicial fue decir que el Frente del Patrimonio eran fascistas y que no deberían tener una plataforma. Mi conclusión es que la forma en que ganamos fue haciendo más evidente su lado más militante y mostrándolos como fascistas provocándolos. Todos sus dirigentes terminaron arrestados porque terminamos metiéndolos en peleas. Y ni siquiera sé si eso sería relevante hoy. En aquel entonces, mostrarles ser así les hizo fracasar en su misión de transversalizar sus ideas. No sé si eso funcionaría hoy en Estados Unidos.

SC: Eso me recuerda un paralelo extremadamente relevante hoy con los Proud Boys. Los Proud Boys no son precisamente vendedores ambulantes, pero, por ejemplo, ocasionalmente tienen algún miembro de color y confunden a la gente con su política. Pero su verdadera política se vuelve obvia para los observadores liberales cuando los Proud Boys quedan atrapados en peleas callejeras con antifascistas.

Señora: Antes podías ir a una manifestación antinazi y un local podía venir y decir que le gustaba lo que decían esos nacionalistas blancos, y yo hacía un cálculo basado en su edad y decía: “Oye, tu papá”. ¡O mi abuelo luchó contra estos nazis en la Segunda Guerra Mundial! Pero ahora estamos a generaciones de distancia de eso.

SB: Gord, sé que usted estaba en un grupo antifascista separado durante este período. ¿Cuál fue tu relación con ARA?

GH: Trabajamos estrechamente con ARA Toronto y visitábamos Toronto con cierta frecuencia durante estos años, pero no enfrentamos el mismo nivel de organización fascista que Toronto estaba experimentando en ese momento, por lo que nunca establecimos un capítulo de ARA y la mayoría de nuestros El trabajo de Antifa era bastante informal. Produje numerosas imágenes y carteles para ARA Toronto, así como su boletín informativo, On the Prowl .

SB: ¿Cómo se relaciona el ARA con la izquierda organizada en general? ¿Tuvo alguna relación con grupos antifascistas que surgieron de la década de 1980, como el Comité Anti-Klan de John Brown o grupos ideológicos? ¿Se organizó en coaliciones con otros grupos?

Señora: En el libro hablamos de cómo SHARP (Skinheads Against Racial Prejudice) en Cincinnati formó una relación con John Brown. Pienso claramente en la Organización Socialista Internacional (ISO) y en cómo Columbus ARA no se llevaba bien con ningún grupo comunista autoritario. El campus de Ohio State era uno de los más grandes del país y aparecían muchos de estos grupos. Queríamos mantenernos alejados de estos grupos comunistas autoritarios porque no quería que me confundieran con ellos, en parte porque me resultaba mucho más fácil vender ARA a la gente normal de Ohio.

Pero las veces que me mezclé activamente con grupos como la ISO fue en primera línea defendiendo las clínicas de aborto. En cuanto a interactuar con grupos pro-elección, teníamos mi capítulo local de ARA que activamente dijo que éramos un grupo pro-elección y trabajamos con acompañantes de clínicas que se organizaban de forma autónoma desde las propias clínicas. Esos fueron los grupos pro-elección con los que interactuamos para construir esa movilización más amplia, esta causa única, este tema único. Entonces fue mucho más fácil identificar quiénes no éramos, y estábamos obsesionados con esa parte de diferenciarnos de los comunistas autoritarios. Nos presentaron como un movimiento juvenil de clase trabajadora con ayuda y orientación de nuestros pares mayores.

KS: Al comienzo del ARA en Toronto, todos esos socialistas estaban en el ARA. Supongo que tuvieron experiencias razonables con las personas más anarquistas que eran el grupo líder, pero no duró mucho. La Internacional Socialista fue eliminada por una mayoría de dos tercios y los demás grupos de izquierda abandonaron al mismo tiempo. Seguimos trabajando con ellos, pero tenían una orientación diferente a la nuestra. Querían organizarse en un estilo con el que gran parte del público en general se sintiera cómodo de inmediato, para no parecer demasiado militantes. Creían que la solución sería un movimiento laboral de la clase trabajadora, y ARA estaba más orientada hacia las subculturas de las que venimos.

Cuando realmente miro hacia atrás, ARA trabajó mucho, en Toronto, con otros grupos mientras sucedían las cosas: mucho trabajo sobre vigilancia policial racista y violencia policial, y estábamos ahí para las coaliciones. Incluso nos invitó el comité antirracismo de la ciudad, íbamos a las reuniones y participábamos. Teníamos cierta credibilidad en ellos porque sabíamos lo que estaba pasando en las calles.

Señora: Nosotros también iríamos a esos, pero no nos invitaron.

KS: Para mí, personalmente, realmente prioricé la divulgación para construir relaciones con la comunidad negra. Había otras personas que tenían fuertes relaciones con diferentes iniciativas indígenas. Estábamos muy por encima del suelo. Toronto ARA estaba incrustado en el mundo activista.

Señora: Kristin, me recordaste a algunos de los grupos liderados por negros en los que participamos. En Columbus hay mucha energía contra la brutalidad policial y para protestar por el Día de la Raza. Había miembros del Movimiento Indígena Americano en Columbus en ese momento, por lo que nos organizaríamos con AIM, pero solo estaba en sus faldones. Ningún papel de liderazgo, simplemente apoyamos lo que estuvieran planeando. Trabajamos con la Coalición 22 de Octubre, el día nacional contra el abuso policial, haciendo Copwatch. Y había grupos locales liderados por gente de color, pero estábamos mucho más apoyando y tomando un papel secundario a menos que fuera un espectáculo de Rock Against Racism o un evento artístico.

SB: ¿Cómo abordó ARA la defensa clínica y el trabajo a favor del derecho a decidir, tanto a nivel local como en red?

Señora: En el libro explicamos que hubo un debate sobre el aborto en la red. Es insultante que haya habido siquiera un debate, pero no fue muy grande. Entonces sumamos un punto de unidad. Algunos capítulos se dedicaron más a organizar el tema pro-elección que otros, pero no podías estar en ARA si no creías en la justicia y la libertad reproductiva.

Teníamos muchos grupos de extrema derecha para combatir donde yo estaba, en el Medio Oeste, y mi trabajo a favor del derecho a decidir era directamente defensa clínica. Encontraríamos anti-elección que acosaban a las clínicas. Nos enteramos porque necesitábamos un aborto nosotros mismos, alguien que conocemos lo necesitaba, o un acompañante de la clínica se comunicaría con nosotros. Así que nos utilizaron como un equipo de personas porque la policía no quería o no podía hacer nada. Hoy en día existen leyes que trazan una línea en el terreno para la entrada de los manifestantes. En ese momento había grupos de extrema derecha protestando contra las clínicas, y no me refiero a sostener carteles, me refiero a arrojar cosas a la gente y agredirla físicamente. La gente estaba resultando herida. Así que no sólo no pudieron obtener atención médica, sino que además resultaron heridos.

KS: Tuvimos dos incidentes en los que organizaciones extremistas anti-elección con sede en Estados Unidos estaban haciendo cosas en Canadá. Missionaries to the Preborn estaba organizando una gira de conferencias por varias ciudades de Ontario, y fue nuestra red la que se aseguró de que fueran desafiados. Estaban enojados. Dijeron que esto era terrible, que nunca habían visto algo así. No creo que hayan regresado. Sus anfitriones fueron Campaign Life Coalition; También son de extrema derecha, pero difunden un mensaje antiaborto más generalizado.

El otro era Human Life International, la organización católica antiaborto. Una coalición radical había protestado contra ellos en Montreal a principios de los años 1990 y luego en Minneapolis cuando celebraron su conferencia allí, y más tarde celebraron una en Toronto. Así que tuvimos una pelea con ellos y, en ese caso, eso atrajo mucha atención porque tenían a mucha gente bastante extrema involucrada con ellos, gente que estaba realmente vinculada con un tipo sospechoso de ser un francotirador que estaba disparar a los médicos abortistas.

La década de 1990 fue el pico de violencia contra los proveedores de servicios de aborto. Estaban tan frustrados (el contexto político es que no estaban logrando ningún avance legislativo) que optaron por medidas más extremas.

SC: Desde una perspectiva más amplia, tengo entendido que algunos de los primeros skinheads antirracistas que luchaban contra los skinheads nazis y también contra el Klan también estuvieron ocasionalmente involucrados en la defensa de la clínica. Luego, Minneapolis le presentó ARA a nivel de red. Katrina nos habló de cómo, básicamente, después de haber expulsado a los skinheads nazis, miraron alrededor de su ciudad y las personas que realmente encajaban con la definición de fascismo para ellos eran estas personas radicales anti-elección. Porque, por supuesto, hay mucha superposición entre los supremacistas blancos y los radicales contrarios al derecho a decidir, no sólo en la cosmovisión, sino literalmente en las mismas redes.

Y así fue Minneapolis quien miró a su alrededor y vio esta realidad y comenzó a trabajar en justicia reproductiva como una continuación de su política antifascista existente. Y luego introdujeron la resolución a nivel de red en 1996 o 1997, diciendo que si vamos a oponernos al fascismo, entonces deberíamos preocuparnos por la justicia reproductiva. Las personas que intentan restringir la justicia reproductiva son básicamente fascistas.

Señora: Haríamos algunas de las mismas cosas que hace la gente ahora, pero era de baja tecnología. Teníamos una videocámara en el capítulo, ¡y era enorme! No podías ocultar esa maldita cosa. Entonces los filmarías. Descubrirías sus nombres. Y luego encontrarías suciedad sobre ellos, por ejemplo, que tenían un campamento anti-gay al que enviaban a niños homosexuales.

Así que los denunciaríamos por estas cosas, del mismo modo que lo haríamos con los nazis. Este período fue el auge de las clínicas falsas, que es como las llamaríamos, estos “centros de embarazos en crisis”. Empezaron a ponerlos en vallas publicitarias. Nos estábamos volviendo locos y tratábamos de exponer estas clínicas falsas tal como eran. Entonces nos parábamos frente a estos lugares con folletos para las personas que estaban pensando en entrar. Decíamos: “Oye, ¿sabes qué es este lugar? Sólo queremos que sepa que es su elección, pero esto no le brindará atención médica y no hay ningún médico aquí”. Así que definitivamente estábamos exponiendo eso. Pondrían estas clínicas falsas en edificios justo al lado de Planned Parenthood. Podían comprar estos edificios directamente porque tenían una gran cantidad de financiación.

SC: También hubo, de manera importante, una superposición con las tácticas que podía utilizar ARA. Porque tanto en su actual trabajo nazi y del Klan como en la defensa clínica, ambos son una política a nivel de calle. Estás físicamente allí y oponiéndote físicamente al otro lado. Ya estaba en su timonera.

SB: Estoy realmente interesado en la negociación entre convertirse en una organización de masas o construir un movimiento de masas y luego el tipo de modelo cerrado y orientado a la seguridad de muchos grupos antifascistas. ¿Cómo equilibraste la necesidad de construir un movimiento de masas y las preocupaciones y requisitos de seguridad del grupo?

Dama:Esa es una muy buena pregunta y creo que hoy en día hay una gran diferencia que quizás debas grabar en la mente de las personas. A diferencia de ahora, la mayoría de los capítulos de ARA eran semipúblicos. Se fomentó la cultura de la seguridad y algunos de nosotros insistimos en ella, y había muchas personas a las que simplemente se les daba mal. Estamos hablando de boca a boca, correos electrónicos, folletos colgados y nada de fotos discretas con teléfonos móviles. Entonces, si estás tomando fotos, tenías una videocámara grande, como mencioné. Hoy en día, creo que hay algunas trampas en las redes sociales donde la información personal está mucho más disponible. No debatimos mucho sobre el movimiento de masas versus la dinámica de células cerradas en ARA, pero a medida que crecí y ayudé a formar grupos más enfocados políticamente, esta es una pregunta que teníamos. No se puede convocar a una acción masiva si no se está dispuesto a aceptar una diversidad de tácticas y una diversidad de ideologías. Eso es realmente difícil y no tengo una respuesta. Esto no se nos ocurrió a muchos de nosotros entonces, pero a medida que crecí políticamente y crecí, sí surgió. Porque hay que pensar en involucrar a las masas en esto. Los medios tampoco eran nuestros amigos y no éramos buenos hablando con los medios.

KS: Nuestro capítulo fue diferente en ese sentido. Hablamos con los medios. Siempre tuvimos un equipo de medios que estaba activamente elaborando estrategias al respecto; enviamos comunicados de prensa y todo. Creo que buscamos un perfil más amplio, y si más personas que escuchan sobre nosotros escuchan directamente de nosotros, eso nos ayudará a defender nuestro caso.

Señora: Toronto era buena controlando tu propia narrativa. Estabas contando tu propia historia. Consideramos al Norte como un modelo a seguir en ese sentido.

KS: La razón es que los anarquistas que iniciaron el capítulo estaban todos involucrados en publicaciones. Entonces, contar la historia a los principales medios de comunicación no era una locura diferente a contársela a uno mismo. Escuché sobre ARA a través de personas que estaban en una estación de radio comunitaria y llamé después. Teníamos un programa de radio comunitaria, radio comunitaria. Era algo que un joven que llegaba al grupo podía hacer como una de sus primeras cosas: ir y participar en el programa de radio. Entonces eso es dirigirse al público. La gente está haciendo eso ahora en las redes sociales, por lo que el mensaje no llega a todos de la misma manera.

SC: Hasta cierto punto, ARA tenía una base lo suficientemente fuerte en culturas donde una cierta cantidad de fisicalidad podía ser aceptable; podían meterse en una pelea callejera sin alienar a la base de masas de la que estaban reclutando de manera realista, como las escenas juveniles. La otra cosa que recuerdo es una persona de Detroit con la que hablé. Le pregunté si usaban máscaras, pero dijo que no, que no las usaban, pero que en realidad no tenían que hacerlo porque no tenían por qué no conocer sus identidades, porque no van a conseguir grabado en un disco. Entonces, dijo, incluso sin enmascararse ni tomar medidas proactivas, pudieron ser mucho más anónimos de lo que se puede ser hoy.

Señora : Su pregunta es sobre la orientación y el movimiento de masas. No sé si pasamos tanto tiempo hablando de su necesidad, pero participamos en ello. En Cincinnati, Ohio, cuando Timothy Thomas fue asesinado en 2001, todos nos apresuramos a participar en lo que sentíamos que era un movimiento de masas. Algo así como las protestas de Breonna Taylor más recientemente. Participaríamos en estos momentos de levantamiento a nivel local. Pero desde una subcultura que se basaba en gran medida en rechazar la corriente principal, esa es una pregunta difícil de responder, porque a esa edad no me preocupaba que todos hicieran esto o perderíamos. En cambio, fue como si el momento fuera ahora y tuviéramos que hacer esto ahora con tanta gente como tenemos.

Creo que un factor importante en el cambio hacia un modelo de “taller cerrado” y “con mentalidad de seguridad” tuvo que ver con las leyes de la Ley Patriota posteriores al 11 de septiembre. La gente iba a la cárcel por períodos más largos. De ahí pasamos a un período en el que los fascistas eran más clandestinos. Entonces era como si pequeñas células trabajaran unas contra otras, las nuestras y las de ellos. Durante este tiempo en el que hay grupos cerrados más pequeños, desafortunadamente, las personalidades tóxicas pudieron dominar. Necesitamos volver a las tácticas públicas de tocar puertas, colgar volantes, alertar a la comunidad sobre las actividades y el paradero de los grupos fascistas y frustrar sus esfuerzos, y me refiero a acciones de la vida real sobre el terreno, no solo una cámara de eco de Twitter. . Todos los que se oponen al fascismo tienen un lugar en nuestro movimiento. ¿Eso significa que hablas abiertamente de pelear físicamente o de hacer cosas ilegales? Demonios, no. Hoy, como entonces, Es mejor dejar ese tipo de acciones y decisiones en manos de los individuos y no puedo condenar ni tolerar tales acciones. Esto no debería obstaculizar los esfuerzos de un grupo más grande para expulsar a los nazis de nuestros espacios.

GH:Bueno, es bastante complejo en algunos aspectos, y hasta que las tácticas militantes se vuelvan más comunes, será difícil construir un movimiento de masas que participe en la acción militante directa. Así que puedes tener movimientos de masas, pero las facciones militantes no serán necesariamente las dominantes y, como hemos visto a lo largo de la historia, siempre habrá conflictos internos entre grupos más militantes y aquellos que son de naturaleza más liberal o reformista. Pero conocemos la efectividad de las acciones militantes directas contra los movimientos fascistas, y también la conoce el Estado, por lo que siempre tendremos que lidiar con la represión estatal, y las tácticas de seguridad y contravigilancia son herramientas vitales para enfrentar tanto a los fascistas como a la represión estatal. Creo que un movimiento de masas ayuda a la organización antifascista porque moviliza a un mayor número de personas, lo que a su vez amplifica los tipos de tácticas,

SB: ¿Cuál crees que es el legado de ARA hoy y qué impacto ha tenido en el antifascismo y los espacios de movimiento actuales?

SC: No creo que ARA tenga un monopolio completo, pero es el primer grupo que conozco que hizo lo que ahora es un modelo de organización muy familiar. Sentó las bases de lo que parece el antifascismo como movimiento de confrontación con conexiones con la contracultura juvenil. Se puede decir que también hay muchas cosas que lo problematizan, pero creo que es importante que la contracultura juvenil sea un caldo de cultivo para cualquier política radical que todavía tengamos en América del Norte. Dice algo que cuando voy a una reunión interurbana de políticos radicales, lo que todavía tenemos en común es el punk rock. ARA era más grande que el punk rock, pero tenía esos vínculos con la cultura juvenil.

Estableció un modelo realmente exitoso de organización militante de base, impulsada por los jóvenes, sin financiación y que se basaba en la contracultura juvenil. Sentó las bases para el Antifa moderno con la distinción obvia e importante de que Antifa es mucho más cerrado y anónimo ahora, tal vez porque vivimos en una era de vigilancia masiva.

GH: Es difícil decir qué impacto a largo plazo tuvo ARA. Ciertamente, en Toronto el grupo fue eficaz a la hora de contrarrestar la amenaza de la extrema derecha y contribuir al declive del grupo fascista más grande, el Heritage Front. Creo que el ARA ayudó a construir un movimiento antifascista militante en ese momento y también contribuyó a una militancia más generalizada en todo el movimiento anarquista de ese momento. Por ejemplo, algunos de los primeros intentos de formar bloques negros provinieron de movilizaciones del ARA. ARA también ayudó a desarrollar mejores tácticas de seguridad y contravigilancia en todo el movimiento en general, y creo que algunos de los veteranos de ARA también ayudaron a organizar algunos de los grupos antifa más recientes.

KS: Había mucha gente blanca en ARA. No era un grupo blanco y había muchos capítulos que eran diversos y personas de color ayudaron a construir la red, pero todavía había mucha gente blanca. Pero no siento que supiéramos cómo abordar eso. Pero simplemente intentamos hacer el trabajo que estábamos haciendo en nuestro lado y hacer una contribución, a diferencia de la izquierda en general que a menudo intenta imponer toda su visión a la sociedad. Y dijimos que nuestro enfoque estaría en estar en contra del racismo y más tarde en contra de la derecha cristiana, y es importante hacerlo como gente blanca. Y creo que esa era una forma diferente de comportarse para los activistas.

Se pueden hacer muchas críticas al ARA, pero creo que fue parte de una transición de izquierda. Ahora, eso se ha formalizado en el modelo Showing Up for Racial Justice, en el que los blancos tienen su propio grupo y se centran en trasladar recursos de los blancos a personas radicales de color y una cultura formal de rendición de cuentas. El modelo SURJ es diferente, pero éramos una especie de puente entre lo que estaba disponible en ese momento y esos grupos de ahora.

Espero que la gente entienda que vale la pena hacer este trabajo. Conocer a tu enemigo es importante y el trabajo de inteligencia es importante. No los persigas simplemente como individuos, sino que comprendas su estrategia y lo que quieren lograr para poder interrumpirla.

SC: Lo que me gustaría que el movimiento antifascista aprendiera del ARA es que hay más espacio del que permitimos actualmente para el activismo público, o menos directamente anónimo. Realmente no quiero señalar con el dedo a las personas que sienten que necesitan proteger su anonimato. Creo que ARA muestra que hay espacio para más trabajo de cara al público y trabajo masivo. Me dijo mucho que algunas de las personas que entrevisté, que se desplomaron por completo, hablaron de cómo el mayor éxito del ARA al acabar con el Klan no se debió a las peleas a puñetazos, sino a cuando sacaron a diez mil personas a la calle para ahogarlas. sacar al Klan.

Señora: Espero que este libro tenga un impacto y que el Capítulo 6 pro-elección que hicimos tenga un impacto para establecer paralelos hoy. Todavía hay clínicas, pero están desapareciendo y cada vez tenemos menos acceso. Espero que la gente aprenda y vea que las mismas tácticas que usábamos entonces todavía podemos usar hoy. Creo que cambiar la mentalidad de la gente ahora será clave en términos de que los antifascistas quieran hacer el trabajo, haciéndoles ver que estos grupos anti-elección presentan la mayor amenaza fascista en su vida. Además, recordar cuando golpearon a Richard Spencer… ¡definitivamente hay cosas que puedes hacer!

Como alguien que necesita proteger mi anonimato en cierto sentido, sigo siendo muy activo en mi vecindario, incluso si me conocen por un nombre diferente. Aléjese de sus pantallas y hable con sus vecinos, vaya a las comunidades y exprese lo que cree. Aprender cuándo ser anónimo y cuándo no serlo, lleva toda una vida aprenderlo. Pero aún puedes hacer un trabajo serio mientras mantienes segura a tu familia. Tendremos que salir a las calles para lograr cambios. Hay mucho espacio para todos.

sobre el autor

Shane Burley es un escritor y cineasta que vive en Portland, Oregón. Es autor de  Por qué luchamos: ensayos sobre el fascismo, la resistencia y cómo sobrevivir al Apocalipsis  (AK Press, 2021) y  Fascismo hoy: qué es y cómo acabar con él  (AK Press, 2017), y editor de la antología.  ¡No pasarán!: Despachos antifascistas de un mundo en crisis . Su trabajo se presenta en lugares como  NBC News, The Daily Beast, The Independent, Jacobin, Al Jazeera, Haaretz, Tikkun, The Baffler, Bandcamp Daily, TruthoutOregon Historical Quarterly.. Actualmente trabaja en dos libros, uno sobre enfoques radicales del antisemitismo y otro sobre la historia del antifascismo y la lucha popular. Para obtener más información sobre Shane y su trabajo, visite: https://linktr.ee/shaneburley

Visitas: 9

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email