Lula: El socialismo que construyamos será definido por el pueblo (Discurso de Lula da Silva en la primera Convención Nacional del Partido de los Trabajadores, del 27 de septiembre de 1981, en Brasilia.

18.10.2022

En 1981, Lula da Silva habló en la primera convención del Partido de los Trabajadores de Brasil sobre el camino de su país hacia el socialismo democrático. Antes de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Brasil a finales de este mes, reproducimos su discurso aquí.

 

El 10 de febrero de 1980 se creó el Partido de los Trabajadores de Brasil (Partido dos Trabalhadores, PT). El metalúrgico Luiz Inácio Lula da Silva fue miembro fundador de ese partido. Luego se postularía como candidato presidencial del PT, eventualmente ganando la presidencia y sirviendo desde 2003 hasta 2010; después de su encarcelamiento por cargos falsos de corrupción durante 580 días entre 2018 y 2019, fue liberado y se postuló para presidente a principios de este mes contra el presidente Jair Bolsonaro, superando al titular derechista por cinco puntos porcentuales en la primera vuelta. La próxima ronda de votación tendrá lugar a finales de este mes.

En el discurso de Lula en la primera convención nacional del PT, articuló una visión de la lucha de los trabajadores entrelazada con las causas de los movimientos negros, feministas, ambientalistas e indígenas, hacia la construcción del socialismo.

La creación del PT resulta del intenso proceso de movilización social de fines de la década de 1970 en Brasil. Una nueva ola de huelgas de un movimiento sindical combativo, la lucha contra el hambre y el enfrentamiento con la dictadura militar que gobernaba el país en ese momento ayudaron a producir esta organización política de masas de la clase trabajadora. El manifiesto del nuevo partido, lanzado el 10 de febrero de 1980 en el Colégio Sion de São Paulo, afirmaba que “los trabajadores quieren organizarse como fuerza política autónoma” y concluye llamando a la construcción colectiva de una sociedad igualitaria “donde haya no hay explotados ni explotadores.”

El programa del partido se centró en la libertad sindical, el desmantelamiento de los órganos de represión, la mejora de las condiciones de vida de la clase obrera, la defensa de una “amplia y masiva reforma agraria bajo control obrero”, la lucha por la soberanía nacional contra la dominación imperialista. , y finaliza expresando su apoyo a los movimientos que defienden los derechos de las mujeres, los negros y los pueblos indígenas.

En su discurso en la primera convención nacional del partido, Lula ya habla de la importancia del tema racial, de la necesidad de luchar contra la “cultura machista” de no tratar la homosexualidad como una enfermedad, y se solidariza con la causa indígena. Dio a estas diversas luchas un nombre simple y universal: socialismo.

Reproducimos a continuación el discurso de Luiz Inácio Lula da Silva en la primera Convención Nacional del Partido de los Trabajadores, realizada el 27 de septiembre de 1981, en Brasilia.

 

Camaradas,En nombre de la Comisión Nacional del Partido de los Trabajadores y en el mío propio, quiero expresar a mis compañeros la gran alegría de ver la realización de nuestra primera convención nacional. La Ley de Reforma de la Organización del Partido [una ley aprobada en Brasil en ese momento], con todos sus formalismos y todos sus detalles, no logró apagar nuestro entusiasmo. Aunque no estoy de acuerdo con el autoritarismo que inspira la Ley de Organización de la Reforma del Partido, se siguió en esta convención, como se ha hecho en todas las actividades del Partido de los Trabajadores desde sus inicios. Y hoy, con todos los requisitos legales cumplidos, llegamos a la Convención Nacional, que nos permite obtener la inscripción definitiva de nuestro partido.

“Ya somos un partido de masas”

Aquí aprobamos, como manda la ley, nuestros estatutos y nuestro programa, y ​​elegimos nuestro primer Directorio Nacional. Todos los que han estado siguiendo la formación de nuestro partido saben que ni nuestros estatutos, ni nuestro programa, ni los nombres que integran el Directorio Nacional salieron a debate recién en el momento de esta convención. Son discutidos por la base del partido desde hace mucho tiempo, en nuestras reuniones y preconvenciones municipales y regionales, así como en la Preconvención Nacional, que realizamos en São Paulo en agosto pasado.

Para nosotros, realizar esta primera convención nacional del PT significa más que el mero cumplimiento de los requisitos legales. Por eso, esta convención se desarrolla en un ambiente de fiesta y lucha. Es una fiesta porque el Partido de los Trabajadores es, como decía, “un niño inesperado”. Y el clima de lucha es propicio porque, como todo niño inesperado, el Partido de los Trabajadores tiene que seguir luchando para seguir viviendo; sobre todo, tiene que seguir luchando para seguir creciendo.

Camaradas, la verdad es esta: ¡nuestro partido está creado! Un niño que nadie, excepto nosotros, quería; un niño nacido contra la incredulidad, la desesperanza y el miedo. Decimos que es un niño porque no tiene más de dos años y medio.

Este niño demostró que sería fuerte en el Congreso de los Trabajadores Metalúrgicos del Estado de São Paulo, en diciembre de 1978, en Lins.

Este niño empezó a gatear en el Congreso Nacional de los Trabajadores Metalúrgicos, en Poços de Caldas [Minas Gerais], en junio de 1979. Y sólo logró dar sus primeros pasos cuando salió a las calles a participar de las luchas de nuestro pueblo contra la opresión y hambre.

Muchos dudaron de nosotros, y aún hoy, hay quienes se atreven a dudar de la capacidad de organización política de los trabajadores. Al principio decían que éramos un partido obrero en mono, obrerista, limitado, estrecho, cerrado a otros sectores de la sociedad.

Si el partido recién nacía, ¿cómo estos eternos descreídos de la capacidad política de los trabajadores brasileños podían saber tanto de nosotros? El Partido de los Trabajadores nació de los trabajadores en overol y se enorgullece de haber nacido en overol.Éramos conscientes de que, independientemente del sector social al que pertenecieran, los que creían en la clase obrera, tarde o temprano estarían de nuestro lado. Fue con inmensa alegría que recibimos, como el primer intelectual en unirse al partido, a este trabajador de las artes llamado Mário Pedrosa, que durante más de cincuenta años ha dedicado su vida a la lucha de los trabajadores brasileños.Después de Mário, a quien hoy homenajeamos, vinieron otros, lo mejor de la cultura y de la intelectualidad brasileña. Bastó que esto sucediera para que surgieran los eternos incrédulos, diciendo que el PT, aunque nacido de los trabajadores, se convertiría en un partido de intelectuales, inviable como todos los demás. Aquí hay que decirlo claramente: el Partido de los Trabajadores no le pide a nadie un certificado de ideología o un carné profesional, sólo voluntad de lucha y lealtad a nuestro programa ya nuestro estatuto. Dentro del partido todos somos iguales: obreros, campesinos, profesionales autónomos, parlamentarios, profesores, maestros, estudiantes, etc.Lo que esta convención nacional demuestra a todos los incrédulos, todos los desesperados y todos los temerosos es que el Partido de los Trabajadores es y siempre ha sido completamente viable. Vale la pena recordar algunas cosas, camaradas. Cuando nos dispusimos, en junio de este año, a formar nuestras comisiones municipales, los incrédulos dijeron: “El PT no lo logrará”. Lo logramos y formamos 627 en todo el país. Cuando salimos, a principios de este año, para la campaña de afiliación, los incrédulos decían: “El PT no es viable”. Lo logramos y hoy estamos cerca de los trescientos mil en todo el país.Hoy, mientras celebramos nuestra convención nacional, hay quienes dudan del siguiente paso. Hay quienes piensan que el PT no obtendrá el 5 por ciento de los votos que exige la ley en las elecciones de 1982; que el PT no obtendrá el 3 por ciento de los votos en nueve estados. Los PT estamos seguros de que votar no será nuestro problema, ya que somos un partido de masas. El gran desafío que tenemos por delante es no cometer los mismos errores que aquellos que pretendieron hablar en nombre de la clase obrera sin ni siquiera escuchar lo que tenía que decir.

El Partido de los Trabajadores es una innovación histórica en este país. Es una innovación en la vida política y también en la historia de la izquierda brasileña. Es un partido que nace del impulso de los movimientos de masas, que nace de las huelgas y luchas populares en todo Brasil. Es un partido que nace de la conciencia que los trabajadores han conquistado después de muchas décadas de servir de masa de maniobra a los políticos de la burguesía, y de haber escuchado consignas de los llamados partidos de vanguardia de la clase obrera. Sólo los trabajadores pueden conquistar aquello a lo que tienen derecho. Nunca nadie nos lo dio, nadie nunca nos da nada gratis.

Cambiar la relación entre capital y trabajo

Nuestro partido nació como expresión política de la lucha sindical. La mayoría de nuestros dirigentes continúan en el movimiento sindical y encuentran en él la fuente de sus energías y la representatividad de su práctica política. Sin embargo, desde nuestros primeros pasos, el PT nunca ha confundido política partidaria con sindicalismo, ni ha hecho del movimiento sindical una correa de transmisión del partido.

Siempre defendemos la autonomía del sindicalismo en relación a los partidos políticos. El sindicato es un arma de lucha para todos los trabajadores, independientemente de sus preferencias partidarias. Como partido nunca debemos cometer el error que denunciamos en el gobierno: paternalismo e injerencia en el movimiento sindical.

Si luchamos por la autonomía y la libertad sindical, no es sólo contra el Estado, sino también contra los partidos. Nos acusan de haber abandonado el sindicalismo para hacer política. Esto no nos preocuparía si los compañeros de base no fueran, muchas veces, sensibles a este argumento. Por eso nos dirigimos a estos compañeros, no a arribistas que les roban a los trabajadores su derecho a hacer política.

Compañeros, en nuestro país, el sindicato, controlado por el gobierno, no es suficiente para cambiar la sociedad. El sindicato es el camino correcto para mejorar la relación entre el capital y el trabajo, pero eso no es todo lo que queremos. No solo queremos mejorar las condiciones del trabajador explotado por el capitalista.

Queremos cambiar la relación entre el capital y el trabajo. Queremos que los trabajadores sean dueños de los medios de producción y de los frutos de su trabajo. Y eso solo se puede lograr con la política. El partido es la forma que nos permitirá actuar y transformar el poder en este país. En nuestra lucha, la actividad partidaria debe completar la actividad sindical, sin que uno quiera suplantar o excluir al otro.

En todos estos años, desde el nacimiento del partido, nunca nos hemos desviado del sindicalismo, y no hay persecución, encarcelamiento o condena que nos aleje de la lucha sindical. Algunos compañeros dicen que, como dirigentes del PT, ya no debemos “perder tanto tiempo yendo a las puertas de las fábricas”. Queremos dejar una cosa muy clara: el día que los dirigentes del PT ya no puedan ir a las puertas de las fábricas, al lugar de trabajo o donde haya lucha por la tierra, es mejor cerrar el PT.

No somos un partido de oficinas, salas alfombradas o colusión entre bastidores. Es ahí en la puerta de la fábrica, en el lugar de trabajo, en la lucha por la tierra, en la periferia que nos abastecemos, que aprendemos del pueblo, que corregimos el rumbo de nuestro proyecto político, que reafirmamos nuestra fidelidad al trabajador brasileño.

Construir la unidad de la clase trabajadora

Hoy, el movimiento sindical atraviesa un momento muy importante: la creación de la Central Única dos Trabalhadores (CUT), de la cual formamos parte del comité ejecutivo preparatorio.

Mientras luchamos por la construcción de la central sindical, algunos nos acusan de defender el pluralismo sindical. Lo que defendemos, camaradas, es ante todo la libertad de las diversas tendencias existentes entre los trabajadores para estar representadas en el movimiento sindical. Pero esto no significa ni puede significar un sindicato paralelo o un sindicato de trabajadores para la cima lejos de los trabajadores.

La libertad y representación que queremos en el sindicalismo brasileño no admite que una tendencia sea la patrona de la unidad, de la que todos debemos ser fieles devotos, bajo pena de herejía o excomunión política. No es en alianza con pelegos que uniremos al movimiento sindical, sino en la lucha, en las campañas, en las huelgas. Los que no luchan no tienen derecho a hablar de unidad, pues hacen el juego del patrón y del gobierno, que es domesticar y dividir el sindicalismo brasileño. ¿Y quién nos puede acusar de no luchar junto a la clase obrera?

Brasil es ciertamente uno de los pocos países de este continente que nunca ha experimentado una reforma agraria. Tenemos tanta tierra y tan pocos dueños, aunque el gobierno se diga defensor de la propiedad… La única reforma agraria que ha conocido nuestro país fue cuando la metrópoli portuguesa la dividió en capitanía hereditaria, donataria. Y esta división continúa.

La tierra pasa, hereditariamente, a manos de cada vez menos propietarios, con mayores extensiones de áreas improductivas. Las multinacionales aceleran la explotación capitalista en el campo y refuerzan el latifundio, expulsando a miles de familias que ya no tienen a donde emigrar.

En este enorme país, el agricultor sin tierra no tiene adónde ir. Solo queda una alternativa: ¡luchar!

Todo el Apoyo a la Lucha por la Reforma Agraria

El PT apoya y apoyará siempre la lucha por la reforma agraria, por el derecho a la tierra de quienes la trabajan, y por mejores precios para los productos campesinos con la eliminación de intermediarios o intermediarios. Es por eso que estamos siendo demandados en el Amazonas. Pero los procesos no nos asustan.

Nos asustan las miles de familias sin un pedacito de tierra de donde extraer los frutos necesarios para la vida. Les tenemos miedo a los acaparadores de tierras, a los yagunzos y a los secuaces, que son el brazo armado, por encima de la ley, de los que juntan tierras como mero capital para ser valorado por el tiempo y por la economía inflacionaria que nos pesa.

Hemos viajado a todos los rincones de este país. Consideramos que el problema de la tierra es, sin duda, el más grave de nuestra coyuntura. Es lo que provoca los ciclos migratorios, el abultamiento de los barrios marginales en las ciudades, el aumento del precio de los artículos de primera necesidad y los gastos por la importación de productos, que, en principio, son propios de nuestro suelo. Al igual que los agricultores, estamos cansados ​​de esperar una solución y ya no creemos en leyes que no se materializan en la realidad. Solo podemos apoyar la lucha de los que viven de la tierra y fortalecer el sindicalismo rural, creando condiciones para una mayor integración entre la ciudad y el campo.

El PT sabe que el hombre de la tierra está haciendo una reforma agraria con sus propias manos. Como partido, es de esta lucha que queremos recoger los elementos concretos, prácticos, que nos permitan definir una política precisa sobre la cuestión de la tierra.No nos corresponde a nosotros, desde la ciudad, definir lo que es bueno para los compañeros campesinos. Depende de ustedes, compañeros del campo, enseñarnos qué debemos hacer, cómo debemos actuar y en qué podemos apoyarlos. Somos un partido de trabajadores de la ciudad y del campo. Y es de esta unión que germinan las semillas de nuestra propuesta partidaria.Debido a la falta de libertad sindical ya la falta de una reforma agraria, el desempleo afecta gravemente la vida de los trabajadores brasileños hoy, fruto amargo de la política económica fallida adoptada por el régimen actual. La economía actual se rige por las fluctuaciones del mercado y no por las necesidades de la nación. Este modelo capitalista es esencialmente perverso y no creemos que se pueda remediar.Pero no podemos esperar a que cambie el sistema mientras los desempleados engrosan el contingente de marginados, prostitutas y marginados sociales. Tenemos que luchar agresivamente por más empleos, por estabilidad laboral, por beneficios de desempleo y por un salario mínimo real unificado. Y un pequeño pero importante paso en esta lucha lo daremos el 1 de octubre, Día Nacional de la Lucha, cuando saldremos a las calles a expresar nuestro descontento y nuestras demandas más urgentes.

De pie con las luchas

El escenario político de nuestro pueblo ha cambiado mucho en los últimos años. Alguna vez se creyó que solo los partidos y grupos políticos eran capaces de centralizar la organización del movimiento popular. Hoy, sin embargo, reconocemos que los mejores frutos son aquellos que, como nuestro partido, tienen sus raíces en las múltiples formas de organización existentes en el campo, en los barrios, en las periferias, en los centros de trabajo y estudios, y en los sectores que tienen un interés específico a defender, como las mujeres y los negros.

Gracias al movimiento popular, el movimiento sindical ha tenido mayor expresión en los últimos años. Se equivocan los que todavía piensan que el sindicalismo brasileño sólo se sostiene en las fábricas.

En los barrios de la ciudad o en los lugares donde viven en el campo, los trabajadores tienen más libertad para reunirse, congregarse, organizarse y realizar sus luchas sindicales, con la participación de sus esposas, hijos y vecinos. Gracias a esta extensa red de movimientos populares, el PT se afirma como una expresión política que nace de abajo hacia arriba.

No aceptamos que las guarderías, los clubes de madres, las juntas de vecinos, los movimientos de favelas, los grupos de lucha por la tierra, las entidades feministas, los centros artísticos y demás formas en que nuestro pueblo se organiza a nivel de base, puedan ser manipulados como feudos electorales o manipulado por el patrocinio político. Reconocemos la autonomía del movimiento popular frente al Estado y los partidos políticos.

Es fundamental para la liberación de este país que los vecinos de un barrio o los ocupantes ilegales de una región, independientemente de sus preferencias partidistas, puedan reunirse en la base, en torno a sus luchas específicas. Si, como activistas políticos, tenemos un papel con los movimientos populares, es ayudarlos en su educación política, pero sin inducirlos a nuestra opción de partido.

Hacer política no es sólo estar en el partido o partidos. También participa en la lucha por el alcantarillado en el barrio y por el mejor precio de la cosecha en el campo. Es modificando, en cada parte de este país, las relaciones sociales y las relaciones de producción que nuestro pueblo logrará, un día, modificar las relaciones de propiedad en todo el país, eliminando la contradicción entre el capital y el trabajo.

Por tanto, no aceptamos que el movimiento popular sea un reflejo o extensión de nuestra actividad partidaria; no queremos protegerlo. Por el contrario, es nuestro partido el que debe expresar las aspiraciones del movimiento popular, consolidándolas políticamente.

Es importante decir una palabra sobre el movimiento de mujeres, una forma específica de organización que se multiplica en todo el país. Frente a la cultura machista que respiramos, las estructuras de una sociedad vista como trabajo exclusivamente masculino, reconocemos el derecho y el deber de las mujeres de luchar por sus derechos, liberándose de la condición de ser objetos de cama y mesa, de estar destinadas únicamente de procrear, de ser esclavas de la casa, y de ser trabajadoras superexplotadas.

La lucha de las mujeres debe ayudarnos a los hombres a reeducarnos hacia la sociedad igualitaria que queremos construir entre todos. Sin embargo, estamos convencidos de que esta lucha no puede ser desconectada de la lucha global de todos los brasileños por su liberación. La cuestión femenina no interesa sólo a las mujeres, ni se reduce a la conquista de las libertades personales, que, en ocasiones, son meros paliativos burgueses. Hombres y mujeres, juntos, deben luchar incesantemente por la emancipación de los compañeros esclavizados en los campos y en las fábricas, que afrontan la maternidad con inseguridad y miedo, que prostituyen sus cuerpos porque no tienen otra forma de vida, y que tienen nunca ha sido capaz de expresar su palabra.

Existe, en nuestro país, una discriminación racial genéricamente velada. Un hombre negro, sin embargo, sabe cuán real, agresiva y profunda es esta discriminación, que para los blancos puede parecer velada. Lo siente en su piel. Por eso debemos apoyar la organización de los negros por sus derechos en nuestra sociedad, aunque lleguemos a descubrir, a la luz del sol, el racismo que llevamos en las entrañas.

Desde la esclavitud, los negros en Brasil han estado luchando por su liberación. Los quilombos fueron conquistas más decisivas para acabar con la esclavitud que el supuesto liberalismo de la corona portuguesa o de los republicanos aliados con el capital inglés. Por eso, defendemos el derecho de los negros a expresar su cultura, su palabra y sus aspiraciones.

Estamos por el derecho de las minorías a organizarse y defender su espacio en nuestra sociedad. No aceptaremos, en nuestro partido, que la homosexualidad sea tratada como una enfermedad y mucho menos como un caso policial. Defenderemos el respeto que merecen estas personas, llamándolas a mayores esfuerzos para construir una nueva sociedad.

Acusamos a la Fundação Nacional do Índio (FUNAI) de no respetar los derechos de las naciones indígenas en nuestro país. Denunciamos al Instituto Nacional de Colonização e Reforma Agrária (INCRA) y al latifundio como máximos responsables de la invasión de resguardos indígenas y tierras protegidas que [los pueblos indígenas] tienen por tradición y derecho. Nos solidarizamos con la causa indígena, el movimiento Unión de Naciones Indígenas y los pueblos indígenas que hablan sus propios idiomas y preservan su cultura. No aceptamos que se trate al indio como una pieza de folklore. Aunque erróneamente hemos aprendido a tratar a las tribus como salvajes, en realidad tenemos mucho que aprender de los pueblos indígenas sobre humanidad, socialización, respeto por la naturaleza y amor por la vida.

Abolir la dictadura

Camaradas! La odiosa Ley de Seguridad Nacional pesa sobre nosotros y sobre todos los que en este país luchamos por la justicia y la libertad. No podemos dejar de resistir al régimen autocrático, implementado en Brasil por un golpe de estado en 1964, mientras exista esta ley, que legitima el aparato represivo. Corresponde a toda la nación expresar su rechazo a esta legislación. El estado de derecho sólo se restablecerá cuando se convierta en un recuerdo vergonzoso para nuestros juristas y magistrados, y el aparato represivo sea completamente desmantelado, sin que el poder sea cómplice del terror.

No vemos la apertura política como un regalo de los dioses. Más bien, lo vemos como un logro de los movimientos populares, la lucha sindical, las campañas de amnistía, las protestas en las iglesias y otros sectores de nuestra sociedad civil. En un momento, los heraldos del régimen vieron que era más conveniente entregar los anillos que correr el riesgo de perder los dedos. La nueva situación internacional exigió que Brasil se viera un poco más democrático.

Sin embargo, no nos dejemos engañar. La apertura política estaba justo arriba, en la tapa de la olla. Debajo, la olla permanece vacía y nada ha cambiado en la vida oprimida de la clase obrera.

La apertura política no llegó al campo, a las favelas, ni a los barrios de la periferia. La gente que sufre de esta nación sigue tan excluida de la vida política como siempre, y cuando emprenden la lucha por sus derechos, se los trata como un caso policial. Corresponde entonces al PT animar a la nación a lograr una verdadera apertura, en la que el poder tenga carácter democrático y carácter popular.Algunas cosas deben quedar claras: somos un partido legal, un partido de masas, abierto a todos los brasileños que aceptan nuestro programa político y lo asumen en su práctica social. No venimos a dividir a la oposición, ya que nunca aceptamos que la vara de medir partidista del régimen autocrático fuera un criterio de unidad.Surgimos de las luchas de la clase obrera en este país. Y si no representáramos a una parte importante de nuestro pueblo, no tendríamos el notable crecimiento que estamos teniendo, al punto de sobrepasar nuestra capacidad de organizar grupos, que se multiplican por doquier todos los días. Sabemos que en nuestra sociedad se encuentran diversas tendencias políticas.Reconocemos el derecho de estos compañeros a organizarse en torno a sus visiones y propuestas. Lamentamos que, debido al régimen represivo en el que vivimos, estas tendencias actúen ilegalmente, a pesar de que sus banderas son justas y legítimas. Luchamos y lucharemos por la legalización de todos ellos, para que sus prácticas sean probadas por un veredicto popular. No nos preocupa, sin embargo, que un militante lleve otra camiseta debajo de la nuestra. Jamás pedimos, ni pediremos nunca, un certificado ideológico a nadie.Nos interesa que todos sean fieles al programa y las reglas del PT. Nos interesan los compañeros que no quieren hacer de nuestro partido un lugar de maniobra para sus propuestas. Jamás aceptaremos que los intereses de estas tendencias se superpongan, dentro del PT, con los intereses del partido.Denunciaremos, cuantas veces sea necesario, ciertas desviaciones a las que todos estamos sujetos, como el economicismo, que pretende restringir la lucha de los trabajadores a las conquistas inmediatas de su supervivencia; el politicismo, que desde arriba quiere imponer su dialecto ideológico a nuestros militantes, como si discurso revolucionario fuera sinónimo de práctica revolucionaria; el colonialismo de los que se autodenominan vanguardia del proletariado sin que los trabajadores los conozcan; el izquierdismo, que exige declaraciones o posiciones del partido que no se ajustan a su carácter jurídico y su carácter popular; el voluntarismo de quienes quieren avanzar más rápido que el movimiento social; el electoralismo de quienes quieren reducir al PT a trampolín de cargos electivos y de proyección política; el burocratismo de los que nos critican por ir a puertas de fábrica y quieren un partido bien organizado, pero sin bases populares; y el oportunismo de los que sólo ponen un pie dentro del PT y dejan el otro listo para correr cuando sienten que sus intenciones no son aceptadas por los trabajadores.

En las calles y las elecciones

Nos postularemos a las próximas elecciones y presentaremos candidatos para todos los cargos, en todas las regiones del país. Sin embargo, no creemos que las elecciones sean lo más importante y definitivo para nuestro partido. Sin duda, tienen su importancia y siempre debemos conquistar más espacios en el ámbito parlamentario y en las funciones ejecutivas, para hacernos eco de las demandas de los trabajadores.

Pero nuestras armas de lucha van más allá de las elecciones periódicas: es importante fortalecer el movimiento popular, los sindicatos, las oposiciones sindicales, los que luchan por la tierra, y todas las formas de organización, movilización y unión de nuestro pueblo. Es con esta plataforma que nuestros candidatos deben estar comprometidos. Nadie será elegido por el PT sino como candidato partidario, consciente de sus deberes frente a las propuestas y la disciplina partidaria.

También quiero resaltar nuestro reconocimiento a los compañeros que en todos los rincones del país dan muestras de un servicio eficaz a los intereses populares, enfrentando todo tipo de persecución, calumnias, detenciones y expulsiones: los miembros de las comunidades eclesiales de base y los sacerdotes y obispos vinculados a ellos. No somos un partido denominacional y no aceptamos que la Iglesia interfiera en nuestras actividades, así como no queremos interferir en las actividades de la Iglesia. Entre la Iglesia y el partido debe haber claridad de funciones diferentes, distintas, aunque muchas veces estemos, en la vida oprimida e injusta de nuestro pueblo, unidos por un mismo anhelo de liberación.

Sin embargo, repudiamos la práctica partidista que busca reducir las comunidades de base a grupos partidistas. Respetamos, por principio, la fe de nuestro pueblo y su derecho a la libertad religiosa, como actividad pública, pero nunca seremos un partido de creyentes o ateos. Para nosotros, la división es diferente, es entre los del lado de la liberación y los del lado de la opresión. El Partido de los Trabajadores nunca podrá representar los intereses del capital.

Reconociendo a todos aquellos que en la Iglesia prestan servicios a la causa del pueblo brasileño, denunciamos las persecuciones que el gobierno realiza contra laicos, sacerdotes y obispos en nombre del fantasma del comunismo. Nuestro partido siempre apoyará, independientemente de su confesión o creencia religiosa, a todos aquellos que en este país sean víctimas de la intolerancia, la arbitrariedad y la crueldad del poder.

Hacia el Socialismo Democrático

Hay mucha gente que pregunta: ¿Qué es la ideología del PT? ¿Qué piensa el PT sobre la sociedad futura? Quienes hacen tales preguntas, al mismo tiempo, adelantan sus propias interpretaciones, que en algunos casos apuntan a criticar al partido. ¿No sería el PT un partido obrero más? ¿No es el PT sólo un partido socialdemócrata, interesado en buscar paliativos a las desigualdades del capitalismo?

Sabemos de dónde vienen estas dudas e interpretaciones. Y esto lo sabemos incluso porque son compartidos por algunos militantes del propio partido, quienes construyeron para sí mismos la extraña teoría de que el PT es un frente o un partido puramente táctico.

Lo que es importante señalar aquí es que estas preguntas solo sirven para expresar desconfianza en relación a la capacidad política de los trabajadores brasileños para definir su propio camino. Son dudas de quienes exigen, a partir de ahora, una receta a la sociedad futura; dudas sobre quién ofrece el plato que deben comer los trabajadores. Son dudas de los que están lejos de las tareas concretas de las luchas populares, de los que aún no han aprendido a vivir con el pueblo y mucho menos a sentir lo que siente el pueblo.

Nosotros, desde el PT, sabemos que el mundo avanza hacia el socialismo. Los trabajadores que tomaron la iniciativa histórica de proponer la creación del PT ya lo sabían mucho antes de tener la idea de la necesidad del partido. Y, por eso, sabemos también que es falso decir que los trabajadores, en su espontaneidad, no son capaces de pasar al nivel de la lucha de los partidos, y deben limitarse a simples reivindicaciones económicas.

De la misma manera, sabemos que es falso decir que los trabajadores brasileños, abandonados a sus propios recursos, se desviarán del camino de una sociedad justa, libre e igualitaria. Los trabajadores son los más explotados en la sociedad actual. Por eso lo sentimos en carne propia y queremos, con todas nuestras fuerzas, una sociedad que, como dice nuestro programa, tendrá que ser una sociedad sin explotadores. ¿Qué sociedad es esta sino socialista?

Pero el problema no es sólo este. No basta con que alguien diga que quiere el socialismo. La gran pregunta es: ¿Cuál socialismo? ¿Estamos, por casualidad, obligados a seguir sin cuestionar al primer teórico socialista que llama a nuestra puerta?

¿Estamos, por casualidad, obligados a seguir tal o cual modelo adoptado en este país?

Nosotros, el Partido de los Trabajadores, queremos mantener las mejores relaciones de amistad con todos los partidos del mundo que luchan por la democracia y el socialismo. Este ha sido el criterio que guía y seguirá guiando nuestros contactos internacionales. Una medida de independencia política, plenamente comprendida en todos los países por donde viajamos, que debemos declarar aquí en respeto a la verdad y como homenaje a todas las partes amigas. Seguiremos, con total independencia, resolviendo nuestros problemas a nuestra manera.

Sabemos que nos estamos moviendo hacia el socialismo, el tipo de socialismo que nos conviene. Sabemos que no nos conviene, ni está en nuestro horizonte, adoptar la idea del socialismo para buscar paliativos a los males sociales causados ​​por el capitalismo o para gestionar la crisis en la que se encuentra este sistema económico.

También sabemos que no nos conviene adoptar como perspectiva el socialismo burocrático, que atiende más a las nuevas castas de tecnócratas y privilegiados que a los trabajadores y al pueblo.

El socialismo que queremos será definido por todo el pueblo, como demanda concreta de las luchas populares y como respuesta política y económica global a todas las aspiraciones concretas que el PT es capaz de afrontar. Sería sencillo, sentado aquí cómodamente, en el recinto del Senado de la República, decidir sobre una definición u otra. Sería demasiado fácil y demasiado equivocado. El socialismo que queremos no nacerá de un decreto, ni nuestro ni de nadie.

El socialismo que queremos se definirá en las luchas del día a día de la misma manera que estamos construyendo el PT. El socialismo que queremos tendrá que ser la emancipación de los trabajadores. Y la liberación obrera será obra de los propios trabajadores.

*Luiz Inácio Lula da Silva fue presidente de Brasil de 2003 a 2010.

**Caio Fernandes Barbosa es un historiador que escribe sobre los intelectuales conservadores y el racismo durante la Guerra Fría brasileña.

Visitas: 12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email