Tucker Carlson entrevista a Putin para revolucionar la escena política estadounidense

El 8 de febrero de la semana pasada, cuando Brasil se preparaba para vivir el mayor espectáculo artístico-cultural del planeta, que es el Carnaval. El conocido presentador Tucker Carlson, ex-de Fox News, acudió a Moscú para realizar una entrevista de más de dos horas de duración con el actual presidente de Rusia, Wladimir Putin. Debido al tono cordial y al enfoque despreocupado para insistir al presidente ruso, esta entrevista fue un gran logro para Putin. Permitió perforar relativamente la burbuja de control de los medios de comunicación ejercida por el Estado estadounidense en el mundo, con el potencial de perturbar aún más los planes de los demócratas en un año electoral. 

La agresividad de los comentarios sobre esta entrevista, provenientes de los principales medios de comunicación vinculados a los demócratas en Estados Unidos, fue brutal. Prácticamente todos los titulares y los principales analistas acusaron a Carlson de ser prorruso y trataron a toda costa de desmoralizar al presentador. No podía ser diferente, el ingenio de Putin fue muy bueno en sus respuestas sobre la guerra contra Ucrania, así como en ejemplificar los errores geopolíticos estadounidenses cometidos en el pasado, como en la actual administración Biden. La preocupación por la repercusión de esta entrevista es muy grande, ya que el gobierno norteamericano en estos momentos intenta convencer a su congreso para que apruebe otro paquete de mil millones de dólares para ayudar a Ucrania en la guerra contra Rusia, aunque ya fue aprobado en el Senado. , tendrá dificultades para ser aprobado por la Cámara de Diputados. Preguntada por las repercusiones de la entrevista, Hilary Clinton incluso utilizó las expresiones “idiota útil” y “perro faldero de Putin” para referirse al papel del presentador Tucker Carlson en esta entrevista. Analistas del New York Times, CNN y Washington Post estuvieron en la misma línea al criticar la postura del presentador hacia el jefe del Estado ruso. La prensa brasileña en su mayoría fingió que esta entrevista simplemente no sucedió y que la repercusión en Brasil fue responsabilidad de canales y vehículos que buscan analizar la guerra en Ucrania a través de lentes alternativos, como esta plataforma en la que usted lee este texto. 

Otro beneficiario de la gran repercusión de esta entrevista es el expresidente Donald Trump, las críticas de Putin a la conducta de la administración Biden en el apoyo a Ucrania, demostrando cómo las sanciones contra Rusia no funcionan y terminan volviéndose contra los propios EE.UU., de alguna manera terminan Fortalecer la candidatura de Trump a la presidencia. Unos días después de la entrevista con Putin, en un discurso en Carolina del Sur, el líder de los republicanos hizo una declaración que sacudió a todos sus aliados del Atlántico Norte. Según Trump, cuando un presidente de un país miembro de la OTAN le preguntó si las fuerzas militares estadounidenses los protegerían incluso en el caso de un incumplimiento de los fondos de la OTAN, Trump dice que respondió lo siguiente: No, yo no los protegería”… “De hecho, los alentaría a hacer lo que quieran. Tienes que pagar. Tienen que pagar sus cuentas”. El mismo día, la Casa Blanca emitió una declaración pública condenando la declaración de Trump. 

Existe claramente una división entre la elite que dirige Estados Unidos, inflamada durante este período electoral, que expresa una diferencia en el tratamiento de diversas cuestiones internas y ciertos temas que involucran la política exterior, la disputa por la hegemonía global, que termina involucrando la propia relación con OTAN. El hecho de que Estados Unidos esté estancado en Ucrania y que Rusia esté mostrando todos los signos de que está en su mejor momento en la guerra es un plato lleno para que los republicanos golpeen duramente a la administración Biden. Las encuestas electorales muestran a Trump a la cabeza, y cualquier ofensiva militar que demuestre nuevos avances de Putin en territorio ucraniano en los próximos meses podría ser mortal para las aspiraciones electorales de los demócratas. 

Analicemos entonces algunos puntos fundamentales de esta entrevista que, además de centrarse en la escena política estadounidense, acabó planteando varios temas más densos sobre los que todas las organizaciones de izquierda y socialistas deben reflexionar en la escena global. 

“EL ESTADO UCRANIANO ES UNA INVENCIÓN DE LOS BOLCHEVIQUES…”

Putin comienza la entrevista haciendo una larga exposición de elementos históricos que, según él, confirman que Ucrania es parte constituyente del pueblo ruso, considerando que no existe un pueblo ucraniano, que esta denominación nunca tuvo como objetivo designar a una etnia. . Sobre todo teniendo en cuenta que tienen en común un territorio, una religión, una lengua y diversos elementos culturales e históricos desde la fundación del Estado ruso en el año 862. Evidentemente, esta lección de historia sobre la formación del Estado ruso hecha por Putin es una Muy buen argumento diseñado para poder legitimar la anexión de territorios ucranianos de reciente creación como Crimea, Donbass y por qué no justificar una posible anexión de toda Ucrania. 

Es importante llamar la atención del lector, que no está íntimamente familiarizado con cómo se forma la población rusa, sobre las diversas nacionalidades y etnias que, incluso como minoría, históricamente componen esta población. Esta unidad de pueblos distintos en varios momentos de la historia fue motivo de conflictos, guerras, disputas territoriales, tensiones políticas y opresión de las mayorías sobre las minorías. Sobre este tema, Putin insiste en delimitar una diferencia con la política bolchevique, especialmente con la posición de Lenin sobre la cuestión de las nacionalidades. Para el actual jefe del Estado ruso, la política trazada por Lenin en materia de nacionalidades fue errónea y contribuyó a la ruptura de la unidad del Estado ruso, citando a Ucrania como ejemplo de una especie de invención soviética. 

No es la primera vez que Putin se propone expresar esta diferencia con Lenin; en un discurso que precedió a la invasión de Ucrania, citó categóricamente la política leninista en materia de nacionalidades. En un texto que escribimos sobre las tensiones geopolíticas actuales, incluso citamos extractos de este discurso que demuestran cómo Putin piensa completamente diferente a Lenin sobre este tema, ver: https://esquerdaonline.com.br/2024/01/24/geopolitica- sollozo-alta-tension-se-acerca-una-tercera-guerra-mundial/.  

Los bolcheviques, durante la caída del imperio zarista y en los primeros años de la formación del Estado soviético, defendieron en general una política que admitía el derecho a la autodeterminación de las nacionalidades que participaban en el proceso de formación del Estado soviético. . Lenin estaba en contra de la sumisión forzada de los pueblos no rusos, y de que estos deberían tener incluso el derecho de separarse del Estado soviético y formar su propio Estado si era la voluntad de una nación determinada. El pensamiento leninista creía que la tolerancia hacia las naciones y minorías oprimidas era la política más adecuada para ganarse la confianza de estas personas en la construcción del Estado soviético. Se trataba de establecer una relación estatal superior y diferenciada al trato que el imperio zarista y el propio imperialismo burgués sometían a las naciones más pequeñas y oprimidas. 

En sus últimos años de vida, ya con mala salud, la cuestión de las nacionalidades molestó mucho a Lenin: en cartas que le dictaron a sus secretarios a finales de 1922, quedaba claro su descontento con Stalin por la cuestión de Georgia. Si no vemos algunos extractos: 

En tales condiciones, es muy natural que la “libertad de abandonar la unión”, con la que nos legitimamos, resulte ser un documento vacío, incapaz de defender a las demás nacionalidades de Rusia de la invasión de ese hombre genuinamente ruso. , del chovinista gran ruso, en definitiva, del sinvergüenza y opresor que constituye el típico burócrata ruso. No hay duda de que el ínfimo porcentaje de trabajadores soviéticos y sovietizados se hundirán en este mar de sinvergüenzas y chovinistas gran rusos, como una mosca en la leche…

“…En defensa de estas medidas, dicen que las comisarías del pueblo que se ocupan directamente de la psicología y la educación de las nacionalidades estaban divididas. Pero luego está la cuestión de si es posible dividir completamente estas comisarías y la cuestión de si hemos tomado, con suficiente cuidado, medidas para defender realmente a las otras nacionalidades del portero genuinamente ruso. Creo que no tomamos estas medidas, aunque podríamos y deberíamos haberlas tomado. Creo que la precipitación y el fervor burocrático de Stalin, así como su exasperación contra el llamado “socialnacionalismo”, jugaron un papel desastroso en esto. Por regla general, la exasperación tiende a desempeñar el mismo papel perjudicial en la política…

“…Ya había escrito en mis obras sobre la cuestión nacional que no tiene sentido plantear la cuestión del nacionalismo de manera genérica y abstracta. Es necesario distinguir entre el nacionalismo de una nación opresora y el nacionalismo de una nación oprimida, entre el nacionalismo de una nación grande y el nacionalismo de una nación pequeña…

“…¿Qué le importa al proletario? Para el proletario no sólo es importante, sino también vitalmente necesario, garantizar la máxima confianza de los pueblos sojuzgados en la lucha de clases proletaria. ¿Qué se necesita para esto? Para lograrlo, no sólo es necesaria la igualdad formal, sino también compensar de una forma u otra, en sus declaraciones y concesiones relacionadas con otras nacionalidades, las desconfianzas, sospechas y resentimientos infligidos en el pasado histórico por quienes gobernaron al pueblo del gran poder…

…Por eso, en tal situación, es mejor pecar de excesivo compromiso y de suavidad hacia las minorías nacionales que de falta de ellos. Por eso, en este caso, el interés fundamental de la solidaridad proletaria y, en consecuencia, de la lucha de clases proletaria exige que nunca recurramos al formalismo ante la cuestión nacional y que siempre tengamos en cuenta la inevitable diferencia de enfoque entre los proletario de la nación oprimida (o pequeña) y de la nación opresora (o grande)…

…Una cosa es la necesidad de unirse contra los imperialistas de Occidente, que defienden el mundo capitalista; No puede haber ninguna duda al respecto y no necesito repetir cómo apoyo irrestrictamente estas medidas. Otra cosa es cuando nosotros mismos volvemos a caer, incluso en detalles mínimos, en el enfoque imperialista hacia las nacionalidades oprimidas, rompiendo así por completo toda nuestra sinceridad de principios, toda nuestra defensa ideológica de la lucha contra el imperialismo. Y mañana en la historia mundial será exactamente el día en que los pueblos oprimidos por el imperialismo finalmente comenzarán a despertar y en el que comenzará la larga y difícil lucha decisiva por su liberación.

(Extractos de cartas publicadas en W. Lenin, Obras completas, 5ª edición, 1970. Moscú, Editora Politizdat)

En 2024 se cumplirán 100 años de la muerte de Lenin, y estas últimas elaboraciones sobre la cuestión nacional tienen elementos proféticos. Para el principal líder de la historia soviética, la revolución debería crear una unión de repúblicas que fuera un ejemplo de respeto y convivencia mutua de diferentes nacionalidades que siempre han estado oprimidas. Hasta el punto de convertirse en un verdadero referente como alternativa al imperialismo capitalista burgués. Podemos considerar el odio contemporáneo de los pueblos de varios países de Europa del Este hacia lo que conocían como socialismo, léase: estalinismo. Nos permite hacer una evaluación dura en la que los principios leninistas fueron arrojados a la basura y, por lo tanto, son una de las principales razones de la restauración capitalista en Europa del Este. 

Nunca podemos olvidar que a pesar de ser hoy un contrapunto al imperialismo norteamericano y la OTAN, el gobierno de Putin en Rusia es producto de la restauración capitalista, es decir, es una consecuencia de la derrota del comunismo en Europa del Este. Un hecho que confirma el propio Putin en esta entrevista, en la que pregunta al entrevistador, como si se lo preguntara al propio imperialismo norteamericano: “Ya no somos comunistas, somos burgueses, ¿por qué todavía nos rechazan? ¿Por qué no podemos unirnos a la OTAN? ¿Por qué no podemos crear juntos un sistema antimisiles? ¿Por qué apoya a las fuerzas antirrusas en Ucrania? 

Tucker Carlson incluso dice que siente cierta amargura hacia Putin y pregunta cuáles serían los motivos de tal rechazo. Putin responde que no se trata de amargura, que entiende que Estados Unidos no quiere una asociación y que, por tanto, construirán relaciones de otra manera. En cuanto a las verdaderas razones, Putin le pide al entrevistador que pregunte a sus líderes las razones. 

PUTIN ACUSA A OCCIDENTE DE INICIAR LA GUERRA CON EL GOLPE DE 2014 – EUROMAIDAN. 

La política exterior imperialista de Estados Unidos y sus aliados de la OTAN ha sido tan agresiva que errores excesivos a menudo han generado consecuencias que se han vuelto contra ellos mismos en este momento de la historia. Al tratar de subyugar al mundo militar y económicamente, crearon tantos enemigos y guerras interminables que hoy experimentan dificultades preocupantes en el campo militar y económico. A guerra na Ucrânia, os horrores e tensões que podem escalar na região do mar vermelho, os levantes contra a França no continente africano, a questão da imigração, os problemas econômicos na Alemanha e consequentemente na União Europeia são sinais de que as coisas não vão nada bien. Demostrando una tendencia hacia la profundización de la crisis de hegemonía del capital en el mundo… 

En cuanto a la guerra en Ucrania, Putin se basa en las decisiones estadounidenses desde 2008 de ampliar la OTAN a Europa del Este, pero precisamente en la cumbre de Bucarest en Rumania y en el apoyo concreto a las fuerzas antirrusas en Ucrania, incluidas las organizaciones ukronazis que participaron en ella. el golpe de Estado de 2014 que derrocó a un gobierno más aliado de Rusia, inaugurando a Zelenski que actúa alineado con Washington. El caso de Ucrania facilita la respuesta a la pregunta de por qué Rusia nunca fue aceptada en el club imperialista de la OTAN, ya que los planes para los rusos son categóricamente diferentes. Sólo es posible que Estados Unidos resuelva la crisis de hegemonía en el sistema capitalista si logra imponer su dominio sometiendo económica y militarmente a Rusia y China. Incluso pueden cometer un error y terminar no logrando esos objetivos, puede haber diferencias tácticas en la cumbre norteamericana sobre cómo avanzar en sus intenciones imperialistas e incluso puede ser que se consolide en el mundo una era multipolar con tensiones permanentes. Pero hasta ahora ha predominado la estrategia imperialista de consolidar las bases de la OTAN en las fronteras rusas, establecer sanciones económicas por cada queja o respuesta rusa y agitar una fuerte propaganda contra Putin en los medios de comunicación mundiales para tratar de aislar y desmoralizar al líder ruso. 

Putin, con razón, en la entrevista intenta demostrar que los errores de Estados Unidos y sus aliados los perjudican a ellos mismos, en un intento de hablar con el público norteamericano y europeo. Citando ejemplos en tono orgulloso de que, incluso con las sanciones, la economía rusa se ha convertido en la quinta más grande del mundo y la más grande de Europa, que China ya tiene el PIB más grande del mundo en paridad de poder adquisitivo y que los BRICS se están desarrollando muy rápidamente. También en el ámbito militar, Putin destacó que el hecho de que Estados Unidos se negara a crear un sistema antimisiles común obligó a Rusia a desarrollar un sistema de misiles supersónicos capaz de superar a Estados Unidos y a cualquier otro país del mundo. Todos estos datos no fueron inventados, son números oficiales que no se pueden refutar. 

El entrevistador, mostrando preocupación, acaba preguntando si esta situación podría provocar una tercera guerra mundial, y pregunta si hay planes de atacar a otros países además de Ucrania. Putin responde que sólo atacaría a Polonia, por ejemplo, si Rusia fuera atacada, y también confirma que la guerra podría escalar a una situación impredecible si los soldados norteamericanos entraran en suelo ucraniano para luchar contra los rusos. Una situación que en opinión de Putin no sucederá, así como no hay manera de que Ucrania gane la guerra y que los gobernantes estadounidenses y los países de la OTAN necesitan revisar su política actual. Para el gobierno ruso, lo que están haciendo es una operación militar especial para poner fin a la guerra que iniciaron EE.UU. y la UE cuando apoyaron a Euromaidán en 2014. 

Putin incluso destaca que uno de los objetivos de su “operación militar especial” en Ucrania es la desnazificación del país. Por supuesto, no es el único objetivo, y desde el punto de vista de la propaganda de los intereses rusos, destacando este elemento, el diálogo con la comunidad internacional. Pero, de hecho, es importante para Rusia desmantelar los grupos neonazis ucranianos como el batallón AZOV, después de todo, los pueblos eslavos, especialmente los rusos, siempre han sido objetivos de la estrategia nazi a lo largo de la historia. No hay manera de que Rusia controle parte o la totalidad del territorio ucraniano con los ukronazis fortalecidos y en operación. Evidentemente esta desnazificación no significa que en Rusia no haya una audiencia masiva para las fuerzas de extrema derecha, como el propio partido de Putin, que es ultranacionalista y conservador, la relación con el grupo Wagner no es casual. Pero explorar estas contradicciones no estaba entre los objetivos del entrevistador, que se lo tomó con mucha calma durante toda la entrevista, y sabemos que no fue por mera falta de preparación. 

¿BIDEN O TRUMP?

Esta pregunta se la hizo a Putin, quien respondió diciendo que la personalidad no importa mucho, ya que es la política que defiende la élite norteamericana la que determina la relación con Rusia. Incluso insinuó que en varias ocasiones, ya fuera con presidentes republicanos o demócratas, aunque tenían una buena relación, era la burocracia gubernamental la que decidía la política y no necesariamente los jefes de Estado. Intentó sutilmente generar sospechas sobre la propia democracia estadounidense. 

¿Biden o Trump? Ésta es la decisión, la pregunta que el pueblo norteamericano tendrá que responder este año, aunque Trump está por delante en las encuestas, es difícil predecir qué sucederá. Pero evidentemente esta entrevista sirvió tanto para que Putin intentara romper burbujas como para desgastar al gobierno de Biden, que en esta ocasión dirige el apoyo de la OTAN a Ucrania y esto es de gran interés para Putin. 

Ciertamente, el presidente ruso no tiene garantías de que si Trump gana, automáticamente se creará una situación favorable para Rusia, ya sea en la guerra u otras cuestiones. Generalmente, lo que se dice en las campañas electorales no es necesariamente lo que sucede en la vida real cuando se gana una elección y se convierte en gobernador. Demócratas y republicanos son dos caras de una misma moneda, por lo que se convierte en un elemento absolutamente táctico y circunstancial tener que elegir o no entre estas dos alternativas de poder en las elecciones presidenciales estadounidenses. 

LA PERMANENTE TENSIÓN GEOPOLÍTICA GLOBAL… 

Aunque somos conscientes de que el gobierno de Putin es autoritario, conservador, burgués y tiene aspiraciones imperialistas (y ya hay gente seria que lo cataloga de imperialista). Sería muy problemático pactar con la OTAN en todo este conflicto de Ucrania, es más que obvio que desde 2008, tras la crisis económica global más grave del siglo XXI, EE.UU. ha intensificado sus intervenciones políticas y militares para favorecer a su país. posiciones, sus intereses y recuperar su protagonismo absoluto en el mundo. 

Es cierto que Rusia es una potencia militar gigante capaz de rivalizar con la OTAN, su buen desempeño en la guerra de Ucrania lo demuestra. De la misma manera, China está consolidando su protagonismo económico en el mundo, buscando construir relaciones diplomáticas diferentes a las que viene estableciendo EE.UU., tal vez como una forma de ganarse la confianza momentánea de otras naciones que demanda la disputa geopolítica. Estas dos potencias militares y económicas están forjando otro polo que se disputa la hegemonía del capital, amenazando de alguna manera a los EE.UU., transformando la situación geopolítica global en una tensión permanente, donde las guerras regionales, las guerras civiles, los golpes de Estado y el fortalecimiento de las extremas Las fuerzas de derecha son cada vez más comunes como consecuencia de esta disputa global. 

Al enfrentarse a EE.UU. y obtener resultados positivos, aunque momentáneos, el polo Rusia-China está siendo visto con gran simpatía y como una alternativa política global por varios países con diferentes posiciones ideológicas, incluso por la izquierda global, especialmente sectores sociales demócratas moderados como Al igual que el PT en Brasil, esto también incluye algunas organizaciones comunistas que reivindican una estrategia revolucionaria (aunque actualmente son una ultraminoría en el mundo). Todo esto significa que el siglo XXI, a diferencia del siglo pasado, sin la existencia de estados obreros y organizaciones revolucionarias con influencia de masas, coloca a la clase trabajadora y a los pueblos oprimidos en una situación más difícil y compleja en la que las encrucijadas de tensión global permanente no No parece dejar lugar al derecho a elegir. 

Esta es la expresión de un retroceso histórico. En primer lugar, es demasiado pronto para decir que estamos ante una situación definitiva de multipolaridad global, esta nueva configuración aún está en feroz disputa, lo que, por decir lo mínimo, está costando la vida a miles de familias ucranianas y palestinas en este mismo momento. , y podría escalar a una falta general de control. En segundo lugar, no es posible predecir cuánto durará esta tensión global permanente y cuánto daño le costará a la humanidad, porque como consecuencia tenemos menos paz, más armas nucleares, menos derechos humanos y más catástrofes humanitarias, menos derechos democráticos, Más golpes de estado, menos derechos laborales, más desigualdad social en varias regiones del mundo. Finalmente, en tercer lugar, una posible superación de la hegemonía norteamericana en el mundo tampoco nos garantiza que tendremos una mejor situación política para la clase trabajadora global, ni garantiza la expansión de los derechos civiles y democráticos. ¿No son Rusia y China buenos ejemplos de países que han garantizado derechos civiles, democráticos y laborales para su propia población? ¿Por qué estarían dispuestos a garantizarlos para sus “socios”? 

El momento requiere mucha cautela para evitar capitulaciones groseras, en una disputa global en el marco del sistema capitalista, que claramente no está haciendo ningún bien al mundo y que está empeorando aún más después de una catastrófica pandemia global. Aunque Tucker Carsol tiene sus propios intereses y jugó un papel importante en la sacudida de la escena política estadounidense en un año electoral, la entrevista de Putin ayudó a revelar al mundo las contradicciones y los peligros que representa el imperialismo norteamericano. También expuso más claramente a la izquierda global cuáles son los objetivos estratégicos de Rusia, que ya no tienen nada que ver con el pensamiento de Lenin.

Tomado de esquerdaonline.com.br

Visitas: 9

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email