Donald Trump puede enfrentar 4 acusaciones antes del día de las elecciones

Si tiene problemas para hacer un seguimiento de las acusaciones, tanto actuales como futuras, contra Donald Trump, no está solo. Trump ha sido acusado en un tribunal del estado de Nueva York por intentar ocultar pagos de dinero secreto a la estrella porno Stormy Daniels, y en un tribunal federal por ocultar información clasificada de defensa nacional en Mar-a-Lago. Se enfrenta a cientos de años de prisión si es declarado culpable.

Según los informes, se presentarán acusaciones adicionales contra Trump: una en un tribunal federal por su papel en la insurrección del 6 de enero de 2021 y otra en el tribunal estatal de Georgia por interferencia ilegal en las elecciones presidenciales de 2020.

En caso de que Trump gane las elecciones presidenciales de 2024, probablemente podría hacer que las acusaciones federales (y cualquier condena federal) desaparezcan, aunque un presidente nunca se ha perdonado a sí mismo. El poder de indulto presidencial, sin embargo, no se extiende a los delitos estatales. Es por eso que los abogados de Trump intentaron (aunque sin éxito ) que la acusación de Nueva York se trasladara a un tribunal federal.

Acusación pendiente en Nueva York por intentar ocultar pagos de dinero secreto a Stormy Daniels

Trump enfrenta cargos en la corte del estado de Nueva York por falsificar registros comerciales para ocultar a los votantes su comportamiento adúltero con Stormy Daniels durante las elecciones de 2016.

El 30 de marzo, el fiscal de distrito de Manhattan, Alvin Bragg, presentó una acusación de 34 cargos contra Trump por “falsificación de registros comerciales en primer grado”. La Declaración de hechos que acompaña a la acusación dice: “El acusado DONALD J. TRUMP falsificó repetida y fraudulentamente los registros comerciales de Nueva York para ocultar una conducta delictiva que ocultaba información perjudicial del público votante durante las elecciones presidenciales de 2016”.

La acusación acusa que Trump hizo entradas falsas en los registros comerciales “con la intención de defraudar y la intención de cometer otro delito y ayudar y ocultar la comisión del mismo”, lo que viola la Ley Penal 175.10 . Podría recibir un máximo de cuatro años de prisión por cada cargo.

Bajo la dirección de Trump, su abogado y reparador Michael Cohen pagó $ 130,000 a Daniels. Además, American Media, Inc. (AMI), propietaria de National Enquirer , pagó a la ex modelo de Playboy Karen McDougal 150.000 dólares. AMI participó en una operación de “atrapar y matar” en la que compró los derechos exclusivos de la historia de McDougal sin planes de publicarla. El propósito era evitar que Daniels y McDougal hablaran públicamente sobre sus relaciones sexuales con Trump mientras estaba casado, “con el propósito principal de influir en las elecciones”.

El juez Juan Merchan fijó la fecha del juicio para el 25 de marzo de 2024. Eso es tres semanas después del Súper Martes, cuando la mayor cantidad de estados celebran sus primarias presidenciales.

Acusación federal pendiente por ocultar información clasificada de defensa nacional en Mar-a-Lago

El abogado especial Jack Smith, designado por el fiscal general Merrick Garland, acusó a Trump de 37 cargos por retención, ocultación y mal manejo de documentos clasificados que contenían información de defensa nacional.

La acusación , presentada el 8 de junio, acusa a Trump de 31 cargos de retención deliberada y no autorizada de información de defensa nacional en violación de la Ley de Espionaje. Cada cargo conlleva un máximo de 10 años de prisión.

Para una condena, la información clasificada debe relacionarse con la defensa nacional y el acusado debe tener “motivos para creer [que] podría usarse en perjuicio de los Estados Unidos o en beneficio de cualquier nación extranjera”. Todos menos uno de los 31 documentos fueron clasificados en el nivel “secreto” o “ultrasecreto”.

Según la acusación:

Los documentos clasificados que TRUMP almacenó en sus cajas incluían información sobre las capacidades de defensa y armas tanto de los Estados Unidos como de países extranjeros; programas nucleares de los Estados Unidos; vulnerabilidades potenciales de los Estados Unidos y sus aliados a un ataque militar; y planes para posibles represalias en respuesta a un ataque extranjero. La divulgación no autorizada de estos documentos clasificados podría poner en riesgo la seguridad nacional de los Estados Unidos, las relaciones exteriores, la seguridad de las fuentes militares y humanas de los Estados Unidos y la viabilidad continua de métodos sensibles de recopilación de inteligencia.

La acusación establece que cuando ya no era presidente, Trump le mostró a un escritor, a un editor y a dos miembros de su personal que no tenían autorización de seguridad algunos de los documentos en Mar-a-Lago. Trump dijo: “Mira lo que encontré, este era el plan de ataque [del alto oficial militar], léelo y muéstralo. . . es interesante.”

Durante una reunión con un representante de su comité de acción política que no tenía autorización de seguridad, Trump “comentó que una operación militar en curso en el País B no iba bien”. “Le mostró al Representante del PAC un mapa clasificado del País B y le dijo al Representante del PAC que no debería mostrarle el mapa al Representante del PAC y que no se acercara demasiado”.

La acusación también alega que Trump sugirió a sus abogados que mintieran al FBI y al gran jurado acerca de entregar todos los documentos que legalmente estaba obligado a entregar. Trump ordenó a su ayudante de toda la vida, Walt Nauta, que moviera varias cajas para ocultarlas del abogado de Trump, el FBI y el gran jurado.

Trump también está acusado de cinco cargos de ocultar la posesión de documentos clasificados, incluida la conspiración para obstruir la justicia y la retención de documentos. Podría recibir un máximo de 20 años por cada cargo.

Y Trump enfrenta dos cargos de hacer declaraciones falsas al FBI. Cada cargo conlleva un máximo de cinco años de prisión.

Nauta está acusado de seis cargos, cinco de los cuales también fueron presentados contra Trump.

Aunque los abogados de Trump intentaron obtener un (inaudito) aplazamiento indefinido del juicio hasta después de las elecciones de 2024 (después de las cuales podría ejercer un indulto presidencial si ganaba), la jueza Aileen Cannon los rechazó. Un designado de Trump, cuyo fallo anterior en el caso que favorecía a Trump fue anulado por un tribunal de apelaciones, Cannon fijó la fecha del juicio para el 20 de mayo de 2024. Eso es menos de dos meses antes del inicio de la Convención Nacional Republicana.

Debido a la complejidad de los temas, incluida la operación de la Ley de Procedimientos de Información Clasificada (CIPA), esa fecha podría extenderse. CIPA rige el proceso para determinar qué información clasificada se puede utilizar en los tribunales y cómo. Es probable que sea objeto de numerosas mociones legales.

Próxima acusación federal por fraude electoral e insurrección del 6 de enero

El 18 de julio, Trump reveló que el Departamento de Justicia le entregó una “ carta de destino ” por tres delitos relacionados con el 6 de enero. Incluyen Conspiración para defraudar a los Estados Unidos ( 18 USC sec. 371 ), Obstrucción de un procedimiento oficial ( 18 USC sec. 1512 ), y conspiración para privar a las personas de sus derechos ( 18 USC sec. 241 ). Una carta objetivo significa que invariablemente se presentarán cargos.

Si bien los cargos de conspiración para defraudar y obstrucción no fueron inesperados , la conspiración contra los derechos es algo sorprendente.

Esta ley, ahora codificada en 18 USC 241, se promulgó durante la Reconstrucción para permitir el enjuiciamiento federal de los blancos del sur, incluidos los miembros del Ku Klux Klan, que cometieron actos de terrorismo para evitar que los negros anteriormente esclavizados votaran. Recientemente se ha utilizado para enjuiciar conspiraciones de fraude electoral.

El estatuto de conspiración contra los derechos tipifica como delito grave que alguien “conspire para herir, oprimir, amenazar o intimidar a cualquier persona” en el “libre ejercicio o goce de cualquier derecho o privilegio que le garantiza la Constitución o las leyes de los Estados Unidos”. .” Este delito se castiga con un máximo de 10 años de prisión.

Para respaldar esta acusación, el fiscal especial Smith podría citar las acciones ilegales de Trump y sus cómplices, incluidos los abogados John Eastman y Rudy Giuliani, para presionar al entonces vicepresidente Mike Pence a violar su deber constitucional de certificar a los electores debidamente elegidos ante el tribunal. sesión conjunta del Congreso. Smith también podría invocar las acciones y declaraciones de Trump y sus cómplices que condujeron a la insurrección del 6 de enero.

Los votantes cuyos derechos se vieron amenazados pueden incluir a aquellos que votaron en estados donde Trump y sus aliados intentaron presentar listas de electores falsas, todos los votantes que votaron por Biden o todos los que votaron en las elecciones.

La conspiración para defraudar a los Estados Unidos, que conlleva un máximo de cinco años de prisión, probablemente se basaría en el esquema de Trump y sus cómplices para presentar electores falsos al Congreso para cambiar los resultados de las elecciones. Cuando no lograron inducir a Pence a bloquear a los electores de Joe Biden o retrasar el conteo electoral, orquestaron una insurrección para evitar que el Congreso se reuniera en sesión conjunta y certificara la victoria de Biden.

El delito de Entorpecimiento de un Procedimiento Oficial, sancionado con un máximo de cinco años de prisión, puede sustentarse en la prueba de la presentación de electores falsos para interferir en el correcto conteo de las papeletas. La presión sobre Pence para que viole su deber constitucional y detenga el conteo o suspenda la certificación de los electores también sustenta la acusación. Al igual que la violenta toma del Capitolio para obstruir la certificación de las elecciones.

En marzo de 2022, el juez del Tribunal de Distrito de EE. UU., David O. Carter, consideró ” más probable que no ” que Trump y Eastman cometieron una conspiración para defraudar a los Estados Unidos y obstruir un procedimiento oficial. Además, el Comité Selecto bipartidista de la Cámara para Investigar el Ataque del 6 de enero al Capitolio de los Estados Unidos hizo referencias criminales de Trump y sus cómplices al Departamento de Justicia por los mismos dos delitos.

Próxima acusación de Georgia por interferencia ilegal en las elecciones de 2020

La fiscal de distrito del condado de Fulton, Fani T. Willis, en el área de Atlanta, convocó a dos grandes jurados para investigar los intentos de anular la victoria de Biden en las elecciones presidenciales de 2020.

Willis comenzó su investigación días después de que se hiciera pública una grabación de una llamada telefónica de enero de 2021 de Trump al secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger. En la llamada, Trump instó a Raffensperger a “encontrar” suficientes votos para anular el victorioso recuento de votos de Biden en Georgia. Trump también llamó a la jefa de elecciones del estado de Georgia y le pidió que encontrara irregularidades en el proceso de votación de Georgia.

Además, los fiscales están examinando el esquema para certificar una lista de falsos electores para desafiar a los electores debidamente elegidos que le dieron a Biden la mayoría en Georgia.

Un gran jurado especial recomendó acusaciones para más de 12 personas, probablemente incluido Trump , después de escuchar siete meses de evidencia. Se centró en gran medida en Giuliani, Eastman, el exjefe de gabinete de Trump, Mark Meadows, y Jeffrey Clark, un funcionario del Departamento de Justicia que intentó ayudar a Trump a anular los resultados de las elecciones en Georgia.

El 17 de julio, la Corte Suprema de Georgia rechazó por unanimidad la moción de Trump para descalificar a Willis y suprimir el informe del gran jurado especial que recomendaba las acusaciones.

El gran jurado que está deliberando sobre si devolver las acusaciones se formó a mediados de julio.

Los cargos estatales que, según los informes, los fiscales de Georgia están considerando incluyen solicitud para cometer fraude electoral; conspiración para cometer fraude electoral; solicitación de un funcionario público o político para que no cumpla con sus deberes; y solicitación para destruir, desfigurar o eliminar boletas. Los actos solicitados no tienen que haber sido realizados; el crimen se completa con la solicitud.

Algunos de estos delitos estatales podrían incluirse en cargos de crimen organizado , lo que requiere prueba de la existencia de una “empresa” y un patrón de actividad de crimen organizado basado en dos delitos determinantes.

Willis ha sugerido que presentará una decisión de acusación antes del 18 de agosto.

¿Cómo afectarán las acusaciones de Trump a las elecciones?

Es demasiado pronto para predecir cómo afectarán las acusaciones contra Trump a las elecciones presidenciales de 2024. Aunque su popularidad pareció aumentar después de sus dos primeras acusaciones, la última encuesta muestra que las cifras de favoritismo de Trump están disminuyendo.

FiveThirtyEight informa que los números favorables de Trump han bajado recientemente. Al 23 de julio, alrededor del 58 por ciento de los estadounidenses consideraban a Trump desfavorablemente y solo el 39 por ciento lo veía favorablemente. Probablemente retendrá gran parte de su base leal, pero es posible que algunos se desprendan a medida que aumenten sus problemas criminales.

Mientras tanto, Ciudadanos por la Responsabilidad y la Ética en Washington (CREW) publicó un informe de 90 páginas que concluye que se debe prohibir que Trump vuelva a ocupar el cargo debido a su papel central en la insurrección del 6 de enero y sus esfuerzos por anular los resultados de las elecciones.

CREW citó la Sección 3 de la Enmienda 14 , que prohíbe que cualquier persona que haya cometido “insurrección o rebelión” o “dado ayuda o consuelo a los enemigos de los Estados Unidos” ocupe un cargo electo. Para encontrar que alguien se involucró en la insurrección, la Enmienda 14 no requiere una condena penal.

Aunque la participación fundamental de Trump en la insurrección del 6 de enero constituye una “insurrección” suficiente para activar la Sección 3 de la Enmienda 14, es poco probable que el Congreso, tal como está constituido actualmente, lo descalifique para volver a ocupar el cargo. Requeriría un voto mayoritario de ambas cámaras del Congreso.

Tomado de truthout.org

Visitas: 10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email