Qué hacer después de la COP

Termina la COP y comienza la Copa. ¿Qué tenemos por delante? 

La promesa de un fondo multimillonario a ser pagado por los países ricos a los países particularmente afectados por el cambio climático fue sin duda el mayor, quizás único, logro de esta edición de la Conferencia de las Partes con sede en Egipto. El compromiso de no superar el aumento de 1,5 grados se mantuvo, al menos formalmente, pero la ausencia de una mención explícita sobre el abandono de los combustibles fósiles mantiene el silencio ensordecedor sobre el tema en el nuevo informe de la COP27.

La COP, que había comenzado bajo la sombra de la huelga de hambre del preso político Alaa Abdel-Fattah y con manifestaciones fuertemente monitoreadas, termina con una sensación general de que todavía estamos secando hielo. No hubo un compromiso definitivo para detener la catástrofe en curso. Una delegación récord de cabilderos de combustibles fósiles una vez más logró frustrar el compromiso de eliminar gradualmente el uso de petróleo, gas y carbón.

Han pasado treinta años desde que las partes se reunieron por primera vez, y desde entonces las emisiones globales se han duplicado. Nuestros avances han sido, más que nada, la semántica. El lenguaje de los informes al menos expresa, de manera cada vez más contundente, la gravedad de la situación. En terminología, pasamos de “cambio climático” a crisis, emergencia y, en este último, “infierno climático”. La escala de palabras se ha acercado a la magnitud del problema; la escala de acciones, no tanto.

Brasil en la COP

Por otro lado, que redujo un 7% las emisiones de gases de efecto invernadero en 2020, Brasil aumentó un 9,5%, principalmente por la falta de control en la deforestación, efecto directo de la política de “pasar el ganado” del gobierno de Bolsonaro. La pesadilla de un gobierno federal fielmente aliado con los sectores más depredadores del capital está, afortunadamente, llegando a su fin. Ahora estamos experimentando no solo una transición de gobierno; en cuanto a la agenda climática y ambiental, nos estamos moviendo de un polo a otro diametralmente opuesto. Ese fue un evento separado en la COP27.

La llegada de Lula al son de »Brasil ha vuelto», así como su exuberante discurso para enfrentar la emergenciay firme defensa de la justicia climática, marcó lo que debe ser un reposicionamiento de Brasil en el tablero geopolítico. Y no sólo en esta agenda. Pero, ¿cuáles son las perspectivas? Como el quinto mayor emisor del mundo, ¿seremos capaces de cambiar las tornas a nivel nacional y convertirnos en un ejemplo mundial? ¿Brasil, bajo la nueva administración, podrá ofrecer a los pueblos del mundo un ejemplo de vanguardia en la articulación entre la cuestión social y la crisis ecológica? La promesa de Lula es acabar con el hambre, crear empleos y, al mismo tiempo, lograr la deforestación cero y llevar a cabo la transición energética. Una apuesta audaz. ¿Seremos capaces de asumir el liderazgo internacional en justicia climática y transición justa? Tenemos todo para eso.

El gobierno de extrema derecha deja un legado de tierra arrasada. La destrucción sistemática de los órganos de vigilancia y control, así como la hipertrofia de la representación reaccionaria en el parlamento, nos impone serios desafíos. El cuadro general de desmantelamiento de la Política Nacional Ambiental, el vacío informativo, la presión del agronegocio y el desafío de implementar un gobierno de conciliación con un congreso tomado por una derecha fanática y por un centro económicamente vinculado a sectores con intereses materiales en la expansión de la frontera agrícola y las emisiones de carbono desenfrenadas, nos deja con un desafío no trivial en nuestras manos. Corresponderá a la sociedad organizada sopesar la balanza para la ejecución de un programa de transición ecológica fuerte. Todo el problema es que todavía no sabemos muy bien cómo hacer esto.

La raíz del dilema es que necesitamos poder desafiar a las mayorías sociales. Mientras el tema ambiental y la agenda climática sea visto como una preocupación de nicho, ya sea de minorías vulnerables o de élites ilustradas, será muy difícil avanzar políticamente al ritmo necesario. La preocupación por los fenómenos meteorológicos extremos por sí sola no ha demostrado ser suficiente para movilizar a la población en torno a una agenda para combatir el calentamiento global. No es suficiente más de lo mismo. Necesitamos un método concreto para involucrar y movilizar a la clase trabajadora, la gran mayoría de la gente común, para construir entendimientos, banderas y un poder de acción concreto capaz de influir de manera efectiva en las grandes cantidades de emisiones de carbono, las tasas de deforestación y la temperatura promedio del globo. Un método capaz de adherirse a la agenda ecológica, un llamamiento masivo, una vocación mayoritaria. Para ello, será necesario conectar el problema del fin del mundo con el problema del fin de mes, ofreciendo soluciones concretas, para hoy, que enfrenten la crisis ecológica aumentando el bienestar social. Brasil puede ser el gran laboratorio para esto. Como argumenté en un artículo anterior, para el Edición de prensa de Jacobin Brasil dedicada a la Amazonía y la cuestión ambiental, lo que necesitamos es un ambientalismo popular:

“Un ambientalismo popular vibrante y audaz pretende no sólo preservar la naturaleza, sino impulsar la esperanza y ampliar políticamente el horizonte de las expectativas colectivas. Brasil puede pasar de ser un paria, como lo es hoy bajo Bolsonaro, a ser un modelo a seguir e inspiración mundial. No solo podemos vencer la crisis climática, sino también construir un mundo mejor en el proceso. Con sus vastos bosques y su clase trabajadora políticamente experimentada, Brasil es el lugar privilegiado donde esto puede suceder. Las fichas están todas en nuestras manos. Un Brasil líder en agricultura baja en carbono, centro mundial de investigación en bioeconomía y energías renovables, vanguardia en inversiones públicas para una nueva industria ecológica, que combina la lucha contra la pobreza y la desigualdad con la descarbonización acelerada, tiene todo para ser un faro de humanidad ,

No seu discurso no Egito, Lula ofereceu o Brasil para sediar a COP 30 em 2025. Reafirmou seu compromisso com o desmatamento zero e prometeu que o Brasil está pronto para se juntar aos esforços para a construção “de um planeta mais saudável e de um mundo Más justo». Que en 2025 ya podemos mostrarle al mundo que hemos hecho los deberes, demostrando en la práctica que otro tipo de desarrollo es posible.

Por una ecología del 99%

La lucha por la Madre Tierra es hoy la madre de todas las luchas. Conectando las demandas de justicia de una diversidad de actores sociales, ya en movimiento, es posible articular una mayoría social con poder suficiente para hacer frente a quienes se lucran con la devastación ambiental. Movimientos socioambientales, sindicatos, ONG, instituciones de investigación y enseñanza, organizaciones de pueblos indígenas, partidos políticos, parlamentarios y ejecutivos, en una gran coalición, diversa pero coordinada, con sentido de propósito histórico.

Banderas como reducción de facturas de energía, reducción de precios de alimentos, pase libre y mejoras en transporte público, generación de vivienda sustentable, transformación ecológica de ciudades, justicia climática para pueblos y comunidades vulnerables, pleno empleo con generación de empleos verdes, demarcación de tierras indígenas, la fiscalidad de la contaminación y las grandes fortunas, los incentivos fiscales para la menor huella de carbono, son el tipo de propuestas que pueden »caer en gracia» con la mayoría de la población. Implementados a gran escala, bajo la coordinación de un poder público democrático, tienen un potencial real para marcar la diferencia en los balances de los próximos informes del IPCC.

¿Por dónde empezar? No tenemos tiempo que perder. La urgencia de la tarea exige una acción organizada de diálogo entre las diferentes entidades para coser entendimientos y compromisos objetivos. Cada segmento de la sociedad organizada tendrá un grado diferente de involucramiento con cada propuesta de esta agenda, de acuerdo con las luchas que ya está librando. Es importante que cada grupo se comprometa con los lineamientos a los que ya tiene sentido de pertenencia, con las exigencias que ya plantea la categoría.

Pero las buenas ideas por sí solas no son suficientes sin la capacidad de acumular poder. El camino pasa por la movilización masiva, la agitación creativa: campañas públicas en defensa de los diversos elementos de esta agenda, explorando los diferentes lenguajes artísticos y culturales; actos de calle y red con rostro de ecologismo popular; involucrar a recolectores, líderes comunitarios, movimientos vecinales y sindicatos de trabajadores; promover eventos, conferencias y grupos de trabajo para diseñar colectivamente, con lo mejor de los intelectuales comprometidos, propuestas concretas para cerrar cuentas y lograr objetivos de reducción de emisiones.

Así, prepararemos el futuro. Finalmente podremos salir de la parálisis del asombro de estar condenados a vivir en el “infierno climático”. Es el único camino: salvar nuestra casa común, ya nosotros mismos, en un acto de colectividad, comunión y acción. La hora es ahora. No podemos darnos el lujo de esperar a que nos llegue una solución en las próximas COP. Greta Thunberg tiene razón: nuestra casa está en llamas. Y tiene aún más razones para reconocer ahoraque este incendio es parte de una crisis mucho mayor, que tiene sus raíces en un extractivismo opresivo que explota a muchos para maximizar las ganancias a corto plazo de unos pocos. Esto la COP no es, y nunca será, capaz de abordar. Pero la acción colectiva desde abajo sí. Apagando este fuego, podemos construir un mundo mejor: construir nuevas casas, sembrar alimentos saludables, recuperar áreas degradadas y generar empleo, ingresos y calidad de vida para todos. Quizás la mejor noticia que salió de esta COP es que Brasil ahora está dispuesto a señalar el camino. Es una oportunidad que no podemos dejar pasar.

*GABRIEL AGUIAR: es biólogo, maestro en ecología y concejal del PSOL en Fortaleza.

 

Fuente: Jacobin Brasil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *