Las elecciones de mitad de período brindan un sorprendente retorno al statu quo/ Ver- Los demócratas aguantan en el Senado pero la ventaja republicana en la cámara baja pone la alfombra roja al trumpismo/ Metamorfosis del imperialismo

La ola roja nunca se materializó, los candidatos cuidadosamente seleccionados por Trump tuvieron un desempeño inferior, surgieron algunas caras nuevas, pero el país parece tan dividido como siempre.

Por Benjamin Wallace Wells*

9 de noviembre de 2022

 

Cuando cerraron las primeras urnas en las elecciones intermedias del martes por la noche, con muchos votantes esperando nerviosamente en las filas, republicanos y demócratas compartieron la expectativa de que la estructura básica de la política estadounidense estaba a punto de cambiar, probablemente en una ola roja, si no un tsunami. . Los primeros resultados significativos de la noche, en Florida, sugirieron que eso podría estar sucediendo: el republicano Ron DeSantis ganó su carrera para gobernador por veinte puntos, un margen impresionante. Ganó no solo en la Florida rural, sino también en las grandes áreas metropolitanas: el condado de Hillsborough en Tampa y Miami-Dade. Solo la magnitud de los resultados de Florida sugirió que se estaba produciendo un cambio de marea.

Pero ese avance temprano rápidamente dio paso a la incertidumbre. Mientras se sumaban las cuentas en otras partes del país, ¿dónde, exactamente, estaba la ola? No en New Hampshire, donde los republicanos no lograron vencer a la senadora titular, Maggie Hassan. No en los suburbios de Virginia, donde se mantuvieron las representantes demócratas Abigail Spanberger y Jennifer Wexton. Ni siquiera en la zona rural de Pensilvania, un corazón simbólico del país de Trump, donde el candidato demócrata al Senado, John Fetterman, se postuló con tanta fuerza que fue declarado ganador la madrugada del miércoles. A medida que pasaba la medianoche, los republicanos todavía parecían encaminados a tomar el control de la Cámara de Representantes, aunque por un margen menor de lo que muchos políticos habían pensado recientemente, y el control del Senado aún estaba en juego. Dado lo que ha venido antes, eso califica como un aturdidor de tamaño mediano. Los demócratas perdieron sesenta y tres escaños en la Cámara de Representantes en el primer mandato de Barack Obama y cincuenta y dos en el de Bill Clinton. El cambio este año serámucho más pequeño . Y esto, a pesar de que el público en general desaprueba el trabajo que está haciendo Joe Biden como presidente, y aunque la inflación está en un ocho por ciento, y la economía, en general, se tambalea. ¿Cómo podría ser que el alejamiento de Biden no fuera más decisivo que esto?

Hubo una pequeña pista muy temprano en la noche. A los votantes entrevistados en todo el país para la encuesta de salida de CBS les disgustaba mucho Biden: el cuarenta y tres por ciento lo aprobaba y el cincuenta y cuatro por ciento lo desaprobaba. Pero Donald Trump les desagradaba aún más: el treinta y siete por ciento lo veía favorablemente y el sesenta por ciento desfavorablemente. El plan republicano había sido funcionar con la economía y ofrecerse como una alternativa a un statu quo que el público parecía dispuesto a rechazar. Pero eso es más difícil cuando una Corte Suprema conservadora acaba de tomar la impopular decisión de revocar las protecciones del aborto.de Roe contra Wade. Y es particularmente difícil de hacer cuando Trump sigue siendo una parte integral de las noticias políticas, diciendo cosas locas, como lo hizo en un mitin el lunes en Dayton, como que los traficantes de drogas deberían ser ejecutados sumariamente. Si los estadounidenses piensan en general que las cosas van mal, entonces los conservadores siguen siendo parte del motivo.

De la noche a la mañana, muchas elecciones quedaron muy reñidas. Las votaciones anticipadas, las votaciones por correo, las votaciones del día, cada una con su propia relación delicada con las votaciones anteriores, estaban tan enredadas que nadie podía decir de manera concluyente dónde se encontraban muchas de las contiendas de más alto perfil. En Georgia, Rafael Warnock(sobre el mejor candidato que se postulaba para la mejor campaña que los demócratas podían armar) y Herschel Walker (sobre el peor candidato con la peor campaña que los republicanos podían concebir) estaban casi empatados y parecían encaminarse a una segunda vuelta. Los votantes en estados cuyos escaños en el Senado los demócratas alguna vez albergaron esperanzas de ganar (Ohio, Carolina del Norte) los rechazaron contundentemente. En los estados controlados por los demócratas (Michigan, Pensilvania, Wisconsin) y los republicanos (Texas, Georgia), las elecciones para gobernador parecían favorecer ampliamente a los titulares. En los estados occidentales en disputa que pueden decidir el control del Senado (Arizona, Nevada), los resultados fueron demasiado provisionales para decir mucho. La paradoja de esta elección es que los votantes se han desesperado tanto del statu quo. Y, sin embargo, algo muy parecido al statu quo es lo que los votantes harán.

Pero, si no parecía haber una marea partidista en movimiento el martes por la noche, hubo algunas señales interesantes de una generacional. El propio Biden recortó una figura disminuida durante esta campaña; muchos de los miembros más amenazados de su partido ni siquiera hicieron campaña con él. Si los demócratas pudieron sentir que lo habían hecho mejor de lo que temían, obviamente Biden no tuvo mucho que ver con eso.

 

Mehmet Oz hablando en una fiesta de la noche electoral

El efecto fue más marcado en el lado republicano. En vísperas de las elecciones, circulaban informes de que Trump declararía su candidatura de 2024 de manera inminente; El propio Trump se burló de un “anuncio muy importante” el 15 de noviembre. Un senador republicano en funciones le dijo a Jonathan Martin, de Politico, que no más de cinco de los cincuenta senadores de su partido realmente querían ver a Trump postularse. Cuando Trump concedió una entrevista a cinco reporteros a bordo de su avión el lunes por la noche, sonaba malhumorado atrapado en el pasado. (“Estaba decepcionado con Bibi porque nadie hizo más por Israel que yo, y él fue el primero en llamar a Joe Biden y felicitarlo”, dijo Trump , sobre el recién reelegidoEl primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.) Más revelador es que el expresidente hizo todo lo posible para socavar a DeSantis, la estrella derechista en ascenso de su partido. “Les diré cosas sobre él que no serán muy halagadoras: sé más sobre él que nadie, aparte, tal vez, de su esposa”, dijo Trump. “Creo que si corre, podría lastimarse mucho”.

Es un poco más difícil, el miércoles por la mañana, tomar las insinuaciones de la mafia de Trump como una señal de fortaleza. Al construir su margen de veinte puntos, DeSantis arrasó en el estado de Florida, aumentando los márgenes incluso en áreas donde había perdido hace cuatro años. “Florida es donde el despertar va a morir”, alardeó DeSantis, desde el escenario en la celebración de su victoria. Cuanto más avanzaba la noche, más singular parecía el logro de DeSantis. Fue DeSantis, en lugar de los candidatos seleccionados por Trump, Walker o Mehmet Oz, quienes lograron la victoria republicana característica. Las cosas aún no se han asentado, pero parece que las elecciones intermedias han cambiado y no han cambiado la política. Los mismos estados rojos y azules básicos, el mismo punto muerto partidista. Pero tal vez algunas caras diferentes. ♦

 

 

*Benjamin Wallace-Wells: comenzó a colaborar con The New Yorker en 2006 y se unió a la revista como redactor de planta en 2015. Escribe sobre política y sociedad estadounidenses.

 

Fuente: The New Yorker

 

 

EEUU – Los demócratas aguantan en el Senado pero la ventaja republicana en la cámara baja pone la alfombra roja al trumpismo

 

 

 

Metamorfosis del imperialismo

 

 

Visitas: 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email