Ucrania: “Las tensiones están aumentando… debido a las políticas neoliberales impuestas por el gobierno” Entrevista a Oksana Dutchak

“Después de dos años de guerra, la situación es a la vez la misma y diferente. La guerra continúa, pero hay cambios debido al contexto, tanto interno como externo. Todos estos cambios eran previsibles desde el principio en un escenario muy probable de una guerra prolongada (lo que no quiere decir que muchos, incluido yo, no esperáramos escenarios más positivos pero menos probables)”.

Después de dos años de guerra, ¿cómo ve la situación en Ucrania?

Después de dos años de guerra, la situación es a la vez la misma y diferente. La guerra continúa, pero hay cambios debido al contexto, tanto interno como externo. Todos estos cambios eran previsibles desde el principio en un escenario muy probable de guerra prolongada (lo que no quiere decir que muchos, incluido yo, no esperáramos escenarios más positivos pero menos probables).

Hemos sido testigos de las diversas tensiones que se están acumulando en la sociedad ucraniana, la mayoría de ellas causadas por políticas neoliberales predecibles, impuestas por el gobierno con el pretexto de tiempos de guerra. Utilizando la justificación de las dificultades económicas y la ideología del capitalismo de “libre mercado”, en lugar de apoyar los derechos sociales universales, dañados por la crisis económica, el gobierno defiende los intereses de las corporaciones a expensas de los derechos de los trabajadores, el apoyo social de los los grupos desfavorecidos existentes y los nuevos y emergentes. Estas medidas están completamente en desacuerdo con la lógica de todas las políticas centralizadas y (hasta cierto punto) relativamente orientadas socialmente implementadas en otros lugares durante las guerras.

Como resultado de estas políticas, que son la continuación ideológica de años anteriores, la movilización general de los esfuerzos de la población y la unidad relativa de la sociedad ucraniana se están erosionando constantemente. Después de los primeros meses de movilizarse para defender a sus comunidades, muchas personas ahora dudan (y algunas se oponen) a arriesgar sus vidas. Hay muchas razones para esto, por ejemplo, la relativa localización de la amenaza rusa, la expectativa poco realista de una “victoria” rápida (promovida por parte del establishment político y algunos influyentes dominantes) y la decepción resultante, y muchas contradicciones de intereses y las situaciones y elecciones de los individuos en el caos estructurado de una guerra prolongada. Sin embargo, el sentimiento de injusticia juega un papel importante. Por un lado, existe el sentimiento de injusticia en relación con el proceso de movilización, donde cuestiones de riqueza y/o corrupción conducen a la movilización de la mayoría (pero no exclusivamente) de las clases populares, lo que va en contra de la imagen ideal de la “guerra popular” en la que participa toda la sociedad. Y además, hay algunos casos de injusticia dentro del ejército. Por otro lado, la ausencia de una realidad y de perspectivas de futuro relativamente atractivas y socialmente justas desempeña un papel importante en las decisiones individuales de todo tipo.

Por supuesto, esto no significa que la sociedad en su conjunto haya decidido abstenerse de luchar contra la agresión rusa, sino todo lo contrario: la mayoría comprende las sombrías perspectivas que impondría una ocupación o un conflicto congelado, que podría intensificarse con los renovados esfuerzos [de Rusia] . Si bien la mayoría se opone e incluso puede que no les gusten muchas de las acciones del gobierno (una actitud tradicional en la realidad política de Ucrania durante décadas), la oposición a la invasión rusa y la desconfianza en cualquier posible acuerdo de “paz” con el gobierno ruso (que ha violado y continúa violando violan todo, desde acuerdos bilaterales hasta el derecho internacional y el derecho internacional humanitario) son más fuertes y hay muy pocas posibilidades de que esto cambie en el futuro. Sin embargo, una visión socialmente justa de las políticas en tiempos de guerra y de la reconstrucción de posguerra es un requisito previo para canalizar las luchas individuales por la supervivencia en un esfuerzo consciente de lucha comunitaria y social: contra la invasión, por la justicia socioeconómica.

El contexto externo también ha cambiado periódicamente. Ha habido nuevas escaladas en varias partes del mundo, que son, como la invasión rusa, otros síntomas de la periferia “en llamas” causada por el declive de la hegemonía y resultante de una nueva carrera para luchar por “esferas de influencia”. así como en conflictos regionales e internacionales por la hegemonía tanto regional como global. Estas escaladas, junto con algunos fallos importantes de la diplomacia ucraniana (por ejemplo, la retórica sobre la “civilización”, que en realidad aliena a personas más allá del mundo occidental) y las tendencias populistas de derecha en muchos países, están teniendo un impacto negativo en el apoyo internacional a la sociedad ucraniana. .

A la luz de esta dinámica, es extremadamente importante desarrollar apoyo interno y externo al movimiento obrero y otras fuerzas progresistas en Ucrania. También es importante que el movimiento progresista ucraniano establezca vínculos y solidaridades mutuas con las luchas de liberación, los movimientos obreros y otras luchas progresistas en otras partes del mundo. No creo que sea posible revertir la marea del renacimiento imperialista y neocolonial global o del populismo de derecha en el futuro cercano. Pero necesitamos desarrollar una infraestructura de izquierda para las luchas venideras. Hemos llegado a esta sombría etapa sin estar preparados y debemos hacer todo lo posible para evitar que una situación así vuelva a ocurrir en el futuro.

¿Cuál es la situación de los Comunes y cuáles son sus planes?

Seguimos trabajando a pesar de todas estas circunstancias, incluida la más dolorosa: la pérdida de un eminente economista, nuestro editor jefe y amigo Oleksandr Kravchuk, la pérdida de un eminente antropólogo gonzo, nuestro autor y amigo Evheny Osievsky y un algunos otros amigos, colegas y camaradas, algunos de los cuales murieron en combate. Además, algunos de nuestros editores y autores se han ofrecido como voluntarios en el ejército, otros están muy ocupados recaudando fondos y suministros para necesidades humanitarias y apoyo a voluntarios de izquierda y antiautoritarios. Otras más están dispersas por todo el país y a través de fronteras como desplazadas internas o refugiadas, gestionando su supervivencia individual y, en ocasiones, siendo o convirtiéndose en madres solteras debido al desplazamiento y la guerra.

En el primer año de la invasión a gran escala, nos planteamos tres tareas importantes como medio de comunicación de izquierda: participar en debates de izquierda sobre la invasión imperialista rusa, contar las realidades de la guerra y su impacto en Ucrania. población y refugiados ucranianos en el extranjero, interviniendo con una perspectiva crítica sobre las políticas y reformas en marcha y planificadas por el gobierno ucraniano. Con el tiempo, a finales de 2022, sentimos que la mayoría de la gente había tomado su decisión y que pocos podían ser persuadidos a cambiar su posición, aunque estamos agradecidos a quienes continúan interviniendo en este debate de izquierda en solidaridad con el pueblo ucraniano. gente. Por nuestra parte, hemos resumido nuestras posiciones en un número, disponible online e impreso (el producto de la venta se destina a Colectivos Solidarios): una recopilación de los textos de nuestro sitio web, que consideramos los más importantes.

Hemos repensado el flujo de estos debates y hemos encontrado la dirección en la que hemos decidido centrar nuestros esfuerzos. Sentimos que se estaban construyendo muy pocos puentes directos entre la experiencia ucraniana y las experiencias de otros países periféricos que enfrentan guerras, dependencia de la deuda, austeridad y luchas contra ellos. Así nació el proyecto “Diálogos de las Periferias”, y algunos de nuestros editores lo ven como nuestro principal objetivo en un futuro próximo. Por supuesto, quedan otros temas y seguimos escribiendo sobre los problemas y las luchas en Ucrania, sobre la historia, la cultura, la ecología y sobre diferentes temas importantes. Seguimos hablando de la autoorganización del pueblo en Ucrania, ya sea en forma de iniciativas voluntarias o en forma de sindicatos. En 2023, logramos hacer esto en una serie de “¡Mira esto!” reportajes en vídeo e incluso hizo un breve documental sobre el movimiento de enfermeras en Ucrania.

Debo enfatizar que todo esto sería imposible sin nuestra redacción y nuestros autores, así como sin el apoyo de muchas organizaciones, iniciativas y personas de izquierda.

¿Cuáles son sus esperanzas para 2024?

Hay diferentes niveles de esperanza. Tengo mis esperanzas personales. También tengo un sueño que comparto con la mayoría de los ucranianos: que la guerra termine de una manera que conduzca a un futuro democrático y socialmente justo en Ucrania, o al menos de alguna manera que no impida luchas serias por ese futuro. Por supuesto, mis esperanzas personales y mis sueños generales están relacionados. En el verano de 2023 regresé de Alemania a Kiev, que considero mi ciudad desde hace algunos años y ya no quiero ir a ningún lado. No soy ingenuo y entiendo que nuestro sueño de un final favorable de la guerra en 2024 probablemente sea sólo un sueño. Pero hace falta un sueño para poner esperanzas en él.

En cuanto a Commons/Spilne , esperamos continuar nuestro trabajo, escribir y contar lo que es importante para nosotros y ser útil para las luchas progresistas en Ucrania. Esperamos continuar los Diálogos de la Periferia, para informar a los lectores ucranianos sobre los contextos, problemas y luchas en otros países; Construir conexiones y entendimiento con personas que viven en otras realidades periféricas, con la esperanza de contribuir a la solidaridad mutua en las luchas progresistas.

Esta entrevista fue realizada por Patrick Le Tréhondat el 3 de febrero de 2024.

Traducido por International Viewpoint de Presse-toi à gauche! .

Visitas: 6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email