Se extraña a los intelectuales de izquierda

Por Valery Arcary.

El revolucionario ruso no debe tener como ideal al secretario sindical, sino al tribuno popular, que sepa reaccionar contra toda manifestación de arbitrariedad y opresión, dondequiera que se produzca, sea cual sea la clase o estrato social afectado, que sepa generalizar todo. los hechos para componer un cuadro completo de la violencia policial y de la explotación capitalista, que sabe aprovechar la más mínima oportunidad para exponer a todos sus convicciones socialistas y reivindicaciones democráticas, para explicar a todos y a todos el alcance histórico de la lucha emancipadora del proletariado 1
lenin

Marx se propuso escribir en todas las cartas del Manifiesto Comunista de 1848, un documento programático preparado para la Liga de los Justos, que la emancipación de los trabajadores sería obra de los propios trabajadores. Hay dos ideas poderosas e indivisibles en este lema. La primera es la idea de emancipación. Para emanciparse es necesario volverse libre. Para ser libres necesitamos ser independientes. Ser independiente significa actuar en beneficio propio y no en el de los demás. La segunda idea es que nada ni nadie puede sustituir a los trabajadores como sujetos de su propia liberación. Cuando se desarrollaron estas ideas, eran sólo una apuesta estratégica. Pero hoy podemos decir que han pasado la prueba de la historia. 

Estas ideas no autorizan, sin embargo, ninguna idealización de la clase trabajadora. No autorizan ninguna idealización de lo que los líderes sindicales defienden sólo porque son de origen obrero. No legitiman la conclusión de que el lugar de los intelectuales en la dirección de las organizaciones socialistas debería ser marginal. El epígrafe con la cita de Lenin no deja lugar a dudas sobre lo que él entendía como el papel de los revolucionarios: los líderes obreros deben transformarse en intelectuales populares, y los intelectuales profesionales deben transformarse en activistas populares. Hay lugar para todos. 

Recordemos que la Liga de los Justos era una organización de trabajadores, pero Marx era un intelectual de origen burgués y Engels era un intelectual de origen burgués. El determinismo sociológico de los trabajadores es, por tanto, un mal consejo. El obrerismo se manifiesta en partes del movimiento sindical y en otros movimientos sociales, como desconfianza u hostilidad hacia la presencia de intelectuales en la dirección de las organizaciones de trabajadores. Sin embargo, ni siquiera la dirección del bolchevismo en  1917, inspiración para los marxistas revolucionarios del siglo XXI, tenía una mayoría trabajadora 2

Es cierto que el concepto “obrerismo” admite diferentes lecturas. Pero aquellos que se inspiran en la idea de que la autenticidad o la popularidad serían criterios supremos a menudo prevalecen, debido a presiones más estrechas. Tener un origen popular y estar oprimido, o ser popular, no significa tener razón. 

Hasta cierto punto, el marxismo siempre ha sido obrerista. Porque ser marxista siempre ha significado unir el significado de la lucha por el socialismo con el destino de la lucha obrera. El marxismo afirma que el proletariado es una clase que sufre dominación en todos los ámbitos 3 . En pocas palabras: explotados económicamente, oprimidos culturalmente y  dominados políticamente . Brutalizados, alienados y resignados a la explotación, la opresión y la dominación. Debido a que la clase trabajadora está privada de su presente, es portadora de esperanza para el futuro, porque es la que tiene todo que ganar con la derrota del capitalismo.

A diferencia de la burguesía dentro de la sociedad feudal, que podía construir su subjetividad a partir de material humano destilado de sus propias fuerzas, las organizaciones de trabajadores, bajo el capitalismo, no deben prescindir de la capacidad de atraer a su causa a intelectuales de otras capas de la sociedad. 

Por supuesto, sería superficial ignorar que un fenómeno similar a éste también ocurrió en la transición del feudalismo al capitalismo. A lo largo de los casi cuatro siglos de la transición burguesa, hubo muchos “transfugiados” de la nobleza que se unieron a la causa revolucionaria burguesa. Esta capacidad de polarización de las clases revolucionarias, en cada época, revela, por tanto, más sus fortalezas que sus debilidades. 

Puede parecer paradoja o “exabrupto” decir que la presencia de algunos intelectuales al frente de la mayoría de los partidos obreros o movimientos campesinos refleja más su fuerza que su debilidad, pero no lo es. La fuerza de atracción de una clase explotada se expresa también en su capacidad de atraer a su causa a los cuadros intelectuales más sensibles y desinteresados ​​que rompen, ideológicamente, con su clase de origen.  

Evidentemente, tan peligrosos como el obrerismo son los excesos del intelectualismo. Una organización socialista no puede ser una fraternidad académica, un club literario o un círculo de discusión de ideas. Una organización marxista revolucionaria debe ser una herramienta de lucha contra el capitalismo. Sólo puede construirse dentro del movimiento práctico de la experiencia organizativa de  los trabajadores, los jóvenes, los negros, las mujeres, las personas LGBT y todos los oprimidos. Intelectual 

Por lo tanto, la caracterización de clase de un partido no puede hacerse exagerando la importancia de la naturaleza social de su dirección. Por supuesto, debe buscarse la coherencia social entre el programa y la dirección de una organización de trabajadores. Este es uno de los factores que ayuda a comprender la dinámica de las organizaciones políticas, pero está lejos de ser la determinación fundamental. Otros elementos son, de hecho, fundamentales: la composición social de estos partidos, su programa, su génesis histórica y dinámica, su ubicación política, su financiación, sus relaciones internacionales. 

La cuestión de la relación entre las clases y sus representaciones políticas, por tanto, no es sencilla. El marxismo, como sabemos, considera que los partidos expresan en última instancia intereses de clase, pero no debe concluirse que esta relación sea armoniosa. Esta mediación “en última instancia” no debe descartarse a la ligera. Hay errores, desacuerdos, conflictos: después de todo, las clases no son homogéneas. Esta “discordancia de los tiempos” entre las clases, sus capas y fracciones internas y los diversos partidos que dicen ser sus portavoces, define el ritmo de la política. Este ritmo tiene sus tiempos: se definen en la lucha de clases. 

Pero, si el tiempo es la medida de la historia –un tiempo histórico que no puede confundirse con el tiempo lineal y homogéneo de la física, ni con el tiempo mágico y escatológico de la religión–, lo más importante es que también es expresión de una dimensión social. relación en movimiento que le da valor y significado. Entre los innumerables conflictos que desgarran a la sociedad, el marxismo elige las contradicciones de clase como determinación fundamental. Aunque es el más importante, no es sin embargo el único. 

Lo que nos lleva al problema de la deserción. Muchos activistas fueron, son y serán cooptados por las diferentes burocracias y aparatos que la burguesía estimula directa o indirectamente para bloquear la lucha de los trabajadores: esta es una de las desventajas comparativas que una clase explotada tiene que afrontar en la construcción de su representación. Pero no hay base para concluir que las deserciones serán más numerosas entre los intelectuales que entre los proletarios. Las presiones sociales hostiles afectan a todos sin distinción.

Las relaciones entre la clase obrera y su vanguardia, los elementos más activos o decididos que surgen espontáneamente en cada lucha y se colocan al frente de la defensa de los intereses de la mayoría, no son sencillas. Cada clase o fracción de clase explotada u oprimida genera un sector más avanzado y decidido en la lucha de clases, más dispuesto al sacrificio. Son los más inteligentes o los más altruistas quienes emergen como líderes naturales. Obtienen autoridad moral a través de su capacidad para traducir las aspiraciones de las masas en ideas o acciones. Será a partir de este material humano que se seleccionará y formará la dirección de las clases populares. 

La burguesía, como otras clases propietarias de la historia, descubrió otras formas de resolver el problema de la formación de sus dirigentes. Cuando no los encuentren mediante la tradición de mando, o mediante la selección de talentos en sus propias filas, los buscarán en la “inteligencia disponible”, los protegerán, los alentarán y, sobre todo, les pagarán muy bien. 

El proletariado y las clases populares no pueden depender de este recurso. Los trabajadores tienen que formar a sus dirigentes, duramente, en las luchas: Pero en las condiciones de una situación reaccionaria, es decir, defensiva, no se forma una gran vanguardia activista. A lo sumo, de sus filas emergen unos pocos activistas. La confianza de los trabajadores en sí mismos, es decir, una mayor o menor fe en la victoria de sus luchas, dependerá de la capacidad de la vanguardia para tomar iniciativas que estén al alcance de la mayoría. 

La vanguardia de las luchas, los dirigentes arraigados en fábricas, escuelas, empresas, barrios o colegios, sólo se forman en los procesos de movilización y pueden avanzar o no a la organización sindical y política permanente. A menudo, una mayoría de esta vanguardia se retira al final de la lucha, más aún si es derrotada. 

Porque la vanguardia es un fenómeno, en el sentido de que es transitorio, una dimensión subjetiva de la realidad en movimiento, y puede organizarse en un movimiento de clase, corriente o partido ya existente, o puede reintegrarse a la masa y abandonar la La pelea se activa al final de la pelea. Para que estas energías no se disipen, es necesario luchar por un programa. 

Y los intelectuales marxistas tienen como principal responsabilidad ser útiles en la educación de los mejores líderes naturales populares en el programa socialista. No menosprecia a nadie ser “maestro”. Pero enseñar qué hacer no es lo mismo que saber hacerlo.  

El mayor desafío para los intelectuales es cultivar la humildad de aprender de los luchadores populares a ser militantes de la causa socialista.

Los grados

1 Vladimir Ilich Ulyanov, alias Lenin. ¿Qué hacer? São Paulo, Hucitec, 1979.
dos He aquí la nominación proporcionada por Pierre Broué en “ El Partido Bolchevique ” y organizada por Henrique Canary:
1) Lenin – hijo de un pedagogo, abogado, miembro de la baja nobleza 2) Zinoviev – hijo de un campesino promedio, estudiante de química y luego de derecho 3) Trotsky – hijo de un campesino promedio, estudiante de secundaria 4) Kamenev – hijo de judíos ricos, ingeniero 5) Reizin- no encontrado 6) Dzerzhinski – hijo de nobles polacos (baja nobleza), estudiante de secundaria, trabajó en una fábrica durante 1 año. 7) Miliutin – hijo de profesores, estudiante de derecho 8) Rikov – hijo de campesinos, estudiante universitario 9) Stalin – hijo de zapatero, seminarista 10) Sverdlov – hijo de un impresor, estudiante de farmacia 11) Bubnov – estudiante de agronomía 12) Muranov – hijo de campesinos, elegido diputado en 1912 (IV Duma) 13) Shaumian – hijo de un comerciante, estudiante universitario, profesor 14) Noguin- hijo de un comerciante, trabajador textil 15) Bujarin – hijo de profesores, estudiante de economía 16) Sokolnikov – hijo de médicos judíos, estudiante de derecho 17) Artem-Sergeiev – hijo de campesinos, estudiante en Rusia y luego en París 18) Krestinski – hijo de un profesor de secundaria, abogado 19) Kollontai – hija de un general de la nobleza media, estudiante en Suiza 20) Uritski – hijo de comerciantes judíos, abogado 21) Yoffe (suplente) – hijo de un comerciante judío millonario, estudiante de medicina y luego de derecho 
3 En el tema de la deshumanización y la conciencia de clase, una de las obras de referencia del marxismo clásico fue Historia y conciencia de clase, hoy muy infravalorada por el entusiasmo con el que defiende el protagonismo del proletariado. En este texto, Lukács sistematiza impecablemente algunas conclusiones teóricas sobre las contradicciones entre la existencia como clase y la formación de la conciencia de clase que siguen siendo fundamentalmente insuperables hasta el día de hoy. Aclara que, como clase en sí misma, el proletariado es material humano para la expropiación de la plusvalía. En otras palabras, los excesos del obrerismo mesiánico e ingenuo, que busca inspirar los valores de la lucha anticapitalista, se evitan en las condiciones materiales de vida de los trabajadores. Lukács insiste en que, en las condiciones de miseria material y cultural en las que está  inmerso, el proletariado sufre la más abyecta brutalización y deshumanización. Y que sólo a través de la acción colectiva y solidaria podrá captar su fuerza social y forjar las armas de una organización independiente que le permitan negar el orden y afirmarse como una clase para sí misma. A continuación un pequeño extracto de Historia y conciencia de clase, donde podemos encontrar, en repetidos pasajes, conclusiones como la que transcribimos : “el proletariado surge como producto del orden social capitalista (…) sus formas de existencia se constituyen en tal de modo que la cosificación necesariamente debe expresarse en ellos de manera más flagrante y más aguda, produciendo la más profunda deshumanización. Por tanto, el proletariado comparte con la burguesía la cosificación de todas las manifestaciones de la vida ”. (énfasis añadido) LUKÁCS, Georgy. Historia y conciencia de clase. Porto, Escorpio, 1974. p. 35.

Visitas: 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email