Activista indígena chilena dice que la COP27 promovió megaproyectos devastadores

POR Teodora Dryer*, Marlene Brito-Millán** & Amrah Salomón*** 

verdad

PUBLICADO 21 de noviembre de 2022

La lucha del Norte Global por futuros energéticos seguros dominó la COP27 la semana pasada en Sharm el-Sheikh, Egipto. Los cabilderos corporativos y mineros promovieron trenes de alta velocidad , baterías de litio para automóviles , megaproyectos de hidrógeno y parques eólicos para hacer la transición de los combustibles fósiles y reducir las emisiones de carbono, mientras que los activistas indígenas resistieron esos mismos proyectos que ya están causando una devastación ambiental irreparable y empeorando el cambio climático.

El mito de la “energía limpia” ha sido durante mucho tiempo una lógica rectora de la conferencia climática de la ONU. La COP27 ilustró no solo una tensión entre las estrategias financieras que los activistas ambientales dicen que no tienen sentido, como el comercio de carbono cero neto, sino una batalla sobre cómo será la transición de los combustibles fósiles.

“[Si] todo se basa en dejar de emitir carbono entonces la solución [propuesta] es la electromovilidad, las energías renovables, (solar, eólica, hidrógeno verde)”, dijo la activista indígena Lesley Muñoz Rivera, integrante del Observatorio Plurinacional del Salar Andino. ( Ópaloen español) y el pueblo Colla de Chile que asistió a la COP27. “Se está mirando el problema de manera segmentada pensando solo en las emisiones de gases y no viendo que también se afecta el agua, las comunidades y los ecosistemas. El problema no se ve como un todo. Solo proponen la solución cero carbono, pero no han cuantificado el coste de estas soluciones. Las propuestas de apostar por este tipo de energía afectarían mucho a los pueblos indígenas, sus territorios, aguas y ecosistemas, por ejemplo en el caso de la extracción de litio en los salares”.

La palabra clave de la COP de este año fue el término “pérdida y daños”, una frase legal que evoca responsabilidad, compensación y reparación. Pero en la COP27, las pérdidas y los daños se reformularon a través de la lente de las estrategias de adaptación como una nueva iteración de la lógica del comercio de carbono y la inversión en empresas de infraestructura energética que impactan de manera desproporcionada a los pueblos indígenas y al sur global. Los pueblos indígenas exigen el fin inmediato de los combustibles fósiles y rechazan la extracción de minerales de color verde. Cuestionan si es ético etiquetar el financiamiento de infraestructura como justicia por daños irreparables y pérdidas ecológicas y culturales permanentes.

Feria Comercial ante el Apocalipsis

Mientras los activistas de derechos humanos de todo el mundo pedían la liberación del activista británico-egipcio Alaa Abd El-Fattah , las comunidades de base que asistieron a la COP27 proclamaron ” No hay justicia climática sin derechos humanos “, abordando no solo el contexto exclusivo de la reunión organizada en Egipto. sino la violencia dirigida a los activistas ambientales y los protectores indígenas de la tierra y el agua a nivel mundial. Los fondos generados por el proceso climático de la ONU se han asignado en gran medida a proyectos de infraestructura que, según muchos activistas indígenas, los desplazarán en lugar de destinarlos a reparaciones para las comunidades indígenas y de primera línea perjudicadas por los impactos del desarrollo industrial.

COP27 fue una feria comercial frenética o una exposición de feria de condado para tecnólogos, empresas mineras y el sector energético. “Veo que el enfoque está distorsionado, solo se basa en vender productos y presentarse como responsables con el medio ambiente en el mercado”, observó Muñoz Rivera. “Los pueblos indígenas, si bien se les da un espacio en la COP, no son parte de ninguna negociación, ni pueden opinar en reuniones oficiales, por lo tanto la COP solo se está conformando con decir que hay participación de los pueblos indígenas, pero esa participación se limita a la zona azul, eventos paralelos”.

“Todas estas situaciones llevan a que los pueblos indígenas sean las principales víctimas de estas falsas soluciones, cuya única lógica es seguir produciendo, dañando todo a su paso”, explicó Muñoz Rivera. “Los pueblos no están siendo consultados como establece el Convenio 169 desde que la presión [comenzó] para llegar a carbono cero, aumentar la demanda [energética] y vender soluciones es [puesta] por encima de respetar los derechos”.

El número de delegados vinculados a los combustibles fósiles aumentó un 25 % en comparación con el año pasado, con la asistencia de 636 cabilderos petroleros, incluidos los directores de British Petroleum y TotalEnergies. Un tercio del espacio para eventos se designó como sala de innovación corporativa, mientras que las comunidades afectadas por el cambio climático fueron acorraladas en un área de libertad de expresión especialmente designada en el exterior. Las perspectivas de mejorar la asequibilidad y la accesibilidad para las personas afectadas y los activistas climáticos de base en la COP del próximo año son aún más sombrías, ya que la reunión se llevará a cabo en los Emiratos Árabes Unidos (EAU), una nación rica en petróleo, una nación con un pésimo historial de derechos humanos y una de las más importantes. los combustibles fósiles más pesados ​​y los emisores de carbono per cápita .

El lavado verde no salvará el planeta

Invocando los objetivos descritos en el Acuerdo de París, las grandes empresas tecnológicas y mineras utilizaron la COP27 para acelerar la expansión del mercado del litio. En una declaración previa a la COP27 , la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas dijo: “Se necesitarán aproximadamente 50 minas de litio más, 60 minas de níquel más y 17 minas de cobalto más para 2030 para cumplir con los objetivos globales de emisiones netas de carbono”.

El Banco Mundial también está haciendo campaña a favor de la extracción de “minerales crudos críticos” . Los tecnólogos han promovido el litio como su principal solución de descarbonización , aumentando el valor de mercado del litio. La carrera ansiosa por las perspectivas de minería de litio en la COP27 entró en conflicto directo con la grave advertencia de las comunidades indígenas de que la minería de litio, que consume mucha agua, es ambientalmente destructiva y peligrosa para la vida humana .

La activista indígena colla Lesley Muñoz Rivera asistió a la COP27 para denunciar la fiebre del “oro blanco” en el Llano de Atacama en Chile. La técnica de evaporación de salmuera utilizada en la minería del litio amenaza con agotar permanentemente los recursos hídricos , drenar humedales y provocar un ecocidio irreversible en el desierto más árido del mundo. Las innovaciones mineras promovidas en la COP27 intentan prolongar la utilidad potencial del litio, a pesar de los impactos devastadores de la minería de litio y el hecho de que no puede satisfacer las necesidades energéticas globales a largo plazo .

Ramón Balcázar, académico chileno en desarrollo rural y co-coordinador de OPSAL, criticó cómo la COP27 parecía legitimar el extractivismo verde y el lavado verde del litio a través de “certificaciones de minería responsable” creadas por empresas tecnológicas y mineras que, dijo, “en la práctica están validando empresas que han negado el derecho a la consulta y que sistemáticamente niegan la pérdida de agua por evaporación [causada por su industria], así como la afectación de los humedales y la biodiversidad que se encuentran en la zona marginal del Salar de Atacama”.

A Muñoz Rivera le preocupa que queden demasiadas preguntas abiertas sobre si el proceso de aprobación protegerá los derechos humanos de los pueblos indígenas. “Creo que estas certificaciones son solo para que se aprueben estas extracciones, pero no evitarán el eventual daño a los ecosistemas y comunidades indígenas”.

Las comunidades Colla y Likan Antai resisten activamente a los vehículos eléctricos y la expansión de la minería de baterías de litio para proteger su único acceso al agua dulce en el desierto de Atacama. La COP27 ilustra cómo la crisis climática está tomando una nueva forma, una guerra entre las demandas de energía y las necesidades de agua.

“ Loss and Damages” normaliza la destrucción ambiental colonial

En las horas finales de la COP27, la Unión Europea finalmente acordó un fondo de pérdidas y daños para los países más pobres en medio de un debate desafiante de los principales productores de GEI del mundo. Y, sin embargo, la recompensa financiera prometida a los países vulnerables no logra describir los inmensos e irreparables costos ecológicos, sociales, culturales, espirituales, históricos y de salud para quienes se encuentran en la primera línea de la crisis climática. ¿Cómo calcula el costo de acabar con las formas de vida ancestrales, la disolución del tejido social y ecológico y la muerte de seres queridos por catástrofes climáticas?

Las pérdidas y los daños reales no se limitan a términos financieros. La minería de litio en el desierto de Atacama ha impulsado la degradación ambiental , el daño a los sistemas hídricos y la pérdida de biodiversidad. A pesar de esto, en las conversaciones de la COP27 surgieron narrativas de escasez y control de litio, Chile firmó acuerdos con el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo para impulsar la agencia minera Corfo. Habiendo obtenido $150 millones de dólares del Departamento de Energía de EE. UU. en octubre, Albemarle, con sede en EE. UU., avanzó en sus propias asociaciones con desarrolladores de tecnología de litio para vehículos eléctricos “sostenibles”.

Los activistas climáticos y las naciones fuertemente afectadas por el clima tienen un motivo legítimo de preocupación de que los fondos de pérdidas y daños de la COP27 se utilizarán solo para megaproyectos de infraestructura de energía verde que crean más pérdidas ambientales y daños coloniales, afectando particularmente a los pueblos indígenas. Es poco probable que los centros industriales paguen por la destrucción que las empresas de energía verde infligen sobre la tierra, el agua y la vida; en cambio, parece que perpetuarán el ciclo de daño y monetización que generó el desastre climático en primer lugar.

“Insisten en mantener este modelo económico que no hace más que destruirnos”, dijo Muñoz Rivera.

 

Visitas: 11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email