Panamá acusa a activistas de terrorismo por protestas exitosas contra la minería

Por Michael Fox.

Damaris Sánchez es una ambientalista de voz suave de las colinas del oeste de Panamá. Vive en una zona llamada Cerro Punta en las Tierras Altas del estado de Chiriquí. Nació y creció en las laderas del único volcán de Panamá. Su familia ha cultivado aquí durante generaciones. También es coordinadora de la Red Nacional en Defensa del Agua de Panamá.

“Mi familia ha estado muy ligada al Parque Nacional Volcán Barú desde que era pequeña”, le dijo a Truthout . “Allí teníamos una granja en aquella época, cuando todavía no era un parque. Mi padre empezó a trabajar en la zona y todavía cuenta las historias de cómo desarrollaron las fincas aquí en la región”.

Sánchez tiene 53 años. Cabello oscuro, cuidadosamente recogido. Anteojos. Sudadera gris. Habla clara y apasionadamente sobre los temas que le interesan: la comunidad local. La tierra. El agua. El entorno.

“Los hijos de mi familia, mi generación, han tenido que mirar el otro lado del cuidado de la tierra y han tratado de contribuir a proteger el medio ambiente”, dijo.

Sánchez fue una figura vocal en las protestas contra la minería que cerraron partes de Panamá a fines del año pasado y obligaron al país a rescindir el contrato para la mina de cobre a cielo abierto más grande de Centroamérica en noviembre.

Ahora la llevarán ante los tribunales .

Ella es una de las 21 personas acusadas de terrorismo en el estado de Chiriquí, en el oeste de Panamá, y aproximadamente 30 personas en todo el país que enfrentan cargos. Los casos contra los activistas son parte de lo que los líderes del movimiento social panameño describen como una ola sin precedentes de criminalizaciones, a raíz de la represión policial generalizada durante las recientes protestas de un mes en el país.

“Están tratando de decirle a la gente, vale, esta vez ganaste, pero la próxima no te vamos a dejar ni salir a la calle, porque vamos a procesar y criminalizar a quien lo haga ”, dijo Sánchez.

Las protestas

Las protestas comenzaron el 23 de octubre , tres días después de que el Congreso de Panamá aprobara un nuevo contrato minero con la firma canadiense First Quantum Minerals. El presidente Laurentino Cortizo la promulgó pocas horas después.

El gobierno elogió el nuevo contrato, diciendo que generaría ganancias inesperadas para el estado. Cortizo prometió utilizar los fondos para apuntalar el sistema de seguridad social y mejorar los beneficios de las pensiones.

“El contrato asegura un pago al Estado de $395 millones para 2022 y un pago mínimo de $375 millones al año, durante los próximos 20 años”, dijo en ese momento el ministro de Comercio, Federico Alfaro, a un medio de comunicación local . “Si se puede comparar esto con lo que el estado recibía antes, que era de $35 millones al año, es una mejora sustancial con respecto al pasado”.

First Quantum Minerals comenzó a operar en la mina Cobre Panamá en 2019 y desde entonces ha extraído aproximadamente 300.000 toneladas de cobre al año. La mina representó aproximadamente el 75 por ciento de las exportaciones de Panamá y el 5 por ciento del PIB.

Pero a los panameños no les importó. Dijeron que el contrato era una dádiva a una empresa extranjera y un ataque a la soberanía panameña. Ése es un gran problema en Panamá, que luchó durante la mayor parte del siglo XX para sacar a Estados Unidos de su control sobre la región de la Zona del Canal de Panamá.

Los panameños también dijeron que temían por el impacto de la mina en el medio ambiente y las reservas de agua del país, en medio de una creciente sequía.

“Vamos a luchar a muerte por nuestro medio ambiente, porque sin nuestro medio ambiente, aquí en Panamá, no somos nada”, dijo a Truthout la estudiante Yuleysi Vargas, de 20 años . Se unió a miles de personas en las calles de la ciudad de Panamá.

Sindicatos, estudiantes, docentes y grupos indígenas marcharon por todo el país. El movimiento antiminero del país “ Panamá vale más sin minería ”, compuesto por más de 30 grupos sociales y ambientalistas panameños, abrió el camino. Acusaron al gobierno de entregar parte de Panamá a una empresa extranjera. Prometieron permanecer en las calles hasta que se cancelara el contacto. Y cumplieron su palabra.

Los manifestantes establecieron barricadas en todo el país. Cerraron importantes tramos de la Carretera Panamericana, la principal vía del país que corre de este a oeste. Las barricadas bloquearon los envíos de productos y mercancías. En Ciudad de Panamá, las verduras y los productos agrícolas desaparecieron de los lineales. En los estados de Bocas del Toro y Chiriquí, las estaciones de servicio se agotaron, y luego el propano. Los estantes de las tiendas de comestibles se vaciaron. Las clases escolares fueron canceladas o se volvieron a poner en línea.

Manifestantes bloquean la carretera en Boquete.
Manifestantes bloquean la carretera en Boquete.
 
Manifestantes bloquean la carretera en Boquete.

Los manifestantes en el área de Damaris Sánchez en Tierra Altas, Chiriquí, se mantuvieron firmes. Se negaron a permitir que todos, excepto las ambulancias y los servicios de emergencia, pasaran por el control de la carretera durante más de un mes.

“¿Qué significaría si esta empresa transnacional pudiera lograr todas estas ventajas y beneficios del Estado? No habría manera de frenar a otra transnacional interesada en los yacimientos mineros del Parque Nacional Volcán Barú o en cualquier otro lugar del país”, afirmó Sánchez. “Dijimos, si no detenemos esto ahora, no habrá manera en el futuro de detener ningún otro interés en la minería metálica en Panamá. Por eso tomamos medidas”.

Finalmente levantaron el bloqueo después de un fallo histórico de la Corte Suprema el 28 de noviembre que declaró inconstitucional el nuevo contrato minero.

Manifestantes bloquean la carretera en Boquete.
Manifestantes bloquean la carretera en Boquete.

Las empresas se ven muy afectadas

Miembros del sector empresarial de Panamá dijeron que los bloqueos de carreteras le costaron al país 1.700 millones de dólares , en sólo las primeras cuatro semanas de protestas. Los restaurantes, hoteles y empresas locales se han visto muy afectados.

“La situación es muy difícil para nosotros, los panameños, como resultado de los cortes de carreteras a nivel nacional”, dijo a Truthout el propietario de una pequeña empresa, Javier Antonio Pinzón , a mediados de noviembre, unas semanas después de las protestas. Es dueño de un restaurante y hotel en el pueblo montañoso de Boquete, en Chiriquí. Se suponía que era el comienzo de la temporada alta de turismo allí, pero debido a las protestas y los cierres de carreteras, solo había un puñado de clientes cada día. Ningún huésped del hotel. No reservaciones.

“No estamos de acuerdo con esta mina a cielo abierto, ni con este contrato que se negoció. Pero no apoyamos estos bloqueos”, afirmó. “En este momento la provincia de Chiriquí se encuentra sin gas. Sin propano. Sin insumos para el sector agrícola. Las pérdidas para el sector agrícola son incalculables. Y esto va a tener enormes consecuencias para el turismo, por ejemplo, por el daño a la reputación que estas protestas están causando a nivel internacional”.

La Cámara de Comercio de Tierras Altas, Chiriquí, es la entidad que ha presentado la denuncia penal contra Damaris Sánchez y las otras 20 personas en el estado de Chiriquí.

“Desde nuestra firme posición en la defensa de los derechos y la búsqueda de soluciones justas, hago un llamado a todas las empresas, comercios y empresarios de Tierras Altas a sumarnos a este esfuerzo crucial”, dijo la presidenta de la Cámara de Comercio, Maru Gálvez . “Juntos podemos fortalecer el Estado de derecho y preservar el orden en nuestro país, lo cual es esencial para la prosperidad y estabilidad de nuestras comunidades y nuestra economía”.

Acusan a los activistas de delitos contra el patrimonio económico, daños, delitos contra la seguridad colectiva, terrorismo y asociación ilícita.

Los manifestantes marchan frente a una gasolinera vacía en el pueblo de Boquete, en las montañas de Chiriquí, en Panamá.
Los manifestantes marchan frente a una gasolinera vacía en Boquete. 

Truthout revisó una copia de la denuncia penal. En él, los abogados de la Cámara de Comercio de Tierras Altas escriben: “De manera organizada, conspiraron para perturbar la paz pública e intimidar a la comunidad de Tierras Altas mediante amenazas”, para obligar al gobierno a revocar el contrato con la mina.

Los expertos en derecho panameño dicen que este delito de “asociación ilícita”, en particular, ha sido utilizado históricamente por gobiernos de toda la región para criminalizar la protesta social.

Criminalizando la protesta

“Las criminalizaciones son esfuerzos del Estado panameño para tratar de castigar a los manifestantes”, dijo Celia Sanjur , socióloga, periodista y activista panameña de derechos humanos desde hace mucho tiempo. “Están buscando formas de castigar a la población, castigarlos y sobre todo, asustarlos para que no lo vuelvan a hacer. Pero no tendrán éxito. La gente entiende lo que busca”.

Sanjur dice que, particularmente en Chiriquí, los dueños de negocios y el estado quieren “dar una señal clara de que protestas como estos cierres de carreteras no serán tolerados. Habrá castigo”.

“Y es por eso que debemos enviarles toda nuestra solidaridad”, dijo.

Los grupos han atendido ese llamado. El movimiento Panamá Vale Más Sin Minería ha denunciado las criminalizaciones y ayudado a difundir la injusticia de los casos. También está apoyando con la defensa jurídica de algunos de sus integrantes que se encuentran imputados.

Lilian Guevara es miembro del movimiento antiminero en Panamá y directora ejecutiva del Centro de Defensa Ambiental de Panamá , una ONG con sede en la ciudad de Panamá que trabaja en temas ambientales en todo el país. Ella dice que el país “no ha visto una criminalización selectiva de líderes sociales como ésta” desde las dictaduras de Omar Torrijos y luego de Manuel Noriega en los años 1980.

“Ahora estas personas tienen cargos penales en su contra, acusaciones o denuncias. Y son personas muy destacadas con carreras de lucha social, defensores de derechos humanos, defensores del medio ambiente. Maestros. No podrían estar más lejos del terrorismo y de la asociación criminal ilícita”, afirmó.

Este tema ha estado recibiendo atención. A mediados de diciembre, un puñado de abogados y profesores de derecho panameños se reunieron con la Fiscalía General de Panamá para expresar sus preocupaciones sobre el nivel de criminalización, entre otras cuestiones. El destacado profesor de derecho constitucional, Miguel Antonio Bernal , dice que salió de la reunión más preocupado que antes.

“La realidad es que estamos ante un grupo de funcionarios, tanto del órgano judicial como del ministerio público, que gozan de un desconocimiento inexcusable en cuanto a lo que son los derechos humanos y su obligación como autoridades y especialmente en el caso del Ministerio Público. , respetar y no perseguir”, dijo Bernal a un medio de televisión local . “No podemos seguir viviendo en una sociedad donde se criminaliza a quienes participan en manifestaciones y protestas”.

El sector empresarial panameño culpó al presidente Cortizo por permitir que continuaran las protestas y bloqueos en todo el país y por no tomar mano más dura para sacarlos de las calles. Pero en la ciudad de Panamá y sus alrededores, las fuerzas estatales reprimieron duramente a quienes estaban en las calles.

Un manifestante ondea la bandera de Panamá mientras lanzan gases lacrimógenos.
Un manifestante ondea la bandera de Panamá mientras lanzan gases lacrimógenos.
pedro silva

Represión policial

Más de mil personas fueron arrestadas (algunas por vandalismo) sólo en las primeras semanas de protestas.

“Hubo represión diaria”, dijo Guevara, “especialmente contra las decenas de miles de jóvenes en la capital. En la Universidad de Panamá el movimiento estudiantil fue asediado sin excepción todos los días. Algunas comunidades del oriente de Panamá, como Pacora, la comunidad fue sitiada y atacada con bombas lacrimógenas. La respuesta policial fue desproporcionada”.

Las fuerzas de seguridad de Panamá observan a un grupo de manifestantes.
Las fuerzas de seguridad de Panamá observan a un grupo de manifestantes.
pedro silva
Un manifestante se encuentra frente a una línea policial.
Un manifestante se encuentra frente a una línea policial.
pedro silva

Numerosos vídeos en las redes sociales se volvieron virales durante las primeras semanas de las protestas contra la minería, en los que se mostraban disparos rápidos de botes de gas lacrimógeno contra la multitud y la policía empujaba a los manifestantes con balas de goma.

Aubrey Baxter es un fotógrafo y activista ambiental que perdió un ojo después de que un oficial le disparara varias veces a quemarropa con balas de goma durante una de las protestas de octubre. No fue el único que recibió un disparo en la cabeza con una bala de goma durante las protestas.

En un vídeo de momentos después del ataque, aparece sentado en el suelo, con la cara y la camisa cubiertas de sangre.

Conocí a Baxter en un parque de la ciudad de Panamá en diciembre. Hoy lleva un parche en el ojo. Ha sido operado, visto médicos y terapeutas. Todavía está intentando afrontar la realidad de su nueva vida con un solo ojo.

“Puedo intentar ponerlo en palabras. Pero es imposible. Sentirlo es otra cosa”, afirmó. “Es una mutilación”.

Aubrey Baxter, fotografiado en el parque de la ciudad de Panamá, perdió un ojo después de que un oficial le disparara balas de goma a quemarropa durante una protesta.
Aubrey Baxter, fotografiado en el parque de la ciudad de Panamá, perdió un ojo después de que un oficial le disparara balas de goma a quemarropa durante una protesta. 

Baxter dice que siente una conexión aún más profunda con la mina que los manifestantes ayudaron a detener.

“Cada vez que veo la imagen gráfica del agujero a cielo abierto en el suelo”, dijo, “me veo a mí mismo, sin mis ojos”.

La policía emitió un mensaje diciendo que no eran responsables del impacto que le quitó el ojo a Baxter y, en cambio, culpó a los manifestantes violentos. Baxter ha presentado una denuncia penal contra la policía.

“Estamos buscando justicia. Para que este caso no quede impune. Para que otros casos como el mío no queden impunes”, afirmó. “Para que creemos un precedente de respeto a los derechos humanos de las personas”.

“Perdí un ojo. Pero el país ha abierto los ojos”, afirmó. “Y siento que en cierto modo mi caso ha ayudado a unir a las personas en el sentido de no permitir que se hagan daño unos a otros”.

Cuatro personas murieron en las protestas. Dos de ellos recibieron disparos de un conductor enojado que quería pasar el control de carretera. Otro fue atropellado en un retén a lo largo de la Carretera Panamericana en Chiriquí, estado donde Damaris Sánchez y otros realizaron su retén.

A pesar de la resolución en las calles y de la decisión de la Corte Suprema que declaró inconstitucional el contrato minero, First Quantum Minerals y las empresas extranjeras involucradas en la mina planean hacer pagar a Panamá. First Quantum Minerals y otras dos empresas extranjeras (una empresa minera surcoreana que tenía participación en el proyecto y otra empresa canadiense, que tenía un acuerdo de transmisión de metales preciosos con la mina) han presentado notificaciones para llevar a Panamá a un procedimiento de arbitraje por la cancelación del proyecto. mío.

Estas amenazas de arbitraje son una herramienta importante que las empresas mineras de todo el hemisferio utilizan constantemente para mantener a los países bajo control e influir en las políticas y la toma de decisiones locales. Estas audiencias de arbitraje podrían obligar al Estado panameño a desembolsar millones de dólares a estas empresas extranjeras en pago por supuesta pérdida de ganancias. Pero el arbitraje es un proceso que puede llevar años. Se decide a puerta cerrada, fuera de Panamá y sin derecho de recurso ante el Estado panameño.

“Los acuerdos ‘comerciales’ de hoy otorgan nuevos derechos a las corporaciones multinacionales para demandar a los gobiernos ante un panel de tres abogados corporativos”, escribe el grupo de defensa del consumidor Public Citizen sobre procedimientos de audiencias de arbitraje como estos. “Estos abogados pueden otorgar a las corporaciones sumas ilimitadas que deben pagar los contribuyentes, incluso por la pérdida de ganancias futuras esperadas, en reclamos de que la política de una nación viola sus derechos”.

En otras palabras, es muy difícil luchar contra ellos. Los activistas antiminería en Panamá están tratando de decidir qué se puede hacer. Al mismo tiempo, activistas como Sánchez dicen que harán lo necesario para luchar contra las acusaciones en su contra.

“No sólo a nivel de Panamá, sino en toda América Latina, las empresas transnacionales tienen una influencia muy poderosa”, afirmó Sánchez. “El tema minero aquí en Panamá dio un gran salto porque nadie esperaba que un país tan pequeño pudiera lograr una victoria de este tipo”.

Tomado de truthout.org

Visitas: 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email