Tribuna. Muerte de Nahel: “Esta vez, todos vieron”

Angela Davis, Judith Butler, Ken Loach, Annie Ernaux, Adèle Haenel, Éric Cantona… Esta columna fue escrita por el Equipo Legal Antirracista, formado en respuesta a las detenciones masivas durante y después de las revueltas que estallaron tras el asesinato. de Nahel por un policía en Nanterre. El colectivo llama a participar en la marcha unida contra la violencia policial el 15 de julio de 2023. 

Esta vez, todos vieron. 

Un coche amarillo recorre las calles de Nanterre. Es un martes de junio. Son casi las ocho de la mañana, tres adolescentes están a bordo. El vehículo de alquiler utiliza el carril bus. Dos policías activan sus luces intermitentes y le piden al conductor que se estacione. Su nombre es Nahel, tiene 17 años. Nahel sigue su camino, se pasa un semáforo en rojo. Los dos policías lo alcanzan y, desmontados, arma en mano, le ordenan que baje la ventanilla. Él lo baja. Uno de ellos grita “te voy a meter una bala en la cabeza”. Entonces dispara. Nahel muere, de un balazo en el pecho.

Esta muerte se suma a tantas otras bajo el fuego de la policía. Muertes que se parecen: la mayoría de las veces hombres, no blancos, de las clases trabajadoras.

Excepto que, esta vez, todo el país fue testigo del asesinato.

Cada uno vio al oficial abrir fuego contra un adolescente que no representaba una amenaza física. El culpable de una infracción de tráfico no recibió un año de prisión y una multa de 7.500 euros, la pena máxima para este tipo de infracciones: fue asesinado a quemarropa por un exsoldado comprometido en Afganistán y miembro de la Brav- METRO. Esa mañana, la madre de Nahel le había dicho que se cuidara. Pronto ella dirá: “Era mi vida, era mi mejor amigo, era mi hijo, era todo para mí. »

Nahel jugaba rugby. La escuela no era así; entregó pizzas. Un niño de los barrios, les contará a quienes lo conocieron.

Y como esta vez todos vieron, ya que esta vez todos sabían que el comunicado de la policía era un invento, la ira cundió en el país. “Lo que pasó en Nanterre esta semana fue demasiado”, dijo un joven a la prensa, antes de agregar: “Hoy todos somos Nahel. Lo llamamos disturbio. Se llama rebelión. Lo que sea, básicamente. “¿De qué se compone el motín? nada y todo De una electricidad liberada poco a poco, de una llama brotada de repente, de una fuerza que vaga, de un soplo que pasa. Este aliento encuentra cabezas parlantes, cerebros soñadores, almas que sufren, pasiones ardientes, miserias que gritan, y se los lleva. Es el viejo Hugo.Los Miserables . Así que los fuegos artificiales apuntan a la policía. Los botes de basura están ardiendo. Las marquesinas de los autobuses están ardiendo. Los autos se queman. Se apunta a locales policiales, ayuntamientos, escuelas. Las tiendas son saqueadas. El gobierno despliega RAID, BRI y GIGN; la extrema derecha, lanza un gatito a beneficio del asesino de Nahel. La suma recaudada supera en pocos días el millón de euros. Una recompensa por el asesinato.

A estas “miserias que gritan”, la Justicia no responde con justicia sino con represión. Actualmente hay más de 3.600 detenciones. Ya 380 penas de prisión. Los tribunales no arrastran a los ciudadanos aburridos. Golpearon nuestras jóvenes cabezas. Anote el “mal educado”. Nuestras calles gritan lo que nunca dejaron de gritar desde las primeras revueltas barriales en 1978: “¡Nosotros no somos juego de la policía! Nuestras calles están clamando lo que el Institut Montaigne dijo cortésmente en 2015: “Mohammed tiene cuatro veces menos probabilidades de ser reclutado que Michel . Nuestras calles claman lo que cortésmente demostró una encuesta del Defensor de los Derechos en 2017: los jóvenes “percibidos como negros o árabes” tienen“20 veces más probabilidades que otros de ser controlados” por la policía. Nuestras calles claman lo que la ONU acaba de declarar en voz baja: en Francia hay “profundos problemas de racismo y discriminación entre la policía” .

Está Nahel, por supuesto.

Está el policía, por supuesto.

Pero sobre todo está el orden del mundo.

Una orden en la que Nahel pierde la vida por una infracción de tráfico y el policía se hace millonario por un crimen de sangre. Un orden que expone estas vidas minoritarias a formas muy específicas de violencia y peligro. Este orden sólo engendrará desorden. La paz sólo es posible a través de la igualdad y la justicia. Sin ellos estallarán nuevos disturbios, nuevas revueltas. En Francia como en otros lugares. En Francia como en los Estados Unidos. Ya sea que tomen el nombre de George Floyd o Nahel. Responder con prisión responde sólo a un deseo de venganza: una herida nunca se ha curado con barrotes. El momento exige una gran deliberación nacional. Una reforma política. Comentarios eminentemente concretos. Un primer paso sería reconsiderar las penas de prisión impuestas a los rebeldes por una Justicia tan brutal como expeditiva.“severo” , “rápido” y “sistemático”. Él lo consiguió; lo denunciamos. Exigimos, nosotros, el abandono de los cargos en su contra.

Y nos sumamos a las demandas de grupos de familiares de víctimas y organizaciones activistas. Que requieren entre otras cosas:

– la creación de un organismo totalmente independiente responsable de investigar la violencia y los delitos policiales

– la drástica limitación del uso de armas de fuego por parte de las fuerzas del orden y la prohibición de todas las demás prácticas letales, como el tacle de vientre y la llave de estrangulamiento

– reconocimiento de la motivación racial y racista de esta violencia.

Unos días después de que ejecutaran a Nahel, otro hombre murió a balazos de la policía. Su nombre era Mohamed. Iba a ser padre por segunda vez. Recibió un balazo de LBD en el pecho, una tarde de revuelta, en Marsella, mientras filmaba una detención policial. ¿De qué imágenes pensaba la policía que nos estaba privando?

Ahora todo el mundo ha visto.

Ahora todo el mundo lo sabe.

Todavía tenemos que actuar. »

La lista de firmantes: 

 

1. Kali Akuno, activista

2. Amin Allal, politólogo

3. Jean-Loup Amselle, antropólogo

4. Joseph Andras, escritor

5. Kader Attia, artista

6. Marie-Aurore d’Awans, directora

7. Adam Baczko, politólogo

8. Etienne Balibar, filósofo

9. Jeanne Balibar, actriz

10. Ludivine Bantigny, historiadora

11. Fadi Bardawil, antropólogo

12. Jérôme Baschet, historiador

13. Hajer Ben Boubaker, documentalista radiofónico

14. Omar Berrada, escritor y traductor

15. Olivier Besancenot, activista

16. Adele Blasquez, antropóloga

17. Nadia Bouchenni, periodista

18. Rachida Brakni, directora y actriz

19. Judith Butler, filósofa

20. Eric Cantona, futbolista

21. Sarah Carton de Grammont, antropóloga

22. Grégoire Chamayou, investigador en filosofía

23. Patrick Chamoiseau, escritor

24. François Clusset, historiador

25. Deborah Coles, activista de derechos humanos

26. Mickaël Correia, periodista y escritor

27. Leyla Dakhli, historiadora

28. Jocelyne Dakhlia, historiadora

29. Gerty Dambury, escritora y directora afrofeminista

30. Dany y Raz, serpentinas

31. Veena Das, antropóloga

32. Ángela Davis, autora

33. Slimane Dazi, actor

34. Marielle Debos, politóloga

35. Bintou Dembele, coreógrafo

36. Anne Teresa De Keersmaeker, coreógrafa y bailarina

37. Virginie Despentes, escritora

38. Lukas Dhont, director

39. Vikash Dhorasoo, futbolista

40. Penda Diouf, escritora y actriz

41. Alice Diop, directora

42. Assia El Kasmi, editora

43. Mohamed El Khatib, director

44. Annie Ernaux, escritora

45. Hassen Ferhani, cineasta

46. ​​Laurent Fourchard, historiador

47. Peter Gabriel, músico

48. Pierre Gaussens, antropólogo

49. Laurent Gayer, politólogo

50. Faiza Guene, escritora

51. Adele Haenel, actriz

52. Ghassan Hage, antropólogo

53. Rachid Hami, director

54. Kaoutar Harchi, sociólogo y escritor

55. Samuel Hayat, politólogo

56. Franck Henry, escritor y director

57. Sandra Iché, bailarina

58. Imhotep y el grupo IAM, músicos

59. Donia Ismail, periodista

60. François Jarrige, historiador

61. Laurent Jeanpierre, politólogo

62. Jul, dibujante

63. Reda Kateb, comediante

64. Perrine Kervran, documentalista radiofónica

65. Farah Khodja, autor

66. Lyna Khoudri, actriz

67. KronoMusik, músico

68. Léopold Lambert, arquitecto y editor

69. Paul Laverty, guionista

70. Léna Lazare, activista ambiental

71. Mike Leigh, director

72. Ken Loach, director

73. Frédéric Lordon, economista y filósofo

74. Steven Lukes, sociólogo

75. Lylice, rapero

76. Maguy Marin, coreógrafo

77. Achille Mbembe, historiador

78. Medina, rapero

79. Mehdi y Badrou, autores

80. MisterMV, streamer

81. Sepideh Moafi, actriz

82. Marwan Mohammed, sociólogo

83. Thurston Moore, músico

84. David Murgía, actor

85. Frédéric Paulin, autor

86. Jean-Gabriel Périot, director

87. Thomas Piketty, economista

88. Anissa Rami, Periodista

89. Candice Raymond, historiadora

90. Sandrine Revet, antropóloga

91. Ulrike Lune Riboni, profesora

92. Dennis Rodgers, antropólogo

93. Juliette Rousseau, autora y editora

94. Pascoe Sabido, Oficial de Defensa

95. Felwine Sarr, escritor y erudito

96. Mohamed Mbouugar Sarr, escritor

97. Marco Scotini, comisario de la exposición

98. David Scott, antropólogo

99. Seynabou Sonko, escritor

100. Lina Soualem, directora

101. Maboula Soumahoro, profesora

102. Ahdaf Soueif, autor

103. Lyes Taha, músico y productor

104. Remy Toulouse, editor

105. Enzo Traverso, historiador

106. Victoire Tuaillon, periodista

107. Usul, videógrafo/transmisor

108. V (Eve Ensler), autora

109. Gisèle Vienne, coreógrafa

110. Alice Walker, autora

111. Roger Waters, músico

112. Louis Witter, periodista

113. Robert Wyatt, músico

114. Nathalie Zemon Davis, historiadora

Tomado de humanite.fr

Visitas: 8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email