¿Debemos tener hijos? Una investigación del mandato bíblico de “ser fructíferos y multiplicarse”

Chevruta es una columna que tiene como objetivo abordar los problemas éticos y espirituales que enfrenta la izquierda. Para cada entrega de la columna, llamada así por el método tradicional de estudio judío, en el que un par de estudiantes analizan juntos un texto religioso, Jewish Currents unirá a pensadores y organizadores de izquierda con un rabino o estudioso de la Torá. Los activistas traerán una pregunta urgente que surge en su propio trabajo; el erudito de la Torá los guiará en la exploración de su pregunta a través del texto judío. Al derivar las cuestiones políticas contemporáneas a través de fuentes religiosas tradicionales, esperamos descubrir vías nuevas e inesperadas para investigar los problemas más apremiantes de la actualidad.

Puede encontrar una versión en audio de esta conversación aquí y una hoja de referencia independiente para el estudio en grupo aquí .

La famosa frase “Fructificad y multiplicaos”—פרו ורבו (p’ru u’r’vu) en hebreo—aparece por primera vez en el libro de Génesis como una bendición dada por Dios a los primeros humanos, pero luego fue interpretada por comentaristas rabínicos como un mandamiento. Hoy en día, este mandamiento es típicamente invocado como el lema de una teología conservadora que entiende la procreación biológica como la forma más esencial de creación y sostiene a la familia nuclear como el paradigma de las estructuras de parentesco humano.

Una visión muy diferente del parentesco aparece en el libro de 2022 de la teórica feminista Sophie Lewis, Abolir la familia: un manifiesto para el cuidado y la liberación . Para Lewis, la familia es “el nombre que usamos para el hecho de que el cuidado está privatizado en nuestra sociedad”, una institución que, como han argumentado los pensadores radicales durante siglos, extrae trabajo no remunerado, impone intimidades violentas y suprime posibilidades alternativas. Lewis imagina, por el contrario, un mundo de maternidad colectiva de camaradería “en el que todas las personas son cuidadas por muchos”.

Quizás sorprendentemente, dada la reputación heteropatriarcal de la tradición textual judía, el libro de Lewis me pareció claramente rabínico. Los rabinos fueron sorprendentemente ambivalentes sobre el mandato de ser fructíferos y multiplicarse, en parte porque su profundo amor por la Torá y entre ellos, a veces los puso en tensión con esta mitzvá fundamental.

En nuestra jevruta, Lewis y yo exploramos un texto talmúdico del tratado Yevamot que confronta a una figura rabínica que se ha negado a procrear. A través de su ejemplo, los rabinos del Talmud normalizan una incomodidad con esta práctica aparentemente esencial de la procreación biológica y nos ofrecen una forma de complicar, y potencialmente subvertir, el estado de la procreación en la mente rabínica y en nuestro mundo.

—Laynie Soloman

Laynie Soloman: ¿Qué te trae a esta conversación sobre rehacer las relaciones de parentesco en la actualidad?

Sophie Lewis: La pregunta que me interesaba plantearte es esencialmente: “¿Por qué deberíamos hacer una nueva vida humana?” Sé que el mandato bíblico es “fructificar y multiplicarse”. ¿Hay alguna manera de hacer esto sin necesariamente procrear? Estoy bastante apegado a la importancia política y ética de celebrar las llamadas vidas sin hijos o sin hijos. Y hay un estigma y una sensación de fracaso que se impone injustamente a las personas que, por la razón que sea, no quieren o no pueden procrear. Tengo curiosidad por lo que la Torá tiene que decir al respecto.

¿Qué te trae por aquí, Laynie?

Laynie: Paso mis días enseñando Talmud en SVARA, una ieshivá para gente queer y trans. Encuentro que en nuestra comunidad a veces soy capaz de aprovechar modos de relaciones que tocan los modelos utópicos de cuidado imaginados por los abolicionistas familiares. Y me conmueven las oportunidades que podemos encontrar en nuestra tradición para cuestionar y explotar nociones de parentesco que son hegemónicas en este momento.

El texto que traje para nosotros va directamente al vientre de la bestia, por así decirlo, y estoy entusiasmado con lo que haremos de él. Pero primero, ¿hay alguna suposición que estés aportando al texto antes de que podamos conocerlo en sus propios términos?

Sophie: Supongo que tengo la sensación de que la procreación es una práctica obligatoria en la tradición judía, como lo es en la mayoría de las tradiciones que conozco. Y una vaga expectativa de que la sangre tendrá mucha importancia.

Laynie: Así que el texto que traje es del Talmud. [1] Y es un texto que, cuando lo aprendí, me pareció extremadamente extraño. Pero generalmente no se lee de esa manera, que es como se mantuvo en la tradición. Así que estoy emocionado de ver dónde, en todo caso, encuentras esas resonancias.

Sofía lee.

Se enseña en una Baraita [2] que el rabino Eliezer dice: Cualquiera que no se comprometa con la mitzvá de ser fructífero y multiplicarse es considerado como si derramara sangre, como se afirma: “Quien derrame la sangre del hombre, por el hombre su sangre será derramada”, [3] y está escrito inmediatamente después: “Y vosotros, fructificad y multiplicaos . [4]

Laynie: Así que ya estamos en el mundo de la sangre, como predijiste, Sophie. ¿Cuál es su sentido de este primer párrafo?

Sophie: A primera vista, es muy sorprendente. Parece estar diciendo que no hacer bebés es equivalente a un asesinato. Supongo que no estoy del todo convencido por la lógica del rabino Eliezer aquí, que podemos tomar algo particular del hecho de que una declaración sobre el asesinato castigado con la ejecución está justo al lado de un mandato judicial para ser fructífero.

En mi trabajo, verán que me interesa mucho la idea de una especie de “fructificación”, una multiplicación de relaciones. Hay algo interesante en esta frase, es un quiasmo literario: “el que derramare sangre de hombre por el hombre, su sangre será derramada”. Puede ser tan simple como lo que dije: “Si cometes un asesinato, serás ejecutado por tu prójimo”. Pero al leerlo un poco de lado, podrías decir, en realidad, ¿es esta una línea de Beyoncé? ¿Como, “si me lastimas, te lastimas a ti mismo”? [5] En un nivel, parece estar diciendo que si derramas la sangre de la humanidad, estás derramando tu propia sangre.

Simona Sergio/Unsplash

Laynie: Parte de lo que estás diciendo es que el rabino Eliezer no está equivocado. Está afirmando algo cierto: sin estructuras de atención, la gente muere.

Sofía: Sí, absolutamente. Mi primer libro se tituló Full Surrogacy Now y, lamentablemente, a menudo todavía se malinterpreta, especialmente por personas que no lo han leído, como una especie de llamado a expandir la práctica de la subrogación gestacional, en la que los “padres encargados” contratan a un “tercero” para hacer el trabajo del embarazo. Curiosamente, la subrogación tiene muchos precedentes bíblicos y talmúdicos: en Génesis, por ejemplo, la esclava Agar da a luz a un bebé, de Avram, en nombre de Sarai. [6]Pero mi libro es muy crítico con todo el edificio del parentesco como propiedad privada, y aunque critico la industria de la subrogación tal como opera actualmente, también estoy argumentando que el parentesco “sin ayuda”, sin subrogación, no existe. Invito a todos a reconocer las relaciones de subrogación en todas partes, a hacerlas explícitas y a multiplicarlas, aun sabiendo que podría dar un poco de miedo si llegamos a un punto en el que ya no podemos decir quién es el padre “adecuado” de cualquier cosa. Eso es lo que sería la “subrogación completa”: una situación en la que la naturaleza más ampliamente colectiva de la maternidad ha disuelto la institución patriarcal de la maternidad.

Siempre he pensado que el eslogan de la [teórica feminista] Donna Haraway, “Crear parientes, no bebés” sería mejor redactado, “hacer parientes, y tal vez bebés”. En realidad, está bastante en contra de la procreación humana en este momento, y he luchado con esto públicamente porque creo que la línea política no es muy prometedora: la gran cantidad de seres humanos es un factor mucho menor en la crisis ecológica que nuestro modo de producción capitalista, y por lo que sé, cada vez que se ha intentado en el pasado, la política del antinatalismo siempre ha sido racista, colonial, clasista y matrofóbica. Pero estoy en deuda con la insistencia de Haraway en la formación de parientes y en la práctica de la camaradería, un unirnos a nosotros mismos y a los demás a través de las fronteras, incluidas las fronteras potenciales de las especies. A eso me refiero cuando hablo de “fructificar y multiplicarse”.

Laynie: Me encanta eso. Aprendí este texto con el sentido patriarcal de propiedad adjunto, en la forma en que el rabino Eliezer podría estar diciendo: “Si no tienes hijos, cortarás tu linaje biológico y patriarcal y, por lo tanto, morirás”. Tengo curiosidad por saber si hay una manera de leer al rabino Eliezer con esta lectura ampliada de ser fructífero y multiplicarse en mente.

Sophie: De hecho, creo que siempre es un poco imposible practicar la herencia basada en la sangre a través de la construcción de la familia. Eso en sí mismo es un poco ficticio. Existe esta observación clásica en la filosofía feminista de que, hasta hace poco, con las pruebas de ADN, no se podía estar seguro de la paternidad, lo cual es un factor impulsor en algunas de las ansiedades para garantizar que la continuidad de la sangre se pueda mantener o hacer cumplir.

Laynie: La ansiedad y el énfasis se sienten como si fueran de la mano.

Sophie: Es interesante pensar en cómo la prescripción ética aquí también podría interpretarse como no biológica: si no estás creando parentesco de alguna manera, si no estás multiplicando las relaciones, si no estás atendiendo a los demás humanos, estás derramando sangre. Tal vez podrías verlo de esa manera.

¿Leo la segunda parte?

Sofía lee.

Rabí Ya’akov dice: Es como si él disminuyera la Imagen Divina, como se dice: “Porque a imagen de Dios hizo Él al hombre”, [7] y está escrito inmediatamente después: “Y vosotros, sed fecundos y multiplicaos”. [8]

Laynie: Así que aquí tenemos una especie de modo de pensar similar al del rabino Eliezer, tomando dos versículos que están cerca uno del otro y derivando el significado de su yuxtaposición. Mientras que el rabino Eliezer enganchó el énfasis de ser fructífero y multiplicarse en “derramar sangre”, el rabino Ya’akov lo está enganchando en la declaración, “porque a la imagen de Dios hizo Él al hombre”. Así que hay algo acerca de ser fructífero y multiplicarse que se trata de la magnificación de Dios; mientras que abstenerse de ser fructífero y multiplicarse socava o disminuye la imagen de Dios. ¿Qué opinas?

Sophie: Supongo que es interesante, quiero decir, hablando de Dios, ¿cómo procreó?

Laynie: ¡Ajá! La “procreación” de Dios fue creación .

Michal Hlaváč/Unsplash

Sophie : Aún así, es mucho, ¿no es así, esta idea de que estás insultando la imagen de Dios porque no vas a tener un bebé? Dáme un respiro.

Laynie: Me di cuenta de que esta declaración del rabino Ya’akov me pareció más dura que la del rabino Eliezer, lo que me sorprendió considerando que en este último, el adulto no reproductivo es como un asesino.

Sophie: Porque el rabino Eliezer lo deja en un plano mortal.

Laynie: Si. Con el rabino Ya’akov, es cósmico, mítico y trascendente.

Sophie: Hay una sensación de potencial frustrado que las personas a veces sienten si no han podido tener hijos. Creo que esto se cierne sobre la cultura en algún sentido: que si no tienes hijos, estás insultando algún principio cósmico. Estás frustrando tu propósito.

Laynie: Personalmente, siento esta transfobia internalizada en la que pienso: “No estoy haciendo lo que me pusieron en la Tierra con mis capacidades reproductivas”. ¿Es eso lo que dice el rabino Ya’akov? ¿O el rabino Ya’akov es más como, “No, los bebés que habrían emergido! Esa es la imagen divina que está siendo socavada”? Ambos se sienten realmente estresantes para mí.

Sophie: Hasta ahora lo estamos haciendo muy bien. No hay presión sobre nadie.

Laynie: ¿Deberíamos llevar a Ben Azzai a la habitación?

Sofía lee.

Ben Azzai dice: Es como si derramara sangre y también disminuyera la Imagen Divina, como dice: “Y vosotros, sed fecundos y multiplicaos”, tras el verso que alude tanto al derramamiento de sangre como a la Imagen Divina.

Sophie: Así que supongo que ahora tenemos ambos.

Laynie: Así es. ¿Por qué elegir cuando puedes tener ambas cosas?

Sofía: ¡ Pero espera!

Sofía lee.

Dijeron a ben Azzai: Hay un tipo de erudito que expone bien y cumple bien sus propias enseñanzas, y otro que cumple bien y no expone bien. Pero tú, que nunca te has casado, expones bien la importancia de la procreación, y sin embargo no cumples bien tus propias enseñanzas.

Laynie: Duro.

Sophie: Quemadura enferma. ¿Quiénes son “ellos” aquí, Laynie? ¿Solo miembros generales de la comunidad?

Laynie: Sí, es como una comunidad de académicos. Están diciendo, esencialmente: “Buena historia, pero ¿dónde están tus hijos?”

Sophie: ¿Leo su respuesta?

Sofía lee.

Ben Azzai les dijo: ¿Qué debo hacer, ya que mi alma anhela la Torá y no deseo tratar con nada más? Es posible que el mundo sea mantenido por otros, que están comprometidos con la mitzvá para que sea fructífero y se multiplique.

Laynie: Siempre me sorprende este momento. Aprecio mucho que la ilusión de la perfección no se encuentre por ningún lado aquí. Ben Azzai está lidiando con su desalineación con la tradición, luchando con lo que podríamos entender como una estructura familiar nuclear y tal vez anhelando una conexión más allá de esa estructura. Y el Talmud habla de ello. No es un secreto. es publico Llegamos a aprender de su agarre.

Sofía: Muy interesante. Ya sabes, estoy tan inmerso en este tipo de artistas, pensadores y utópicos radicales “repro” de los años 60 y 70, incluida Mierle Laderman Ukeles. Ukeles era una artista de la ciudad de Nueva York que logró inventar el papel de artista residente en el Departamento de Saneamiento de Nueva York, donde buscó convertir en arte las prácticas de eliminación de basura que hacen que la ciudad de Nueva York funcione todos los días. Escribió un “Manifiesto por el arte de mantenimiento”, que era una especie de crítica feminista a la idea de que el arte y el mantenimiento son completamente irreconciliables, que no se puede mantener y crear al mismo tiempo.

Y debido a que ben Azzai usó la palabra “mantener”, no pude evitar hacer la conexión. Quiero decir, seguro: “Es posible que el mundo sea mantenido por otros”. Así es, por desgracia, así es. Hay quienes están habilitados para estar en público por todos aquellos que están relegados a las esferas de lo no creativo. Esta división del trabajo por género también opera a escala planetaria, en un guión neocolonial: quién llega a ser “creativo” frente a quién simplemente hace vida, y así sucesivamente. Kalindi Vora y Neda Atanasoski llaman a la ocultación tecnológicamente mediada de los sistemas de apoyo planetario del norte global “humanidad sustituta”.

Sin embargo, aunque sé que la división entre arte y mantenimiento debe superarse, que debemos encontrar una forma justa de distribuir la prerrogativa de hacer ambas cosas, no puedo evitar reírme al leer a ben Azzai. Es muy identificable para alguien como yo, que también es un erudito, cuya alma anhela los libros. Estoy literalmente en un retiro de escritura en este momento, donde otras personas me mantienen, me preparan comidas mientras me refugio con una pila de libros en una cabaña, trabajando en un manuscrito. Me encanta el privilegio y el placer de esto. Así que puedo escucharme a mí mismo diciendo: “Ah, ¿qué puedo hacer? Mi alma anhela la Torá”. Decir: “Escucha, está bien que otras personas hagan eso, para mantenernos a todos, para controlar la propagación de la especie”.

Laynie: Entonces, en esta lectura, la maternidad es un trabajo de mantenimiento.

Sofía: Sí. Aunque debo especificar que las tradiciones de pensamiento, práctica y lucha que me interesan, por ejemplo, las historias de supervivencia de los negros queer, argumentarían que la maternidad en ciertos momentos o en ciertas condiciones puede ir más allá del mantenimiento y cruzar al ámbito de la autocreación colectiva. Esta es la tradición que da lugar a la observación de la feminista radical Audre Lorde de que las mujeres negras “pueden aprender a ser madres”. Esa observación está ligada a la práctica de aprender cómo no dominar a los niños: aprendes a deshacer la dominación en ti mismo al extender una forma diferente de maternidad a aquellos por quienes estás obligado o éticamente obligado a cuidar. Entonces, las cosas pueden cambiar a través de la maternidad, no tienen que mantenerse simplemente.

VIDA SILVESTRE GmbH/Alamy

Laynie: Cuando comenzamos con el rabino Eliezer, estaba pensando en “priya u’reviya” —esta fecundidad y multiplicación— como un proyecto creativo, especialmente en el sentido amplio de multiplicidad de relaciones que hemos estado discutiendo. Ahora es interesante ver cómo ben Azzai piensa en eso como un proyecto de mantenimiento del mundo en lugar de un proyecto de construcción del mundo. Me pregunto si es un error de lectura de su parte.

Sophie: Cuando hablo de fructificación y multiplicación como algo creativo, eso va en contra del sentido general. Quiero decir, la misma palabra ” reproducción”, como que dice en la lata que no está agregando nada, está “rehaciendo”. No sé si eres botánico, no lo soy, pero mi comprensión del imaginario general en torno a los organismos que producen frutos es que si no dan fruto, mueren. Un árbol frutal no se reconoce como algo que trabaja creativamente. Está haciendo lo suyo, fructificando, simplemente haciendo la naturaleza. Ese binario entre naturaleza y cultura ha sido épicamente formativo dentro del patriarcado. Entonces, justo al principio de esta conversación, cuando dije “fructificar” en una especie de sentido extrañamente apreciativo, eso ya va en contra de ciertos patrones heredados de pensamiento patriarcal que sustentan el capitalismo, donde existe un claro binario entre producción y reproducción.

Laynie: Me pregunto cuál habría sido el enfoque de ben Azzai si hubiera tenido esa definición de fructificación y multiplicación.

Sophie: Pero entonces suena como si estuviera diciendo: “Oh, solo soy un nerd polvoriento con mi montón de tomos. Lamento no poder contribuir a la creación del mundo”. “Mantener” en esta lectura se convierte en sinónimo de “vivir”. En su descripción, parece que ser un erudito de la Torá podría interpretarse como quizás menos creativo en el sentido de Ukeles, donde la sustancia de la sociabilidad y el cuidado es claramente creativa. Da a entender que su preferencia por el estudio es autoindulgente, ¿no es así? Simplemente está complaciendo su anhelo personal.

Laynie: Cierto. Pero es interesante: la palabra para “anhelar” que usa proviene de la raíz hebrea de tres letras חשק (jet, shin, kuf), lo que indica que este es un tipo de anhelo que tiene que ver con el amor y la lujuria. Es el tipo de amor que podríamos imaginar, en algún mundo teórico y mítico, podría conducir a la procreación. Ese es el tipo de amor que ben Azzai tiene por la Torá. Es el tipo de amor que tengo por lo que imagino cuando dice Torá, lo que significa no solo la práctica de aprender en aislamiento, sino también de la comunidad de eruditos y la empresa de la comunidad de Torá. Es como, “Aquí es donde siento lujuria, amor y cuidado.

Sophie: Sí, me identifico mucho con eso, porque siempre me he sentido libidinalmente magnetizada por la escritura. Creo que la escritura tiene su propia erótica, su propia sociabilidad, su propia comunión intertextual. Acabo de empezar el libro de crítica recién publicado de AV Marraccini, We the Parasites , donde conceptualiza su relación con los textos y la crítica como la relación de una avispa con un higo. Es un papel inseminador, así como una especie de papel abnegado, porque la avispa muere, pero fecunda. Estoy pensando en cómo la escritura y la autoría también son ficticias, al igual que el parentesco, y cómo se pueden rehacer creativamente de la misma manera. Y si alguien sabe eso, son los eruditos de la Torá, que están constantemente hablando con, a través y en contra de las palabras de los demás, a través del tiempo, casi haciendo parentesco de esa manera.

Ahora estoy recordando el pasaje que me señaló de la guía práctica judía contemporánea Peninei Halacha, [9] que trata de cuadrar este círculo que hemos estado trazando sobre si se le permite no seguir el camino de la crianza de bebés.

Laynie lee.

Vemos que solo hay una mitzvá en la que uno puede participar y, por lo tanto, bajo circunstancias apremiantes, abstenerse de la mitzvá de la procreación: la mitzvá del estudio de la Torá. Esto se debe a que el estudio de la Torá en sí agrega vida al mundo. El hecho es que aunque ben Azzai no se dedicó a la procreación, profundizó en la gran importancia de la mitzvá y expuso su gran valor. Ciertamente, muchos niños nacieron como resultado de sus enseñanzas.

Rob Walls/Alamy

Sophie: ¿Sabes, Laynie, de dónde viene esa certeza? ¿Se lo inventaron?

Laynie: Entonces, esta certeza, creo, está enmascarando una enorme cantidad de incertidumbre. Ben Azzai sabe intuitivamente que lo que está haciendo es significativo, bueno y sagrado, y que debería seguir haciéndolo. Esta tensión surge en todo tipo de fuentes halájicas, donde es como: “Tienes que cumplir con esta mitzvá de ser fructífero y multiplicarte, y también tienes que aprender Torá”. Creo que esta parte del Peninei Halajá donde dice que “el estudio de la Torá en sí mismo le da vida al mundo” es muy interesante. Parece estar afirmando que estudiar Torá es también algo natural, algo que contribuye al proceso de construcción del mundo a través del aprendizaje conjunto.

Sophie: Quiero traerlo de vuelta a los parásitos. La forma en que ben Azzai tiene que defender su posición sobre ser mantenido por otros me hizo pensar en toda la biología feminista que se ha escrito en desacuerdo casi talmúdico con las tradiciones patriarcales de la ciencia biológica. Una versión patriarcal familiar imagina que un llamado “gen egoísta” asegura de forma eugenésica la “supervivencia del más apto” a través de la herencia. Las biólogas feministas han cuestionado esta idea: ven que el mundo no se hace a través de la competencia sino a través de la coproducción mutua y la interdependencia. Parte de su trabajo ha sido desafiar el concepto mismo de parasitismo, mostrando que muchos organismos designados clásicamente como parásitos son en realidad simbiontes.—en otras palabras, son mutualistas. Tal vez asimétricamente, ¡pero sin embargo! Nosotros mismos somos increíblemente necesitados y dependientes de los demás, pero esta “deuda” no es mala, patética o poco ética. Quizás esto se relacione con la jevruta anterior, sobre la deuda: aunque los izquierdistas a menudo han usado la idea del parasitismo para condenar a los capitalistas, los terratenientes, la familia real británica, etc., en última instancia, no creo que sea una buena jugada dar a entender que cualquiera de nosotros en realidad “gana nuestro sustento” y merecemos vivir por eso.

Eso es algo que creo que podemos vincular fácilmente a nuestras conversaciones. Algunas personas pueden abstenerse de la mitzvá de hacer más vida biológica porque están haciendo más vida a través del texto. Exponer en texto es en sí mismo generativo de vida, generativo de comprensión social, generativo de niños, tal vez, en el sentido de discípulos, estudiantes o camaradas. En una sociedad de clases, la ansiedad de ser alguien que no contribuye y se mantiene puramente es comprensible, supongo. Cuando los demás no pueden hacer lo que les gusta hacer, hacer lo que a nosotros nos encanta hacer puede sentirse mal , inmerecido. Tenemos una idea bastante común en mi tradición política de “de cada uno según sus capacidades, a cada uno según sus necesidades”. Me gustaría mucho ver eso mejorado: de cada uno según elladeseos ! Porque no quiero sentirme obligado por una prescripción moral que obligaría a cualquiera a ir en contra de su lujuria, de su vocación, e insistir en que todos contribuyan con algún tipo de “cantidad igual”, necesariamente. Nos sentimos muy incómodos como cultura, creo, con la idea de estar endeudados, la idea de deberle la vida a muchas personas, ¡pero lo hacemos! Básicamente lo hacemos. Quizás todos somos parásitos, y eso está bien.

Laynie: Lo que entiendo de esta conversación es que todos somos parásitos ytodos somos padres. La validez de la elección de ben Azzai se basa en su capacidad de ser también padre en el sentido más amplio, como dijiste, de “banim”, que dicho sea de paso es la palabra para niños, pero también para discípulos. La sugerencia es que los rabinos del Talmud ven a su familia primaria como la Torá misma: participan en relaciones tremendamente profundas y responsables en sus comunidades de aprendizaje. Viven con sus comunidades de aprendizaje durante largos períodos de tiempo. Tienen personas a las que llaman sus socios, sus chevrutot, con quienes estudian. Y todas estas son asociaciones reales que sustentan la vida. Ben Azzai es un padre de ideas y conceptos. Es un padre de la Torá y un padre de estudiantes y un padre de todo lo que dice y crea.

Sophie: Nos quedamos con esta imagen de una académica que es madre de innumerables académicos a su vez, a través de las generaciones.

Laynie: Para nosotros, ahora mismo.

1 Yevamot 63b-64a

2 Una tradición temprana en la ley oral judía no recogida en la Mishná

3 Génesis 9:6

4 Génesis 9:7

5 Sophie está parafraseando una letra de la canción “Don’t Hurt Yourself” del álbum de 2016 de Beyoncé, Lemonade .

6 Dios le da a Avram y Sarai los nombres de Abraham y Sara en el siguiente capítulo de Génesis.

7 Génesis 9:6

8 Génesis 9:7

9 Peninei Halajá fue escrito por el rabino Eliezer Melamed. El pasaje que lee Laynie es de Simchat HaBayit U’Virchato 5:2.

Laynie Soloman es una maestra y amante de la Torá que busca elevar el espíritu piadosamente irreverente, extraño y subversivo del texto y la teología rabínica. Ellos son los rosh yeshivá asociados en SVARA.

Sophie Lewis es una escritora que vive en Filadelfia. Recientemente, publicóAbolish the Family: A Manifesto for Care and Liberation(Verso, 2022). Su primer libro fueFull Surrogacy Now: Feminism Against Family(2019).

Visitas: 11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email