Las anécdotas más curiosas en la historia de los Premios Oscar

Las anécdotas más curiosas en la historia de los Premios Oscar
Los Premios de la Academia han dejado a lo largo de sus 95 años de existencia una gran cantidad de momentos memorables, pero también situaciones inusuales que han quedado registrados en cámara. Algunas curiosas, cómicas o bochornosas, forman parte de su historia

Los Premios de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos es uno de los eventos más antiguos transmitidos por los medios de comunicación. Al momento de su primera ceremonia en 1929, la televisión aún no existía y la radio no estaba del todo masificada en la población. Aun así, la idea de galardonar a lo mejor de la floreciente industria del cine resultó tan atractiva, que 95 entregas después sigue siendo el máximo referente de todas las premiaciones artísticas.

Durante todo este tiempo, los Premios Oscar se han llenado de anécdotas que han quedado para la historia. Discursos triunfales o llenos de protesta y momentos bochornosos han sido registrados en las pantallas. Así, el 12 de marzo, cuando inicie la edición de este año animada por el comediante Jimmy Kimmel, muchos estarán a la expectativa no solo de los ganadores, sino de los nuevos chismes que puedan surgir tras cámaras.

Con todo esto, El Diario presenta algunos de los momentos más curiosos que ha tenido la ceremonia de los Oscar.

La primera fiesta

Las anécdotas más curiosas en la historia de los Premios Oscar
Foto: Cortesía

Se dice que la idea de crear unos premios para promocionar a las películas y actores más destacados del año surgió durante una cena del empresario Louis B. Mayer, dueño de los estudios Metro Goldwyn Mayer (MGM). Tras algunas gestiones, ese mismo año se creó la Academia en un banquete en el Hotel Ambassador de Los Ángeles con 36 invitados, quienes serían sus primeros miembros.

Así, la primera gala de los Oscar se realizó el 19 de mayo de 1929 en el hotel Hollywood Roosevelt. Fue una cena privada a la que asistieron 270 personas entre artistas, productores, escritores y otras personalidades, con un costo de 5 dólares por la entrada. Allí se reconocieron películas estrenadas en 1927 y 1928, siendo una tendencia que se mantuvo por algunos años. No hubo sorpresas, pues los ganadores se habían anunciado tres meses antes, por lo que la premiación fue algo más protocolar. Al terminar se hizo una gran fiesta en el Hotel Mayfair.

Fue en el transcurso de las entregas siguientes que la ceremonia fue tomando forma. Por ejemplo, a partir de su segunda edición se decidió mantener el misterio con los ganadores hasta el último minuto para darle más emoción. Solo se enviaba a la prensa la lista de resultados unas horas antes para que saliera en el periódico del día siguiente. Sin embargo, en 1939 Los Angeles Times quiso adelantarse publicando la nota incluso antes del evento, lo que hizo que muchos actores se enteraran sin siquiera haber recibido la estatuilla aún. A partir de entonces, y aprovechando la inmediatez de la radio, se decidió mantener los nombres en sobres sellados bajo absoluto secreto.

Golpe sorpresivo

Las anécdotas más curiosas en la historia de los Premios Oscar
Foto: Cortesía

Uno de los mayores incidentes captados en vivo durante los Oscar ocurrió recientemente, en 2022. Durante la presentación de la categoría de Mejor Documental, el comediante Chris Rock se burló de la alopecia de Jada Pinkett, esposa del actor Will Smith. Luego de su chiste, Smith subió al escenario y le dio una cachetada a Rock, para luego regresar a su asiento y gritarle que no la mencionara más.

En un principio, aunque incómodos, los presentes lo tomaron como algo actuado, sobre todo por cómo el comediante trató de aliviar la tensión. Sin embargo, en los comerciales se pudo ver a Denzel Washington y Tyler Perry calmando a Smith, además de ser regañado por su manager. Curiosamente Smith ganó esa misma noche el Oscar a Mejor Actor por su papel en King Richard. Usó su discurso para disculparse, entre lágrimas, justificando que había aprendido de su personaje a defender siempre el honor de su familia.

Poco después la Academia sancionó a Smith prohibiéndole ingresar a la ceremonia por 10 años. No obstante, todavía puede ser nominado o ganar por sus futuros trabajos. Más tarde el actor publicó unas disculpas públicas a Rock, quien no las aceptó y lo acusó de victimizarse. Aunque el comediante nunca se retractó de su chiste sobre Pinkett, sí hizo referencia al hecho en un especial de Netflix. “Cualquiera que diga que las palabras hieren nunca le han pegado un puño en la cara”, bromeó.

Premios ausentes

Las anécdotas más curiosas en la historia de los Premios Oscar
Momento en que Sacheen Littlefeather rechaza el Oscar en nombre de Marlon Brando. Foto: Cortesía

En muchas ocasiones ha ocurrido que el ganador de una categoría no está presente para recoger su premio. Ocurrió con Anthony Hopkins en 2021, quien decidió no asistir debido a la pandemia de covid-19, dando su discurso en un video. Katharine Hepburn ostenta el récord de ser la actriz más premiada, con cuatro Oscars en 12 nominaciones, aunque jamás fue a ninguna gala.

También pasó en 2002 cuando el rapero Eminem se negó a participar luego de que se le exigiera interpretar en vivo una versión bastante censurada del tema “Lose Yourself”, de su cinta 8 Mile. Al final ganó Mejor Canción Original, pero se quedó en su casa viendo la ceremonia con su hija. No obstante, Eminem tuvo su revancha 17 años después, y pudo cantarla en los Oscar de 2020.

Aunque en estos casos los actores simplemente estaban ausentes en la premiación, hubo otros casos en los que los galardonados directamente rechazaron el premio. El primero fue el guionista Dudley Nichols en 1935. Ese año ganó la entonces categoría de Mejor Escritura por The Informer, pero fue parte de un boicot contra la Academia por parte del Gremio de Escritores. Aun así, terminó aceptando la estatuilla en 1938, siendo nominado en otras tres ocasiones.

Las anécdotas más curiosas en la historia de los Premios Oscar
Eminem cantando “Lose Yourself” en los Oscar 2020. Foto: Cortesía Rolling Stonte

El primer actor en directamente denegar el premio fue George C. Scott. Ya había sido nominado tres veces antes al Oscar, y en cada una se rehusó a ir alegando razones filosóficas. Consideraba que cada actuación tenía un valor único que no podía ser comparado, y que las premiaciones solo eran una forma de marketing. Cuando lo nominaron por cuarta vez en 1970 por Patton, Scott insistió en rechazarlo, pero no lo tomaron en serio. Esa noche ganó como Mejor Actor, pero fiel a su promesa, se quedó en su casa viendo un partido de hockey. Luego se refirió a la alfombra roja como un “desfile de carne, ofensivo y bárbaro”.

Pero sin dudas, el desplante más icónico fue el que hizo Marlon Brando en la 45° edición de los premios, en 1973. Ganaba el segundo Oscar de su carrera por su papel como Vito Corleone en El Padrino, pero al anunciarse su nombre quien apareció en la tribuna fue la actriz nativa americana Sacheen Littlefeather (Pequeña Pluma). Vestida con un traje tradicional, se negó a tocar la estatuilla y leyó un discurso de Brando en el que rechazaba el premio como protesta por los maltratos y pésimas condiciones laborales que Hollywood le daba a los indígenas estadounidenses en sus producciones.

Empates

Las anécdotas más curiosas en la historia de los Premios Oscar
En el extremo izquierdo del grupo, Wallace Berry. En el derecho, Fredic March, ambos ganadores a Mejor Actor en 1932. Foto: Cortesía

Una de las normas de los Oscar es que solo se puede entregar a una persona en categorías individuales. Tanto así, que para Mejor Director se han tenido que hacer excepciones en los casos donde dos cineastas colaboran en una misma película, como ocurrió este 2023 con Daniel Kwan y Daniel Scheinert por Todo en todas partes al mismo tiempo. Sin embargo, también hubo casos en los que la Academia decidió ir contra su propio reglamento y otorgar el premio a dos actores simultáneamente.

La primera fue en 1932, cuando el premio a Mejor Actor fue para Wallace Berry por El campeón y Fredic March por Dr. Jekyll and Mr. Hyde. Aunque March había recibido un voto más en la deliberación de la Academia, en ese momento se consideraba que el margen era muy pequeño y se debía premiar a los dos.

Las anécdotas más curiosas en la historia de los Premios Oscar
Barbra Streisand, una de las ganadoras a Mejor Actriz en 1969. Foto: Cortesía

El segundo ocurrió en 1969, esta vez en la categoría de Mejor Actriz. Aunque ya se había revocado la norma de la diferencia mínima, ese año Barbra Streisand y Katharine Hepburn obtuvieron exactamente la misma cantidad de votos. Nuevamente, para la Academia la decisión más salomónica fue entregarle la estatuilla a ambas.

A partir de allí, se repetiría en al menos otras tres ocasiones. En 1987, las cintas Artie Shaw: Time Is All You’ve Got y Down and Out in America empataron en la categoría de Mejor Documental. Lo mismo pasó en 1995 en Mejor Cortometraje, con Franz Kafka’s It’s a Wonderful Life y Trevor. El caso más reciente fue en 2013, cuando Skyfall y La noche más oscura recibieron por igual el galardón a Mejor Edición de Sonido.

Al desnudo

Las anécdotas más curiosas en la historia de los Premios Oscar
Robert Opel corriendo detrás del actor David Niven, en los Oscar de 1976. Foto: Cortesía

Un momento sumamente extraño se vivió en la 46° ceremonia del Oscar, en 1976. El actor británico David Niven daba el discurso de introducción antes de presentar la categoría de Mejor Película, cuando una figura fue captada detrás de él por la cámara. Era un hombre desnudo que pasó corriendo, haciendo brevemente la señal de paz con los dedos antes de salir de cuadro. Niven sonrió atónito y guardó silencio unos minutos, mientras en el auditorio sonaron aplausos y risas, pensando que era algo planificado.

“Esto estaba destinado a suceder, pero no es fascinante pensar que la única risa que puede desatar ese hombre es la que genera cuando se quita la ropa y muestra sus… pequeñeces?”, soltó Niven para romper el hielo y retomar su presentación.

Se trató del fotógrafo Robert Opel, un activista por los derechos de la comunidad LGBTIQ. Aunque nunca se supo a ciencia cierta si su performance fue alguna clase de protesta, sí hubo fuertes sospechas de que había sido algo orquestado por el productor de los Oscar, Jack Haley Jr. El gerente comercial de los premios, Robert Metzler aclaró que la seguridad del evento había sido alta, y que para hacer su aparición, Opel tuvo que cruzar el backstage y la gruesa cortina del escenario sin ser visto, lo que era imposible. Después de sus cinco minutos de fama, Opel siguió su carrera manejando una pequeña galería de arte en San Francisco, hasta que murió asesinado durante un robo en 1979.

Sobre equivocado

Las anécdotas más curiosas en la historia de los Premios Oscar
Foto: Cortesía

Otro incidente de data reciente que ha quedado en la memoria colectiva fue la equivocación en la entrega del sobre de Mejor Película en la 89° edición del Oscar. En un homenaje por el 50 aniversario de la película Bonnie y Clyde, los actores Warren Beatty y Faye Dunaway fueron invitados para presentar la categoría. La gran favorita de la noche era La la land, que ya había ganado seis premios, por lo que al nombrarla más que sorpresas, hubo aplausos para el director Damien Chazelle y su elenco al subir al escenario.

Pero algo andaba mal. De hecho, al leer el sobre, Beatty titubeó por unos segundos y lo revisó confundido, lo que se tomó al principio como una broma. Luego se lo dio a Dunaway, quien sin reparar mucho en la carta, proclamó a La la land ignorando lo que trataba de advertirle su compañero. Y es que la carta no era la de Mejor Película, sino la de Mejor Actriz, que poco antes había ganado Emma Stone. Era el nombre de la actriz el que salía en la papeleta, pero ante el nerviosismo del momento, Beatty, entonces de 80 años de edad, y Dunaway, de 76, improvisaron con el título de la película que aparecía más abajo. Los técnicos, por descuido, les habían dado uno de los sobres abiertos en lugar del correcto.

El productor Jordan Horowitz ya estaba a mitad de su discurso cuando los organizadores y trabajadores de la firma PwC, encargada de totalizar y entregar los resultados, subieron para aclarar la situación. Fue el propio Horowitz el que mostró el verdadero sobre que daba como ganadora a la cinta Moonlight, mientras Beatty apenado pedía disculpas.

El error recordó a lo ocurrido en el Miss Universo 2015, cuando el presentador Steve Harvey se equivocó al leer la tarjeta y proclamó a la colombiana Ariadna Gutiérrez, solo para rectificar que la ganadora había sido Miss Filipinas, Pia Wurtzbach. De hecho, por similitud muchos pensaron que se trataba de una suerte de referencia, hasta que PwC explicó lo ocurrido, siendo su primer error en 83 años trabajando para los Oscar. Por su parte, la Academia compensó a Beatty y a Dunaway por el mal rato dejándoles presentar la misma categoría en 2018, esta vez sin inconvenientes.

Tomado de eldiario.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *