Movimiento pensionista en el Estado español

Por Pep Juárez

Por Movimiento pensionista entendemos el movimiento social surgido en los últimos años en el Estado español, de manera autónoma, de base y fuera de la tutela de la burocracia sindical. Este proceso es un caso único en el marco europeo ya que, prácticamente en el resto de países de la Unión Europea, la lucha por las pensiones públicas es protagonizada por las federaciones de pensionistas de las diferentes organizaciones sindicales.

Esa diferente situación se explica por la connivencia del sindicalismo mayoritario español con el sistema dominante, en el marco de la llamada concertación social. En materia de pensiones, esta colaboración dio un salto cualitativo en 2011, con la firma de Toxo y Méndez (entonces secretarios generales de CCOO y UGT), con patronales y el gobierno de J. L. R. Zapatero, de la reforma de aquel año, antesala de la del PP de M. Rajoy de 2013.

El empobrecimiento a futuro que supusieron aquellos cambios, con el aumento del período de cómputo de las pensiones (de 15 años se pasó a 25), el retraso también pactado de la edad de jubilación (de 65 a 67 años) y la entrada de CCOO y UGT en la gestión y promoción de los planes de pensiones privados, hizo aumentar su descrédito y la gente pensionista se empezó a organizar al margen de esos sindicatos.

Así, la lucha por las pensiones comenzó a ocupar espacios importantes del debate público y ya en 2013 comenzó una batalla jurídica contra la congelación de las pensiones (el 0,25%) que, a pesar de que en principio se perdió en los tribunales, fue el inicio de la coordinación y creación de plataformas de pensionistas en Catalunya y muchos otros territorios del Estado.

Los recortes de las dos reformas de 2011 y 2013 tuvieron contestación, al principio minoritaria y desigual, pero de manera creciente, contra el llamado “factor de sostenibilidad” del PP (“cuanto más vivas, más pobre serás”) y el resto de medidas de recortes del derecho a las pensiones. Un derecho que, no lo olvidemos, está recogido en el Art. 50 de la CE.

Pero la eclosión del Movimiento, espontánea a la vez que coordinada, tuvo lugar a principios de 2018, en respuesta a la carta de Fátima Báñez (ministra de Trabajo y SS del PP) anunciando la mencionada “subida” de aquel año del 0,25%. Las personas pensionistas recibieron la carta como una falta de respeto, y las calles se llenaron de gentes rebeldes en contra de los recortes y en favor de unas pensiones dignas. También contra el “Pacto de Toledo”, visto éste como un instrumento para recortar y privatizar las pensiones públicas.

Más de cinco años de lucha pensionista
En prácticamente todos los territorios del Estado hubieron movilizaciones masivas, como las del sábado 17 de marzo de 2018 en más de 50 ciudades de todo el territorio. A lo largo de 2018 y 2019 la movilización fue creciendo, en frecuencia y participación, llegando al cenit con la manifestación del 16 de octubre de 2019 en Madrid, donde centenares de miles de personas pensionistas colapsaron el centro de la capital.

Paralelamente, en prácticamente todos los territorios se fueron desarrollando movilizaciones de periodicidad semanal, como los lunes al sol, que todavía hoy son un instrumento eficaz para mantener viva la lucha.

En el terreno organizativo, y además de la dinámica propia del fortalecimiento del Movimiento de Pensionistas de Euskal Herria (EHPM), en el conjunto del Estado fue  creciendo y consolidando la Coordinadora Estatal en Defensa de las Pensiones Públicas, COESPE, aglutinando mayoritariamente centenares de plataformas de pensionistas y coordinadoras territoriales, que se habían ido constituyendo de manera autónoma y de base.

La crisis de 2020.
En cuanto a sus orígenes y composición ideológica, el Movimiento social pensionista es plural y diverso. La influencia de los sectores sindicales colaboracionistas (decreciente, pero significativa) y, sobre todo, el giro de 180º de Podemos en su posición sobre las pensiones (que hasta entonces era solidaria con el Movimiento y contraria al Pacto de Toledo), para entrar en el gobierno presidido por el PSOE, provocaron una situación de desconcierto y división en el seno de la COESPE y del conjunto del movimiento.

A esta situación se añadieron los efectos antisociales de la pandemia, con el confinamiento y la dificultad de continuar la presencia en calles y plazas. Ante la crisis sanitaria y por ser la gente mayor “población de especial riesgo”, el Movimiento pensionista tuvo que renunciar a su principal arma: las manifestaciones y concentraciones en las calles y plazas.

Este debilitamiento fue aprovechado desde el poder: las mesas de concertación social, con los llamados agentes sociales (las patronales y la burocracia sindical de CCOO y UGT) se recompusieron y se resucitó un Pacto de Toledo, que solo un año atrás muchos lo daban por muerto.

Recomposición del movimiento: la Unidad de Acción Pensionista (UAP)
Con el objetivo de recomponer el movimiento y superar la ruptura, a finales de 2020 se creó un espacio espacio de encuentro y lucha unitaria, sin pretender recomponer la unidad orgánica del movimiento. Un espacio heterogéneo de las principales organizaciones pensionistas, que funciona por consenso y mutuo reconocimiento.

El primer encuentro telemático se produjo respondiendo a la convocatoria del MADPP en diciembre de 2020. Tras más de dos años y medio, actualmente integran la UAP estatal las siguientes organizaciones:

  • ASJUBI40, Asociación Jubilación Anticipada sin Penalizar,
  • COESPE, Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones,
  • EHPM, Movimiento de Pensionistas de Euskal Herria,
  • MADPP, Movimiento Andaluz en Defensa de las Pensiones Públicas,
  • MODEPEN, Movemento Galego en Defensa das Pensións e os Servizos Públicos,
  • UNIDAD COESPE, Coordinadora Estatal de Pensionistas,
  • Las Plataformas de Pensionistas de Badajoz, Móstoles…

(Movilizaciones y actividades organizadas por la Unidad de Acción pensionista EN 2021, 2022 Y 2023 en ANEXO Nº 1)

La tabla reivindicativa común. Debates en torno a la misma.

La unidad en torno a la tabla reivindicativa común es la piedra angular que permite al movimiento estar presente en los medios de comunicación y espacios públicos, y mantener su potencial reivindicativo. Los principales ejes son:

  • Las pensiones mínimas suficientes
  • La eliminación de la brecha de género
  • La Auditoría de las cuentas de la SS.
  • La revalorización de las pensiones según el IPC real.
  • Reducción de la edad de jubilación.
  • Reducción del período de cómputo para el cálculo de las pensiones.
  • Eliminación de los coeficientes reductores para largas carreras de cotización.
  • Luchar contra la privatización de las pensiones públicas.
  • Derogación de los recortes establecidos en las reformas de 2011, 2013, 2021, 2022 y 2023

El debate programático se mantiene vivo. Hay varios temas de la Tabla reivindicativa que, o bien se han aplazado por falta de acuerdo o necesitan tratarse más en profundidad por las diferentes organizaciones. Entre otros:

  • Las pensiones no contributivas.
  • El porcentaje de incremento de la base reguladora de las pensiones de viudedad.
  • El cómputo de los (15) mejores años de cotización, para calcular la pensión.

Breve balance de la Unidad de Acción Pensionista
A pesar de que la resistencia del Movimiento pensionista ha impedido algunas de las medidas más regresivas con las que se amenazaban a las pensiones públicas, las tres fases de la reforma del gobierno PSOE-UP y su ministro Escrivá (Ley 21/2021 de 28 de diciembre, Ley 12/2022 de 30 de junio y RDL 2/2023, de 16 de marzo) llegaron al BOE.

Sin embargo, el espacio de la Unidad de Acción Pensionista ha sido decisivo para que el movimiento no haya sido derrotado. Ha permitido el mantenimiento de la lucha, aunque de momento, y salvo convocatorias excepcionales y las protagonizadas por el MPEH en EuskalHerria, con respuesta cuantitativamente inferiores a las movilizaciones anteriores a la pandemia.

Como siempre, la lucha paga; también en circunstancias adversas. Ya conseguimos en su día derrotar el 0,25% y el factor de sostenibilidad del gobierno de Rajoy. Estimamos que nuestra lucha de hoy, unitaria en torno a objetivos comunes, cargada de razón, sigue haciendo que el poder no se sienta cómodo ni en un marco impune. Esto explica aspectos positivos como:

  • La propia subida de las pensiones del 8,5% en 2023. Aunque no compensa el aumento real de la cesta de la compra (de hecho y paradójicamente, este aumento coincide con el mayor empobrecimiento histórico de nuestra capacidad adquisitiva), esta revalorización difícilmente hubiera llegado si las gentes pensionistas no estuviéramos movilizadas.
  • No han conseguido imponer la anunciada ampliación del período de cómputo (a 35 años, e incluso hablaban de toda la vida laboral) para el cálculo de las pensiones.
  • Tampoco han conseguido poner en marcha la llamada Agencia Estatal de la Administración de la Seguridad Social, prevista en la ley 21/2021, que rechazamos por ser un mecanismo de privatización del patrimonio de la Seguridad Social.
  • Es de destacar también la admisión a trámite en el Parlamento Europeo, gracias al trabajo de nuestrxs compañerxs de ASJUBI-40, del debate sobre la sangrante penalización que sufren las personas (coeficientes reductores) con largas carreras de cotización, a la hora de jubilarse anticipadamente.

Estos avances, sin duda modestos e insuficientes, son posibles gracias al compromiso y la lucha de todas las personas y plataformas del Movimiento Pensionista. Insistir, persistir, nunca desistir.

Movilizaciones de otoño y más allá.
La voluntad de las organizaciones del Movimiento pensionista para continuar la lucha se mantiene y se proyecta para el próximo otoño en un marco unitario con el conjunto de movimientos sociales y el sindicalismo combativo. Entre otras iniciativas territoriales, se está consensuando una gran movilización para el próximo 28 de octubre, y también las que se desarrollarán con ocasión de la presidencia española de la UE, con la cumbre de Granada, entre otros eventos.

Los objetivos inmediatos, lógicamente, serán la consolidación y extensión de la lucha pensionista, en nuestros territorios e internacionalmente, su implicación solidaria con las reivindicaciones del conjunto de la clase trabajadora (pensiones y salarios, un binomio indisoluble) y el conjunto de las organizaciones sociales en defensa de los derechos sociales, los servicios públicos, y la dignidad de la vida en un planeta habitable.

La dimensión internacional y el encuentro europeo.
La lucha de la clase trabajadora francesa contra la reforma de las pensiones de Macron no ha pasado desapercibida para el Movimiento pensionista en el Estado español, como ya se ha relatado, poniendo de relieve la necesidad de caminar hacia la coordinación de las movilizaciones, comenzando por fomentar la solidaridad en encuentros a nivel europeo.

Desde Unidad de Acción Pensionista se propuso a las y los compañeros del Movimiento de Pensionistas de Euskal Herria (EHPM) la organización de un encuentro europeo en Bilbao para el mes de julio, que tuvo que ser aplazado por dificultades técnicas y logísticas de asistencia de algunas delegaciones. Se tiene intención de volver a convocar a principios del año que viene, en fecha todavía por determinar.

El análisis de la situación de las pensiones públicas a escala internacional y, más concretamente, a nivel europeo, permite visualizar que, aunque la situación sea diferente en cada país, los problemas de fondo a los que nos enfrentamos son iguales o muy parecidos. La voracidad especulativa del capital se traduce, en los diferentes países de la UE, en medidas neoliberales de la misma matriz: aumento de la edad de jubilación, empobrecimiento de las prestaciones, endurecimiento de las condiciones para acceder a la pensión, pensiones privadas o privatización de la gestión de las públicas, etc.

Esas políticas antisociales están fomentadas desde las propios centros de poder de la UE (Comisión Europea, BCE), convertida en brazo político del capital que, junto al brazo armado (OTAN), subyuga a los pueblos y les impone su agenda perversa. A la vez que imponen unas partidas económicas de escándalo para alimentar la guerra, cuestionan y recortan los derechos sociales de los pueblos, como el acceso a unas pensiones dignas, por considerar que “son inviables para la economía”.

Por lo tanto, si el enemigo de clase es el mismo para el conjunto de los pueblos europeos, si es la propia UE la que quiere arruinar las pensiones y los derechos de las gentes trabajadoras de los diferentes países europeos, si las medidas que se aplican para ello, son las mismas o similares, la dimensión internacional de las movilizaciones es la respuesta lógica, y el encuentro europeo que se propone es un paso obligado para coordinarla.

* Notas para mi exposición en el ciclo sobre pensiones El movimiento pensionista en el Estado Español: una experiencia inédita en Europa”, de la reciente XIII Universidad de Verano de Anticapitalistas.


Anexo 1

Resumen de las movilizaciones y actividad de LA UNIDAD DE ACCIÓN PENSIONISTA. (centralizadas y/o territoriales)

 

  • Año 2021
    • 25 de enero de 2021, movilización en los territorios contra los recortes y privatización.
    • 1 de marzo de 2021, movilización descentralizada contra el nuevo Pacto de Toledo por, entre otras razones, aumentar la brecha de género.
    • 17 de Abril de 2021, territorial, no a lo planes de pensiones de empresa,
    • Carta conjunta 28 de junio 2021 al Presidente del Gobierno.
    • Movilizaciones de 2 y 16 octubre de 2021 (centralizadas en Madrid)
    • Movilizaciones descentralizadas unitarias 13 de noviembre de 2021, contra la nueva reforma del Gobierno.
    • Movilización descentralizada 18 diciembre 2021, contra la inminente reforma de las pensiones (comunicado unitario 17 de diciembre).
    • Comunicado de Oposición a la reforma (Ley 21/2021, de 28 de diciembre).
  • Año 2022
    • Solidaridad movilizaciones Euskal Herria 15 enero 2022.
    • Movilización descentralizada 12 de febrero 2022.
    • Manifiesto 23/03/2022, “Por la retirada del proyecto de Ley para el fomento de los planes de pensiones de empleo”.
    • Movilizaciones centralizadas en Madrid (Congreso de los Diputados),para intentar parar el proyecto de Ley de los PPEs (Ley 112/2022), los días 19 de mayo y 9 de junio de 2022, día en que se aprobó dicha Ley.
    • Recogida de firmas 2022, físicas a partir del mes de abril y digitales a partir de junio.
    • 15 de octubre 2022, gran manifestación centralizada en Madrid.
    • 26 de octubre de 2022. Entrega en el Congreso de los Diputados de 000 firmas de apoyo a nuestras reivindicaciones. Carta dirigida a los grupos parlamentarios y reuniones con PSOE, UP, EHBildu, BNG y Compromís.
    • 19 de noviembre de 2022, movilizaciones descentralizadas territoriales, convocadas con las entidades sociales y sindicales, por las pensiones, los derechos sociales y los servicios públicos.
    • Comunicado 9 de diciembre de 2022, incluyendo el rechazo a la nueva reforma en ciernes, de aumento del los años del período de cálculo de las pensiones.
  • Año 2023
    • Comunicado conjunto de UA de 13 de enero de 2023, donde se hace balance de situación, resultados de la lucha pensionista y perspectivas de futuro.
    • Apoyo activo a las jornadas de lucha pensionista de Francia, contra la reforma de Macron: 19, 21 y 31 de enero; 16 de febrero; 7, 8, 9 y 23 de marzo, (con concentraciones delante de embajada y consulados), 6 de abril y 6 de junio.
    • Participación en la semana de encierro y ayuno organizada por el EHPM en Bilbao, entre los días 13 y 17 de marzo.
    • 23 de marzo.- Comunicado conjunto de rechazo a la nueva reforma de las pensiones, de aumento del período de cómputo, entre otras (RDL 2/2023, de 16 de marzo).
    • Abril de 2023, nueva carta a los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados, exigiendo el rechazo del RDL en el marco del debate parlamentario (que al final no se produjo por el adelanto de las elecciones generales). En él se incidía en la necesidad de la pensión mínima de 1.080 euros.
    • 25 de mayo, movilización en Madrid delante el Congreso de los Diputados, para exigir la pensión mínima de 1.080 euros (también se hizo en otros territorios).
    • Convocatoria del primer encuentro pensionista europeo en Bilbao, que se iba a celebrar los días 20 y 21 de julio, que al final se ha pospuesto para el próximo mes de enero.
    • Carta conjunta del 13 de julio, a los partidos políticos, ante las elecciones generales del 23J.

Anexo 2

Tabla reivindicativa incluida en el último comunicado de las organizaciones de Unidad de Acción pensionista estatal (carta a los partido políticos) del 13 de julio de 2023.

  • Garantizar que la pensión mínima contributiva de una persona pensionista con cónyuge no a cargo sea cuando menos igual al salario mínimo interprofesional (SMI), actualmente 080€.
  • Eliminación de la escandalosa brecha de género, en salarios y pensiones, que en parte se mitigaría con la consecución del objetivo anterior.
  • La realización inmediata de la auditoria de las cuentas de la Seguridad Social, aprobada por el Parlamento en la Ley 21/2021, que continúa sin cumplirse.
  • Eliminación del requisito exigido de 2 años de cotización en los quince últimos años para poder acceder a la pensión.
  • Actualización de las pensiones y salarios según el IPC acumulado anual, compensando las pérdidas de poder adquisitivo mediante la correspondiente paga, con efectos retroactivos desde 2022.
  • Volver a la edad de jubilación a los 65 años, en el camino de su reducción en el futuro, para reducir el paro juvenil.
  • Reducir el período de cómputo para el cálculo de las pensiones a los 15 años de cotización, situación anterior a la reforma de 2011.
  • Garantizar una tasa de reemplazo (diferencia entre el último salario y la pensión) del 90% para salarios inferiores a 1.500€ y del 80% para el resto.
  • Garantizar la financiación del SPP, equiparando el SMI al 60% del salario medio y creando empleo de calidad mediante la reducción de la jornada laboral y la intervención pública. Cumplimiento del art. 50 de la CE, que en caso necesario debe ser con cargo a los PGE.
  • Incrementar el porcentaje de la base reguladora que corresponde a las pensiones de viudedad.
  • Derogar los coeficientes reductores de la jubilación anticipada para las personas que cotizaron 40 o más años, tal como se propone en las PNLs aprobadas en los Parlamentos autonómicos y el propio Congreso en 2005, y en el Senado en 2020.
  • Derogar la Ley de Promoción e Impulso de los Planes de Pensiones de Empleo para impedir el desvío de cotizaciones sociales, y otros ingresos públicos, de la Seguridad Social a las entidades financieras.
  • Apertura de un diálogo permanente con los movimientos y plataformas de pensionistas que firman esta declaración para estudiar la derogación de los recortes establecidos en las reformas de 2011, 2013, 2021, 2022 y 2023, especialmente el retraso de la edad de jubilación y el incremento del período de cálculo de la pensión.”

 

Tomado de vientosur.info

Visitas: 5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email