Lula rechaza invitación de Putin para visitar Rusia/ Ver- AMÉRICA LATINA: Lula retoma la batuta de la integración sudamericana

El presidente de Brasil alegó “problemas de agenda” para no acudir a la cumbre del Foro Económico Internacional, que se realizará en junio en San Petersburgo.

   26.05.2023 

Luiz Inácio Lula da Silva.Luiz Inácio Lula da Silva.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, informó este viernes (26.05.2023) que conversó telefónicamente con el líder ruso Vladimir Putin, y que rechazó una invitación que el dirigente de Moscú le hizo para asistir a la edición del Foro Económico Internacional que se celebrará en San Petersburgo en junio. El diálogo ocurre apenas días después de un frustrado encuentro de Lula con el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski.

A través de sus redes sociales, Lula dijo que declinó la invitación por problemas de agenda, pero aprovechó para reiterarle su disposición para conversar sobre la paz en su conflicto con Ucrania. En concreto, Lula manifestó a Putin «la disposición de Brasil, junto con India, Indonesia y China, de conversar con ambos lados del conflicto (en Ucrania) en búsqueda de la paz«.

Lula propone a Brasil como mediador en una eventual negociación para acabar con la guerra, desatada por la invasión rusa a territorio ucraniano en febrero de 2022. «Agradecí (a Putin) una invitación para ir al Foro Económico Internacional de San Petersburgo y respondí que no puedo ir a Rusia en este momento«, tuiteó Lula respecto a este evento previsto entre el 14 y 17 de junio.

Idea sin eco

Lula, que ha sido acusado de ser suave con el régimen ruso respecto a su invasión, protagonizó un desencuentro con Zelenski en la cumbre del G7 en Hiroshima, Japón, cuando una cita bilateral no se concretó por supuestos «problemas de agenda”. Lula dijo estar «molesto» por no haberse reunido con su homólogo ucraniano, pero también afirmó que no tenía mucho sentido verse con Zelenski en este momento porque ni el mandatario ucraniano ni Putin dan muestras de querer la paz.

Desde que asumió su mandato, el pasado 1 de enero, Lula insiste en que es necesario articular un grupo de países que pueda mediar por un alto el fuego y llevar a Rusia y a Ucrania a una mesa de negociaciones. La propuesta no ha tenido eco entre los países de Occidente, que la rechazan pues consideran que el líder brasileño iguala «el país agresor con el agredido».

DZC (EFE, AFP)

Fuente: DW

____________________________________________________

AMÉRICA LATINA

Lula retoma la batuta de la integración sudamericana

Con una cumbre en Brasil, a la que ha invitado a otros 11 presidentes sudamericanos, Lula intentará buscar denominadores comunes en una región que dista de hablar con una sola voz.

   26.05.2023

  • Autor Emilia Rojas Sasse
Luiz Inácio Lula da Silva ante unas banderas.La política exterior tiene un lugar importante en la agenda del presidente de Brasil.

Resuelto a ganar protagonismo en la esfera internacional, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, ha dejado en claro en la cumbre del G7 y en cuanta ocasión se le ha presentado, que el sur global también existe y debe ser tomado en cuenta. Y eso implica también a Sudamérica, donde se propone volver a impulsar la integración, con una cumbre que ha convocado para el 30 de mayo. La intención, según declaró el canciller brasileño, Mauricio Vieira, es dejar de lado las «cargas ideológicas”. Un lastre que ha torpedeado ya tantas iniciativas, como la de Unasur (Unión de Naciones Sudamericanas), fundada en 2008, que quedó reducida a su mínima expresión con la retirada de varios miembros entre 2018 y 2019, y prácticamente desapareció del mapa.

Con la reincorporación de Brasil y Argentina, surgieron también las expectativas de una posible resurrección, sobre todo por el retorno a la presidencia de Lula, su principal impulsor original.

Espacio de diálogo

Pero, de momento, la idea no es tan ambiciosa. El próximo encuentro no es una cumbre de Unasur, según se ha dejado en claro en Brasil. Allí se ve la cita más bien como una oportunidad para que los presidentes puedan conversar con tiempo y para tomarle el puso a la región. «Es una América del Sur muy distinta a la de cuando Lula gobernó de 2003 a 2010. El tema de la integración ha perdido mucha fuerza”, indica en conversación con DW Roberto Goulart Menezes, profesor del Instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad de Brasilia. Y hace notar que «incluso en Brasil, el gobierno de Lula no está en condiciones óptimas para esta cumbre, porque tiene dificultades internas enormes. El presidente no puede, en este momento, hacer ningún tipo de promesa ni ningún tipo de ofertas a los demás países sudamericanos, a no ser un espacio común de diálogo”.

Johanes Wolff, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Goethe, de Fráncfort, y especialista en América Latina, considera por su parte que, aunque haya algunos gobiernos de derecha, «ideológicamente, el panorama es ahora más fácil para la cooperación que hace un par de años; ha habido una suerte de convergencia, en términos muy generales, de la gran mayoría de los gobiernos en América del Sur, que más o menos comparten una visión más progresista”. En consecuencia, le parece posible un intento de reflotar Unasur, si bien duda de que ello pueda significar realmente un paso más profundo hacia una mayor integración.

Cada uno con su crisis

Una mirada a los distintos países de América del Sur evidencia un cuadro complejo en la región. Goulart Menezes recuerda, por ejemplo, la crisis en Ecuador, donde el presidente Guillermo Lasso estuvo a punto de ser destituido, la situación de la presidenta Dina Boluarte en Perú, o lo que ocurre en Venezuela, cuyo presidente también ha sido invitado. «Creo que la presencia de Maduro sería importante, en el caso de que venga, porque el próximo año debe haber elecciones en Venezuela”, indica el politólogo de Brasilia. «Pienso que Lula quiere tener a Maduro en la cumbre para poder influenciar lo más posible la transición política en Venezuela”, agrega, recordando que la diplomacia brasileña no suele hacer gestiones en público.

Lula conversa con Alberto Fernández em la cumbre de la Celac, en enero de 2023.Los presidentes de Argentina y Brasil conversan en la cumbre de la Celac.

Más allá del problema de Venezuela, que seguirá probablemente generando tensiones, la integración no se perfila nada fácil. «Un obstáculo clave podrían ser las crisis que viven distintos países, pero también hay que decir que hoy todos los gobiernos de la región, menos tal vez el de Lula, tienen un enfoque muy claro en los asuntos internos”, apunta Johnas Wolff.

Sudamérica en el nuevo mundo

Y esto empaña los afanes del presidente brasileño de posicionar a su país y a la región en el marco de una reestructuración del orden internacional que parece perfilarse. Aun así, el académico alemán piensa que el planteamiento de Lula es «legítimo e importante políticamente”, en el contexto global de una guerra en Europa, y un conflicto cada vez más abierto entre Estados Unidos y China. «Frente a esas dinámicas globales, sería muy importante para América del Sur coordinarse, organizarse, para mantener colectivamente cierta independencia frente a estos cambios y conflictos de dimensiones globales”.

La actual coyuntura política internacional, en que las grandes potencias buscan aliados y apoyo en foros como el de la ONU, abre en general un margen de maniobra para regiones como América Latina y, en este caso, América del Sur. «Pero, que se pueda aprovechar, depende de una capacidad de acción colectiva, que hasta el momento ha sido bastante débil”, observa Wolff. De momento, la iniciativa está en manos del Brasil de Lula da Silva.

(cp)

Fuente: DW

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *