¡Michael Lebowitz, presente! (1937-2023)

Por Federico Fuentes

El economista marxista Michael A. Lebowitz falleció en su casa el 19 de abril. Con su muerte, la izquierda internacional ha perdido a uno de sus pensadores más perspicaces y originales, cuyas contribuciones para revivir la visión del socialismo de Karl Marx son una lectura esencial para los activistas.

Lebowitz se basó en su trabajo innovador, Más allá del capital : la economía política de la clase trabajadora de Marx , para compilar una colección indispensable de textos para los socialistas del siglo XXI, muchos de los cuales han sido traducidos a numerosos idiomas. Estos iban desde libros teóricos dedicados a repensar críticamente los errores del socialismo del siglo XX, como Las contradicciones del socialismo real : El director y Los conducidos , hasta folletos educativos más breves dirigidos a nuevos activistas, como Conozca su enemigo : Cómo derrotar al capitalismo .

Los lectores de la Izquierda Verde conocerían a Lebowitz por sus artículos y entrevistas que aparecieron en el periódico y su publicación hermana, LINKS International Journal of Socialist Renewal . Es posible que también conozcan a Mike de sus dos visitas a Australia para hablar en la conferencia World at a Crossroads de 2009 y en la conferencia Socialism in the 21st Century de 2016, ambas coorganizadas por GL .

Mike procedía de un entorno de clase trabajadora. En una entrevista con Mark Fischer, recientemente republicada en LINKS , describió cómo las experiencias tempranas de la vida avivaron su interés por el marxismo: “Como muchas personas de clase trabajadora, estaba decidido a ganar dinero cuando era joven. Fui a la escuela de negocios [a fines de la década de 1950], aunque la falta de dinero significaba que tenía que trabajar durante el día y asistir a la escuela por la noche.

“Estaba estudiando economía con un enfoque en investigación de mercado, así que terminé en una corporación de fabricación de productos eléctricos haciendo investigación de mercado a tiempo completo. Mientras hacía esto, vi muchas contradicciones… Ahí estaba yo, tomando clases de economía por la noche, aprendiendo la ortodoxia neoclásica sobre cómo se fijan los precios a través de la competencia perfecta y todo eso. Sin embargo, durante el día yo estaba trabajando en una corporación que estaba involucrada en la fijación de precios…

“Toda esa experiencia me llevó a concluir que me estaban mintiendo… Empecé a leer a Marx. Sin embargo, todavía no era un activista: era un rechazo puramente intelectual al hecho de que me estaban mintiendo sobre la forma en que funcionaba el mundo”.

Habiéndose matriculado en la Universidad de Wisconsin en 1960, Mike probó por primera vez el activismo con el Club Socialista de Wisconsin, las campañas de solidaridad con Cuba y participando en la fundación de Estudiantes por una Sociedad Democrática. También colaboró ​​con la revista Studies on the Left de New Left . Como la mayoría de los activistas en los Estados Unidos, Mike pasó los primeros años de la década de 1960 haciendo campaña contra la Guerra de Vietnam y apoyando el movimiento por los derechos civiles.

“Desde mi experiencia de trabajar con movimientos estudiantiles y otras campañas”, le dijo a Fischer, “vi la verdad básica de que las personas se transforman a sí mismas a través de sus luchas. Esa idea se convirtió en la preocupación central de mi visión política del mundo: cómo pones a la gente en movimiento; ¿Cómo desarrollas su capacidad de autotransformación?”

En 1965, Mike se mudó a la Columbia Británica, Canadá, donde tomó un trabajo como profesor de economía e historia económica en la Universidad Simon Fraser, donde permaneció hasta su jubilación en 2000. Allí, participó activamente en la organización de la comunidad local, así como en la facción de izquierda de el socialdemócrata Partido Nuevo Democrático (NDP).

Hablando de esta época como presidente de políticas del partido NDP, Mike dijo: “Fui el presidente de políticas durante su período de gobierno en Columbia Británica, presionando constantemente por políticas que llevarían a las personas a comprender el papel de sus luchas.

“Por lo tanto, no dije simplemente, ‘Nacionalicemos la industria forestal’. Luché por que los libros de la industria forestal se abrieran al gobierno y al escrutinio de la clase obrera, por formas de control obrero dentro de la industria. En otras palabras, los modos de lucha que vi permitirían a las personas desarrollar una mayor comprensión de cómo funcionaba la sociedad y hacer más demandas, en lugar de simplemente gritarles el eslogan ‘Nacionalizar todo lo que esté bajo el control de los trabajadores’”.

Más tarde, Mike dejó el NDP y concluyó que era «solo otra máquina electoral en lugar de un medio de autoliberación de la clase trabajadora». Desarrolló algunas de las lecciones que aprendió de su tiempo en el NDP en un capítulo dedicado a la socialdemocracia en su libro de 2006, Build It Now : Socialist for the Twenty First Century .

En cambio, Mike optó por dedicarse a revivir las ideas de Marx sobre la autoliberación de la clase trabajadora, el desarrollo humano y la práctica revolucionaria. En una entrevista de 2009 con Christopher Kerr para GL , Lebowitz expresó su creencia en la necesidad de “un rejuvenecimiento del marxismo”, basado en volver “a la premisa y el objetivo de Marx, que era el concepto de desarrollo humano”.

“No es casualidad que el Manifiesto Comunista , escrito en 1848 con Federico Engels, hablara de cómo el libre desarrollo de cada uno depende del libre desarrollo de todos. Por libre desarrollo entendían el desarrollo del potencial y las capacidades humanas. En los escritos de Marx de 1844 a 1858, y en El Capital , siguió hablando de desarrollar una individualidad rica y seres humanos ricos. Sostuvo que el capitalismo distorsionaba el desarrollo humano, mientras que el socialismo era necesario para ello.

“Perdimos eso en el siglo XX. El marxismo pasó a interpretarse como algo que tenía que ver con una forma de desarrollar las fuerzas productivas, en la que la cuestión del desarrollo económico se convirtió en todo. La cuestión de la naturaleza de las relaciones entre las personas en la producción económica, la naturaleza de las circunstancias en las que funcionamos, se olvidó o se ignoró.

“Una de las partes clave del énfasis de Marx en el desarrollo humano es que solo ocurre a través de la práctica. Ese es el concepto de la práctica revolucionaria: el cambio simultáneo de las circunstancias y el cambio de uno mismo”.

En 1973, Lebowitz comenzó el trabajo de poner por escrito sus ideas y abordar de frente lo que llamó “marxismo unilateral”. El resultado fue Beyond Capital , publicado por primera vez en 1992 y que ganó el Deutscher Memorial Prize en 2004 por su segunda edición.

En este trabajo seminal, Lebowitz apuntó a un marxismo que se centraba únicamente en las tendencias del capital y veía a los trabajadores como meros trabajadores asalariados, una mercancía dentro del ciclo de reproducción del capital, en lugar de seres humanos con sus propias necesidades. En contraste con este marxismo unilateral, Lebowitz escribió en “ Sombreros y hombres: la simetría defectuosa de Marx ”, “Marx entendió bastante bien que no solo se produce capital dentro de las relaciones [capital-trabajo] sino que también hay un segundo producto, un producto humano lisiado.”

Por lo tanto, lo que se requiere, le dijo a Fischer, es un “enfoque en la polivalencia de la clase trabajadora. Tenemos que intentar comprender todos sus aspectos bajo el capitalismo. Cuando haces eso, no te enfocas simplemente en las luchas del sindicalismo. Miras todas las necesidades y luchas de los trabajadores, todas las formas en que intentan satisfacer sus necesidades como humanos en esta sociedad inhumana”.

Fue el deseo de los trabajadores de satisfacer sus necesidades humanas, junto con su capacidad de transformarse a través de la lucha —y no su lugar en la producción capitalista— lo que les dio a los trabajadores su potencial revolucionario para Lebowitz. En “¿ Qué hace de la clase obrera un sujeto revolucionario? ” escribió: “Las luchas son un proceso de producción: producen un tipo diferente de trabajador, un trabajador que se produce a sí mismo como alguien cuya capacidad ha crecido, cuya confianza se desarrolla, cuya capacidad de organizarse y unirse se expande. Pero, ¿por qué deberíamos pensar que esto se limita a las luchas salariales?

“Cada lucha en la que las personas se afirman, cada lucha en la que luchan por la justicia social, cada lucha para realizar su propio potencial y su necesidad de autodesarrollo, construye las capacidades de los actores. Y esas luchas nos enfrentan al capital. ¿Por qué? Porque el capital es la barrera que se interpone entre nosotros y nuestro propio desarrollo”.

Fue una creencia compartida en el potencial revolucionario y la creatividad de la gente común comprometida en la lucha lo que unió a Mike y Marta Harnecker en los años 90. Emocionados por los acontecimientos revolucionarios que se desarrollaban en Venezuela, junto con una invitación del entonces presidente Hugo Chávez, se mudaron a Caracas en 2004.

Conocí a Mike por primera vez en Caracas en 2005, donde él y Marta me recibieron calurosamente como si hubiéramos sido camaradas durante muchos años. Rápidamente descubrí que esta calidez se extendía a todos los que conocían, siempre dispuestos a entablar conversaciones y escuchar.

Al año siguiente ya estaba trabajando con ellos en el Centro Internacional Miranda (CIM), un espacio que ayudaron a montar para que intelectuales venezolanos e internacionales aportaran sus ideas a la revolución.

Durante los siguientes tres años, compartimos muchas experiencias viajando por Venezuela reuniéndonos con comunidades organizadas y trabajadores para aprender de sus luchas, y luego invitándolos a menudo a la CIM para debatir con intelectuales de Venezuela y del exterior. Mientras tanto, Mike continuó escribiendo, incluidos numerosos documentos para Chávez y sus ministros que ocasionalmente se convirtieron en panfletos para distribución masiva gratuita y discutidos en el programa de televisión semanal de Chávez.

Los dos regresaron a Canadá en 2011. Desde allí, continuaron escribiendo y ayudaron a establecer un programa sobre el socialismo para el siglo XXI en Cuba. Pero con el fallecimiento de Marta en 2019, el inicio de la pandemia de COVID-19 y los propios problemas de salud de Mike, su ritmo de trabajo disminuyó.

Sus últimos años los dedicó a seguir las actividades de los ecosocialistas de Vancouver y revisar documentos antiguos para encontrar textos que pudieran ser útiles para los nuevos activistas. Con la ayuda de su viejo amigo y camarada Bill Burgess, Mike creó un sitio web donde recopilaba estos escritos, michaelalebowitz.com .

Junto con esta invaluable colección de textos, Mike deja atrás a su hermana, Gloria, dos hijas, Jessica y Rachel, y Camila Piñeiro Harnecker, la hija de Marta.

Tomado de greenleft.org.au

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *