MARGA FERRÉ*: Una izquierda transformadora necesita hablar en nombre de la gente fuera de los palacios de gobierno

29.12.2023

 

Las fuerzas de izquierda en España, Francia, Alemania y Grecia sufrieron recientemente divisiones dañinas. Cada uno de ellos tropezó con un problema común: cómo influir en las instituciones y al mismo tiempo centrarse en prioridades ignoradas por la clase política y mediática dominante.

 

En 1975, pocos meses antes de ser brutalmente asesinado, Pier Paolo Pasolini estaba sentado en una terraza en el puerto de Ostia, hoy un suburbio de las afueras de Roma. Con una revista en la mano, el cineasta italiano reflexionaba sobre lo que debería escribir en su columna del Corriere della Sera . Se dio cuenta de que el semanario que estaba leyendo sólo hablaba de personas “importantes”, esos individuos “serios” que definen la historia. Cuando levantó la vista y vio a la gente corriente a su alrededor, se preguntó dónde estaban esos individuos presuntuosos, dónde vivían. Su respuesta fue impactante: “Una idea inesperada, un relámpago, me confronta con palabras que, creo, no sólo son claras sino que anticipan mi respuesta: ‘Viven en el Palacio’”.Pasolini concluyó que para los grandes medios de comunicación italianos “sólo lo que sucede en ‘el Palacio’ parece digno de atención e interés: todo lo demás son minucias, una masa hormigueante, informe, de segunda categoría”. Basándose en esta idea, Pasolini escribió su artículo “ Fuera del Palacio ”, que el brillante italiano describe como el lugar donde encontramos el poder (político, económico y cultural), sus portadores y sus numerosos cortesanos.Esta alegoría extraída de Pasolini quizás sea útil para explicar lo que le está sucediendo a la izquierda hoy, en Europa occidental y en mi propio país, España. Y créanme: aquí en el Viejo Continente, la izquierda radical está viviendo tiempos extraños. Está en el gobierno de España , ha estado en el gobierno de Grecia, está desafiando a los poderes fácticos en Francia y en Alemania construyó una fuerza de oposición. Y todavía . . . En cada uno de estos cuatro países los partidos de izquierda se han escindido, llevándonos a lo que me atrevo a llamar “la época de las escisiones”.
 

Por eso sugiero que valga la pena robar las gafas de Pasolini en su terraza de Ostia. Mirar a través de ellos lo que sucedió podría ayudarnos a comprender el extraño momento en el que nos encontramos ahora.

La izquierda y Palacio: El Gobierno en España

Le escribo desde Madrid la semana en la que se formó el segundo gobierno de coalición progresista entre el Partido Socialista (PSOE, centro izquierda) y Sumar (una amplia coalición de fuerzas de izquierda) . Este es un caso único en Occidente: un gobierno entre socialdemócratas y la izquierda radical, con ministros comunistas en el gabinete también. En la última legislatura parlamentaria, dicha coalición logró algunas de las políticas más progresistas de Europa, que creo que vale la pena ilustrar.

En 2019, tras una década de movilizaciones masivas, la izquierda alcanzó el poder político en España, impulsada por el desarrollo de un nuevo partido, Podemos , que intentó canalizar el espíritu de las revueltas de aquellos tiempos. El gobierno resultante logró nuevos derechos y avances sociales que habrían sido imposibles si la izquierda no hubiera asumido cinco ministerios. Durante la pandemia, el escudo social desplegado para proteger a los trabajadores, los autónomos y las pequeñas empresas fue realmente excepcional. Pero quizás sus mejores conquistas se lograron en el mundo de las políticas laborales y de igualdad de género.

Las reformas laborales impulsadas por el Ministerio de Trabajo , en manos de un ministro de Unidas Podemos (que era la izquierda, en ese momento) aprobaron una reforma laboral que por primera vez legisló a favor de los trabajadores y no de los empresarios. Restauró el poder sindical al priorizar la negociación colectiva a nivel sectorial sobre los acuerdos a nivel de empresa; prohibió la contratación temporal abusiva, convirtiendo a millones de trabajadores temporales en trabajadores permanentes; y aumentó el salario mínimo legal. Además, aprobó la “ Ley Rider ”, que otorga plenos derechos a los trabajadores hasta ahora carentes de derechos en las plataformas digitales. Fue el mejor Ministerio de Trabajo de la historia de España, lo que convirtió a su titular, Yolanda Díaz, en la líder política mejor valorada del país.

Paralelamente, se impulsaron algunas de las políticas feministas más avanzadas de Occidente, con la aprobación de la “ Ley Sólo Sí Es Sí ” (por la que los agresores sexuales deben demostrar su consentimiento) y un sinfín de medidas a favor de las mujeres y las personas LGBTQ.

Estar insatisfecho es un método favorito de la izquierda. Y hay gente que, con toda razón, cuestiona la utilidad de estar en el gobierno. No soy uno de ellos. A pesar de sus grandes insuficiencias (entre lo logrado, lo frustrado y lo posible), éste no fue un mal gobierno.

Pese a ello, debido a la enorme ofensiva mediática contra el gobierno progresista (una constante a lo largo de la historia), todos los pronósticos apuntaban a que la derecha y la extrema derecha ganarían las elecciones generales del pasado 23 de julio . Así que, antes de que terminara el día de las elecciones, fui a la sede de la coalición de izquierda Sumar, con toda la intención de ser un hombro para que mis amigos lloraran. Cuando esta predicción fracasó y surgió la posibilidad de un nuevo gobierno progresista, el sentimiento no fue de victoria, sino de alivio. Y el alivio y la victoria son cosas diferentes.

El nuevo gobierno de coalición, esta vez entre el Partido Socialista y Sumar, se ha formado con el compromiso de reducir la semana laboral de 40 a 37,5 horas. Sigo pensando que incluso esta medida por sí sola haría que valga la pena. Y todavía . . .

El tiempo de las divisiones

Sólo una semana después de que se formara el nuevo gobierno, Podemos –una de las principales fuerzas de la izquierda española– anunció su ruptura con Sumar. Su ruptura coincide con escisiones simultáneas en la izquierda alemana, griega y francesa; una situación excepcional, en la que baso mi afirmación de que estamos realmente en tiempos extraños para la izquierda europea.

En Alemania, Sahra Wagenknecht , la líder más popular de Die Linke, abandonó el partido y anunció la creación de uno nuevo bajo su poderosa dirección, con la intención de ganar votantes de la extrema derecha en la antigua Alemania Oriental. Mientras tanto, en Francia, la izquierdista Nueva Unión Popular Ecológica y Social (NUPES), dirigida por Jean Luc Mélenchon y su Francia Insumisa, se disolvió apenas dieciocho meses después de haber obtenido 151 diputados en la Asamblea Nacional. En Grecia, después de malos resultados electorales, Syriza (que gobernó el país de 2015 a 2019) inició un proceso de elección de un nuevo líder que a su vez llevó a una división y a la creación de otro partido con el revelador nombre de Nueva Izquierda .

Por supuesto, cada uno de estos son casos nacionales con sus particularidades. Pero cuando se producen cuatro divisiones en la izquierda europea al mismo tiempo, no se puede evitar pensar que tal vez haya una misma grieta tectónica causando cada una de ellas. Hay múltiples fuerzas detrás de esta división, pero destacaré solo una de ellas: la crisis del populismo de izquierda que surgió durante la última década como sustituto de las revueltas populares en respuesta a la crisis financiera.

El año en que el palacio tembló

Volvamos la mirada al año 2011, cuando las plazas de todo el mundo se llenaron de protestas, en lo que el pensador francés Alain Badiou llamó “ el renacimiento de la historia ”. Pasolini nos dice que cuando los invisibles se ponen en movimiento, o votan como no deberían, pueden hacer “temblar el Palacio, provocando temblores en las jerarquías del poder… . .”

Ese año, la “masa enjambre” popular se apoderó de plazas desde Tahrir en El Cairo hasta el parque Zuccotti en Wall Street, la Puerta del Sol en Madrid y la plaza Syntagma de Atenas. Esto provocó un terremoto, de intensidad media, sí, pero terremoto al fin y al cabo. Estas revueltas históricas (le robo el término a Badiou) se transformaron en triunfos electorales, al menos en España y Grecia. Estas revueltas fuera de Palacio dieron origen directa o indirectamente a nuevas formaciones de izquierda que disputaban el poder.

Mirar la crisis en la que se encuentran hoy estas fuerzas de izquierda me hace pensar en la alfombra del Palacio. Poner los pies sobre esta alfombra y no dejarse seducir por su suavidad requiere un nivel ideológico que supera con creces la voluntad del individuo que realmente hace su entrada. Requiere un movimiento que les recuerde de dónde vienen sus pasos y, sobre todo, hacia dónde deben caminar. Depende de ese intelectual colectivo al que otro gran italiano, Antonio Gramsci, apeló en aras de crear hegemonía. Este intelectual colectivo es, creo, precisamente lo que nuestra condición posmoderna logró proteger.

Los ultraliderazgos que caracterizan al populismo de izquierda (Mélenchon en Francia, Pablo Iglesias en España, Alexis Tsipras en Grecia o Wagenknecht en Alemania) pueden ser útiles para lograr avances electorales. Pero requieren formaciones políticas más fluidas que las tradicionales. Aquí, lo que cuenta es la palabra del líder, en una relación directa y casi inmediata entre el líder y los votantes. Esto explica por qué, en las escisiones antes mencionadas, el elemento común (la fuerza aparentemente inexplicable detrás de cada una de ellas) es que no son producidas por diferencias ideológicas insuperables. Más bien, se deben a interpretaciones controvertidas sobre la forma del partido, a quién debería dirigirse y quién ostenta el poder dentro de la izquierda.

No soy de los que creen que los liderazgos fuertes sean especialmente importantes para lograr objetivos comunes. Llámenme anticuado, pero los liderazgos deben construirse colectivamente y no imponerse desde arriba. Sospecho que en muchos casos son la excusa que oculta una especie de despotismo ilustrado, no exactamente la forma ideal de ejercer el poder.

Interpretar el mundo desde dentro de Palacio distorsiona su mirada, la cubre con un velo. Para usar las crudas palabras de Pasolini, les preocupa “lo que sucede ‘en el Palacio’; las vidas de las personas más poderosas allí, aquellos que ocupan las cimas del poder. Ser ‘serio’ significa, aparentemente, preocuparse por su gente, sus intrigas, sus alianzas, sus conspiraciones, sus golpes de suerte y, finalmente, también , por la forma en que interpretan la realidad que se vive ‘fuera de Palacio’. ‘… esa aburrida realidad”.

Con esto no quiero decir que el problema de la izquierda sea que se haya aventurado en Palacio. Más bien, el problema es que empieza a pensar desde dentro del Palacio.

Las brasas de la posmodernidad

Es bien sabido que la posmodernidad abandonó la idea de cambiar el mundo. Quizás sea menos conocido que la ofensiva posmoderna abandonó incluso la idea de comprenderla. Y eso es lo que creo que sucede cuando se mira la realidad desde Palacio, priorizando, como lo hizo la posmodernidad, la forma sobre el contenido, la comunicación sobre la propuesta, la campaña electoral sobre la acción.

Desde Palacio, el mundo sólo se interpreta a través de encuestas de opinión, como un objeto extraño y lejano. Pasolini nos advierte: “Los intelectuales italianos siempre han sido cortesanos, siempre han vivido ‘en el Palacio’. . . . si les preocupa la ‘gente’ es a través de las encuestadoras”. Pero, añade, la verdadera historia es “infinitamente más avanzada que nuestra presumida historia, porque la crónica de la realidad reside en lo que sucede ‘fuera de Palacio’ y no en interpretaciones parciales de ella o, peor aún, en su desestimación”.

Para el pensador italiano existe un diacronismo, “un inmenso abismo” entre el interior y el exterior del Palacio. De vuelta aquí en Madrid, sugeriría que tal vez sea este “diacronismo” el que está causando la crisis en la izquierda, este “inmenso abismo” entre lo que interpreta Palacio y la realidad en la que vivimos, creamos y vivimos quienes estamos fuera de él. quiero transformarme.

Me preocupa porque, como todos los izquierdistas, tiendo a pensar que la unidad es algo bueno, desde que Marx apeló a ella en la última línea del Manifiesto Comunista . Pero hoy me atrevería a decir que estas divisiones en la izquierda europea son una consecuencia –tal vez no negativa– que aclara o corrige el camino recorrido. Ésta es al menos mi esperanza, que les propongo junto con la siguiente convicción expresada por Pasolini:

Lo que sucede “fuera del Palacio” es cualitativamente, es decir, históricamente, diferente de lo que sucede “dentro del Palacio”, e infinitamente más nuevo, terriblemente más avanzado.

Lo que deduzco de esto (devolviéndole las gafas a Pasolini) es que pensar desde “fuera del Palacio” es también “infinitamente más nuevo, terriblemente más avanzado”. Y este es un pensamiento al que vale la pena aferrarse.

 

 

*Marga Ferré es copresidenta de Transform Europe.

 

Fuente: Jacobin

Visitas: 5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email