EL PUENTE DE PIEDRAS: UNA NAVIDAD MIGRANTE

 

Por Kent Paterson

Pisando con cuidado un cruce de piedras resbaladizas atravesando el poco profundo Río Grande entre Ciudad Juárez y El Paso, grupos de migrantes treparon por el terraplén del lado estadounidense.

Junto con otros que habían cruzado río abajo, los solicitantes de asilo esperaron pacíficamente para entregarse a los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. Observando el ritual en evolución había una manada de periodistas mexicanos y residentes locales. Un joven venezolano con una sola pierna saltaba con muletas mientras un par de policías municipales observaban el drama desde un camión estacionado. De pie sobre el terraplén mexicano, una niña miraba a través del río angosto a la fila de solicitantes de asilo de todas las edades que se formaba, con lágrimas en los ojos tristes.

Si la escena que se desarrolló el 11 de diciembre fue parte de una “invasión” expresada con frecuencia por la derecha estadounidense (y algunos clones en México), ciertamente fue curiosa: no se libró ninguna batalla entre ejércitos antagónicos, y ninguna fuerza de ninguno de los bandos ganó. suelo territorial. Muchos de los “invasores” eran en realidad niños.

“Creo que la gran pieza de esto no es la inmigración ilegal en ningún sentido de la palabra. Van a solicitar asilo, lo cual es ley”, dijo el Dr. Jeremy Slack, profesor asociado de geografía en el departamento de sociología y antropología de la Universidad de Texas El Paso. “Hasta que no haya un cambio en la ley (de asilo), esto no es ilegal. Estamos en el momento en que la gente no está tratando de colarse en los EE. UU.”

La entrega en pequeños grupos a la CBP se repitió una y otra vez en los días posteriores al 11 de diciembre cuando miles de solicitantes de asilo de Nicaragua, Colombia, Ecuador y otras naciones latinoamericanas, hicieron sus intentos de ingresar a este país desde Juárez.

Por primera vez durante la era contemporánea de caravanas de migrantes que atravesaban Ciudad Juárez, los nicaragüenses constituían un grupo particularmente grande, si no mayoritario. Varios nicaragüenses entrevistados por este reportero describieron una pequeña nación centroamericana al borde de la represión del gobierno, la corrupción policial, el desempleo y los efectos persistentes de los huracanes.

“No hay trabajo. Todo es caro, y ahora no hay seguridad pública… incluso empeoró después del COVID”, dijo Juan Manuel, un joven nicaragüense que junto a su esposa y su pequeño hijo pasaron 23 días en las carreteras mexicanas donde dijo que se extraían sobornos de los migrantes en inmigración. puestos de control antes de llegar a la zona fronteriza.

“Esta situación que tenemos ahora es completamente nueva, completamente sin precedentes”, comentó el Dr. Oscar Martínez, historiador fronterizo local y autor que comenzó a estudiar la migración en la zona fronteriza de Ciudad Juárez-El Paso en 1969, cuando la población migrante era casi exclusivamente mexicana. El último libro de Martínez, Latin X El Paso , explora la afluencia de migrantes en los años que rodearon la masacre de Walmart de 2019 de 23 personas en una tienda de El Paso por un pistolero racista blanco del norte de Texas y el estallido de la pandemia de COVID-19 al año siguiente. .

Para Martínez. Cierta ironía radica en los recientes patrones de inmigración, en los que los funcionarios estadounidenses que operan en “tierra básicamente robada de (México)” han admitido a personas de muchas naciones que buscan asilo político, pero han negado sistemáticamente ese derecho a ciudadanos mexicanos de estados como Guerrero y Michoacán, donde la violencia , la criminalidad y la represión también amenazan a la población.

“No es sólo una cuestión histórica. México es un vecino y Estados Unidos ha jugado un papel importante en la violencia relacionada con el narcotráfico”.

Frío, Hambre y Solidaridad

Procesados ​​rápidamente por la CBP, los migrantes que comenzaron a rendirse el 11 de diciembre fueron liberados en los EE. UU. con permisos temporales generalmente válidos por 60 días que les instruyen a mantener un contacto cercano con el Departamento de Seguridad Nacional. Un solicitante de asilo le mostró al reportero el documento correspondiente escrito íntegramente en inglés, que dijo no entender.

Superando los 10,000 solicitantes de asilo admitidos a través de El Paso el 19 de diciembre, según estimaciones de los medios locales, los miles que cruzaron el Río Bravo en los últimos días representaron el contingente de avance de números aún mayores previstos cuando el Título 42 de la ley de salud pública de emergencia invocada por Trump y se espera que las administraciones de Biden para mantener alejados a muchos inmigrantes se levanten el 21 de diciembre.

Pocos, si es que alguno, de los migrantes planean permanecer en El Paso, ya que muchos tienen parientes y amigos en otras partes de los EE. UU.

En consecuencia, el aeropuerto y las estaciones de autobuses de Sun City se han llenado este mes con inmigrantes en movimiento, especialmente hacia puntos del este. Algunos soportaron tardes terriblemente frías en las calles de El Paso. Una mezcla heterogénea de acentos en español y palabras variadas sonó en el aire. Imagina voces de Londres, Sydney, Boston, Alabama y Los Ángeles cantando en la misma esquina.

“¿No sientes frío? Debes estar acostumbrado a esto”, bromeó un joven nicaragüense al reportero mientras el recién llegado y sus compatriotas de un cálido país tropical temblaban en una ola de frío de principios de invierno.

Abrigada por el clima, una mujer ecuatoriana de mediana edad relató su viaje con voz angustiada, diciendo que su hija y su nieto habían sido separados de ella mientras los miembros de la familia eran procesados ​​por agentes estadounidenses; estaba ansiosa por recibir noticias sobre su paradero y su bienestar.

Un aspecto sorprendente de la escena migratoria de este mes en El Paso es la ayuda de emergencia proporcionada por los residentes locales y las organizaciones no gubernamentales de todos los ámbitos de la vida. Una efusión similar de apoyo de la sociedad civil también ha ayudado a mantener a los migrantes alimentados, vestidos, abrigados y vivos en Juárez.

Para el deleite de los estómagos hambrientos y las manos necesitadas, los lugareños Irma Olivares y Luis Martínez se presentaron en un sitio de reunión de migrantes en el centro con alimentos, ropa y mochilas pequeñas.

“Nací y crecí en El Paso, Texas, y siento mucha pena por esta gente”, dijo Olivares. “Dios dice que los ayudemos sin importar su género o etnia… o si son inmigrantes o no inmigrantes”.

Al día siguiente, un camión del Banco de Alimentos de El Pasoans Fighting Hunger, así como buenos samaritanos individuales, distribuyeron naranjas, pizzas, agua y mantas. Suzanne Davis se detuvo en un automóvil con el nombre Equipo de Respuesta a Emergencias de la Comunidad estampado en un costado y entró en acción. Los migrantes rápidamente arrebataron los artículos que ella ofrecía. “Estoy sacando cosas de mis propios armarios, mis propios armarios: mantas, almohadas, agua. Lo que sea que yo tenga, ellos lo tendrán”, prometió con la voz quebrada por la emoción.

“Me movilicé a partir de anoche cuando las temperaturas eran tan frías en mi propia casa, no podía imaginar que la gente estuviera aquí sin nada… estos son seres humanos. No podemos dejarlos solos”.

Peligro en Durango

Un gran grupo de solicitantes de asilo del 11 de diciembre llegó a Ciudad Juárez en una caravana de autobuses escoltados por la Guardia Nacional Mexicana y la policía estatal y local de Chihuahua a principios de este mes.

En una experiencia desgarradora, un migrante inexpresivamente era como una “película”, muchos de los migrantes formaban parte de un grupo de al menos cientos que habían sido secuestrados a principios de este mes en el estado de Durango y retenidos por un criminal altamente organizado. ring supuestamente ejecutando una operación a escala industrial. En varias entrevistas, los migrantes relataron cómo los detuvieron en un autobús en un presunto puesto de control migratorio y los condujeron a un complejo que contenía varias casas grandes donde, según un relato, supuestamente los trasladarían a otro autobús porque la zona era peligrosa.

“En realidad, las personas que estaban haciendo el secuestro eran los mismos vestidos como oficiales de inmigración y todo eso”, dijo un migrante nicaragüense. Protegidos por hombres armados, los migrantes dijeron que sus documentos de viaje mexicanos y sus teléfonos celulares fueron confiscados. Durante los siguientes cuatro días, mientras los niños lloraban, los migrantes fueron amenazados y obligados a pagar 5.000 pesos mexicanos o su equivalente en dólares; Según los informes, algunos familiares fueron estafados por más dinero incluso después del pago inicial. Algunos cautivos temían no salir vivos del recinto.

Sin embargo, un dron avistado sobre el complejo finalmente marcó el final de una pesadilla cuando llegaron los soldados mexicanos y los secuestradores huyeron. Luego, los migrantes se dirigieron a la ciudad de Chihuahua, donde se reunió otra caravana, pero esta vez los viajeros fueron escoltados por tropas de la Guardia Nacional Mexicana y la policía hasta Ciudad Juárez y la frontera.

Política, cantantes y alegría navideña

Si bien una disección de la enredada red de política interhemisférica, economía y destrucción ambiental en aumento que subraya el fenómeno migratorio actual está mucho más allá del alcance de este artículo, se deben mencionar ciertos desarrollos. A medida que los días se acercaban a la Navidad y los cruces de solicitantes de asilo en El Paso continuaban a un ritmo acelerado, el gobernador de Texas, Greg Abbott, tenía algunas sorpresas navideñas propias.

El 13 de diciembre, sin previo aviso, el gobernador ordenó una nueva ronda de inspecciones secundarias de camiones comerciales que ingresaban a Texas desde México, lo que desencadenó una repetición de los atascos de tráfico de la primavera pasada que provocaron la ira en México y aceleraron los movimientos para cambiar el comercio fronterizo a través de los puertos de El Paso. entrada al puerto de entrada vecino en Santa Teresa, Nuevo México. No en vano, un líder empresarial de Ciudad Juárez dijo a la prensa que las nuevas inspecciones eran una buena razón más para acelerar la mudanza a Santa Teresa .

“Inspecciones secundarias, eso no tiene nada que ver con esto”, se burló el académico de inmigración Jeremy Slack. “Greg Abbot quiere darse a conocer como alguien que es duro con la inmigración”.

Lejos de hacerlo, el Gobernador emitió un comunicado el 14 de diciembre informando que había pedido al Fiscal General del Estado de Texas, Ken Paxton, que investigara a organizaciones no gubernamentales no identificadas por su presunto papel en la trata de personas.

Una semana emocionante estuvo marcada por la visita a El Paso del Secretario del Departamento de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, quien se reunió con funcionarios y un selecto grupo de periodistas; un cambio anunciado del personal de CBP a tareas de procesamiento de solicitantes de asilo (y advertencias de demoras en los cruces fronterizos durante la temporada alta de vacaciones); noticias de que la administración de Biden comenzará a reembolsar a El Paso los gastos de cruce de migrantes incurridos este año, y una decisión adversa de un tribunal federal contra la aplicación del Título 42 de la Casa Blanca para excluir a solicitantes de asilo específicos, especialmente de Venezuela.

En un artículo de opinión de El Paso Times , el administrador adjunto de seguridad pública de la ciudad de El Paso, Mario D’Agostino, dijo que la ciudad estaba buscando $ 20 millones adicionales del gobierno federal para apoyar los servicios y la ayuda a los migrantes. El funcionario de la ciudad instó a los ciudadanos a considerar donar dinero a socios no gubernamentales en el esfuerzo, incluidos Annunciation House, Sin Fronteras, Opportunity Center, Rescue Mission, El Pasoans Fighting Hunger Food Bank y Salvation Army.

Finalmente, después de días de debate y dudas iniciales, el alcalde de El Paso, Oscar Leeser, declaró el 17 de diciembre que existía un estado de emergencia en El Paso debido a la afluencia de inmigrantes, una proclamación que permite al gobierno de la ciudad solicitar asistencia adicional del gobierno estatal.

Mientras tanto, mientras más migrantes esperaban su oportunidad de ingresar a los EE. UU., comenzó la temporada navideña, conocida coloquialmente en México como Lupe Reyes. Los compradores abarrotaron el centro de Ciudad Juárez mientras predicadores callejeros, músicos, vendedores informales y puestos de comida al aire libre animaban un ambiente festivo. Se celebró a la Virgen de Guadalupe. Para aquellos con los documentos apropiados, ahora les cuesta un peso extra o un centavo en moneda estadounidense cruzar el puente de Santa Fe hacia El Paso.

En la ciudad de Texas, el tráfico entraba y salía de los centros comerciales, amigos y familiares se reunían, y el centro de Plaza Lagartos deslumbró como una tierra de brillo invernal en un vestido de noche enjoyado.

“Es la época más maravillosa del año”, canturreó una cantante desde el sistema de sonido de un restaurante popular repleto de una lista de reproducción navideña que va desde Bing Crosby hasta Rod Stewart y frente a un gran cartel de búsqueda de ayuda para “todas las posiciones”.

Todo parte de la gran caminata anual de vacaciones, autos, SUV, casas rodantes y camiones con placas de varios estados de EE. UU. y México entraban y salían de los hoteles cargados para la temporada y se dirigían a la autopista interestatal temblando por el rugido interminable de semirremolques llenos de Carga del mercado navideño.

 

Fuente: El Chuqueño

Visitas: 10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email