En Grecia, los megaracistas avivan las llamas de los megaincendios

Por Andreas Sartzekis

Grecia ha sufrido terribles incendios este verano. Mataron al menos a 26 personas, entre ellas al menos 20 refugiados, pastores y dos pilotos de Canadair, devastaron bosques y cultivos, quemaron cientos de animales, cientos de casas y varios negocios, e incluso cuarteles militares.

En julio, los incendios asolaron Rodas (1/15 de la isla, con la evacuación caótica de 20.000 turistas), y también afectaron a partes de Ática, Corfú y Evia. En agosto, los suburbios de Volos y los suburbios atenienses ardieron, y Parnes, una de las tres montañas de Atenas, perdió parte de su bosque, asfixiando a la ciudad. En total, casi 1.600 km² se consumieron en llamas, con una gran catástrofe: en Evros, la región nororiental fronteriza con Turquía, más de 800 km² siguen ardiendo, destruyendo pueblos, cultivos (olivos) y el bosque protegido de Dadia, con su rica fauna. Hemos entrado en la era de los megaincendios. En 2022 se registraron 66 incendios, frente a 28 este año, pero los incendios de 2022 quemaron “sólo” una cuarta parte de la superficie devastada este año.

Incompetencia de Mitsotakis and Co.

En primavera, el Primer Ministro afirmó que el país estaba perfectamente preparado para los incendios… Sin embargo, cuando estallaron los incendios, volvimos a comprobar la falta de recursos asignados a los bomberos (4.000 puestos vacantes, de ahí el importante papel desempeñado por voluntarios este verano), el desgaste o ausencia de material, y una política basada sobre todo en la evacuación de la población, que en numerosas ocasiones se negó a hacerlo y organizó la lucha para salvar sus pueblos del fuego. Sobre todo, se cuestiona fuertemente la incapacidad de la derecha griega para prevenir los incendios forestales: no sólo en términos de recursos humanos y materiales por parte de los bomberos (¡los recursos van a parar a las fuerzas de represión!), sino también a través de la negativa a reorganizar la Oficina Forestal Pública, como exigen los expertos, a la que se le ha arrebatado la tarea de prevención organizada de incendios forestales desde… ¡1998! Frente a las propuestas muy concretas de los expertos sobre el mantenimiento de los bosques, Mitsotakis se hace el fatalista: la culpa es del clima, lleva cantando todo el verano, con el mismo estribillo de la prensa…

arrebato racista

En julio, el ministro Voridis (antiguo líder del ala juvenil de la junta fascista) añadió su granito de arena: los incendios pueden ser iniciados por residentes descuidados, pero también por inmigrantes (¡sin olvidar a los agentes turcos!). En cuanto al río Evros, la frontera con Turquía, podemos contar con él, ahora número 2 del gobierno: el muro fronterizo seguirá construyéndose… Y es esta música nauseabunda, retomada por otros Ministros, la que han oído muy alto en las últimas semanas y han sido puestos en práctica por grupos fascistas, alentados por su éxito en las elecciones legislativas de junio pero en dura competencia extremista entre sí. Nerds que emprendieron acciones armadas contra refugiados en la frontera turca en 2020 y que desde entonces han levantado ilegalmente cabañas e incluso villas en áreas naturales protegidas, desempeñó el papel de sheriff (con vídeos de sus hazañas) golpeando y arrestando a refugiados, acusándolos de incendiar los bosques, justo cuando al menos 20 de ellos fueron encontrados quemados hasta morir en el bosque de Dadia. Los parlamentarios fascistas alentaron la formación de estas milicias, utilizando retórica racista para ocultar el hecho de que los refugiados fueron exonerados tras investigaciones judiciales.

Esta teoría de la conspiración no se sostiene ni un segundo si nos fijamos en el mapa de los incendios en Grecia, Turquía y los Balcanes del sur entre principios de julio y finales de agosto [1]: son de la misma intensidad en  todas partes , y ¡Por supuesto no tiene nada que ver con la presencia o ausencia de refugiados!

Sea como fuere, los expertos han señalado que el incendio en el bosque de Dadia probablemente fue causado por un rayo, pero eso no impidió que Mitsotakis en el Parlamento esta semana divagara una vez más sobre la responsabilidad de los refugiados en los incendios. Confirmación, si fuera necesaria, de que el racismo es un elemento central de la política de Mitsotakis, y quizás también una forma de hacer olvidar que, si puede, mañana ofrecerá a sus jefes las zonas quemadas para montar diversas empresas y turbinas eólicas. , cuya instalación desenfrenada en Grecia, con la destrucción de las laderas de las montañas para construir carreteras hacia las cumbres, normalmente se lleva a cabo sin consultar a la población local, mucho más por el beneficio de los patrones que por preocupación por el medio ambiente. En la misma vena,

En esta trágica situación, a finales de agosto se produjo una primera movilización: dos manifestaciones (separadas…) reunieron a cientos de manifestantes para denunciar el verdadero crimen contra el medio ambiente, exigir recursos para la prevención y condenar a las milicias fascistas y anti-ambientales. racismo hacia los refugiados por parte de este gobierno.

Tomado de internationalviewpoint.org

Visitas: 97

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email