Lucha por tu derecho a ser flojo

Por Nicolás Burman
“¡Ya nadie quiere trabajar!” declararon los numerosos artículos que respondían al fenómeno de «dejar de fumar en silencio» de 2022. Refiriéndose a los trabajadores de cuello blanco haciendo lo que está simplemente en la descripción de su trabajo, se tomó como una señal de que todos nos estamos volviendo improductivos.
Un meme que destacaba exactamente esta misma frase de artículos escritos durante los últimos 130 años rápidamente se volvió popular.El abandono silencioso solo se relacionaba con personas con una cantidad relativa de privilegios dentro del mercado laboral. El personal del almacén, los trabajadores de la economía informal y muchos en el sector público no pueden darse el lujo de trabajar con tanta autonomía. Están siendo sobrecargados de trabajo y mal pagados por sus empleadores. Una reacción a la proliferación de la cultura del ajetreo en todos los aspectos de nuestras vidas, la organización en el lugar de trabajo y las huelgas han vuelto a traer las condiciones laborales al discurso público. Libros como Work Won’t Love You Back de Sarah Jaffe y How to Do Nothing  de Jenny Odell   han defendido de manera persuasiva menos trabajo, más cuidado y diversión.Sin duda, el marxista del siglo XIX Paul Lafargue admiraría estos esfuerzos por hacernos antagónicos hacia el trabajo. Su panfleto más famoso, El derecho a ser perezoso , redactado por primera vez en 1880, fue uno de los muchos intentos de despertar el espíritu revolucionario de la clase obrera francesa. Ese texto, recién traducido por Alex Andriesse, está una vez más ampliamente disponible. Es un ataque a toda voz contra el “amor por el trabajo”, que Lafargue describe como una “aberración mental”. Satirizando a un reverendo inglés contemporáneo, Lafargue escribe: “Al trabajar, aumentas tu pobreza, y tu pobreza nos evita tener que imponerte el trabajo por la fuerza de la ley”.

Apunta a las máquinas cuya “productividad empobrece” a los trabajadores, pero no es un ludita; su argumento es que, en lugar de sobreproducir mercancías que luego el capitalismo exporta al extranjero, los trabajadores de las naciones industrializadas deberían disfrutar de su abundancia en casa y trabajar solo tres horas al día, dejando que las máquinas hagan la mayor parte del trabajo. Después de eso, el deseo de expansión del capitalismo puede detenerse para que la gente de todo el mundo ya no tenga que temer “las patadas de la Venus civilizada o los sermones sobre la moralidad europea”. En ciertos puntos, es profético: “Todos nuestros productos están adulterados para promover las ventas y limitar su vida útil” todavía se aplica a los bienes de consumo.

La moral burguesa fue un objetivo constante para Lafargue. En  The Right to Be Lazy , critica el «progreso» europeo del tipo celebrado por Victor Hugo, así como los Derechos del Hombre, que describe como «los derechos de la explotación capitalista». Su disgusto por la arrogante propaganda de la civilización occidental bien puede haber sido informado por sus antecedentes; sus abuelos eran judíos jamaicanos, haitianos y franceses, además de cristianos franceses. Cuando el editor del periódico socialista curazao-estadounidense Daniel De Leon le preguntó sobre su herencia, respondió: “Estoy más orgulloso de mi origen negro”. Sus lazos familiares no lo disuadieron de usar algunos tropos antisemitas en The Right to Be Lazy, sin embargo, aunque se desvió de gran parte de la izquierda francesa cuando apoyó al capitán judío Alfred Dreyfus, falsamente condenado.

A menudo se hace referencia a Lafargue como un actor secundario en las historias de otras personas, pero su influencia en el socialismo, especialmente en Francia, y su dedicación al internacionalismo lo hacen más que eso. Su historia también revela los lazos que los caribeños y los afrodescendientes de Europa tenían con el socialismo desde sus inicios. Lafargue nació en el lujo en Cuba en 1842. Su padre tenía plantaciones de café y “poseía” una esclava hasta 1866. La familia se mudó a Francia en 1851, año de la Expedición López, debido a la represión que enfrentaban los negros y mestizos. gente de la isla. Al crecer en Francia, se convirtió en un radical. Su adopción de la filosofía positivista sentó las bases para su rechazo continuo de los románticos. Los criticó por carecer de «alegría, escepticismo [y] bromas», algo que no se puede acusar

El Derecho a ser Perezoso 

Su plan original era dedicarse a la medicina, pero su contacto con los republicanos y la adopción del anarquismo propugnado por Pierre-Joseph Proudhon lo animó a involucrarse en las protestas contra el Segundo Imperio de Napoleón III. Esto finalmente lo llevó a ser expulsado de las universidades francesas y posteriormente exiliado a Londres. Más tarde, la muerte de sus tres hijos en la infancia lo llevaría a rechazar por completo la práctica. Teniendo una carta de presentación de Karl Marx gracias a su participación en la Primera Internacional, Lafargue se convirtió en un visitante habitual de la casa de Marx en Londres. Si bien conservaría la sensibilidad anarquista, Lafargue rápidamente se convirtió en un defensor vocal del socialismo.

Se casó con Laura, la segunda hija de Marx, y los dos se mudaron a Burdeos. Nunca obtuvieron un ingreso estable y fueron asistidos constantemente por Friedrich Engels. Si bien tanto Engels como Marx apoyaron a Lafargue y Lafargue desempeñó un papel indispensable en la popularización del marxismo en Francia, los dos deshumanizarían a Lafargue al usar insultos étnicos al referirse a él. El estatus de mestizo de Lafargue parece haber sido utilizado en su contra para deslegitimar su papel en el desarrollo de la izquierda.

De vuelta en Francia, Lafargue hizo campaña contra el gobierno de Adolphe Thiers y visitó la Comuna de París . Fue castigado por ambos hechos con el destierro una vez más del país. Laura y él no regresaron hasta la amnistía general de 1879. La pareja pasó primero un tiempo en Madrid, donde Lafargue hizo un vano intento de detener la ola de anarquismo en España promoviendo las ideas de su suegro. Luego, la pareja regresó a Londres, un período en el que él se puso en contacto por primera vez con Jules Guesde y actuó como un mensajero entre Marx y el socialista francés en ascenso.

En Londres, Lafargue generalmente evitó el entorno de los exiliados franceses y, en cambio, dedicó su tiempo a desarrollar un enfoque marxista de la crítica literaria. Lafargue estaba interesado en la crítica porque, como explica Leslie Derfler, “La burguesía estaba orgullosa de su gloria intelectual y había que atacar a sus ídolos”. Su enfoque materialista para analizar a autores como Hugo implicaba intentar describir el «clima social» de los públicos lectores y comprender las obras literarias como resultado de contextos sociales. Laura y Lafargue pasaron las últimas décadas de sus vidas en Francia, tiempo durante el cual Lafargue sería encarcelado en numerosas ocasiones por, entre otras cosas, incitación a disturbios.

Lafargue ayudaría a fundar la Federación de los Trabajadores Socialistas de Francia en 1880 con Guesde. Guesde también cofundó el periódico radical L’Égalit , del que Lafargue se convirtió en colaborador habitual, escribiendo sobre temas como la importancia de las huelgas y las cooperativas. Incluso a veces fue publicado por títulos establecidos, lo que provocó mucha controversia. Mientras tanto, Laura y él tradujeron varias obras de Marx y Engels al francés.

Se convirtió en uno de los primeros socialistas en ser elegido para el Parlamento francés. Si bien sus esfuerzos en este período pueden describirse como su intento de equilibrar las reformas inmediatas con la perspectiva histórica a largo plazo, sus contemporáneos quedaron menos impresionados. En general, los visitantes estaban descontentos con la organización de la Segunda Internacional, de la que él era en parte responsable. Lafargue describió el proyecto socialista en Francia en este momento como una boca sin cuerpo. Puede que el marxismo finalmente haya dejado su huella en Francia, pero aún no se había persuadido a la clase obrera para que se convirtiera en revolucionaria. Lafargue se retiró y se centró en la escritura. Su obra que “trató de describir. . . las relaciones que él percibía que existían entre los negros y ‘otros proletarios’”, como lo describe Derfler, bien podrían interpretarse como una forma temprana del enfoque interseccional.

Tanto Laura como él terminaron sus vidas en un pacto suicida en 1911. A pesar de tener figuras como Karl Kautsky y VI Lenin rindiendo homenaje, Lafargue fue descartado en su mayoría por académicos franceses y socialistas hasta la década de 1930, aunque hubo algunos esfuerzos por parte de académicos cubanos para rehabilitar su perfil Los críticos literarios marxistas franceses no comenzarían a mencionarlo, e incluso solo brevemente, hasta la década de 1960. Esto podría deberse a la fuerza de sus detractores, siendo Georges Sorel uno de ellos. Sorel criticó a Lafargue por simplemente reconstituir el trabajo de Marx en lugar de proporcionar ideas innovadoras. Leszek Kołakowski llamó a Lafargue un «marxista hedonista», lo que puede no parecer un gran insulto hoy en día, una era en la que ideas como el marxismo ácido y el comunismo de lujo totalmente automatizado están flotando.

The Right to Be Lazy se toma en serio la insistencia de Engels de “dar la máxima prioridad a la cuestión de las horas de trabajo”. Las campañas por la jornada laboral de ocho horas ya estaban en marcha, al igual que las conversaciones sobre qué hacer con la abundancia que produce el capitalismo. Incluso JS Mill había descrito una posible economía de abundancia de “estado estacionario”. Las cuestiones relacionadas con las horas de trabajo debían tomarse en serio: entre mediados de los siglos XVIII y XIX, las horas de trabajo promedio en el norte industrializado de Inglaterra habían aumentado de 2860 horas por año a 3666.

Pero ¿qué pasa con el “régimen de la pereza” con el que sueña Lafargue en su panfleto? Es escaso en detalles, aparte de la opinión del autor de que una combinación de ejercicio y actividades artísticas es lo que constituye una buena vida. El trabajo a veces se siente ingenuo. Es difícil saber si su idealización del oeste americano y la vida de las mujeres antes de la Revolución Industrial es irónica o no. Su regreso a la “sociedad primitiva” no solo es primitivista sino también erróneo, dado que ahora sabemos que las sociedades preliterarias eran diversas y complicadas y muy a menudo poco comunistas. Sin embargo, el ensayo de Lafargue sigue siendo una lectura emocionante porque todavía se siente muy visceral. Es posible que pueda encontrar fallas en su teoría o que algunas de las generalizaciones lo desanimen, pero tiene una inmediatez y una energía cautivadoras. Presuntamente, Lafargue no era muy buen orador; su escritura muestra que sus energías estaban mejor ubicadas en la página.

Tomado de jacobin.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *