EEUU – Jordan Neely está siendo culpado por su propia muerte debido al sanismo y el racismo

La intersección volátil y tóxica del racismo contra los negros y la actitud deshumanizadora de nuestra sociedad hacia las personas vistas por otros como «enfermos mentales» está en plena exhibición esta semana en las narrativas que culpan a las víctimas en torno al asesinato de Jordan Neely, el metro negro de 30 años. ciclista que murió estrangulado por un exmarine blanco de 24 años en el metro de la ciudad de Nueva York el 1 de mayo, mientras otros pasajeros miraban.

El alcalde de Nueva York, Eric Adams, el New York Times y otros medios de comunicación describieron el asesinato de una manera que resta importancia a la violencia del asesinato y, en cambio, parecen exonerar al asesino al presentar el estrangulamiento letal como algo comprensible porque, en palabras de Adams, » aquí había serios problemas de salud mental en juego”. Y como Sharon Zhang señaló ayer en Truthout , el New York Post de derecha incluso calificó el asesinato como un acto de heroísmo.

Para comprender cómo el sanismo y el racismo anti-negro se cruzan en actos de violencia horribles como este, y en nuestra sociedad en general, hablé con Idil Abdillahi, profesora asistente en la Escuela de Estudios de Discapacidad de la Universidad Metropolitana de Toronto, sobre cómo su trabajo reúne Black Studies y el emergente campo interdisciplinario de erudición conocido como Mad Studies .

En un mundo donde el sufrimiento es tan generalizado y superpuesto, la voz crítica de Abdillahi es indispensable. Además de su papel en la Escuela de Estudios sobre Discapacidad, Abdillahi también tiene un nombramiento cruzado en la Escuela de Trabajo Social, se ha desempeñado como asesora del Decano sobre racismo contra los negros en la Facultad de Servicios Comunitarios y es autora de Black Mujeres bajo el Estado: Vigilancia, Pobreza y Violencia de la Asistencia Social . En la conversación exclusiva con Abdillahi que sigue, discutimos el asesinato de Jordan Neely en los EE. UU., así como las formas canadienses de mala fe racista blanca, genocidio, cómo las universidades se benefician de la muerte negra, los estudios locos, capacitismo y neoliberalismo.

George Yancy: Antes de profundizar en las particularidades del racismo y sanismo contra los negros en Canadá, donde vive y trabaja, me pregunto si podría compartir sus pensamientos sobre el asesinato de Jordan Neely esta semana en los Estados Unidos, y cómo los discursos sobre la enfermedad mental y la patologización de la negritud están afectando la forma en que los políticos y los medios corporativos enmarcan su asesinato.

Idil Abdillahi: En el negro loco, todas las violencias de la modernidad convergen para producir la muerte. Eso es lo que presenciamos en el metro de Nueva York. Agregue a eso la falta de vivienda, y la persona negra loca sin propiedad es la antítesis perfecta de esta sociedad capitalista violenta y brutal: deben desaparecer por todos los medios necesarios, incluso mediante la delegación blanca que no sea policial, como lo ha llamado Frank Wilderson. Wilderson argumenta que la existencia de los negros se cuestiona permanentemente cuando se compara con otros cuya existencia es evidente. Él escribe: “ En tal paradigma, los blancos son, ipso facto, delegados frente a los negros, ya sea que lo sepan (conscientemente) o no..” El mensaje parece ser, «¡mátalos cabrones!» De hecho, cualquier diputado blanco puede matar a esos hijos de puta. La protección blanca está a la orden del día porque la blancura es dueña de todo. En «The Souls of White Folk», es WEB Du Bois quien dice: «Entonces siempre, de alguna manera, de alguna manera, en silencio pero con claridad, se me da a entender que la blancura es la propiedad de la tierra por los siglos de los siglos, ¡Amén! «

Estoy de acuerdo con su punto con respecto a las formas en que experimentar la falta de vivienda, ser negro y experimentar una enfermedad mental se combinan para convertir a Jordan Neely en un problema que debe abordarse a través de la violencia en lugar de una persona.pidiendo ayuda a gritos. Pienso en los otros pasajeros que pueden haberse sentado allí y no haber hecho nada para ayudar a Neely. Justo ante sus ojos, lo hicieron desaparecer mediante el uso de una llave de estrangulamiento. Sin embargo, Neely no era el problema. El problema es que nuestra sociedad no invierte en comprender y apoyar a las personas que luchan por sobrevivir. El problema en este caso es el llamado héroe blanco que sostuvo a Neely por el cuello hasta que murió. Una intervención eficaz no es lo mismo que aplicar una llave de estrangulamiento. No necesitamos héroes blancos o figuras de salvadores blancos. Necesitamos personas que amen los cuerpos negros, personas que entiendan la precariedad y la vulnerabilidad de los negros frente a un EE. UU. anti-negro. También es importante señalar que el racismo anti-negro es global. La precariedad encarnada negra no es algo que exista solo en los EE. UU. Me he encontrado con personas blancas que parecen pensar que el racismo solo existe en los EE. UU. Por ejemplo, he tenido conversaciones con canadienses blancos sobre el tema de la raza/racismo y la primera pregunta que recibo es: “¿Qué está pasando en los EE. UU.? ¿Cuál es este problema racial? Es en este punto que quiero decirles: “¡Qué valientemente sois¿ Estás lidiando con tu blancura cuando se trata del sufrimiento indígena bajo el colonialismo de los colonos blancos en Canadá?

Deja de hablar con los canadienses blancos que te están mintiendo. Es como si Canadá estuviera libre de cualquier problema racial. Estas preguntas pueden ser agotadoras, ya que apuntan a la larga historia de racismo de Canadá.

Sin duda, no son estas preguntas en sí mismas las que son agotadoras; más bien, lo que se vuelve tedioso es el compromiso con la negación del racismo mismo, que tiene implicaciones significativas y continuas, resultados peligrosos o mortales. Son precisamente estas negativas y ofuscaciones absolutas de los legados históricos y en curso del racismo y los genocidios indígenas en Canadá las que permiten que las mentiras piadosas y la conmoción frente a los Estados Unidos no solo se repitan sino que proliferen como una narrativa global.

Se vuelve tan omnipresente en cómo a Canadá, como nación, le gusta imaginarse a sí mismo como más seguro en relación con nuestros vecinos del sur. Para señalar algunos ejemplos, el llamado país de Canadá se fundó sobre el genocidio de los pueblos indígenas de costa a costa durante un período de tiempo continuo y prolongado. Este encuentro, entonces, se ha extendido a la pérdida de la lengua, la cultura y la espiritualidad; al desarrollo de escuelas residenciales; a la esterilización forzada de mujeres y niñas indígenas; a la desaparición y asesinato de mujeres indígenas, niñas y pueblos de Dos Espíritus; a la violencia ejercida por el Estado contra los pueblos indígenas que viven con discapacidad; a la captura de niños indígenas; y al continuo robo de tierras indígenas. Estos fueron calculados y legislados por leyes antiindígenas, que surgieron a través de políticas y prácticas violentas y racistas sancionadas por el estado, como The Indian Act (1876). Esta historia no ha terminado. La supervivencia y la resistencia indígenas todavía se enfrentan con prácticas genocidas.

Además, también debemos considerar la historia de la esclavitud en Canadá, que a menudo se niega a cambio de la historia agradable y romántica de este país como un refugio seguro para los esclavos fugitivos de los Estados Unidos. Somos conscientes de que Canadá, de hecho, participó activamente en la esclavitud, tenía numerosas escuelas segregadas para personas negras, leyes y legislación que prohibían los matrimonios interraciales, limitaba el movimiento después de ciertos tiempos dentro de las comunidades negras y rechazaba rotundamente a inmigrantes de países particulares que [los funcionarios] consideraban no aptos. para capear el clima. (Esto no era específico solo para los negros). Sin embargo, se puede obtener otro ejemplo de racismo de las experiencias de los trabajadores migrantes en Canadá y los duros tratos que deben soportar aquí.

También podemos recurrir al ejemplo de la Ley de Inmigración China (1885) que buscaba un “impuesto por cabeza” de $50 para cada persona de origen chino que inmigrara a Canadá. Esta fue una práctica que nunca antes se había visto y se llevó a cabo de manera única en el contexto canadiense. Para ser claros, en Canadá, el racismo anti-asiático sigue aumentando, incluso en las llamadas ciudades multiculturales como en la que vivo. Pienso, por ejemplo, en los ataques al barrio chino de Toronto y lo que esto significa. para la psique colectiva de esa comunidad. Más recientemente, estoy sentado con los ataques contra los musulmanes, así como el vandalismo perpetrado en las mezquitas y otros lugares de culto, no muy diferente o diferente de la violencia incapacitante perpetrada contra la Mezquita de Al Aqsa . La violencia como esta siempre es incapacitante.

Necesitamos estar más en sintonía con los peligros de estas preguntas benignas y curiosidades sobre «qué está pasando allá» y lo que significan para aquellos de nosotros que vivimos en el aquí y ahora, no solo en medio de un borrado continuo, ausente , y la deshonestidad absoluta dirigida a las vidas de los negros en el llamado Canadá, pero también en cómo ese discurso tiene un impacto en todos los negros. No es que haya experiencias auténticas de violencia o que estas experiencias sean exclusivas de los canadienses negros o los estadounidenses negros. Es que estos discursos nos informan sobre cómo la vida negra se imagina como infravalorada en todos los ámbitos.

La supervivencia y la resistencia indígenas todavía se enfrentan con prácticas genocidas.

En resumen, la pregunta permite a los canadienses blancos la oportunidad de reproducir mitologías nacionales.

Valoro el énfasis central de su respuesta. En otras palabras, el problema con los canadienses que preguntan sobre el racismo en los EE. UU. es que ofusca el racismo dentro de Canadá. Como mujer negra cuya erudición crítica aborda temas políticos y existenciales profundos dentro de las áreas de discapacidad, colonialismo, anti-negritud e imperialismo, habla de esta dinámica de «evasión racial» blanca.

Desde mi perspectiva, la «evasión de carrera» como un giro de la frase no le hace ningún favor a lo que está ocurriendo. Para mí, evasión significa (o puede significar) “evitar”, “ignorar”, “descartar”. Creo que ya no vivimos en una época en la que deba contemplarse la noción de que se trata de un caso de evasión. En cambio, los invito a considerar lo que se gana con nuestro compromiso con aquellas personas, lugares e instituciones que fundamentalmente se niegan a atender las condiciones de la vida de los negros. También nos exhorto a considerar y tomar en serio la lucha que se requiere ante el rechazo rotundo de nuestras vidas, un rechazo que se moviliza en lo cotidiano. Si puedo volver a mi referencia anterior a la autenticidad, podría ser útil pensar en los siguientes ejemplos de tres muertes de personas negras involucradas por la policía que ocurrieron en Canadá y los Estados Unidos. Estos son los asesinatos innecesarios y trágicos de D’Andre Campbell el 6 de abril de 2020; George Floyd el 25 de mayo de 2020; y Regis Korchinski-Paquet el 27 de mayo de 2020.

A pesar de los continuos asesinatos fatales y las interacciones policiales con personas negras en Canadá, aún no hemos observado una respuesta nacional como lo hicimos con George Floyd. No estoy haciendo esta comparación para ser grosero. Sin embargo, ofrezco que nos sentemos con esta verdad también. Debo hacer una pausa y preguntarme cómo la espectacularización de la muerte negra ocurre de una manera tan global, tanto que impregna a las instituciones canadienses, las corporaciones privadas y los sectores sin fines de lucro por igual. ¿Qué significa, entonces, para los negros en Canadá como Regis Korchinski-Paquet y D’Andre Campbell, cuyas vidas quedaron ausentes, invisibles y sin importancia incluso cuando las instituciones canadienses estaban cautivadas por todas las lógicas de duelo público por la muerte de los negros?

Me intriga la forma en que ve su ingreso a los estudios de discapacidad/justicia. Algunos académicos ingresan al campo sin haber hecho el tipo de trabajo de base que usted ha hecho. Me imagino que hay quienes olvidan el hecho de que los estudios sobre discapacidad/la justicia no son una preocupación académica “pura”, sino que se relacionan con la gente en el terreno, los que están marginados, los que no encajan en los marcos normativos blancos. Comparta cómo usted, como mujer negra, como alguien críticamente consciente de las poderosas lógicas del racismo, llegó a los estudios de discapacidad/justicia. ¿Y qué hubo en su experiencia organizativa que le proporcionó una comprensión epistemológicamente sólida de los estudios/justicia sobre discapacidad?

Comenzaré con la primera parte de su pregunta, es decir, mi ingreso a los estudios de discapacidad (que todavía es un campo muy blanco) y la justicia de discapacidad. Por ejemplo, considere el trabajo de Chris Bell, quien en 2006 escribió el ensayo “Presentación de los estudios sobre discapacidad de los blancos: una propuesta modesta”. Bell demuestra las muchas formas en que los estudios de discapacidad se basan en la blancura, en la preservación de la blancura, y cómo los estudiosos de los estudios de discapacidad a menudo no reconocen esto. Como afirma conmovedoramente Bell, “ Los Estudios de Discapacidad tienen una relación tenue con la raza y la etnia: mientras que el campo reconoce fácilmente su deuda e inspiración por investigaciones como los Estudios Negros, sus esfuerzos para abordar las intersecciones entre discapacidad, raza y etnia son, en el mejor de los casos, , querer.” Al igual que Bell, mi trabajo busca abordar las intersecciones entre la discapacidad y la raza, el capacitismo y el racismo para contextualizar y profundizar aún más los estudios sobre discapacidad, los estudios sobre afroamericanos y otras áreas de pensamiento crítico e investigación.

En general, el campo de los estudios de discapacidad busca definir y comprender la discapacidad no como un “problema” del cuerpo o la mente, sino como un fenómeno social complejo que se relaciona con la diversidad y complejidad de la experiencia humana. Relacionados con los estudios de discapacidad, aunque no idénticos, están los estudios de locura. Los estudios locos (nuevamente, todavía un campo muy blanco) abordan conceptos críticos y conversaciones en torno al sanismo,o las formas en que la locura o lo que a menudo se llama “enfermedad mental” es degradada en la sociedad, y es a través de procesos de sanismo que las personas locas son excluidas, deshumanizadas y percibidas como peligrosas. Cuando el sanismo y la violencia anti-negra se cruzan, a lo que me he referido en el pasado como sanismo anti-negro, somos testigos de la colisión de ideologías racistas anti-negras de no humanidad y peligro extremo, respaldadas por nociones similares pero diferentes de la «humano desechable y desperdiciado».

En conjunto, los estudios de la locura y los estudios de la discapacidad ofrecen formas de conversaciones críticas sobre la experiencia humana y nos animan a pensar en las formas en que muchas formas de opresión (racismo, capacitismo y sanismo) pueden ocurrir y ocurren, incluidas, entre otras, las académicas. y expresiones disciplinarias de capacitismo.

Para abordar su punto sobre los estudios de discapacidad como una disciplina académica «pura», me parece muy interesante. Después de todo, ¿qué campo académico es puro? Desde mi punto de vista, los estudios de discapacidad pueden entenderse como interdisciplinarios, pero también como que buscan ser antidisciplinarios.

Yo, como muchos otros, afirmo que los estudios de discapacidad no son “el estudio de la discapacidad”. Para inspirarnos en el trabajo de Rod Michalko, los estudios de discapacidad ocurren en medio de las disciplinas capacitistas. En su libro, El misterio del ojo y la sombra de la ceguera , Michalko ofrece lo siguiente:

La ceguera siempre se experimenta en medio de la visión. Las personas nacen ciegas en un mundo organizado por la vista o pierden la vista en el mismo mundo. La mayoría de las personas no son ciegas, y el significado de la ceguera se entiende dentro del contexto social de su rara ocurrencia. Así, el significado de la ceguera se envuelve en el manto de su inmersión en un “mundo vidente”. Esta inmersión es siempre dramática.

La provocación de Michalko se extiende a la incapacidad y la locura. Es decir, hay un orden normativo blanco contra el cual aparecen la discapacidad y la locura, bajo el manto de un mundo blanco cuerdo y sano. En otras palabras, los estudios sobre discapacidad reflejan una serie de áreas críticas de pensamiento y se basan en disciplinas como la sociología, los estudios culturales, los campos de las humanidades como la literatura inglesa, etc. Sin embargo, los estudios sobre discapacidad también hacen retroceder estos espacios disciplinarios tradicionales, que tan a menudo perpetúan y mantienen la inequidad, la opresión y la marginación dentro y fuera de los contextos académicos.

Lo que ha delineado proporciona una transición importante a mi siguiente pregunta. En su trabajo, adopta el lenguaje de la «locura» y las «personas identificadas como locas». Normalmente pienso en el término locura como algo definido negativamente en relación con la «cordura». Mi sensación, sin embargo, es que su uso de la locura es una forma de reclamar la locura fuera del contexto de las fuerzas normalizadoras que están vinculadas a las instituciones de salud mental y sus discursos opresivos. Dado esto, ¿cuál es la relación entre las “personas identificadas como locas” y el capacitismo? Estoy interesado en la superposición entre los cuerpos negros racializados y la locura, ya que ambos están criminalizados y patologizados. Dada la naturaleza interdisciplinaria de su trabajo, tengo la sensación de que la pregunta que les hago sobre los cuerpos negros y la locura también está fundamentalmente relacionada con el encarcelamiento.

No diría que lo acepto necesariamente. Más bien, que estoy haciendo/deshaciendo algo con él, o al menos tratando de hacerlo. Vas por buen camino en cuanto a cómo entiendo los estudios locos y la locura en mi trabajo y en mi vida. El término “locura” también refleja un movimiento contracultural, por el cual las personas identificadas como locas tomaron este término, que a menudo se usaba de manera ofensiva y despectiva, y lo cambiaron para significar solidaridad, poder y resistencia. Hemos visto que esto sucede en otros casos, lo que creo que también demuestra el poder y las posibilidades que tiene el lenguaje. Por ejemplo, el término «queer» ahora se usa de manera contracultural similar. Dicho todo esto, estoy de acuerdo contigo en que hay algunas connotaciones negativas, particularmente en lo que se refiere a las comunidades negras y otras comunidades marginadas en las que identificarse de esta manera sirve y funciona para alienarte aún más como diferente. Para mí, el marco de la locura actualmente ofrece un espacio para lidiar y cuestionar estas mismas ofertas de lenguaje, así como sus intervenciones y limitaciones. Veo la locura como un “sitio de estudio” o un punto de curiosidad. También es una oportunidad para volver a visitar los límites mismos de la imaginación académica blanca y loca.

Cuando el sanismo y la violencia anti-negra se cruzan… somos testigos de la colisión de ideologías racistas anti-negras de no humanidad y peligro extremo, respaldadas por nociones similares pero diferentes del «humano desechable y desperdiciado».

Creo que la relación entre las personas identificadas como locas es compleja, pero muy importante de examinar. Es decir, los locos experimentan sanismo al igual que los discapacitados experimentan capacitismo e inaccesibilidad. La cuestión es que creo que existe una división real entre los locos y las personas que afirman estar «cuerdos» o que afirman no tener «enfermedades mentales». Todos somos locos. Vivimos en mundos y entornos que son enloquecedores.Tal orientación a la locura también refleja más un modelo social de discapacidad. Pero, más allá de este modelo social, también debemos atender a la construcción y categorización del loco. Por ejemplo, en discursos psicomédicos y clínicos como el manual de diagnóstico y estadística (DSM), los procesos de diagnóstico refuerzan y requieren una respuesta no solo de las empresas farmacéuticas, sino también de muchos otros sistemas. Vemos locura también en las intersecciones de muchos sistemas, estructuras e instituciones que interactúan.

Al prestar atención a los contextos sociales enloquecedores (racismo, capacitismo, sanismo, sexismo, heteropatriarcado y más), comenzamos a ver las formas en que la locura no es una «dolencia» individual o una condición que es «culpa» de una persona. Y creo que también vemos una especie de dilución de la locura a través de discursos de “bienestar” y estribillos de “todos tenemos salud mental”. Si bien entiendo que el ímpetu detrás de tales fenómenos puede estar informado por alguna medida o expectativa de altruismo, tal medio de «crear conciencia» en realidad no hace nada en términos de dirigir nuestra atención hacia las condiciones sociales, culturales, históricas y políticas. que son enloquecedores, los que deben ser abordados.

El trabajo que haces, y que te ves haciendo, está vinculado a la comunidad. En otras palabras, me gusta cómo entiendes que tu trabajo no está impulsado por formas de egoísmo y pretenciosidad. Sabemos lo que ha creado el neoliberalismo dentro de la academia, lo que valora, cómo mide el “éxito” y cómo los académicos pasan por procesos de formación de identidad que los hacen sentir como “dioses”. ¿Cómo evitar la seducción de los valores neoliberales que someten a borradura a lo colectivo? Y si los académicos dentro de la academia se toman en serio la importancia de la acción colectivacuando se trata de un tema profundamente significativo e interseccional como la justicia de la discapacidad, que requiere precisamente una acción colectiva, ¿cómo deberíamos repensar lo que significa ser académico, lo que significa hacer una beca y lo que significa ser parte de la academia?

Mi respuesta a estas preguntas, creo que, de manera más general, refleja la importancia del compromiso con la comunidad y el activismo en mi vida y trabajo. Para ser claro, no entiendo el activismo como algo que hago fuera de mí. Soy una mujer musulmana negra situada en todo tipo de constelaciones. Quiero dejar en claro que, a menudo, cuando hablo de activismo, es un indicativo y un reflejo de mi propia vida diaria. La idea de activismo, creo, a menudo se ve como un proyecto externo, como algo externo a nuestra experiencia vivida. Por supuesto, esto es parte del activismo, pero no lo es todo.

Considero que mi trabajo en la universidad no es parte integral de mi identidad. Lo que es parte integral de mi vida es el cheque mensual depositado en mi cuenta, que me sostiene a mí y a las personas que amo y me importan. cumplo con mis deberes como profesor; Me tomo mi trabajo en serio. Pero mi trabajo y empleo no es lo que soy en gran medida porque soy muy consciente de que la institución no tiene ningún compromiso conmigo; donde vendo mi trabajo no depende de mi propio valor inherente como persona, sino más bien de lo que otros determinen como útil o provechoso. Mi identidad, mi amor, mi energía, viene de fuera de la universidad.

Simplemente presentarme, hacer mi trabajo y vender mi mano de obra para sobrevivir es cómo resisto el neoliberalismo de la universidad y de la academia en general. Para vincular esto con lo que he estado discutiendo hasta ahora, quiero llamar nuestra atención sobre un ejemplo reciente de cómo interpreto los peligros de la institución neoliberal. Desde el surgimiento de los programas de estudios afroamericanos en las universidades estadounidenses en la década de 1960, mi colega Rinaldo Walcott ha argumentado que el campo ha sido “introducido de contrabando” en las instituciones canadienses “y vive una vida fugitiva aquí”.

El término “locura” también refleja un movimiento contracultural, por el cual las personas identificadas como locas tomaron este término, que a menudo se usaba de manera ofensiva y despectiva, y lo cambiaron para significar solidaridad, poder y resistencia.

Esto puede ilustrarse con las intervenciones de las instituciones canadienses tras el asesinato de George Floyd el 25 de mayo de 2020. En los últimos dos años, las universidades canadienses han intentado responder a las protestas dentro y fuera del campus entablando diálogos nacionales “para reparar el racismo contra los negros y promover la inclusión negra” ( Carta de Scarborough, 2021) y a través de compromisos individuales e institucionales con la equidad, la diversidad, la inclusión y el acceso. Esto puede evidenciarse mediante la promoción de profesores negros a puestos administrativos de alto nivel; la creación de certificados, minors y programas de estudios negros (canadienses); así como la contratación de profesores negros a través de lo que se ha denominado iniciativas de contratación de clústeres de tenencia. Si bien, a primera vista, esto puede parecer una respuesta reflexiva a la exclusión de profesores negros en la academia canadiense durante décadas, y aunque no estoy en gran medida en desacuerdo, en un proyecto en el que estoy trabajando actualmente, busco para explorar y aislar cómo la contratación de grupos demuestra qué tan rápido se ha remunerado a la muerte negra a través de las prácticas de contratación.

Reflexiono críticamente sobre la respuesta de la universidad neoliberal (en este caso, en forma de prácticas de contratación de clústeres), que hace de la muerte negra un espectáculo, que puede remediarse fácilmente a través de la universidad neoliberal mediante esfuerzos singulares tipo curita. En su libro Breve historia del neoliberalismo, David Harvey sostiene que el neoliberalismo “es una teoría de las prácticas económicas políticas que propone que el bienestar humano puede promoverse mejor mediante la maximización de las libertades empresariales dentro de un marco institucional caracterizado por los derechos de propiedad privada, la libertad individual, los mercados sin trabas y el libre comercio. ” En este proyecto, aplico un análisis conmovedor de Harvey que presenta el neoliberalismo como una virtud. Debido a que estos valores y creencias a menudo están envueltos en las virtudes de la productividad individual y la meritocracia, lo que podría descubrir es que el riesgo de la desigualdad y el daño perpetuos está siempre presente, y tan a menudo se promulga dentro de las estructuras e instituciones sociales, particularmente dentro de la universidad. .

Tomado de truthout.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *