Europa – Contra la criminalización de la opinión y en defensa de nuestro derecho a apoyar a Palestina: ¡Debemos levantarnos!

Por Nathan Deas.

En Francia, la represión contra los partidarios de Palestina está aumentando. Prohibida una conferencia de La Francia Insumisa (LFI); un dirigente sindical ha sido arrestado y acusado por hablar en favor de Palestina; han aumentado los casos judiciales contra quienes “aprueban el terrorismo”; y el Estado ha intensificado sus esfuerzos “antiterroristas”. Ante todo esto, debemos permanecer unidos.

Citaciones de activistas de Révolution Permanente – entre ellos el activista sindical y ex candidato presidencial Anasse Kazib, así como activistas de Solidaires Etudiant.es EHESS – y varias decenas de partidarios de Palestina, por parte de la “unidad antiterrorista” como parte de una investigación por “ tolerar el terrorismo”. Jean-Paul Delescaut, secretario de la UD CGT 59, recibió una condena de un año de libertad condicional por una declaración de apoyo al pueblo palestino que mencionaba la “ocupación militar y colonial” llevada a cabo por Israel en Palestina.

Una conferencia de Francia Insumisa sobre Palestina durante la campaña electoral europea fue prohibida por la Universidad de Lille y por el gobierno local. El Estado prohibió una marcha en París el 14 de abril contra el racismo, la islamofobia, la violencia policial y el genocidio en Gaza. Finalmente, el viernes, Rima Hassan, candidata palestina del LFI en las elecciones europeas, fue citada por “tolerar el terrorismo”.

En los últimos días, la represión contra los partidarios de Palestina se ha vuelto más intensa y audaz. La prohibición de la conferencia de Francia Insumisa no es otra cosa que la prohibición de las acciones de la tercera fuerza política más influyente en las últimas elecciones presidenciales.

Obviamente, esto no es ajeno al apoyo incondicional de Francia a Israel y su genocidio enmascarado detrás de los hipócritas llamados de Macron a un “alto el fuego”. Tampoco es ajeno a los intentos del Estado francés de meses de silenciar y criminalizar cualquier expresión pública de solidaridad con el pueblo palestino, así como a cualquiera que se “atreviese” a denunciar los crímenes del ejército israelí y el apartheid israelí. Estos intentos fueron respaldados por la mayoría de los “medios dominantes” y un amplio espectro político (desde algunos componentes del “antiguo NUPES” hasta la Asamblea Nacional de Extrema Derecha, RN).

“Esta escalada”, dice Elsa Marcel, abogada y activista de Révolution Permanente, “es parte del endurecimiento político y judicial del régimen en los últimos años”. Ella continúa,

Todo el arsenal jurídico construido meticulosamente por los sucesivos gobiernos ha mostrado en los últimos meses todo su potencial. Por ejemplo, en 2014, el delito de “tolerancia del terrorismo” se eliminó del derecho penal de prensa y se insertó en el código penal. La pena por este delito ha seguido aumentando. Hoy, las consecuencias de estas ramificaciones son obvias, especialmente en lo que respecta a la represión de la oposición política. Lo que está en juego va mucho más allá de la cuestión palestina, sino que concierne a las libertades políticas fundamentales. A este ritmo, nada impedirá que [el Estado] procese a activistas “ecoterroristas” que apoyan a Sainte-Soline, por ejemplo, por “tolerar el terrorismo”. Todo el movimiento social y político está preocupado.

En este contexto, la escalada de los últimos días debe tomarse en serio. Es un síntoma de una atmósfera tóxica, entre el ascenso de la extrema derecha y la escalada belicista, y de un giro autoritario que continúa expandiéndose (en las escuelas, contra los barrios, el movimiento ecologista, el mundo laboral, en preparación para la guerra y la austeridad). ). El Estado parece querer atacar todas las voces disidentes y no duda en utilizar pretextos falaces, en particular empañando la lucha legítima contra el antisemitismo.

Debemos defender nuestros derechos democráticos, políticos y sindicales, por el derecho a expresar nuestra solidaridad con el pueblo palestino. Todo el movimiento de solidaridad con Palestina, las organizaciones de los movimientos obreros y políticos de nuestro campo social, deben permanecer unidos y preparar una respuesta unida acorde con estos ataques. Esta urgencia es aún más central, porque en Gaza, las potencias imperialistas continúan “negociando” la masacre de palestinos y la próxima ofensiva en Rafah a cambio de unas cuantas fichas del gobierno de Netanyahu para evitar una conflagración regional que afecte a Israel y sus Los seguidores son responsables. Contra la policía del pensamiento que el régimen quiere establecer, por Palestina y por la defensa de nuestros derechos democráticos: no nos quedaremos en silencio.

Este artículo apareció originalmente en francés en Revolución Permanente .

Traducción de Nadia Ben Omar

Tomado de leftvoice.org

Visitas: 2

RSS
Follow by Email