En África, céntrate en los bosques

África, al igual que otros continentes, se enfrenta a una cubierta forestal cada vez más reducida como resultado de la expansión de la agricultura de exportación y la tala, la mayor parte de la cual es ilegal.

Los bosques de África están amenazados por la acelerada comercialización de la tierra del continente. Si bien la atención se centra a menudo en el bosque ecuatorial de África central, el bosque seco debajo de la franja sahelosahariana y en gran parte del sur de África se encuentra en una crisis aún más grave.
Bosques africanos en peligro

Durante la colonización, los bosques fueron explotados bajo la forma legal de concesiones. Bajo este sistema, el estado colonial transfirió todas sus prerrogativas a empresas privadas. Estas empresas cultivaban cultivos de exportación como cacao, café, caucho, palma aceitera, etc., en detrimento de los bosques. Cuando los países africanos obtuvieron su independencia, este tipo de economía agrícola continuó.

Como resultado, durante décadas los bosques fueron diezmados. Côte d’Ivoire es un buen ejemplo. Entre 1900 y 2021, el país perdió el 80% de su superficie forestal, principalmente por las exportaciones de cacao.

Al igual que el Amazonas, los bosques de África son una formidable trampa de carbono. El bosque del Congo almacena 50 mil millones de toneladas de carbono. Ayudan a regular el clima y son el hogar de muchas especies de flora y fauna. Para casi 100 millones de personas, también son una fuente directa o indirecta de alimentos, salud y materiales de construcción.

Tráfico ilegal y lucrativo

Cada año, casi cuatro millones de hectáreas de bosque desaparecen en África como resultado de la financiarización de los bosques. Esto toma la forma de políticas de acaparamiento de tierras que benefician a las grandes multinacionales, con la complicidad de los líderes de los países africanos. El objetivo es desarrollar operaciones agrícolas y mineras de exportación.

El otro factor que exacerba la deforestación es el comercio de madera. La tala ilegal se ha disparado como resultado de una demanda muy fuerte del mercado asiático. Representa una pérdida de 17 mil millones de dólares para el continente. En Uganda, por ejemplo, la madera talada ilegalmente representa el 80% del volumen total.

Este tipo de tráfico no puede tener lugar sin la complicidad de políticos y altos funcionarios. En 2019, el Ministro de Bosques de Gabón, Guy-Bertrand Mapangou, estuvo implicado en el tráfico de kevazingo, una madera preciosa. En Zambia, fueron los allegados al expresidente Edgar Lungu los que estuvieron involucrados en un asunto similar.

Conservación fácil de usar

Bajo la presión internacional, los gobiernos africanos involucrados han introducido medidas legales para proteger sus bosques. Pero los resultados han sido magros, principalmente por falta de recursos, pero también por la corrupción.

Tales políticas alientan a las comunidades forestales a participar en este comercio, prefiriendo beneficiarse de las ganancias financieras inesperadas en lugar de ser meros espectadores. La precaria situación de tenencia de la tierra en la que viven las comunidades no las incentiva a realizar actividades forestales sostenibles. Como dijo un líder comunitario: “Las empresas entran, operan parcelas de nuestros bosques sin consultarnos, y cuando protestamos, sacan un documento oficial que dice que están autorizados a hacerlo. Nos quedamos allí parados impotentes cuando estos bosques sin duda nos pertenecen”.  [ 1 ]

La mejor manera de proteger los bosques es que permanezcan bajo el control de la comunidad. Esto significa asegurar sus títulos de propiedad y respetar su forma de vida. Como dijo un líder indígena: “Hemos vivido en el bosque durante miles de años y siempre lo hemos utilizado de manera sostenible. De hecho, los inventarios realizados muestran que los recursos se están preservando, el resultado de lo que los científicos llaman conservación convivencial. En otros Es decir, una relación armoniosa entre la naturaleza y el ser humano, muy lejos de la sobreexplotación y saqueo de los recursos forestales que prevalece actualmente.

Traducido por International Viewpoint de l’Anticapitaliste .

Tomado de internationalviewpoint.org

Visitas: 12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email