Bolivia – Con duras críticas al Gobierno, Morales inaugura el congreso del MAS

Por Miguel Gómez

Evo Morales, en el congreso del MAS en Lauca Ñ, Cochabamba.

Evo Morales insistió en un “corte” de combustibles en el Chapare, pese a que YPFB lo desmintió con un comunicado.

Los dirigentes que precedieron a Morales defendieron la legalidad del congreso y su liderazgo, y aseguraron que en la reunión participan los “verdaderos militantes” y no los “traidores”, en alusión a los “arcistas” que decidieron no asistir alegando no sentirse representados.

La consigna “leales siempre, traidores nunca” fue una de las más repetidas, así como el respaldo a la candidatura presidencial de Morales en 2025 que él mismo anunció hace unos días.

Al inaugurar el congreso del Movimiento Al Socialismo (MAS), su líder, Evo Morales, lanzó duras críticas en contra del gobierno del presidente Luis Arce. Además, dijo que “algunos grupos” no reconocen que el movimiento indígena “puede cambiar Bolivia”.

“Todos los días (han estado” atacando al congreso: ‘por qué en Lauca Ñ’. No es miedo a Evo Morales, es miedo al movimiento indígena”, protestó en el evento.

Fustigó al Ministerio de Gobierno, del que reclama supuestas publicaciones que “dicen que Evo es el rey de la cocaína, ¿qué es eso?”. “Hemos identificado enemigos internos y externos”.

“Hagan lo que hagan, digan lo que hagan, no me voy a rendir (…). Ojalá Lucho (Arce) y David (Choquehuanca) no vengan a gasificar nuestro congreso; que no manden ‘pachajchos’ y policías de élite no estén planificando meter bombas por acá”, dijo. Ante lo cual sus seguidores corearon “Lucho traidor”, aludiendo al mandatario.

Evo Morales, Gerardo García y líderes de organizaciones que recpaldan al exmandatario.

También denunció que el equipo encargado de la seguridad en el congreso encontró a “un grupo de compañeros” que querían meter “explosivos” a la reunión para “perjudicar”.

Morales pidió a los presentes “mucho cuidado” y estar atentos a la presencia de personas que no estén acreditadas.

Según dijo Morales, al congreso precedieron mentiras y acusaciones, incluso con el supuesto rechazo de vacaciones de algunos funcionarios.

Insistió en un supuesto “corte” del Gobierno a la provisión de combustibles en el Chapare, pese a que Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) lo desmintió en un comunicado.

“Eso solo se ha visto en las dictaduras”, insinuó.

También respondió a los cuestionamientos por la legitimidad del encuentro en Lauca Ñ.

“Hemos adecuado nuestro estatuto a las normas, hemos cumplido con la legalidad, pero también con la legitimidad, porque hemos convocado al Pacto de Unidad, como parte fundadora de este movimiento político”, dijo.

A su turno, el presidente del Senado y dirigente cocalero, Andrónico Rodríguez, destacó que el congreso se realiza “con todas las exigencias legítimas y legales (…) para decidir y definir el rumbo de esta organización política y del país”.

Rodríguez, en su condición de vicepresidente de las Seis Federaciones del Trópico, dio la bienvenida a los miles de asistentes que vitoreaban: ¡Evo, Evo Evo!

“Ser masista es un orgullo (…). Estamos frente a una campaña monumental de desprestigiar al militante o simpatizante de esta organización política”, dijo Rodríguez.

Según Rodríguez, el encuentro “debe marcar línea política, económica y orgánica porque el MAS” es “una de las organizaciones más grandes de la historia de Bolivia” y es la “piedra angular de la estabilidad del sistema de organizaciones políticas” del país.

Según la convocatoria, el encuentro comienza este martes y terminará el jueves.

 

Congreso del MAS: Fuerte resguardo en Lauca Ñ; el TSE ratifica supervisión

 

Con más de 45 organizaciones y al menos 1.075 delegados, comenzó el décimo congreso nacional del Movimiento Al Socialismo (MAS), sin la presencia del bloque identificado con el presidente Luis Arce, pero con la supervisión del TSE, aunque sus vocales no resolvieron dos recursos sobre el tema.

Los ojos están puestos en Lauca Ñ, en el Chapare de Cochabamba, escenario de este encuentro que definirá la nueva directiva del partido oficialista. La última cita fue en 2016, en el municipio de Montero, en Santa Cruz, donde el entonces presidente Evo Morales fue ratificado como jefe nacional.

 

Ahora se espera similar decisión, pero el panorama es distinto. Primero, Morales dejó el poder, y segundo, pese a que el MAS continúa dirigiendo al Estado con Luis Arce como presidente, la organización política se encuentra plenamente dividida, con dos facciones: los evistas y los arcistas.

CONGRESO

El divorcio se ha expresado en la Asamblea Legislativa, en la militancia y en los movimientos sociales, léase campesinos, interculturales y Bartolinas, con dirigencias paralelas. Más aún, hay dos Pactos de la Unidad que se arrogan la representatividad. Y esto igual se expresa en este congreso.

El evento estará marcado por el evismo, ya que los sectores afines a Arce anunciaron su desmarque, alegando una discriminación y una restricción en la participación de representantes de las organizaciones fundadoras del instrumento político, incluso que la convocatoria no fue consensuada.

Ante ello, Arce descartó su participación. “Es muy difícil que nosotros podamos asistir a un congreso donde los dueños no van a estar”, aclaró. Sin duda, el Presidente también está consciente de que todo está en su contra en el evento, más aún porque el vicepresidente del MAS, Gerardo García, advirtió que es “imposible” una reconciliación entre el mandatario y Morales.

LAUCA Ñ

Eso no es todo. El Pacto de Unidad evista pidió que se expulse del partido a la militancia arcista y organizaciones afirmaron que la cita servirá para proclamar a Morales como el candidato presidencial para 2025, luego de que éste lo anunciara bajo el alegato de que lo “obligaron” a asumir la decisión.

Desde México, Morales señaló el domingo que el congreso se realizará “sí o sí”, y en un tono mixto, de amenaza y acercamiento, invitó a los arcistas. “Estamos convocando, no se equivoquen, no se automarginen, no se autoexpulsen, pero siempre serán bienvenidos al MAS, vuelvan de donde han salido como autoridades”.

Pese a que el encuentro del oficialismo está listo, sus organizadores miran de reojo a los recursos instaurados en su contra ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE) y el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP). Y el evento también ha provocado una crisis interna entre vocales electorales.

TSE

Este lunes se esperaba la posición del TSE sobre dos recursos extraordinarios de revisión, pidiendo que no supervise el congreso. Por tercera vez no hubo quórum, ya que tres vocales no asistieron a la sala plena: Tahuichi Tahuichi, por vacación; Nelly Arista, por baja médica; y Yajaira San Martín, por un viaje.

Por ello, continúa vigente la determinación del TSE del 23 de agosto sobre la supervisión, indicó la vocal Nancy Gutiérrez. Personal del Servicio Intercultural de Fortalecimiento Democrático (Sifde) fue enviado a Lauca Ñ. No obstante, hubo críticas a los ausentes.

“Cobardía es lo que estoy observando en este momento en el TSE, supuse que estaríamos todos”, objetó Gutiérrez. “Pido y exhorto a los dos colegas (Arista y San Martín) a presentarse a la próxima plenaria, nadie les va a poner la pistola en la sien para decirles vota a favor o en contra”.

La vocal Dina Chuquimia indicó que el presidente del TSE, Óscar Hassenteufel, debe convocar a otra sala plena. Mientras Gutiérrez reprochó: “De qué sirve, cuando el burro ya ha salido, recién trancar el corral”, con relación al despliegue del Sifde.

Eso sí, en Lauca Ñ se activó un gran despliegue de seguridad, con cinco anillos para acceder al coliseo del municipio, tres cuadras a la redonda. Y Vicente Choque, encargado de la seguridad, complementó que hay 4.000 cocaleros que cumplirán la labor de “guardias congresales”, durante las 24 horas.

Tomado de resumenlatinoamericano.org

Visitas: 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email