Festival Cine-Palestina. tierra ocupada, tierra de resistencia

Por Nina Chastel

El festival Ciné-Palestine ( FCP ) 2023 realizado en junio ofreció al público un rico programa titulado ”  En esta tierra  “, que hace una mirada crítica al acaparamiento colonial de tierras y el pretexto ecológico, explorando tanto los múltiples significados de la palabra como los diferentes medios de lucha a través de las imágenes.

Desde 2015, el festival Ciné-Palestine , incluido Orient  XXIes socio, muestra pepitas del cine palestino. Dirigido por un equipo de voluntarios, se lleva a cabo todos los años en París, Île-de-France y desde hace dos años en Marsella. Un evento nómada, por tanto, que privilegia los experimentos cinematográficos contemporáneos, pero también los archivos, los clásicos, los documentales y las formas híbridas que crean un diálogo entre narrativas a través de imágenes. Una cita ineludible que se desarrolla en cines, cárceles, salones comunales y al aire libre, organizando cineclubes y un concurso… Un festival en perpetua evolución, que se inventa y se reinventa manteniendo su rumbo, el de promover la vitalidad de El cine palestino, la calidad y diversidad de sus obras audiovisuales.

El tema de este año, ”  En esta tierra  “, fue rico en reflexiones: confrontando la ecología y la colonización, las películas programadas, cada una a su manera, arrojaron una luz intransigente sobre los problemas ambientales del acaparamiento de tierras. Porque todo lo que crece en esta tierra está vivo, e interactúa en un ecosistema ecológico, económico y cultural que la colonización destruye, porque el lavado verde al final sirve a la agricultura industrial y la semilla más pequeña que puede llevar es la semilla de la resistencia, este tema ha puesto de manifiesto la profunda lazos que unen la naturaleza y la lucha por la libertad.

Desde el Día de la Tierra hasta Google Earth, las plantas silvestres, la soberanía alimentaria y los desastres climáticos, el festival permitió ver y escuchar los múltiples significados de la palabra “tierra” y las luchas en Palestina que evoca, pero también las múltiples formas en que  los  cineastas agárralo.

Comer es (ya) resistir

El programa destaca el entrecruzamiento de las injusticias sociales y climáticas, la destrucción ecológica y política, y denuncia los argumentos científicos de un sistema colonial que se erige en “defensor  de la naturaleza  ” para despojar mejor a los habitantes su tierra. Así Foragers, de Joumana Manna (2022), presentado en París y Marsella, retrata a los recolectores palestinos nes enfrentados es a la violencia de la Autoridad de Parques y Naturaleza de Israel. Aquí, los códigos de la ficción permiten ilustrar la escalofriante narrativa documental de la forma en que los guardias persiguen a quienes, a través de sus cosechas, mantienen el paisaje y las tradiciones culinarias. Cosechas, persecuciones en los cerros, decomisos, detenciones, interrogatorios, juicios, multas, aquí el ciclo que va del suelo al plato está sembrado de trampas y el comer se convierte en resistencia. Y como lo real es imposible de filmar, Joumana Manna lo escenifica con gran sutileza, al punto que el público se sorprende al ver un desplazamiento de créditos al final mencionando a los actores. El uso de la ficción permite subrayar el absurdo de un poder colonial amenazado por recolectores de akoub .y de zaatar, la fragilidad de los argumentos oficiales y la implacabilidad de las autoridades…

La violencia colonial bajo el disfraz de la ecología

Esconderse para recoger, esconderse para filmar, eludir tabúes, resistir: Foragers es una película donde el contenido y la forma se hacen eco para contar mejor la hipocresía de una violencia colonial que se ejerce bajo la apariencia de la ecología y denunciar un sistema vicioso e implacable donde el la protección de los seres vivos se convierte en un pretexto para su destrucción

Porque las imágenes están prohibidas, amenazadas por la autoridad o amenazantes para los protagonistas, la ficción se convierte aquí en la herramienta del documental. En otros lugares, los cineastas recurren a los archivos, por ejemplo, como Yom al-Ard, un cortometraje de Monica Mauer (2019), editado a partir de secuencias rodadas en 1981 con motivo del quinto Día de la Tierra. Proyectado río arriba de Foragers, regresa a esta particular movilización, donde una vez más, el significado simbólico de la tierra infunde todas las luchas.

 Evitar lo imposible  

Las imágenes de dibujos animados y la animación también forman parte de los medios utilizados por los cineastas sin para contar la realidad. Es el caso de Amer Shomali y Paul Cowan, codirectores de la película Les 18 fugitives (2014), que cuenta, a partir de dibujos y plastilina, reconstrucciones y entrevistas, la verdadera historia de las vacas de Beit Sahour y de quienes lucharon por su autonomía alimentaria.

Otros utilizan imágenes cotidianas pero significativas: las de los teléfonos, la televisión, los vídeos, las cámaras de vigilancia o los satélites. En el hermoso cortometraje experimental Tu padre nació con 100 años, y también la Nakba (2017), de Razan Al-Salah, una abuela revisita los lugares de su infancia por el único medio posible para ella: el street view de Google Maps de Haifa. Es la voz en off que dice: en lugar de esta rotonda, había un pozo. Es la voz en off que habla a las siluetas inmóviles de los turistas, que busca entre la multitud caras conocidas, que cuenta la historia: estar privado imágenes es también estar cortado e de su propia y su memoria. Pero es sobre todo encontrar formas de mostrarse a pesar de todo, de expresarse más allá de las prohibiciones, de sortear lo imposible de contar una tierra confiscada, amenazada, abusada por un sistema colonial que priva de naturaleza e imágenes a un pueblo que resiste.

Tomado de orientxxi.info

Visitas: 11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email