Portugal – Recordando la revolución de los claveles

Por Brais Fernandez / Dave Kellaway.

Esta semana se cumple el 50 aniversario de la Revolución portuguesa de los “Claveles” que estalló en 1974 y finalmente fue dominada en 1976 con la elección de un gobierno encabezado por Soares del Partido Socialista (SP). El SP moderado consolidó muchas reformas ganadas en los dos años anteriores pero también restauró el orden capitalista. Para aquellos de nosotros de cierta edad, los acontecimientos portugueses representaron una esperanza de que las movilizaciones revolucionarias que habíamos presenciado en Francia, Italia y Praga en 1968/69 serían sostenidas y continuadas en una ruptura exitosa con el capitalismo. Recuerdo que muchos camaradas de la izquierda radical fueron a Portugal para observar de primera mano el colapso del antiguo régimen fascista y los ejemplos inspiradores de autoorganización en todos los sectores de la sociedad, desde los campesinos del Alentejo hasta las zonas industriales de Lisboa y Oporto, incluyendo a los soldados rasos. En Gran Bretaña y en otras partes de Europa, el nivel de autoorganización a través de delegados sindicales y comités de lugar de trabajo seguía siendo muy alto en comparación con el actual. Habíamos visto a los mineros derrotar al gobierno conservador de Heath y la contraofensiva neoliberal encabezada por Margaret Thatcher y Reagan aún estaba por llegar.

Ya han transcurrido cincuenta años… pero todavía vale la pena volver a contar la historia y aprender de ella. Las revoluciones son posibles en Europa, pueden surgir de maneras que no siempre podemos predecir; los oficiales militares desempeñaron un papel clave en Portugal. El Estado no es todopoderoso. Los procesos internacionales siempre juegan un papel: aquí fue el surgimiento de la revolución anticolonial contra el régimen portugués. La autoorganización siempre se desarrolla en estas situaciones; profundizarlas y politizarlas es clave para una victoria de la izquierda. Los capitalistas disputarán la hegemonía a las masas insurgentes no sólo mediante la violencia sino haciendo concesiones. Construirán y utilizarán partidos políticos como los socialdemócratas para ganar apoyo para la continuidad de su sistema con ropas diferentes.

La izquierda también puede fracasar en su estrategia de unir a la insurgencia y ofrecer un resultado político alternativo. Los lemas y programas correctos por sí solos no son suficientes. La compleja tarea de construir una base de masas y formar alianzas requiere un nivel de liderazgo político que debe construirse pacientemente en los períodos previos a que estalle una crisis prerrevolucionaria.

La siguiente es una versión traducida ligeramente editada del prólogo de Brais Fernández al libro La (pen)última revolución en Europa – De la revolución de los claveles a la contrarrevolución neoliberal de Francisco Louçã y Fernando Rosas publicado en español por Critica & Alternativa ( 2024) – Dave Kellaway

El concepto de “revolución” es sin duda uno de los más controvertidos. A menudo es trivializado por la ideología del “sentido común”, que lo asocia con cambios superficiales. Los medios proclaman “revoluciones” en muchos aspectos de nuestras vidas. Por ejemplo, un nuevo producto se anuncia como revolucionario. Más allá de estas concepciones, el término revolución también se asocia con cambios estructurales y duraderos que modifican irreversiblemente la historia. Este es el significado más común en sociología.

Sin embargo, desde un punto de vista político, es más útil asociar la revolución con una coyuntura en la que se concentran las contradicciones sociales, en la que actores hasta ahora ausentes irrumpen en la historia. Podemos pensar en la revolución como una ópera o una obra de teatro representada en un teatro.

En un momento dado, los actores interpretan la pieza con tranquilidad, de forma rutinaria, mientras el público, pasivamente, disfruta de ella. En esa escena sólo existen el público y los actores. Pero de repente, e inesperadamente, los trabajadores del teatro (tras bastidores, frente a la sala) suben al escenario y comienzan a exigir atención. Piden su parte del mérito de la obra: “¡Sin nosotros, esta obra no podría realizarse!” Nadie les presta atención, los actores los miran con desdén, parte del público abuchea. Los trabajadores abren las puertas del teatro. Viene mucha más gente que nunca para ver una obra de teatro. En cierto momento, el público y los actores tienen que abandonar (temporalmente) el escenario y los trabajadores comienzan a representar su propia versión de la obra.

Sin embargo, en una revolución, como en el estreno de una obra de teatro, nadie sabe el final.

Así, la revolución es la entrada a la política de quienes hacen historia cotidianamente, con su esfuerzo y su trabajo, pero que no disfrutan de las riquezas (económicas, culturales, sociales) que ellos mismos generan. Ésta es la idea de la revolución como una bifurcación en el camino, una elección crucial, como “política concentrada”, en la que la historia puede ir en un sentido u otro.

Muchos historiadores de las clases dominantes ven la historia desde un prisma positivista, es decir, como un desarrollo lineal inevitable hacia el progreso. Sin embargo, cuando en 1989 se cumplieron 200 años de la Revolución Francesa, la historiografía burguesa se vio obligada a responder al fenómeno: qué había sucedido, por qué fue derrocado Luis XVI, cómo se explican las guillotinas, los Sans-Culottes, las guerras posteriores, las masas. tomando protagonismo, el liderazgo jacobino?

La ideología dominante, que tan pronto como se vuelve dominante deja de ser revolucionaria, se ve así obligada a negar sus propios orígenes. Para permanecer en el poder olvida sus orígenes revolucionarios, las barricadas y los levantamientos de masas. Las revoluciones son tiempos incómodos para las clases dominantes. Incluso cuando los utilizan o los aprovechan para conservar o reformular su propio poder, se sienten como anomalías, llenas de barbarie que interrumpen el curso “normal” de la historia. Una historia caracterizada por una desigualdad económica “natural” pero compensada por una tendencia correspondiente hacia una igualdad político-representativa encarnada por la democracia liberal.

La Revolución de los Claveles que estalló el 25 de abril de 1974 no está exenta de juicios paradójicos. La burguesía portuguesa lo vivió con miedo, pero al mismo tiempo tuvo que intervenir para descarrilarlo. Todos los partidos o fracciones hicieron referencia al “socialismo”. La socialdemocracia y los partidos vinculados a las élites vieron en la revolución una forma de deshacerse de la vieja dictadura. Era anacrónico y disfuncional para las nuevas formas de dominación que necesitaba el Capital. Por otro lado, un sector muy importante de la población, entre los cuales un porcentaje importante de la clase trabajadora y el ejército, adoptó formas de democracia y poder popular que pusieron en riesgo, no sólo el aparato político de la dictadura salazarista (“la régimen”), sino también las relaciones de explotación y opresión en las que se basaba el poder de la oligarquía.

La Revolución portuguesa no tenía un final predeterminado: tanto la toma del poder por la clase trabajadora como la contrarrevolución neoliberal con formas democráticas eran opciones potenciales. La revolución abrió un enfrentamiento que no sólo estuvo presente en “lo político”, entendido como el ámbito de la representación, en forma de lucha entre partidos y personalidades. Fue también un conflicto en toda la sociedad, en forma de lucha en los espacios de la sociedad civil que rigen la vida cotidiana. Tuvo lugar en las comunidades de vida atravesadas por contradicciones de clase en las que se generan las relaciones sociales: en las fábricas, los barrios y en sectores de los aparatos del Estado como los militares.

Esta fuerza de la revolución, de la irrupción del pueblo en la escena política, ha tenido consecuencias en la configuración de la política portuguesa después del 25 de abril. No sólo en la Constitución del régimen, que en su origen, en su aspecto formal, parcialmente reflejó la condensación de fuerzas producida por la movilización desde abajo, aunque sin tocar los nodos fundamentales del poder capitalista.

También, por ejemplo, ha afectado a la composición de los partidos políticos, con un fuerte Partido Comunista Portugués prosoviético. Obtiene su fuerza y ​​su capacidad para resistir el declive de los partidos “marxista-leninistas” como resultado de la caída del muro de Berlín a través de su identificación transmitida generacionalmente con la revolución de los Claveles. Lo mismo ocurre con el Bloco de Esquerda, una de las formaciones radicales más importantes de Europa, que proviene de grupos maoístas y trotskistas que iniciaron su andadura al calor de la ola revolucionaria. Finalmente, la política portuguesa está definida por esta revolución. Nadie lo niega, porque es el acontecimiento fundacional del Portugal moderno, pero cada uno le da un significado diferente: algunos, la izquierda radical o revolucionaria, lo ven como una obra inacabada, que debemos retomar y concluir. Otros, los de arriba, lo ven como un momento incómodo en el que finalmente ganaron y que ahora pueden asimilar.

Este libro trata sobre esta tensión entre revolución y contrarrevolución. Antes de comentarlo, recordemos algunos hechos.

La (pen)última revolución de Europa

El 25 de abril de 1974, un levantamiento militar puso fin a la dictadura de derecha que había gobernado Portugal durante 48 años bajo el nombre de “Estado novo”. El gobierno de Marcello Caetano (que se exiliaría en Brasil, donde moriría en 1980 sin ser juzgado), sucesor del veterano Salazar, fue derrocado del poder al ritmo de la ya famosa “ Grandola Vila Morena ”. canción utilizada en la radio como señal del levantamiento militar].  [ 1 ] Así comenzó el período conocido como la “Revolución de los Claveles”.

Puede resultar útil situar la Revolución portuguesa en el contexto político internacional en el que tuvo lugar. En todo el mundo había “un gran desorden bajo el cielo”. La crisis de 1973 golpeó el proceso de acumulación capitalista. Las revoluciones coloniales estaban culminando en procesos de independencia. En Europa, la larga ola de agitación antisistémica que comenzó en 1968 puso en tela de juicio el modelo de desarrollo imperante, buscando nuevas formas de entender y construir el socialismo. Mientras que los partidarios más conscientes del capitalismo se presentaban con rasgos más homogéneos (la famosa tríada de religión, familia y propiedad), el socialismo estaba dividido entre familias, muy mal alineadas entre sí, con un objetivo “ideológico” común pero con muchas diferencias estratégicas. : Maoístas, prosoviéticos, guevaristas, trotskistas, socialistas de izquierda, anarquistas…

Todas estas cuestiones tuvieron una influencia decisiva en Portugal, aunque las desigualdades centro-periferia, no sólo se expresaron en el desarrollo económico, sino también en el político. En los países del norte de Europa se cuestionó un modelo democrático basado en la integración de amplios sectores de las clases subalternas pero incapaz de satisfacer muchas de las necesidades de los trabajadores, las mujeres y los jóvenes. Mientras que en los países del sur (Grecia, España, Portugal) el hilo de la resistencia estuvo fuertemente condicionado por la lucha contra las dictaduras que representaban los intereses de una casta militar, religiosa y empresarial minoritaria pero que dominaban toda la estructura del Estado.

Esto significó que, desde el principio, la lucha por el derrocamiento del régimen dio lugar a enfrentamientos frontales con y dentro del aparato del Estado, con elementos de dualidad. El Estado aparecía “desnudo” a los ojos de la población, no como representante de la nación en su conjunto, sino de una minoría rica, parasitaria, corrupta e incapaz. Portugal experimentó durante las décadas de 1960 y 1970 un proceso de desarrollo económico relativamente poderoso, similar al de España, aunque menos explosivo. Para un sector de la burguesía era necesario acelerar la conexión económica y política con Europa, proceso que vincularía a Portugal con el mercado europeo y al mismo tiempo actualizaría las formas de poder político. Este sector buscó formas de integración de las clases trabajadoras que no alteraran la estructura de propiedad, pero que permitieran ciertas libertades y espacios para organizar la disidencia. Sin embargo, otro sector se aferró a los mecanismos de dominación del Estado corporativo, con una postura muy marcada por su dependencia de los mercados coloniales y su miedo a ser absorbido por el capital extranjero.

Desde abajo, una incipiente movilización de los sectores laboral y estudiantil apareció en la vida del país en paralelo al desarrollo económico. Desde finales de los años 1960, se formó un nuevo movimiento obrero a través de la movilización, con la fundación de Intersindical, embrión de lo que se convertiría en la futura CGTP, el principal sindicato de Portugal. En 1973, más de cien mil trabajadores participaron en huelgas. La ocupación de las universidades y las luchas de los estudiantes de secundaria se sucedieron una tras otra. El Partido Comunista Portugués (PCP), durante los años de resistencia a la dictadura, fue la organización hegemónica a nivel de implantación popular, aunque progresivamente surgió una izquierda radical que introdujo nuevos temas y perspectivas. Si bien no alcanzó los niveles del PCP, esta nueva izquierda fue capaz de dialogar e implantarse en los medios obreros y estudiantiles.

Sin embargo, no podemos olvidar que toda la vida social en Portugal estuvo marcada por un duro conflicto armado destinado a mantener las colonias africanas (Angola, Mozambique, Guinea, Cabo Verde y Santo Tomé y Príncipe), que involucró directamente al 10% de la población activa. Un conflicto sufrido por las clases populares y por los países colonizados, pero que también erosionó el papel dominante de la casta dirigente. Este último se empeñó en resolver el conflicto colonial desde un punto de vista militar, opción fuera del alcance de un país del tamaño y recursos de Portugal y, sin duda, fuera de tiempo en un contexto en el que la descolonización era un proceso irreversible en el nivel global.

Este precario equilibrio entre fuerzas sociales antagónicas establecido en los años previos a la revolución generaría una sensación de “fin de ciclo” en la sociedad portuguesa. Desde principios de los años setenta, la clase dominante ya no podía gobernar como lo había hecho hasta entonces y, al mismo tiempo, las clases dominadas no aceptaban seguir siendo gobernadas de la misma manera. La acumulación de contradicciones internas abrió el camino a una crisis de régimen, que sólo necesitaba un detonante para explotar y abrir el camino para que las masas populares intervinieran activamente en la política nacional.

El 25 de abril de 1974, un importante sector del ejército portugués llevó a cabo el derrocamiento del gobierno dictatorial de Marcello Caetano. Estos oficiales, organizados en el MFA (Movimiento de las Fuerzas Armadas), abrieron así una crisis en el aparato estatal, pero su acción desató toda la energía y el anhelo de libertad presentes en el pueblo portugués. La situación se volvió compleja. Se inició el llamado “proceso revolucionario en curso”, en el que clases, tendencias políticas y diferentes concepciones de la sociedad lucharon por convertir su proyecto particular en un proyecto nacional para la sociedad en su conjunto. Esta confusión y estos intereses contrapuestos atraviesan también al MFA, dividido entre sectores moderados vinculados a Spinola (primer jefe de gobierno tras la caída del régimen) y otros más vinculados a los movimientos populares y a la izquierda que buscaban organizar una transición al socialismo. , como el mítico Otelo Saraiva de Carvalho.

A pesar de la importancia del MFA, su papel estuvo condicionado por su nexo con las masas revolucionarias, pero también por las presiones que sufría por parte de la burguesía: sólo 400 de los 4000 oficiales que tenía en ese momento el ejército portugués pertenecían orgánicamente al MFA. . Los militares fueron la vanguardia que inició la revolución portuguesa, pero sin duda estaban respondiendo a un movimiento de cambio mucho más profundo en la sociedad. Sin duda, lo más fascinante que abre el 25 de abril es el proceso de autoorganización popular que siguió. Aparece el movimiento de moradores (vecinos que ocupan las viviendas y gestionan la vida en los barrios). Surgieron las comisiones de trabajadores (CT), que se organizaron de manera autónoma, involucrando a diferentes sectores productivos, y que se configuraron como un espacio unitario para los trabajadores más allá de las diferentes tendencias políticas. Realizaron experimentos de autogestión contra la propiedad privada. Los bancos fueron nacionalizados por los propios trabajadores y el gobierno no tiene más remedio que sancionar tal acción. Los soldados no fueron ajenos a este proceso de empoderamiento colectivo y de formación de sus propios cuerpos, Soldados Unidos Vencerán, que encabezaron múltiples manifestaciones populares uniformados.

Este informe en el libro de Daniel Bensaïd, Carlos Rossi (seudónimo de Michael Löwy) y Charles André Udry [[ Portugal: la révolution en marche , París, C. Bourgois, 1975), destaca las dinámicas que marcaron la vida cotidiana del poder popular. , cuando la reunión masiva era la forma básica de relaciones sociales. Vale la pena citar a pesar de su extensión:

En un barrio popular de Lisboa, una mansión estaba ocupada por la población. Inmediatamente los muebles y objetos fueron agrupados para devolvérselos respetuosamente a su dueño: sólo necesitaban las paredes y el jardín. En el sótano incluso encontraron, y quemaron, algunas revistas nazis de los años 1930 […] El sábado la población del barrio fue convocada a una asamblea general para organizar la ocupación y elegir la comisión de ocupación. Había muchas mujeres, serias, con niños dormidos en brazos. Había un veterano del Partido Comunista, encarcelado durante la dictadura y también un militante del PCP con una mirada muy cómica que quería poner orden en los debates. El grupo que presidía la plataforma quedó sumergido por la asamblea que reunió, cuestionó, discutió en grupos […]

Primera interrupción: se anunció la llegada de la policía militar del cuartel más cercano. Los soldados con sus uniformes de leopardo se dirigían a limpiar el jardín, donde jugarían los niños. Segunda interrupción: ¡Se anunció la llegada del dueño! ¡Que valor! La gente se agolpó en la puerta y se empujó para sacarlo. Se produjo una discusión entre dos grupos de mujeres, la primera pacifista y la otra que quería lincharlo. El dueño fue expulsado. Tercera interrupción: hacía un rato había llegado un hombre gordo, vestido con un polo amarillo, cubierto de insignias del PCP. Y empezó a atacar a todos. Entonces le preguntaron: – ¿Eres del barrio? – No. – En ese caso, vete o cállate.

Mientras tanto, hubo dos disputas. En primer lugar, la cuestión de si la ocupación debería tener como objetivo la creación de una guardería o si debería desempeñar un papel de centro político mediante la publicación de un boletín y el contacto con las empresas del barrio. Los que defendieron la primera posición estaban en minoría. A continuación, sobre el estatuto del comité elegido, el representante de la comisión de inquilinos quería que la ocupación pasara a ser competencia municipal. Otro miembro del PCP, apoyado por militantes de la Liga Comunista Internacionalista, defendió la autoorganización.

Se votó una moción que ratificó la expropiación del edificio. Luego tuvo lugar la elección de la comisión. Y se empezó por hacer un censo de las profesiones de las personas presentes para asignarles tareas de acondicionamiento de la guardería.

Quería citar este largo párrafo para, a través de un ejemplo concreto, describir la lógica subyacente, característica de todo proceso revolucionario: la recuperación de las relaciones sociales por parte de los de abajo. La propuesta de un modelo de sociedad alternativo al capitalista, liberador del colectivo y de cooperación frente a la competencia. Por supuesto, este proceso no es irreversible ni está libre de contradicciones, debates y disputas. Diferencias ideológicas, tácticas, diferentes facciones de una misma clase, todos están presentes pero unificados en experiencias y espacios comunes. La Revolución de los Claveles nos deja muchos ejemplos de cómo se construye el poder popular, que puede ser la base de una democracia socialista. En este tipo de experiencias también encontramos un esquema de administración, gestión y control que surge desde la base, que intenta abarcar el conjunto de la vida social del país.

Es un esbozo de un proyecto de Estado alternativo, construido por los trabajadores, incompatible con las instituciones capitalistas, lo que en lenguaje leninista se ha llamado “poder dual”. La lucha entre dos legitimidades y dos formas de gestionar la vida colectiva fue, digámoslo claramente, una lucha entre dos modelos incompatibles. La revolución sólo podría triunfar si se lo jugaba todo a estos embriones de un nuevo Estado, a una nueva constitución, en su sentido más profundo, para el país. La contrarrevolución sólo podría triunfar si conseguía la hegemonía de su modelo institucional representativo. Tuvo que eliminar el ejercicio activo del poder por parte de la ciudadanía y restaurar el orden en los lugares de trabajo y la economía a través de los cuales se basa materialmente el poder del capital. Aquí hay otra cuestión fundamental: la hegemonía de la clase capitalista debe tener una base consensual fuerte. Tiene que ser aceptado en gran medida por todos los partidos, ya que su forma particular de articulación hegemónica debe presentar los intereses de una minoría social como los intereses de la población en su conjunto.

La hegemonía proletaria, por el contrario, necesita “decodificar” esa ficción, construyendo un bloque político histórico amplio, en alianza con otras capas, que rompa la ficción del “interés general”, generando un nuevo consenso que excluya a las élites y compone a través del conflicto lo que Gramsci llamaría una nueva dirección moral para el país. La gran batalla de la Revolución portuguesa fue definir quién era “el motor” de la nación, su dirección moral, la clase “indispensable”. Mientras la clase dominante acusaba al movimiento popular de sembrar el caos económico (el Times llegó incluso a decir que el capitalismo estaba muerto para siempre en Portugal), hubo una respuesta inmediata y certera en las calles de que “la mayor riqueza de un pueblo es su población”. ”.

Estos conflictos generaron gran preocupación en toda la sociedad. Mientras que para la clase dominante fueron tiempos de gran agitación, para los oprimidos fueron tiempos de felicidad. Gabriel García Márquez escribía por aquellos días que en Lisboa “toda la gente habla y nadie duerme. Hay reuniones hasta altas horas de la noche, los escritorios tienen las luces encendidas hasta altas horas de la madrugada. En todo caso, esta revolución va a aumentar la factura de la luz”. La revolución ciertamente logró mucho más que eso: derechos sociales, libertades, fortalecimiento de un sector público que garantizaba un salario mínimo en especie a los trabajadores; pero quizás mucho menos de lo que podría haber sido.

El Partido Socialista (SP) liderado por Soares encabezó la reconstrucción de la estabilidad capitalista y el Partido Comunista, sin legitimar el régimen posterior, nunca apoyó claramente las formas de nuevo poder promovidas por el pueblo. En 1975, en su periódico Avante calificó de “ilusiones idealistas” todo aquello “que lleva a algunos sectores a ver en las formas de organización popular los futuros órganos del poder del Estado”. La extrema izquierda y los sectores más radicalizados del movimiento popular hicieron una última demostración de fuerza con la candidatura de Otelo Saraiva de Carvalho en las elecciones presidenciales de 1976, que obtuvo el 16% de los votos, pero no logró institucionalizar los embriones del poder popular. emergiendo desde abajo. Esta lucha por la dirección del movimiento popular fue una constante durante todo el proceso revolucionario.

El SP, un partido que apenas existía antes de la caída de la dictadura, fue capaz de recoger los anhelos democráticos de amplios sectores de las clases populares que lo veían como una alternativa “europea” al modelo propuesto por el PCP, incapaz de dejar atrás sus esquemas prosoviéticos. La extrema izquierda estaba hegemonizada por el maoísmo (UDP, MRPP), que agrupaba a miles de jóvenes estudiantes y trabajadores, con niveles delirantes de fanatismo pro-chino y sectarismo hacia el mundo comunista, al que veían como el “principal enemigo”, todo esto combinado con Alianzas oportunistas con el SP. El MRPP, el principal partido maoísta, en el que militante Durão Barroso, no dudó en apoyar a un militar conservador como Eanes y el SP en las elecciones presidenciales de 1976.

A pesar de que en ciertos momentos la izquierda revolucionaria tuvo influencia en un sector decisivo de la vanguardia, apoyándose en el radicalismo de ciertos sectores de la clase trabajadora y en experiencias de lucha muy avanzadas, no fue capaz de articular una estrategia para tomando el poder. Mientras tanto, el PS construyó su hegemonía sobre dos realidades sociales: a) el deseo de mejoras sociales dentro de un sistema democrático compartido por amplios sectores de la población y b) la comprensión por parte de un sector de las élites de que la contrarrevolución no se llevaría a cabo” Estilo chileno”. Dada la relación de fuerzas existente durante el “Proceso Revolucionario en Curso” (para usar la expresión de aquellos años), era necesario un proceso de integración de las demandas desde abajo, haciendo concesiones que no tocaban fundamentalmente la estructura de reproducción capitalista.

Y luego… la contrarrevolución neoliberal

Este libro también aborda lo que sucedió después de que el “proceso revolucionario en curso” no pudo consolidar la dinámica anticapitalista. El neoliberalismo implantado en Occidente a través de la contrarrevolución conservadora liderada por Reagan y Thatcher ha tenido consecuencias devastadoras en Portugal. No es casualidad que todos los partidos de Portugal reivindiquen la Revolución de los Claveles: para los partidos de las elites es un momento incómodo que hay que recuperar. Para el PS es un momento de desorden, un precio a pagar para deshacerse de la anacrónica dictadura del salazarismo y poder construir un modelo de dominación capitalista integrado en Europa, con su democracia liberal y su estructura de explotación intactas. Para cierta izquierda, el PCP, es una memoria que le ayuda a sobrevivir, pero a la que es incapaz de volver a retomar de manera autocrítica. Para la izquierda radical, es un acontecimiento incompleto, un punto a partir del cual reanudar la lucha.

Así, gran parte de la disputa sobre el significado de Portugal gira en torno a lo que simboliza la Revolución. Los escritos de Fernando Rosas y Francisco Louçã, ambos líderes del Bloco de Esquerda e intelectuales marxistas, analizan el significado de la Revolución portuguesa, los poderes que desató y los momentos de ruptura que generó. También esbozan cuáles han sido los mecanismos políticos y económicos sobre los que se fundó la contrarrevolución neoliberal, como las políticas de austeridad o los ataques a los salarios, así como el proceso de subdesarrollo de Portugal. Un libro que compone un cuadro complejo de la dialéctica entre los intentos de las clases trabajadoras de cambiar el mundo desde la base y los intentos de las élites de impedirlo.

18 de abril de 2024

Traducido por Dave Kellaway de viento sur .

Tomado de internationalviewpoint.org

Visitas: 8

RSS
Follow by Email