Irán-Israel. Una escalada en forma de atizador mentiroso

Por Ziad Majed.

El ataque de Irán a Israel la noche del 13 al 14 de abril se produjo en respuesta al bombardeo de su consulado en Damasco el 1 de abril que  dejó 16 muertos, incluidos oficiales de la Guardia Revolucionaria. Esta operación plantea varias cuestiones sobre la estrategia de Teherán y sus aliados en la región, pero también de Jordania, así como sobre el grado de autonomía de Israel respecto al paraguas estadounidense.

Al utilizar más de 200 drones y alrededor de un centenar de misiles para atacar a Israel la noche del 13 al 14 de abril, Irán está enviando un mensaje claro. Si bien los ataques israelíes contra sus fuerzas, centros militares y sitios de suministro en Siria no son nuevos, los ataques contra su misión consular y diplomática –protegida por las Convenciones de Viena de 1961 y 1963– constituyen una línea roja. Esto explica su respuesta militar y puede requerir otras, más elaboradas si es necesario, dirigidas directamente desde la República Islámica o a través de aliados regionales y milicias leales en Irak, Siria, Líbano y Yemen.

Sin embargo, al margen de este mismo ataque, Irán dejó claro que quería evitar una guerra total con Israel y, por supuesto, con su aliado estadounidense. Anunciada de antemano, su respuesta no pretendía infligir daños considerables a Israel ni pérdidas humanas que justificaran una nueva confrontación. Tel Aviv, Washington y sus aliados tuvieron tiempo de derribar la mayoría de los 300 drones y misiles detectados, como era de esperar, procedentes de territorio iraní. Por lo tanto, después de estas represalias, Irán intenta volver a las reglas de enfrentamiento.1cuyos términos fueron violados durante el bombardeo del consulado. Respondió con una demostración de fuerza en los cielos de la región, pero sin pérdidas israelíes en tierra.

precaución americana

Por su parte, Israel busca aprovechar la situación para distraer la atención de su guerra genocida en curso en Gaza y de sus crímenes en Cisjordania . También espera movilizar nuevo apoyo occidental, del que recientemente ha perdido parte, o al menos la unanimidad . Lo cierto es que, tras este ataque, Tel Aviv corre el riesgo de ver su libertad de circulación considerablemente reducida en la región -es decir, fuera de Palestina-, mientras que hasta entonces los ataques militares se habían producido sin temor a represalias. Esta nueva situación debería empujarle a reforzar su coordinación con los estadounidenses antes de lanzar nuevos ataques contra Teherán.

Esto nos lleva a otra observación: Estados Unidos no quiere una escalada regional a gran escala durante un año de elecciones presidenciales y en un contexto internacional muy tenso. Demostraron que estaban dispuestos a defender “  la seguridad de Israel  ” sobre el terreno. Sin embargo, los anuncios de Biden a Netanyahu muestran que Washington no desea participar en futuras operaciones israelíes. La Casa Blanca prefiere que Tel Aviv se abstenga de reaccionar y no busca implicar a Estados Unidos. Las recomendaciones estadounidenses consisten en permanecer dentro de los límites del enfrentamiento que precedió al ataque al consulado y en anticipar cuidadosamente las consecuencias de cada una de las operaciones futuras.

Suscríbete gratis al boletín semanal Orient XXI

La situación actual también coloca en una posición muy delicada a Hezbollah, el principal aliado de Irán, que lleva librando una guerra contra Israel en la frontera sur del Líbano desde el 8 de octubre de 2023. Al igual que su padrino, el partido chiita libanés no quiere una guerra total. Por tanto, evita utilizar su artillería pesada, destinada únicamente a defender su existencia y el programa nuclear iraní -del que hoy nadie está amenazado-, para no provocar respuestas israelíes devastadoras. Porque el colapso económico, las tensiones y las divisiones políticas internas hacen que ni el Líbano ni la base del “  partido de Dios  ” en el sur puedan asumir una nueva guerra contra Tel Aviv como la de 2006. Sin embargo, Israel está aumentando gradualmente la intensidad de sus ataques. . Esto corre el riesgo de erosionar el poder de disuasión de Hezbollah, hasta ahora garantizado por sus misiles y su preparación de combate, y arrastrar a la milicia hacia una confrontación inevitable.

La elección de Jordania

La última observación se refiere a Jordania, que ha visto varios drones y misiles iraníes cruzando su espacio aéreo. El reino hachemita participó con los estadounidenses (así como con los franceses y los británicos) en su interceptación. Independientemente de la indignación popular que tal acción suscita en la región, la iniciativa jordana se explica por el miedo a presenciar la transformación de sus cielos en una zona abierta al enfrentamiento israelí-iraní. Especialmente si Irán pronto confía a las milicias iraquíes la misión de lanzar drones desde la frontera entre Irak y Jordania. Esta eventualidad podría afectar la capacidad de Ammán de mantener un margen de autonomía en su papel diplomático regional, como aliado de Occidente y ”  protector de los lugares santos musulmanes y cristianos  ” en Jerusalén. También podría amenazar su seguridad en un momento en que la monarquía está preocupada por lo que está sucediendo en Cisjordania y los planes de la extrema derecha israelí de deportar a palestinos a su territorio. Al mismo tiempo, persisten dudas –legítimamente– sobre la capacidad y la voluntad de Ammán de atacar aviones israelíes, si alguna vez penetran su espacio aéreo para bombardear a Irán o a sus aliados iraquíes.

Los límites del cumplimiento por parte de Israel de las ”  recomendaciones  ” estadounidenses en los días y semanas venideros siguen siendo inciertos. ¿Responderá al ataque iraní yendo más allá de lo “  aceptable  ” para recuperar la iniciativa  ? ¿Cómo reaccionará Irán en este caso  ?

Las complejidades aumentan y los objetivos de las distintas partes entran en conflicto. Por un lado, la derecha supremacista del gobierno de Netanyahu quiere ampliar el alcance de la guerra para permitir que el ejército y los colonos cometan más crímenes y expulsiones contra los palestinos en los territorios ocupados. Por otro lado, el Primer Ministro israelí ve en la situación actual una oportunidad para debilitar a Irán y a Hezbolá. Por su parte, Washington está presionando para contener la guerra y limitar los daños en la región, pero no en la Franja de Gaza. Finalmente, Teherán y sus aliados (principalmente Hezbollah) se ven obligados a responder a los ataques israelíes cuando superan un cierto límite, sin correr el riesgo de transformar la situación en una guerra total. Si tenemos en cuenta todos estos elementos, no se puede excluir el riesgo de que una conflagración sobre el terreno supere los cálculos y las respuestas mesuradas.

Lo que es seguro es que estamos en una fase en la que la violencia y los enfrentamientos –en diversas formas– continuarán durante mucho tiempo. Ellos determinarán el curso de los acontecimientos, ya sea en los países directamente afectados o en todo el Medio Oriente.

Tomado de orientxxi.info

Visitas: 3

RSS
Follow by Email