Razones para que Brasil y el mundo rompan con “Israel”

Por FEPAL – Federación Árabe Palestina de Brasil.

Brasil y el mundo no pueden seguir fingiendo que el régimen sionista colonial degenerado, supremacista, racista, apartheid y genocida, autodesignado “Estado” y autodenominado “Israel”, que opera en la Palestina ocupada desde hace 76 años, es normal. Las manifestaciones de salvajismo genocida de este régimen, que busca el exterminio de la población palestina en Gaza, dejan en claro las verdaderas intenciones históricas del sionismo, una ideología colonial basada en el racismo y la limpieza étnica.

Ante las atrocidades israelíes en Palestina, transmitidas en vivo a un mundo incrédulo,  los gobiernos de todo el mundo deben romper todas las relaciones políticas, diplomáticas, económicas, científicas, académicas y deportivas con este régimen , así como revocar los acuerdos de cooperación, ya sea para detener el holocausto en curso en Palestina, o para evitar que el mundo sufra las posibles consecuencias resultantes de la delincuencia y la degeneración sionistas. Y no faltan razones para ello, entre las muchas que hemos enumerado:

1. El régimen colonial sionista implementó un plan de genocidio, basado en la toma por la fuerza y ​​el terror de la mayoría (78%) de Palestina a partir de diciembre de 1947, lo que llevó a la limpieza étnica del 88% de la población palestina originaria de esta porción. de sus tierras tomadas por primera vez;

2. En una nueva agresión, en 1967, el régimen colonial sionista ocupó el resto de la Palestina Histórica, en la que, desde entonces, aplicó un gobierno militar, confiscó tierras e implantó en ellas, en lugar de los palestinos que expulsó, extremistas. los extranjeros judíos, llamados colonos, en desprecio del Derecho Internacional y de todas las resoluciones de la ONU aplicables a la Cuestión Palestina;

3. El genocidio que practica el régimen racista de “Israel” contra el pueblo palestino quedó más claro con la Resolución 260 de la ONU (CONVENCIÓN PARA LA PREVENCIÓN Y REPRESIÓN DEL DELITO DE GENOCIDIO), que define este crimen de lesa humanidad como un conjunto de actos “  cometidos con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso” , destacando entre ellos el “asesinato de miembros del grupo”, “daños graves a la integridad física o psíquica de los miembros del grupo” y “sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que causen destrucción física total o parcial”;

4. El régimen colonial sionista también irrespeta la Resolución 1514 de la ONU (DECLARACIÓN SOBRE LA CONCESIÓN DE LA INDEPENDENCIA A LOS PAÍSES Y PUEBLOS COLONIALES), según la cual la “subyugación,  dominación y explotación”  de los pueblos es  una “negación de los derechos humanos fundamentales”  y “contraria a la Carta de las Naciones Unidas”, además de aseverar que  “los pueblos tienen derecho a la libre determinación”  y a vivir sobre la base de la igualdad, la no intervención en los asuntos internos de otros Estados y el respeto a los derechos soberanos de todos los pueblos. y su integridad territorial;

5. El régimen supremacista sionista vigente en Palestina, según informes de la ONU y de las mayores ONG internacionales de derechos humanos, aplica a todos los palestinos el sistema de Apartheid, definido por la CONVENCIÓN INTERNACIONAL SOBRE LA SUPRESIÓN Y EL CASTIGO DEL CRIMEN DE APARTHEID como un “crimen  contra la humanidad”  porque las  “políticas y prácticas de segregación y discriminación racial”  son “crímenes de violación de los principios del derecho internacional” y constituyen “una grave amenaza a la paz y la seguridad internacionales” . Esta importante convención ordena declarar criminales como “organizaciones, instituciones e individuos que cometen el crimen de apartheid”;

6. Para la CONVENCIÓN INTERNACIONAL SOBRE LA SUPRESIÓN Y EL CASTIGO DEL CRIMEN DE APARTHEID, el crimen de Apartheid ocurre cuando a grupos raciales se les niega el “derecho a la vida y a la libertad individual” mediante el “asesinato de miembros”, la imposición de “graves castigos físicos o mentales”. daño, por violación de su libertad o dignidad”, así como “tortura o trato cruel”, “detención arbitraria o encarcelamiento ilegal”, y también de “condiciones de vida calculadas para causar su destrucción física”;

7. También defino el crimen de Apartheid como “medidas legislativas y otras medidas calculadas para impedir que un grupo o grupos raciales participen social, económica y culturalmente en la vida política del país” , a lo que se suma la denegación del “derecho a salida y regreso al país”, el derecho a “una nacionalidad”, a la “libertad de circulación y de residencia”, así como a “la división de la población según criterios raciales”, la “prohibición de los matrimonios mixtos”, la “expropiación de propiedades territoriales”, además de “explotación laboral” y “Persecución de organizaciones o personas”;
8. De los cientos de resoluciones de la ONU que el régimen sionista irrespeta destacan  181  (por la que un Estado palestino en Palestina tendría al menos el 42,9% del territorio),  194  (que reconoce la limpieza étnica y determina el retorno de la actual 6,2 millones de refugiados palestinos), esto combinado con el  303 , que reafirmaba el derecho de retorno, el  63/30  (“todas las acciones de Israel… para imponer sus leyes, jurisdicción y administración en la Ciudad Santa de Jerusalén son ilegales”) , combinado con  478 , del Consejo de Seguridad, por el que la ocupación de Jerusalén es ilegal, 2334  , también del Consejo de Seguridad, de 2016, cuyo texto dice que la ocupación israelí de Jerusalén ““no tiene validez legal y viola el derecho internacional” ;

9. El propio  estatus del régimen racista de “Israel” como Estado miembro de la ONU es ilegal , pues nunca cumplió con  la Resolución 273/III , de su admisión a la organización, del 11 de mayo de 1949, que tiene como objetivo cumplir la cláusula condicional e implementar las resoluciones 181 y 194, que no sólo no cumplieron, sino que robaron más territorio palestino y expulsaron a más palestinos de allí; Es

10. Si faltaban pruebas completas de hasta qué punto el régimen supremacista sionista afrenta lo que ha propuesto, él mismo las proporciona, especialmente con la adopción de la llamada “LEY BÁSICA: ISRAEL – EL ESTADO-NACIÓN  DEL PUEBLO JUDÍO” , de 2018, en el que se lee que “La realización del derecho a la autodeterminación nacional en el ‘Estado de Israel’ es exclusiva del ‘Pueblo Judío’” (letra C del punto 1, del “ Principios Básicos”), es decir, negados a los no judíos, así como que “El Estado ve el desarrollo del  asentamiento judío  como un valor nacional, y debe actuar para  alentar y promover  su establecimiento y consolidación” (punto 7, de “ Asentamiento Judío”), es decir, robar tierras palestinas y colocar colonos en ellas es un régimen de acción obligatoria.

Todos estos argumentos, que abarcan sólo una milésima parte de la orgía criminal del sionismo y su forma estatal, son conocidos por los Estados, sus gobiernos de turno y sus diplomacias perennes, lo que nos hace extrañar la normalización de “Israel”. ¿Sería así con una nueva Alemania nazi?

Lo que el mundo vio hoy, el día 28 de orgía genocida contra la población palestina de Gaza, sería suficiente para la exclusión de “Israel” del mundo civilizado y de sus instituciones, así como para el arresto de todos sus líderes, embajadores incluidos, juzgarlos por crímenes contra la humanidad. Hospitales, ambulancias con heridos y trenes con cientos de personas huyendo agredidos, con cientos de muertos y heridos, la mayoría, de nuevo, niños y mujeres, fueron el escenario vampírico proporcionado hoy por los asesinos sionistas.

Ya son casi  10 mil las personas asesinadas . Podrían llegar a 12.000, considerados desaparecidos, acercándose a los 15.000 asesinados entre diciembre de 1947 y 1951, durante la limpieza étnica que supuso la expulsión del 88% de los palestinos de lo que se convirtió en el asentamiento colonial llamado “Israel”, en el 78% de los habitantes. Palestina histórica, la mayor expulsión demográfica forzada de la historia.

Ya son 4.000 los niños asesinados, o 5.000 si se consideran desaparecidos (1.050), y apenas queda alguno con vida entre los escombros.

El número de mujeres asesinadas y consideradas desaparecidas puede haber llegado ya a 4.000. Cuando mujeres y niños son asesinados a escala industrial, nos enfrentamos claramente a un intento de  esterilizar a la sociedad palestina, una evidente intención genocida .

Hay alrededor de 25.000 heridos, la mayoría de ellos graves o mutilados. Nuevamente la mayoría son niños y mujeres.

Considerando la destrucción de la mayoría de los hospitales y otras estructuras de salud, agua y alcantarillado, energía, casas, bloqueos de agua, alimentos, medicinas y otros suministros médicos, no hay duda de que nos enfrentamos a un genocidio planificado, un holocausto sionista en Palestina.

La pregunta es: ¿permaneceremos en silencio? No podemos permitir que el mundo guarde silencio, menos aún Brasil. Por eso pedimos una ruptura inmediata de todas las relaciones con el régimen genocida de “Israel”, así como la revocación de todos los acuerdos de cooperación, ya que implican a Brasil en crímenes de lesa humanidad cometidos por los sionistas contra el pueblo palestino.

Palestina libre del apartheid sionista desde Brasil, 3 de noviembre de 2023, año 76 de la Nakba.

Publicado originalmente en https://fepal.com.br/

Visitas: 5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email