Sudáfrica fue escenario de la III Conferencia Internacional Dilemas de la Humanidad

Organizaciones y movimientos populares de 70 países se reunieron en Johannesburgo, Sudáfrica, para discutir posibles salidas a las crisis generadas por el sistema capitalista y la búsqueda de una alternativa socialista. La conferencia se desarrolló entre el 14 y 18 de octubre y contó con otros escenarios previos.

Delegados y delegadas de movimientos, partidos, sindicatos, e intelectuales, así como lideresas y líderes políticos de izquierda, se reunieron en Constitution Hill, una antigua prisión donde estuvieron encarcelados luchadores contra el apartheid como Winnie Mandela, Nelson Mandela, Joe Slovo. Debatieron sobre la actual crisis generada por el capitalismo y el camino hacia la construcción del socialismo del siglo XXI.

El evento además contó con actuaciones musicales, presentaciones de libros y proyecciones de documentales.

“Estamos reuniendo a miembros de 120 organizaciones de más de 70 países para hablar de cómo el socialismo es necesario” dijo Stephanie Weatherbee Brito, de la Asamblea Internacional de los Pueblos y coordinadora de la conferencia, quien además calificó el evento como un hecho histórico.

 

Importantes líderes mundiales hicieron presencia

Estuvo presente la revolucionaria palestina, Leila Khaled, S’ bu Zikode del Movimiento Sudafricano de los chabolistas Abahlali baseMjondolo, Claudia de la Cruz, líder del Partido por el Socialismo y la Liberación de Estados Unidos, Kwesi Pratt Jnr del Movimiento Socialista de Ghana, y João Pedro Stedile, del Movimiento de los Trabajadores Rurales sin Tierra de Brasil (MST).

Así mismo, el evento contó con un panel inaugural y otros como: Construir el socialismo hoy, organización de la clase trabajadora, defender la vida y la naturaleza, democracia popular, antiimperialismo y soberanía nacional.

Durante los 4 días se abordaron temas centrales como la arremetida y el recrudecimiento del genocidio contra el pueblo palestino a manos de Israel, los desafíos para las clases trabajadoras y su organización y las posibles salidas a la crisis ambiental generada por el capitalismo.

También se presentaron experiencias de gobiernos populares, con sus fortalezas y desafíos.

“Todos los Pueblos del Mundo con Palestina”

Los líderes y lideresas que asistieron condenaron los salvajes ataques por parte de Israel contra el pueblo de Palestina, los cuales hasta el momento dejan más de cuatro mil muertos y 10 mil heridos, incluidos niños, personal médico, periodistas y civiles. Insistieron en que detrás del genocidio estaba el capitalismo y el imperialismo como principales promotores y financiadores, los cuales han desatado la muerte para mantener su hegemonía.

Señalaron que la actual situación en Palestina ha polarizado las posiciones a nivel mundial entre las fuerzas progresistas, quienes han denunciado el genocidio, y el imperialismo que justifica los crímenes de Israel.

 

Naledi Pandor, canciller de Sudáfrica, comparó la situación en la Franja de Gaza con el apartheid vivido en su país en décadas pasadas.

Así mismo, Leila Khaled, del Frente Popular para la Liberación de Palestina, dijo: “Estamos defendiendo a la humanidad en Palestina. Si Palestina está ocupada, no hay paz en el mundo. Palestina es una causa humana”.

 

Organización de la clase trabajadora

En las diferentes intervenciones insistieron en la necesidad de que las clases trabajadoras de todos los países tengan como objetivo superar el capitalismo como sistema, ya que este solamente funciona sobre la base de la explotación del trabajo, de la vida y la naturaleza. Para esto, proponen la creación de nuevos métodos de organización a partir de las diferentes realidades en todo el mundo. Señalan que esta es una tarea inmediata para los movimientos.

También abordaron diferentes ámbitos de las clases trabajadoras como la vivienda, la tierra, el derecho a la salud y educación pública, la población migrante y la soberanía alimentaria.

“¿Quién está creando todo en la sociedad? Ustedes saben la respuesta. No es la clase dominante. No es la clase capitalista. Es la clase trabajadora, camaradas. La clase trabajadora es la clase creativa. La clase trabajadora es la clase que construye cosas. La clase trabajadora es la clase del futuro”, dijo Peter Mertens, integrante del Partido de los Trabajadores de Bélgica.

Desastre ambiental generado por el capitalismo

Sobre la actual crisis ambiental y el cambio climático no hicieron énfasis en sus efectos, que ya son bien conocidos (y sufridos principalmente por los más pobres), sino que plantearon soluciones y alternativas anticapitalistas.

Insistieron en la farsa del capitalismo verde y sus campañas, pues afirman que estas se orientan a extraer recursos naturales en países del Sur para beneficiar a las economías del Norte.

“Egipto, Libia y Túnez y todos los países del África subsahariana serán testigos de enormes extracciones de recursos de sus tierras e incluso de la pérdida de las mismas. La extracción de hidrógeno verde requiere enormes cantidades de agua”, dijo Houcine Rhili de la Asociación Nómada de Túnez.

El académico Singh Panwar señaló en su charla que la ciencia ha concluido reiteradamente que se requiere un cambio estructural para poder evitar el camino de la autodestrucción. Dijo también que aunque muchos científicos se nieguen a ir más allá de describir la crisis: “sabemos lo que significa este cambio sistémico: el fin del capitalismo y el nacimiento del socialismo”.

Soberanía y democracia popular

Sobre este tema hubo intervenciones de las distintas experiencias de gobiernos que han sido conquistados por los sectores populares, y sobre posibles salidas y también desviaciones.

Al respecto, Eugene Puryear del Partido Socialismo y Liberación de Estados Unidos dijo: “La democracia popular no puede significar la regla de mayoría simple. Democracia popular, democracia socialista, también debe considerar todas las opresiones y jerarquías que han sido establecidas bajo el capitalismo y bajo las anteriores sociedades de clases. Y tienen que movilizarse y empoderar a los que han sido menos favorecidos, y no puede haber democracia sin las mujeres y los oprimidos”.

 

De igual manera, la diputada venezolana del PSUV, Blanca Eekhout dijo: “no hay posibilidad de hacer una democracia verdadera y revolucionaria si no es en el socialismo, pero no es posible hacer el socialismo sin democracia verdadera”.

Principales conclusiones

Las conclusiones de este evento se resumieron en cuatro pilares consignados por la Conferencia en la Carta de Johannesburgo:

  1. Solidaridad concreta: Afirman que las organizaciones se comprometen a luchar contra el hambre y el analfabetismo con procesos de socorro arraigado en las clases populares.
  2. Recomponer la clase trabajadora: Como algo imprescindible en la lucha contra el capitalismo y el trabajo precarizado. Consideran que es necesario recomponer y fortalecer a las clases populares con agitación, educación y movilización en las diferentes organizaciones, incluidas cooperativas y comunas, que signifiquen la realización del socialismo desde ya.
  3. Rescatar la vida colectiva: Manifestaron preocupación por el avance del fascismo y el fundamentalismo. Expresaron que a pesar de que tienen contradicciones con el individualismo capitalista, mantienen lógicas de dominación y exclusión que deben superarse en una vida colectiva sin explotación.
  4. Reconstruir la cultura de la lucha: reconocieron que es un momento difícil para la lucha revolucionaria, esto debido a la voracidad del capital, la presión económica, el ataque y el escepticismo hacia las luchas colectivas. Por esto, la Conferencia finalmente propone recuperar la cultura de lucha que incluya el internacionalismo y la batalla ideológica.

Tomado de colombiainforma.info

Impactos: 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email