Argentina – Cantitos, aprietes policiales y el reclamo de un paro general // El Presidente podría autorizar la entrada de tropas extranjeras al país para realizar ejercicios militares // Un país a remate: el listado de las empresas que pretende privatizar Javier Milei // Multitudinaria concentración de la CGT y las dos CTA en Tribunales. Comenzó el plan de lucha contra el DNU y Milei

Por Laura Vales.

Se acababan de bajar del tren, en la estación Palermo, cuando la policía las interceptó. Mientras un efectivo las filmaba, otro les preguntó de qué partido eran. “Nos filmaron porque veníamos en grupo”, contó Agustina a Página/12: catorce mujeres, integrantes de una red de comedores comunitarios de José C. Paz.

Como todos los manifestantes que fueron a la marcha de la CGT desde el conurbano, ellas viajaron con una serie de cuidados: no llevaron banderas ni remeras que las identificaran, usaron el transporte público en lugar de colectivos escolares, se movilizaron sin niños, con ropa cómoda y zapatillas, sin olvidarse del DNI. Y como bien previnieron, se toparon con el Estado gendarme nacido del protocolo antiprotestas de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. La policía se mostró desde temprano con actitudes de amedrentamiento y provocación; no está claro si porque son las órdenes que recibe como parte del protocolo o porque hay efectivos que se sienten con carta blanca.

Agustina y su compañera los dejaron atrás, sabiendo que habían quedado filmadas pero sin responderles. Las ayudó que la estación estaba llena, a tope. En Campana, en cambio, la Gendarmería detuvo a un colectivo que llevaba a la marcha trabajadores municipales de Jujuy (del SEOM). Entre los que viajaban estaba Carlos “Perro” Santillán, histórico referente de la organización, que denunció que el micro quedó secuestrado con la excusa de que le faltaba un papel. “Esto me hace acordar mucho a la dictadura o a los tiempos en los que regía el estado de sitio en la Argentina”, apuntó el dirigente. La represión cuando los manifestantes desconcentraban le daría la razón.

***

Los gremios le pusieron a la marcha su identidad. Movilizaron a grito pelado más que con bombos, que los hubo pero no tantos. Lo más coreado en las columnas de los sindicatos fue “No se vende / la patria no se vende”. También se cantó la marcha peronista.

Los judiciales colgaron frente al palacio de Tribunales pasacalles con una consigna contra el Decreto de Necesidad y Urgencia de Milei: “Ni un paso atrás, defendamos la Constitución Nacional”.

Una cuestión muy visible fue que los gremios tomaron como prioridad mantenerse atentos a que no hubiera desbordes, a no entrar en provocaciones. Por ejemplo, permanecieron sobre las veredas hasta que la masividad les aseguró que podían cortar la calle sin que la policía se acercara.

No hicieron cordones en las columnas, pero caminaron en grupos compactos, cada gremio tratando de mantener juntos a los suyos. Y al retirarse, volvieron a reunir a sus grupos, cuidando no desperdigarse.

***

Conversaciones en la marcha:

– ¿Y él no sabe que no es vinculante si llama a un plebiscito…?

Una mujer a su compañero, sobre los que se quejan de los cortes de calle:

– Están fuera de la realidad. Lo único que registran es dónde están sentados (en realidad, dijo “dónde apoyan el orto”).

– Es cierto que fue votado… pero el DNU es totalmente ilegal.

Muchas conversaciones sobre precios.

***

Por la calle Talcahuano, Nora Cortiñas se sumó a la concentración en silla de ruedas, protegida del sol con un sombrero sobre el pañuelo blanco y con lentes oscuros. “Que nadie se quede en casa a mirar esto por televisión”, propuso a los movileros que se le acercaron.

También estuvo en la plaza el ex diputado Luis Zamora, que con sus 75 años se ve sin otro cambio que el de un pelo un poco más canoso.

Y Juan Grabois, que criticó que en la concentración no estuvieran presentes más figuras políticas: “¿Dónde están los partidos de Unión por la Patria? ¿Dónde están nuestros dirigentes, el ex presidente de la Nación, nuestro candidato Sergio Massa, los senadores y diputados de Unión por la Patria, que tienen que venir a poner la cara y estar junto a los trabajadores?”, planteó.

***

Las columnas de la izquierda reclamaron una huelga general. Sus carteles pedían un “paro activo” o “paro y plan de lucha ya” y sus cantitos lo remarcaban: “paro, paro, paro, paro nacional”.

Partidos, organizaciones piqueteras de la izquierda y sindicatos de base se movilizaron en un bloque independiente. Estuvieron con ellos los diputados del FIT-U Myriam Bregman , Nicolás del Caño y Romina del Plá.

***

La Unión de Trabajadores de la Economía Popular se sumó con todos los dirigentes que integran su conducción nacional. Bajo la bandera de la UTEP se agruparon integrantes de cooperativas -por ejemplo, de la construcción, con sus cascos amarillos-, acompañados por diputados del sector, como Natalia Zaracho, que viene del Movimiento de Trabajadores Excluidos, y Leo Grosso, del Movimiento Evita. Cerca de la bandera de la UTEP se ubicaron otras organizaciones que, desde la llegada de Milei a la Casa Rosada, vienen coordinando acciones con ellas (Libres del Sur, Fetraes, Frente Milagro Sala), en un armado que busca ser más amplio y multisectorial.

***

Mientras se realizaba la concentración prácticamente no hubo señal de internet, lo que dio lugar a dos interpretaciones: que fue producto de la aglomeración o de una mano negra. Parece ser que con tanta gente en poco espacio, la mano invisible del mercado no da abasto, aunque esta hipótesis fue la menos creída y la mayoría se inclinó por una lectura conspirativa.

Como marcas de la protesta, en las inmediaciones de los Tribunales quedaron carteles. “Sin derechos no hay democracia”, decía uno colgado de las rejas del Palacio de Justicia. Una pancarta recordaba que “luchamos por una causa justa”. Sobre las paredes, una pegatina traducía el decreto de necesidad y urgencia con esta síntesis: “Casta el que lee”.

Tomado de pagina 12.com.ar

***********************************

El Presidente podría autorizar la entrada de tropas extranjeras al país para realizar ejercicios militares

El Poder Ejecutivo Nacional permitiría la entrada al país de tropas extranjeras para participar de ejercicios militares y «actividades de ejercitación, instrucción o protocolares de carácter combinado», según el proyecto de «Ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos» enviado al Congreso de la Nación.

En el capítulo II de la Defensa Nacional, dentro del título cuarto que legisla sobre Seguridad y Defensa, el artículo 345 autorizaría «la entrada de tropas extranjeras al territorio nacional y la salida fuera de él de fuerzas nacionales, según corresponda, para participar en los ejercicios contemplados en el Programa de Ejercitaciones Combinadas a realizarse desde el 1° de septiembre de 2024 hasta el 31 de agosto de 2025».

En el mismo sentido, el artículo 346 faculta «al Poder Ejecutivo a autorizar el ingreso al país de contingentes de personal y medios de las Fuerzas Armadas, pertenecientes a otros países para actividades de ejercitación, instrucción o protocolares de carácter combinado».

Asimismo, el documento permite que el Poder Ejecutivo autorice «la salida fuera del país de contingentes de personal y medios de las Fuerzas Armadas, con destino a Misiones de Paz en el marco de la ONU, en cumplimiento de acuerdos ya firmados por la República Argentina con dicho organismo internacional: o para actividades de ejercitación, instrucción o protocolares».

Se estipula también que una «comisión auditora» conformada por el Poder Ejecutivo controle «la totalidad del sistema de Defensa Nacional, a fin de determinar su estado de alistamiento y su capacidad para cumplir la misión encomendada; debiendo efectuar un primer informe preliminar ante las comisiones de defensa del Congreso en un plazo de tres meses; y un informe definitivo en un plazo de seis meses». Cumplido ese plazo «la comisión será disuelta», destaca el documento.

Tomado de eltiempoar.com.ar

*************************************

Un país a remate: el listado de las empresas que pretende privatizar Javier Milei

La mega ley que pretende completar el mega decreto, con el que el presidente Javier Milei pretende tomar en su puño la suma del poder público, es igualmente desmesurada. Milei actúa como si fuera un rey que viene a refundar el país o si fuera un presidente con dos tercios de ambas cámaras del Congreso.

Uno de los capítulos de la ley que ingresó al Parlamento esta tarde pretende una vuelta de campana total en la estructura del Estado privatizando prácticamente todas las empresas públicas. Lo busca además atropellando leyes como la que reestatizó el 51% del capital accionario de YPF, que incluye que para modificarse necesita ser aprobada por dos tercios del Congreso. La iniciativa, además, reduce al máximo la capacidad soberana del país porque propone vender cuestiones como la administración de los puertos.

Foto: Diego Paruelo

En el capítulo de privatizaciones, la ley enviada por el presidente señala: “Decláranse “sujeta a privatización”, en los términos y con los efectos de la ley 23.696 de Reforma del Estado, las empresas y sociedades de propiedad total o mayoritaria estatal enumeradas en el ANEXO I (IF-2023-153006604-APN-SSAL#SLYT) de la presente ley”.

¿Cuáles son las empresas citadas en el famoso anexo? Son más de treinta. Aquí se enumeran algunas de las más significativas.

  1. Banco Nación
  2. YPF
  3. Fabricaciones militares
  4. Aerolíneas Argentinas
  5. Télam
  6. Aysa
  7. Correo Argentino
  8. Intercargo
  9. Ferrocarriles Argentinos
  10. Radio y Televisión Argentina (Canal 7 y Radio Nacional)
  11. Belgrano Cargas
  12. Yacimientos Carboníferos Fiscales
  13. Arsat
  14. Administración Nacional de Puertos

Y la lista sigue.

Tomado de eltiempoar.com.ar

*************************************

Multitudinaria concentración de la CGT y las dos CTA en Tribunales

Comenzó el plan de lucha contra el DNU y Milei

La magnitud de la concentración frente a los Tribunales de la calle Talcahuano para repudiar el mega DNU de Milei fue mucho más importante de lo planificado por la conducción de la CGT y las dos CTA, organizadoras de la protesta. El multitudinario repudio superó la condición gremial de los participantes, hubo también integrantes de partidos de izquierda, organizaciones sociales y autoconvocados que buscan frenar este decreto que termina con los derechos sociales y laborales. “No somos la casta. Somos los trabajadores”, reza el documento que se dio a conocer pero que no se leyó ante el gentío. El plantón de la Plaza Lavalle sirvió para enviar un doble mensaje. Por un lado, que las centrales sindicales continuarán recorriendo el camino judicial a pesar de que por ahora les hayan rechazado el pedido de cautelar que habían presentado. Por el otro, le avisan a la Casa Rosada que los gremios no están dormidos y pelearán por los derechos laborales conseguidos. De hecho, este jueves la CGT reunirá el Comité Central Confederal, que delegará a la conducción sindical la organización de un plan de lucha, que incluirá la posibilidad de recurrir al paro general. La respuesta del gobierno fue también doble. La primera fue el mega operativo de seguridad que implementó Patricia Bullrich y que terminó con algunas detenciones. La otra fue la ley ómnibus que envió Milei al Congreso y con el que se busca desguazar el Estado nacional y toda la red de protección social, económica y de soberanía para entregarlo al poder económico que lo sostiene.

“Van a haber cientos de Plaza de Mayo”, prometió el triunviro Pablo Moyano, una vez que concluyó la protesta contra el DNU. El sector que representa el secretario adjunto de camioneros es el que más impulsa el desarrollo de acciones directas por parte de la central obrera. Sin embargo, esto no implica romper la estrategia interna de la CGT que prevé como última acción el llamado a una huelga nacional.

Justamente el reclamo de un paro nacional fue parte de las consignas de algunas columnas que llegaron hasta Plaza Lavalle. De tanto en tanto se escuchaba “paro, paro, paro, paro nacional”, sobre todo en las organizaciones sociales y los partidos de izquierda. Para evitar que se repitiera aquella amarga situación de la época del gobierno de Macri, cuando la multitud le pedía al triunvirato de entonces que ponga la fecha de la huelga, se decidió no usar el escenario que los judiciales de Julio Piumato habían colocado para leer el documento. Es más, cada secretario general participó de la concentración encabezando la columna de su sindicato como para dejar en claro que se estaba para acompañar la presentación judicial contra el DNU.

“Vinimos a ser parte del rechazo de este DNU, que no es solo inconstitucional, sino que echa por tierra con los derechos de los trabajadores que nosotros representamos, pero también echa por tierra con la democracia, echa por tierra con los recursos naturales”, afirmó el jefe de la UOM, Abel Furlán mientras encabezaba la columna metalúrgica.

La primera excepción entre lo miembros de la CGT fue la del titular del gremio de empleados de Comercio, Armando Cavalieri, que anunció su adhesión al sistema de cobro de indemnización inmediato que busca implementar el DNU de Milei.

El documento

“Ser legal es respetar la Constitución Nacional. Ser legítimo es convencer a las mayorías. Si no se respeta ese esquema se corre el riesgo de no ser respetado. Y de no ser República. No se confunda señor Presidente. No somos la casta. Somos los trabajadores”, dice el documento que la secretaría de Prensa de la CGT distribuyó a través de mails y mensajes de Whatsapp.

El documento afirma además que “frente al atropello irracional de unos de los poderes del Estado, los trabajadores acudimos a la Justicia para que vuelva a equilibrar el funcionamiento de la República”.

En ese sentido y mientras las columnas se apiñaban en Plaza Lavalle, se conoció la noticia del rechazo a la cautelar que habían presentado los abogados de la CGT. El juez del fuero laboral José Ignacio Ramonet desestimó la posibilidad de suspender la aplicación de artículos vinculados a la reforma laboral en el DNU. El argumento fue que el decreto “todavía no se encuentra vigente”. Pero por otro, el mismo juez aceptó la competencia para entender en el pedido de inconstitucionalidad del DNU y ya le dio tres días al Gobierno nacional para responder.

Héctor Daer, triunviro de la CGT reiteró que “lo que hay que hacer es voltear” el decreto y que eso se lo tiene que hacer “en la política, en la justicia y en las calles”. En ese sentido, el jefe de los trabajadores de la sanidad es uno de los que firmó la presentación judicial, visitó a senadores y diputados de UxP para que rechacen el DNU en el Congreso y ahora se mostró en la calle. Cuando le preguntaron sobre la posibilidad de dictar un paro nacional dijo que “hay que ser inteligentes y tener la mejor estrategia para voltear el DNU”.

La estrategia de la que habló Daer comenzará a delinearse este jueves cuando se reúna el Comité Central Confederal (CCC) en la sede central de la CGT, en Azopardo 802. Hasta allí llegarán los delegados que tendrán a su cargo evaluar la situación político-sindical, dejar los puntos centrales que debe incluir el plan de lucha que delegarán tanto en su elaboración como en su aplicación al consejo directivo de la central obrera.

Ese plan de lucha seguramente incluirá la posibilidad de decretar un paro general. Como afirma un experimentado actor en el universo gremial “hay que dejar actuar a todos, el paro tiene que ser de efecto devastador”. El dejar actuar a todos se refiere a que la política haga lo suyo en el Congreso y la justicia otro tanto.

Pero la movilización a la Plaza Lavalle fue importante y dejó de ser simbólica, como reconoció Pablo Moyano, y que según su lectura sirvió como el principio de un plan de lucha que se debatirá en el CCC “en el que no se descarta nada en los próximos meses si siguen con esta política de ajuste”. Una frase que da cuenta de cuál es el tiempo que para los jefes sindicales demandará la disputa con el Gobierno nacional.

Desde el lado de las dos CTA, la de los Trabajadores que conduce Hugo Yasky y la Autónoma que dirige Hugo “Cachorro” Godoy, se reunirán también este jueves para coordinar el plan de lucha. “Hay una enorme responsabilidad de las instituciones democráticas para evitar que un presidente se convierta en un monarca. Este plan de lucha va a continuar hasta que se caiga este decretazo”, según indicó Godoy.

Poco después de las 13 comenzó la desconcentración. Como siempre fue lenta y de alguna manera festiva por haberse reunido para expresar sin conflictos el rechazo a las maniobras del gobierno de Milei. Fue entonces que en calles cercanas a la plaza sobrevino una represión selectiva cuando el ministro de Seguridad porteño soltó sus lobos detrás de algunos manifestantes que se estaban retirando tranquilos. Corridas, cachiporrazos y detenidos fue el epílogo de una jornada intensa que la Casa Rosada ni su protocolo antipiquetes pudo impedir.

Tomado de pagina12.com.ar

 

Visitas: 5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email