Líder comunista israelí: El gobierno de Netanyahu no tiene respuestas

Por Hugo Alburquerque.

El Partido Comunista de Israel, uno de los partidos de izquierda más antiguos de Israel, está pidiendo un alto el fuego inmediato en la guerra del país contra Gaza. Hablamos con el líder de un partido sobre la guerra, la situación política interna en Israel y lo que viene después.

Desde el ataque de Hamás contra Israel el 7 de octubre, las fuerzas israelíes han emprendido un ataque implacable contra Gaza. Se estima que han muerto más de once mil civiles , más de uno de cada doscientos habitantes; la mayoría de los muertos son mujeres y niños. Mientras tanto, los colonos israelíes en Cisjordania han desatado una nueva ola de violencia e Israel ha intensificado la represión de la disidencia dentro de sus propias fronteras.

Hugo Albuquerque, de Jacobin Brasil, habló recientemente con Eli Gozansky, un miembro judío israelí de la dirección del Partido Comunista de Israel, parte de la coalición de izquierda más amplia Hadash, sobre la crisis actual. Los dos discutieron la guerra en Gaza, la evolución de la situación política interna en Israel y las demandas del Partido Comunista de un alto el fuego inmediato.


Hugo Alburquerque¿Cuál es la percepción en Israel de la masacre que está teniendo lugar en Gaza?

Eli GozanskyEl ataque de Hamás del 7 de octubre tomó por sorpresa a los israelíes, tanto desde el punto de vista militar como desde el punto de vista del número de muertos, heridos y secuestrados. La sensación era de total abandono y de que los residentes habían sido abandonados por el gobierno y el ejército.

Los sentimientos de miedo y conmoción se convirtieron en odio contra Hamás, contra los palestinos en general y también contra el gobierno israelí, especialmente el primer ministro Benjamín Netanyahu. El gobierno declaró inmediatamente un estado de guerra que, junto con la crisis y el lavado de cerebro de los medios, creó una especie de psicosis masiva que se ha expresado en horribles llamados racistas a la venganza, así como en llamados a la “unidad nacional” por un lado, y en duros llamados a la venganza. las críticas al gobierno, por el otro.

Vale recordar que el actual gobierno israelí, encabezado por Netanyahu, es el más derechista, fascista y racista de la historia de Israel, además de las múltiples acusaciones de corrupción en su contra. Es un gobierno que intentó cambiar [el sistema político] mediante un golpe constitucional.

Contra esto se levantaron las mayores y más poderosas protestas que se han visto en el país, durante cuarenta semanas consecutivas, centradas en el tema democrático, y sólo nosotros [los comunistas israelíes], que también formamos parte del “bloque contra la ocupación, Dijo que “no hay democracia con ocupación, no hay democracia sin igualdad”. Este fue un mensaje importante que resonó en la gente y puso la cuestión palestina en la agenda.

En ese contexto, desde el punto de vista de las relaciones exteriores, Netanyahu quedó aislado. Por ello, con el apoyo de Estados Unidos, buscó sortear la cuestión palestina y llegar a un acuerdo con Arabia Saudita a costa de los palestinos.

Todo esto cambió después de octubre. Netanyahu salió de ese aislamiento internacional cuando Estados Unidos y Europa apoyaron a Israel en su brutal guerra contra Gaza. Internamente, Netanyahu incorporó al gobierno a su oponente Benny Gantz. Además, de manera similar a lo que hacen muchos gobiernos de derecha, aprovechó la crisis para profundizar la opresión de los palestinos en Cisjordania, incluida la limpieza étnica en la parte sur de la zona, llevada a cabo por colonos ocupantes con el apoyo de la ejército.

[Netanyahu también ha intensificado la represión contra] los ciudadanos palestinos de Israel, que representan el 20 por ciento de la población, y cualquiera que haya intentado cuestionar la guerra y el asesinato de personas inocentes en Gaza. Ha habido cientos de arrestos, despidos y expulsiones de universidades israelíes sólo por escribir cosas en Facebook, y el gobierno utilizó un argumento vago que identifica a estos manifestantes como partidarios de Hamás.

Hoy la Corte Suprema desestimó nuestra petición solicitando el derecho a manifestarse libremente en dos ciudades israelíes con población árabe (Umm al-Fahm y Sakhnin). La razón que dio fue que la situación era particularmente explosiva y que la policía no tenía fuerzas suficientes para hacer frente a los manifestantes “peligrosos”. La suspensión del diputado comunista Ofer Cassif de la Knesset durante cuarenta y cinco días por condenar la guerra es una prueba más del nivel de persecución y restricción del ya limitado espacio democrático en Israel.

También vimos amenazas policiales contra los anfitriones de una posible conferencia judía y árabe en Haifa. También fue arrestado –aunque ya fue liberado– Mohammad Barakeh, ex diputado de Hadash y jefe del Alto Comité de Seguimiento, que es una organización que agrupa a todos los movimientos y representantes electos de la población árabe en Israel. Hay muchos otros ejemplos.

Por iniciativa nuestra, se creó un grupo judío-árabe cuyo objetivo era prevenir ataques racistas. Desde el comienzo de las manifestaciones, pedimos el regreso de todos los secuestrados [por Hamás] a cambio de prisioneros palestinos. Además de esto, llevamos a cabo manifestaciones directas contra el gobierno y especialmente contra Netanyahu, y también pedimos un alto el fuego inmediato.

También iniciamos recientemente una coalición de docenas de organizaciones israelíes, incluidas judías y árabes, que emitieron una importante declaración para un alto el fuego, el intercambio de todos los arrestados o secuestrados y un llamado a una solución política en lugar de militar. Ahora, después de un mes, poco a poco empezamos a sentir un ligero despertar en el centro izquierda, principalmente en el contexto de las relaciones entre judíos y árabes dentro de Israel, aunque todavía es insuficiente.

Lo que está claro es que el actual gobierno, y también el principal núcleo opositor, no tienen respuestas reales para el eventual día después de la guerra. [La principal demanda de la oposición] es sólo que Netanyahu renuncie después de la guerra.

Hugo Alburquerque[La aprobación de Netanyahu] está en un punto bajo. Pero ahora encabeza un gobierno con su oposición liberal como socio minoritario. ¿Cuáles son las posibilidades reales a corto plazo?

Eli GozanskyEs posible que una eventual decepción con la conducta del gobierno de Netanyahu en la creciente crisis –junto con el entendimiento de que el pueblo palestino no desaparecerá y la creciente presión internacional– conduzca a un cambio, comenzando con el reemplazo de este gobierno y luego las negociaciones con los palestinos pueden empezar.

No está claro si esto sucederá ni cuándo. Pero está claro que si esto no sucede, pasaremos de la catástrofe al desastre. Sin embargo, soy optimista y creo que las fuerzas progresistas entre ambas naciones podrán demostrar el camino correcto y justo.

Hugo Alburquerque¿Cuál es el riesgo de que el conflicto se convierta en regional en Medio Oriente?

Eli GozanskyNo sólo existe el peligro de una guerra regional, sino que podría convertirse en un conflicto global, ya que Estados Unidos ha traído más portaaviones y submarinos. Los intercambios de disparos y misiles continúan en la frontera con el Líbano, aunque ambas partes se muestran cautelosas a la hora de lanzar una guerra total.

Sin embargo, el apoyo de la administración Biden a Israel y su ataque a la Franja de Gaza está perjudicando gravemente al presidente estadounidense ahora que inicia su campaña de reelección. La opinión pública mundial, especialmente en Oriente Medio, así como en Europa y Estados Unidos, se opone a que continúe la masacre de la población de Gaza.

Hugo Alburquerque¿Cómo está afectando la ruptura de las relaciones entre Israel y otros países [la política interna israelí]?

Eli GozanskyEsto no ha tenido un gran impacto en el público interno, ya sea porque la atención se centra en la guerra o porque Israel todavía recibe apoyo de los gobiernos de Estados Unidos y Europa Occidental. Pero ahora están aumentando las voces insatisfechas, lo que probablemente afecte también a estos gobiernos.

Hugo Alburquerque¿Cuál es la posición del Partido Comunista de Israel sobre la crisis actual?

Eli GozanskyEl Partido Comunista de Israel tiene una posición coherente y clara de oponerse a dañar a civiles inocentes en todos los bandos. Condenamos la masacre del 7 de octubre y a sus perpetradores, por un lado, pero, por el otro, estamos en contra de los bárbaros bombardeos y el castigo colectivo del pueblo palestino.

Apoyamos el intercambio de prisioneros palestinos por israelíes secuestrados y sostenemos que una solución de paz justa basada en el establecimiento de un Estado palestino independiente en Cisjordania y Gaza, junto con el Estado de Israel, traerá seguridad, paz y esperanza a ambas naciones. . Hacemos un llamado a negociaciones para esta solución bajo los auspicios de las Naciones Unidas y pedimos que las fuerzas progresistas nos ayuden en esta importante lucha. También condenamos la opresión y persecución fascistas contra los ciudadanos de Israel, especialmente aquellas dirigidas contra ciudadanos palestinos y las fuerzas aliadas de izquierda. Hacemos un llamado a luchar a los judíos y árabes que apoyan estas ideas.

Existen graves peligros, como una guerra regional que desemboque en una guerra mundial y un aumento de los ataques contra personas inocentes y de la limpieza étnica en Gaza y Cisjordania. También existe el peligro de un aumento del racismo y el fascismo y de la transformación de Israel en un Estado completamente fascista.

Hugo Alburquerque¿Qué pasa con la solución de construir un Estado binacional, democrático y laico?

Eli GozanskyEn teoría sí, pero en la realidad no. Por varias razones importantes: la primera es que el pueblo palestino quiere y tiene derecho a la independencia. En segundo lugar, la incredulidad mutua [en la posibilidad de un Estado binacional] es enorme, ciertamente aún más después de las últimas masacres que involucran a las dos naciones. En tercer lugar, Israel es mucho más fuerte económicamente, por lo que si se establece el Estado único ahora, sin una fase de independencia para los palestinos, se perpetuarán el apartheid y el control económico judío. En el futuro, cuando ambos países existan en paz y prosperidad, esta solución es una posibilidad.

Eli Gozansky es miembro de la dirección del Partido Comunista de Israel y militante de toda la vida. Fue el primer soldado en Israel arrestado por negarse a servir en la Guerra del Líbano de 1982.

Hugo Albuquerque es el editor de Jacobin Brasil .

Visitas: 5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email