“Alam”, los cuatrocientos golpes en Palestina

Por Jean Stern

Se podría pensar en un principio que Alam , el primer largometraje del cineasta palestino Firas Khoury, tiene la indolencia de los chicos adolescentes que son sus protagonistas. Sin embargo, esta película palestina que trata sobre el nacionalismo y su símbolo más común, la bandera, tanto el que oprime como el que libera o quien se supone que debe hacerlo, tiene una profundidad que la hace todo menos apática. Más allá de un escenario divertido y diálogos sentidos, su tema real es la Historia, la que vivimos como la que enseñamos, con su cuota de disimulos y mentiras. Khoury tiene una forma aparentemente poco seria de afrontar una historia pesada para los palestinos, y su cámara no está lejos de evocar la gracia de la del joven Truffaut de los Cuatrocientos golpes.. Más allá de la geografía y la temporalidad, pero con la misma preocupación por el contexto social, cuenta la historia de una derrota a nivel humano, y sería un error tomar su fantasía por indiferencia.

Así que tomemos un grupo de chicos más bien escolares, ocupados sin hacer nada y posiblemente fumando petardos. Tamer (Mahmood Bakri) y sus amigos Safwat (Muhammad Abed Elrahman) y Shekel (Mohammad Karaki) son tres jóvenes de cualquier localidad, banales para llorar. Son palestinos, pero también israelíes, porque forman parte de esta minoría que antes se llamaba “  árabes israelíes  ” y que ahora prefiere el término “  palestinos internos  ”. Son los descendientes, ya la cuarta generación, de los pocos miles de personas que no se exiliaron en 1948. Pero los pueblos de sus antepasados ​​han desaparecido. ; en cambio, los israelíes han plantado un bosque cuyos árboles adoran grotescamente, permitiendo que una mujer israelí con rostro desconcertado grite: “¡ Aquí no estamos en Palestina !” . Todo    está dicho: la colonización es una expropiación, tanto territorial como mental.

 Una lección de historia, no de amnesia  

Tamer, Safwat y Shekel están en casa, pero no en casa, y además es la bandera israelí la que ondea orgullosa a la entrada de su escuela. Para el bachillerato, el profesor de historia les golpea con la versión sionista de la independencia de Israel en 1948, sin mencionar la Nakba , ”  el desastre  ” en árabe, y sus cientos de miles de palestinos expulsados ​​de sus ciudades y pueblos, estos cientos de otros. masacrados durante las operaciones y que en la mayoría de los casos permanecieron enterrados. Safwat protesta y pide  una lección de historia, no amnesia  “, pero el profesor no sabe nada más que soltar sus verdades sobre la geometría variable. Y además, evidentemente, le conviene.

Estos tres jóvenes, y en particular Tamer por motivos familiares, son perfectamente conscientes del dominio israelí sobre sus vidas, pero no tienen ni el deseo ni, sobre todo, la energía para movilizarse.  Siempre tenemos que pensar en Gaza, estamos cansados ​​de ella  ”, decía uno, mientras el otro respondía: “¡  No piensen en eso  !  “.

Suscríbete gratis al boletín semanal de Oriente XXI

Es una chica, una recién llegada al instituto que les sorprenderá con su encanto, su voluntad y su sentido de la réplica. Maysaa planea, en vísperas del Día de la Independencia de Israel, que corresponde para los palestinos a esta Nakba que no les enseñan, sustituir la bandera israelí por la palestina en el frente universitario. Ella construye con un compañero más politizado que el trío de ”  holgazanes  ” todo un escenario para llevar a cabo esta  operación  “.

No parece mucho, puede parecer un poco ridículo para un espectador que no sabe que exhibir la bandera palestina de una forma u otra está estrictamente prohibido en Israel. Esta acción simbólica, por tanto, no está exenta de peligros: a los israelíes no les gusta mucho que toquen su bandera y corren el riesgo de ir a prisión si los pillan. Los ánimos de la pequeña banda se calentarán rápidamente ante la relevancia de este proyecto de ”  operación  “. “¿  Crees que estás en Hawaii  ????  uno de ellos se burla . “¿  Cuál es el siguiente paso  ? ” ¿ Liberar Jerusalén  ?  »El padre de Tamer bromea. Pero a Maysaa no le faltan argumentos muy persuasivos ni una cruda conciencia política para llevar al pequeño grupo a seguirla contra viento y marea.

 No somos nada, seamos todo  ”.

Alam es, a lo largo de sus aventuras, una muy buena película sobre el surgimiento de la conciencia militante en un contexto de opresión, y no sólo una encantadora comedia con tintes políticos. Firas Khoury está desde hace varios años a su manera en este gran movimiento de la juventud palestina , que ya no acepta la cobardía, el abandono y el engaño de sus padres y abuelos. Esta juventud quiere recuperar una historia oculta, se niega a considerarse parte de un país cuyo gobierno es el apartheid , busca más allá de las limitaciones de la separación política, legal y territorial para construir puentes entre las fronteras de 1948 entre Cisjordania y Gaza.

 El comienzo de la liberación es cuando puedes exhibir tu bandera. ¡El fin de la liberación es cuando puedes quemarla  !  » Todo está dicho en esta tónica frase de Safwat, un compañero de la banda, que canta The International tumbado en la cama junto a Tamer. La canción sin fronteras de los pueblos, la que pide la lucha final contra la opresión y una de cuyas frases corresponde perfectamente al lento pero real despertar de estos tan comprensivos escolares palestinos: “No somos nada, seamos todo   .Y esta bonita pirueta del director, en este contexto israelí impregnado de nacionalismo, xenofobia y racismo, finalmente hace cantar un mundo sin fronteras y por tanto sin banderas, que no debería ser una utopía.

*Juan Popa Ex de Liberation , La Tribune y La Chronique d’Amnistía Internacional

Tomado de orientxxi.info

Visitas: 6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email