Europa – Movilizaciones agrícolas: atrapados entre la espada y la pared, los campesinos contraatacan

Por Jacques Pasquier.

Desde que surgió el movimiento campesino, ha sido difícil entender toda la lógica en juego. Parece haber diferencias según la región, la producción… Los objetivos y los modos de acción no son los mismos en todas partes. En este artículo, Jacques Pasquier, agricultor jubilado y ex representante de la Confederación Paysanne ante el Consejo Económico, Social y Medioambiental, analiza las causas de este movimiento, las cuestiones y los problemas que plantea.

***

Un inicio espontáneo de movimiento.

Al inicio del invierno, la mayoría de las señales que marcaban las entradas a las comunidades rurales fueron retiradas, a partir de una iniciativa espontánea en el Tarn, que pretendía ser un grito de alerta sobre la agricultura que se está desmoronando. Esto se ha generalizado por iniciativa de los dos sindicatos que desde hace tiempo gestionan la agricultura con los sucesivos gobiernos, dando hojas de ruta a los ministros de agricultura: la Federación Nacional de Sindicatos de Operadores Agrícolas (FNSEA) y los Jóvenes Agricultores (JA). Al mismo tiempo, se debatió y validó el proyecto de ley de finanzas (PLF) 2024. El componente agrícola de este PLF había sido negociado con el Ministerio de Economía por la FNSEA y la JA. Volveremos sobre esto.

Sin embargo, a mediados de diciembre, se produjeron manifestaciones en los Pirineos Orientales para denunciar la angustia de los ganaderos y viticultores devastados por los excesos climáticos del año 2023, señalando el nuevo sistema de seguros incapaz de cubrir la caprichos de todos.

Este sistema de seguro fue impuesto por la FNSEA. Joël Limousin lo representa durante las negociaciones, es presidente de la Cámara de Agricultura de Vendée y administrador del sindicato mayoritario. Anteriormente, en caso de peligros climáticos de gran escala, el reconocimiento “en desastres agrícolas” permitía una compensación, ciertamente imperfecta, pero al menos equitativa entre todos. A partir de ahora, las explotaciones que tienen medios para contratar un seguro recibirán una compensación adecuada, mientras que otras sólo recibirán la mitad y, en el futuro, ninguna compensación adicional. Aquí nuevamente asistimos a la migración de un sistema público impulsado por contribuciones y fondos públicos hacia un seguro privado.

Además, una nueva enfermedad ha afectado al ganado rumiante y ha aparecido en el suroeste de Francia. Esta epizootia, como en años anteriores con la gripe aviar, estuvo acompañada de normas drásticas que restringieron la actividad de los criadores. Normas cuya eficacia no está realmente demostrada por los resultados de campo. Para los afectados, existen importantes pérdidas económicas relacionadas con los costes veterinarios y las pérdidas de animales.

Detrás del PLF, del seguro de cosechas y de los acuerdos sanitarios, el Estado es el conductor visible. Los manifestantes señalan como objetivos a las prefecturas, al DREAL, al DDT (servicios descentralizados de los ministerios de agricultura y de medio ambiente) y, a veces, incluso culpan a la MSA (mutualidad social agrícola). Las cotizaciones sociales se consideran cultural y contablemente como gastos, a diferencia de un fondo común que proporciona seguridad social para todos (enfermedad, accidente, jubilación, familia). En situaciones de dificultades económicas, este sentimiento se intensifica. Sorprendentemente, los bancos, las compañías de seguros, las cooperativas agrícolas, los proveedores o los fabricantes no son el objetivo. Sin embargo, estos son los engranajes esenciales de la dominación en el mundo agrícola. Hasta aquí los elementos del contexto de corto plazo. A esto se suman el cambio climático y las crisis sanitarias en curso, que precarizan a quienes las enfrentan de cerca.

El pacto entre la FNSEA y el gobierno

A principios de diciembre, los presidentes del FNSEA y de la JA, casi satisfechos con el PLF, se reunieron con el Ministro de Agricultura y luego con el Primer Ministro para explicarles la ley de orientación agrícola que querían y los plazos para su aplicación. Al final de su encuentro con Elisabeth Borne, satisfechos, le explicaron que las manifestaciones cesarían hasta la feria agrícola, pero amenazaron con reanudarlas después si no se respetaba el calendario. Esa tarde, el Primer Ministro había renunciado al aumento de la RPD (tasa por contaminación difusa) aplicada a los pesticidas y a la tasa por las extracciones de agua aplicadas al riego. Podría comprometerse por su cuenta ya que el PLF sería adoptado por 49-3.

Pero en enero se reanudaron las manifestaciones, que llegaron incluso a bloquear carreteras y quemar una sucursal del MSA, con los métodos habituales de arrojar desechos y excrementos de animales en edificios públicos. El acuerdo entre la FNSEA y Bruno Le Maire para el PLF es claro: la exención fiscal sobre el gasóleo agrícola (GNR) se reducirá progresivamente, a cambio de una compensación fiscal, mientras que un aumento de la proporción de diéster (agrocombustible elaborado a partir de colza y palma ¡petróleo!) en el PIB aumentará del 7% al 30%. Resulta que el presidente de la FNSEA, Arnaud Rousseau, es también presidente de Sofiproteol y de Avril, las dos entidades que fabrican la mayor parte del diéster francés.

Para los agricultores sin ingresos, ya sea por razones estructurales o por razones de crisis climática y sanitaria, parecía que el acuerdo entre Bruno Le Maire y Arnaud Rousseau se estaba haciendo a sus espaldas. La evolución de la fiscalidad en el PLF consiste en exenciones para las rentas altas que no afectan a los más precarios.

La cuestión de la renta de los agricultores es un tema complejo, como lo demuestran algunas publicaciones recientes que equiparan las estadísticas EBE (excedente bruto de explotación) con la renta. Esto también puede explicar una parte importante de la incomprensión entre el ministro y los manifestantes. El EBITDA es lo que queda una vez pagados los costos de producción actuales. Este indicador corresponde a las sumas dedicadas a la remuneración de los agricultores y a los gastos vinculados a las inversiones (depreciación y costes financieros). Entonces puedes tener un EBE significativo, pero no tener nada en términos de remuneración personal.

En la agricultura hay muchas maneras de “reducir” los ingresos fiscales, que también sirven como base social sobre la que se calculan las cotizaciones sociales. Los acuerdos corporativos distintos de las GAEC o EARL sirven para este objetivo. Los ingresos agrícolas también tienen la particularidad de experimentar una gran variabilidad interanual. Sin embargo, es una realidad que muchos agricultores no reciben el salario mínimo, mientras que otros disfrutan de una situación muy acomodada. No siempre está ligado a la superficie de la explotación, sino a la adecuación entre la producción y la herramienta de producción. De hecho, hay muchas situaciones de exceso de equipamiento o de inversión. También es cierto que la renta disponible puede ser modesta porque parte de la renta se capitaliza en propiedades (terrenos o edificios).

Agricultores entre el martillo del productivismo y la dura situación de la competencia global

Durante dos generaciones de agricultores la instrucción ha sido producir más. En la década de 1950 se desarrolló el uso de fertilizantes sintéticos, luego herbicidas, luego insecticidas, luego fungicidas y luego todo tipo de dosis diferentes. Al aplicar estos productos, el efecto sobre el rendimiento es rápidamente visible. El coste de estos insumos también se paga de forma inmediata, mientras que el precio de venta sólo se conoce al final del ciclo de producción según criterios de mercado y la buena voluntad del comprador. En la mayoría de los casos, el agricultor no se hace cargo de la facturación, sino que es el comprador quien se encarga de ello por delegación. El aumento de la productividad no fue suficiente para hacer frente a la caída de los precios. Era necesario aumentar la superficie cultivada o el número de animales cuidados por cada persona y por tanto invertir en equipos o edificios cada vez más grandes, que además consumen cada vez más energía, en términos de diésel o electricidad. Todo esto supone inversiones importantes y la relación entre facturación y gastos se reduce, el sistema es muy frágil.

En la agricultura campesina se buscan ingresos a través de una mayor autonomía y economía en los medios de producción utilizados. Desintensificar, incluso si eso significa producir menos volúmenes: los costos de producción disminuyen y los riesgos económicos son menores, el sistema es menos vulnerable. Pero los sectores y, en particular, los fabricantes agroalimentarios (IAA – fabricantes agrícolas y alimentarios, ya sea en forma cooperativa o privada) no quieren esto: ambos proveedores venderían menos insumos (fertilizantes, pesticidas, semillas patentadas, genética animal, etc.). ) y materiales, y la IAA perdería volúmenes de actividad. Además de los proveedores y la gran distribución, a los que a menudo se dirige con razón, los IAA captan una parte significativa de la diferencia de valor entre el precio pagado a los productores y el precio pagado por los consumidores por los consumos intermedios (transporte, almacenamiento, transformación tecnológica, embalaje). , etc.) publicidad…). El proceso de producción suele ser anormalmente largo para los alimentos ultraprocesados, lo que tampoco deja de tener consecuencias para la salud de las poblaciones. Las ganancias de las multinacionales agroalimentarias desde la reforma de la PAC de 1992 han aumentado significativamente y de manera totalmente desproporcionada desde la guerra en Ucrania y el aumento del precio de las materias primas.

Desde la reforma de la política agrícola europea, para cumplir las normas absurdas del GATT convertido en OMC (Organización Mundial del Comercio), los productores han participado en una competencia tanto interna en la UE como con terceros países…, la famosa “competencia libre y sin distorsionar. La competitividad se basa esencialmente en el precio. Para ser competitivo hay que vender más barato. Se ve claramente el impasse que representa este productivismo que se produce invirtiendo mucho, cuando los competidores tienen diferentes métodos de producción y salarios, y a veces también utilizan diferentes pesticidas, pero ésta no es la distorsión más evidente. En la Unión Europea existen subvenciones a los agricultores que, para determinados sectores de producción, también constituyen importantes distorsiones de la competencia frente a terceros países. Los acuerdos de libre comercio son una generalización de esta competencia, acuerdos en los que los Estados intercambian cuotas de carne por servicios, ¡o por automóviles!

El sistema productivista está diseñado para funcionar cuando todo va según la fórmula “en igualdad de condiciones”, pero resulta que la agricultura es una actividad al aire libre, sujeta más que ninguna otra a los riesgos climáticos, a la evolución de los suelos. Desde hace 15 años, el rendimiento medio del trigo ya no ha aumentado porque los suelos están “cansados” de la especialización, del excesivo aporte de productos químicos o de los efectos del cambio climático; la genética de las semillas ya no puede compensar. También en la ganadería la productividad por hectárea está disminuyendo, principalmente debido al cambio climático.

Desde 2007 y el Foro Medioambiental de Grenelle, ha comenzado una concienciación compartida en toda la sociedad y entre una parte importante de los agricultores sobre la cuestión de reducir al máximo el uso de productos químicos. Los agricultores han observado a menudo las consecuencias de su uso en sí mismos. No todos han iniciado reducciones, pero pocos han negado los peligros. Mucha gente incluso vio en la agricultura biológica una solución para vivir mejor, con menos riesgos para la salud, por supuesto, pero también con menos estrés relacionado con la precariedad provocada por la productividad.

Y lo orgánico…

Para mantener sus ganancias, los sectores upstream y downstream denigraron la agricultura orgánica, que se estaba desarrollando significativamente en respuesta a la conciencia de los agricultores sobre el impasse ecológico y económico del sistema de producción que les fue impuesto durante décadas. Hemos sido testigos del desarrollo de un cierto número de etiquetas engañosas destinadas a desviar a los clientes del consumo de productos orgánicos. En particular, las declaraciones HVE (alto valor medioambiental) o cero residuos de pesticidas, que no ofrecen ninguna garantía seria a los consumidores. Estas campañas de desprestigio tienen lugar en un momento en el que el poder adquisitivo está a media asta.

nada esta arreglado

Y luego estuvo la guerra en Ucrania y la desestabilización de precios que provocó. Los precios de la energía se han disparado, el precio de los cereales y las semillas oleaginosas ha aumentado, lo que es una bendición para los productores de cereales pero un gasto adicional para los criadores que compran pienso para sus animales. Desde el acercamiento entre la UE y Ucrania, las importaciones han aumentado, particularmente de aves de corral y huevos, a precios muy bajos. En este contexto, se cuestiona todo lo que parece poner en duda la capacidad de producir más… Atrás quedaron los días en que Borloo, Ministro de Ecología y Barnier, Ministro de Agricultura, imponían, tras el medio ambiente de Grenelle, una ley que limitaba el cultivo. de los OGM imposibles, la prohibición de una cincuentena de pesticidas, un programa ecofito destinado a reducir el uso de pesticidas, luego la reforma de la PAC que provocó la migración de más de 700 millones de euros de los cereales a los pastizales. Sin duda estos dos se comportaron como ministros de Francia, mientras que desde entonces hemos tenido ministros apodados por la FNSEA y la industria agroalimentaria.

Sin embargo, es cierto que los agricultores se enfrentan a múltiples regulaciones y normas que no siempre son fáciles de implementar; puramente administrativas y desconectadas de la realidad, son vividas como violentas por quienes las padecen.

Ya hemos mencionado determinadas normas sanitarias que prohíben temporalmente el movimiento de rumiantes y, por tanto, su venta. Otros exigían encerrar las aves con la ilusión de que las paredes protegerían contra el virus de la gripe aviar, otros se refieren a la cría de cerdos al aire libre…. ¡Como si fuese preferible hacinar a los animales en los edificios a dejarlos al aire libre! En la aplicación de la PAC, la condicionalidad que debe respetarse no siempre es sencilla, con limitaciones de fechas variables para determinadas intervenciones, por ejemplo, o diferenciando una alineación de árboles, un seto o un bosque, ¡todo debe constar en un plano!

Pero ahora que el gobierno acaba de detener el plan ecophyto, que no había cumplido las expectativas en términos de reducción de pesticidas, es un dramático paso atrás. Los anuncios añaden una capa de medidas fiscales para los agricultores más ricos… pero ningún anuncio sobre ayudas específicas para las pequeñas explotaciones (crédito fiscal o ayudas vinculadas a la PAC), ninguna medida que garantice la distribución del valor dentro de los sectores, ninguna reforma de Gestión del riesgo climático para los cultivos…

La política agrícola común proporciona un presupuesto de 9 mil millones a la agricultura francesa; Sin duda podríamos hacer cosas inteligentes con 9 mil millones: apoyar productos que faltan en Francia, como frutas y verduras, apoyar la transición hacia métodos de producción que generen menos costos sociales: descontaminación del agua, salud, biodiversidad, erosión del suelo… Sin embargo, pagamos ayudas hectáreas o animales, entonces cuanto más grandes somos, más subsidios recibimos…

Arnaud Rousseau, el ministro en la sombra, dirige 4 empresas agrícolas por las que recibió más de 222.000 euros de la PAC para la campaña agrícola 2021/2022, mientras que los viticultores, horticultores y arbolistas no reciben nada o casi nada de la PAC… La PAC financia el suministro de GNR a los automóviles, pero no a los humanos con vegetales.

El gobierno persiste, con sus anuncios, en nutrir el sistema económico y financiero y no da respuesta a las angustias de un mundo campesino que sufre y que ya no ve futuro. Las razones que dieron lugar a la actual movilización del mundo campesino son, por tanto, profundas. Si los anuncios del gobierno pueden permitir que el FNSEA y la JA regresen a sus granjas, ningún problema se habrá resuelto y la ira del mundo campesino sigue intacta.

Tomado de contretemps.eu

Visitas: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email