‘Nos están matando’: crece la ira tras mortal incendio en centro de migrantes mexicanos/ Ver-Investigan muerte de migrantes en centro de detención mexicano como presunto homicidio

 

Los manifestantes piden justicia mientras el incendio en un centro de detención en Ciudad Juárez destaca las duras políticas de inmigración de EE. UU.

Una fuerte voz cortó el espeso silencio de la noche: “ ¡Justicia! ¡Justicia! ¡Justicia!” Frark Martín Pérez Pérez, de 32 años, gritó enojado y cientos lo siguieron.

Justicia es por lo que la multitud de unos 400 migrantes de América Latina se reunió para protestar el martes frente al centro de procesamiento de migrantes en Ciudad Juárez, una ciudad mexicana en la frontera con Estados Unidos, donde al menos 40 personas murieron en un incendio el lunes por la noche.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, culpó a los migrantes que protestaban por causar el incendio. Las imágenes de seguridad publicadas por El Universal mostraron a dos agentes de inmigración saliendo de la escena después de que comenzó el incendio, mientras los detenidos estaban encerrados y no podían escapar de las llamas.

López Obrador prometió el miércoles llevar ante la justicia a quien sea responsable de las muertes. Se está llevando a cabo una investigación para determinar qué sucedió en el centro, que dijo que empleaba personal del gubernamental Instituto Nacional de Migración (INM), así como personal de un contratista privado.

“No habrá ningún intento de ocultar los hechos, ningún intento de encubrir a nadie”, dijo el presidente.

Los grupos de derechos humanos han señalado con frecuencia su preocupación por las malas condiciones y el hacinamiento en los centros de detención mientras Estados Unidos y México intentan hacer frente a niveles récord de cruces en su frontera compartida.

El incendio ha puesto de relieve las políticas de inmigración cada vez más duras que ha implementado la administración de Joe Biden. Los límites en la cantidad de personas a las que se les permite solicitar asilo han dejado a las ciudades a lo largo de la frontera norte de México abrumadas con personas que desean cruzar a los EE. UU., incluidas muchas obligadas a dormir en las calles, dentro de iglesias o refugios llenos.

Decenas de margaritas blancas, rosarios, pancartas y fotografías decoraban la valla metálica que separaba el centro de los manifestantes. Uno a uno, se cantaron los himnos nacionales de los países de las víctimas.

“En honor y dolor de los caídos, son los mártires de la población inmigrante. No podemos olvidarlos”, dijo Juan Pavón, de 55 años, migrante de San Cristóbal, Venezuela, quien asistió a la protesta con sus dos hijas adolescentes.

Los migrantes encienden velas durante una vigilia frente a las instalaciones de inmigración en Ciudad Juárez.
Una vigilia afuera de la instalación migratoria donde al menos 40 migrantes murieron en un incendio, en Ciudad Juárez, el martes. Fotografía: Guillermo Arias/AFP/Getty Images

 

Pavón y sus hijas no tienen hogar y esperan la oportunidad de solicitar una cita de inspección con la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) de EE. UU.

“No sabemos si están muertos. Son amigos que conocimos en este camino, familia después de todo lo que pasamos”, dijo Pérez Pérez, un venezolano que emigró de Perú en busca de un futuro mejor para su esposa y sus cinco hijos.

Él era el único de sus amigos que no estaba en el centro de detención cuando ocurrió el incendio, porque se había escapado cuando las autoridades de inmigración detuvieron a un grupo que estaba limpiando parabrisas de automóviles en una intersección concurrida.

Más de 24 horas después del incidente, las autoridades no han revelado los nombres de las víctimas. Muchos, como Pérez Pérez, todavía se preguntan si sus amigos y familiares están entre los muertos o heridos.

“¡Justicia!” la multitud coreó después de cada nombre durante un pase de lista. Sin saber los nombres de las víctimas, se leyó una lista de todas las personas detenidas al momento del incidente.

La protesta se mantuvo pacífica, muchos se sentaron en la calle, cerrados por las autoridades locales para evitar el flujo de tráfico.

La xenofobia y los abusos de las autoridades mexicanas fueron denuncia durante toda la jornada. Algunos de los detenidos el lunes afirmaron que los sacaron a la fuerza de las calles, sin una explicación.

“¿Cuál es el crimen que cometimos?” dijo Katiuska Márquez, de 23 años, del Estado Miranda, Venezuela. “Seguían diciéndonos que este no era nuestro país y que no se nos permitía hacer lo que estábamos haciendo”.

Márquez y su hermano, Orlando Maldonado, de 30 años, estaban pidiendo dinero a los conductores en una intersección cuando las autoridades los detuvieron.

Márquez fue liberada el lunes por la tarde, poco después de ser detenida, porque tiene un niño pequeño y no se permiten niños en el edificio. Su hermano estaba adentro cuando ocurrió el incendio. Ella todavía no sabe si él está vivo.

“Nos están matando, pero también nos están matando psicológicamente”, dijo Elerith Medina, de 31 años, de Cumaná, Venezuela. “Hay niños inmigrantes que han sido detenidos más veces que cualquier delincuente”.

 

Medina describió su experiencia con el sistema migratorio mexicano como una “tortura” y pidió al presidente Biden que reconsidere las políticas migratorias.

“Le pido compasión”, dijo Medina. “Hay muchas madres a las que les están dando citas, pero no las dejan entrar al país con sus hijos”.

La frustración por las citas a través de la aplicación CBP One de EE. UU. fue alta. La aplicación está destinada a servir como un portal de ventanilla única para inmigrantes con servicios y citas adaptadas a sus necesidades. Sin embargo, sus limitaciones significan que las familias no pueden programar citas juntas y se ven obligadas a separarse.

Durante la protesta, la multitud vitoreó después de que Pavón sugirió que se desactivara la aplicación y se creara una mejor plataforma. “Ese sitio web nos está jugando una mala pasada”, dijo Pavón. “Hay que suspenderlo, cancelarlo”.

Muchos de los manifestantes planeaban acampar y pasar la noche fuera del centro de procesamiento, diciendo que permanecerían en paz hasta que las autoridades de Estados Unidos y México les dieran respuestas.

“Aunque somos una multitud, todavía tenemos miedo”, dijo Sofía García, de 29 años, de Puerto Cabello, Venezuela, quien se unió a la protesta.

García ha estado en Juárez durante dos semanas esperando su cita de inspección con CBP, y dice que algunos lugareños la han recibido bien, pero aún enfrenta discriminación.

“¿Por qué nos piden que nos quedemos en este país para trabajar y luchar si no tenemos libertad?” García dijo. “Preferiría volver con nada más que con vida”.

  • Reuters contribuyó con reportajes

 

Fuente: The Guardian

 

______________________________________________________________

 

Investigan muerte de migrantes en centro de detención mexicano como presunto homicidio

 

Se solicitaron varias órdenes de arresto luego de que apareciera un video que parece mostrar a los guardias saliendo mientras el fuego envuelve una celda con migrantes encerrados dentro.

Migrantes sostienen las rejas del centro de detención de inmigrantes donde murieron 39 durante un incendio

Migrantes sostienen los barrotes de la cerca del centro de detención de inmigrantes donde 39 personas murieron durante un incendio. Las muertes están siendo investigadas como presuntos homicidios Fotografía: Guillermo Arias/AFP/Getty Images

La muerte de al menos 39 migrantes en un incendio en un centro de detención mexicano está siendo investigada como presunto homicidio, dijo un fiscal, acusando a los encargados de no hacer nada para evacuar a las víctimas.

Las autoridades se enfrentaron a un escrutinio cada vez mayor de su manejo del desastre después de que las imágenes de video vigilancia pareciera mostrar a los guardias saliendo mientras las llamas envolvían una celda con migrantes encerrados dentro.

Se abrió una investigación “por el delito de homicidio y daño a la propiedad”, aunque también se considerarán otros posibles delitos, dijo Sara Irene Herrerias, fiscal especializada en derechos humanos.

Los manifestantes se reúnen frente al centro de detención de inmigrantes después de que un incendio mató al menos a 40 migrantes en Ciudad Juárez, México.
‘Nos están matando’: crece la ira tras mortal incendio en centro de migrantes mexicanos
Leer más

“Ninguno de los servidores públicos ni del personal de seguridad privada realizó ninguna acción para abrir la puerta a los migrantes que estaban adentro”, dijo a los periodistas.

Ocho personas han sido identificadas como presuntas responsables de la falla, dijo en la misma conferencia de prensa la ministra de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez. Se trata de dos agentes federales y un funcionario estatal de inmigración, así como cinco integrantes de una empresa de seguridad privada.

Los fiscales ya han solicitado varias órdenes de arresto, dijo Herrerias.

00:39
CCTV muestra incendio en centro de detención de migrantes en México – video

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, prometió anteriormente que “no habría impunidad” por la tragedia en Ciudad Juárez, cerca de la frontera con Estados Unidos.

Los responsables de “causar esta dolorosa tragedia serán sancionados de conformidad con la ley”, agregó.

López Obrador dijo el martes que se creía que los migrantes habían iniciado el fuego ellos mismos en una protesta contra las deportaciones.

En un video de vigilancia ampliamente difundido, cuya autenticidad fue confirmada por el gobierno, tres guardias parecen alejarse apresuradamente dejando a los migrantes en su celda mientras las llamas se propagan y el humo llena rápidamente el edificio.

El Salvador, que dijo que algunos de sus ciudadanos resultaron gravemente heridos, exigió que se castigue a las personas a cargo de la instalación ya que el video mostraba a los migrantes “quedaron dentro de las celdas sin ninguna posibilidad de llegar a un lugar seguro”.

En Washington, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, describió el video como “desgarrador” y ofreció “condolencias por la trágica pérdida de vidas”.

Ella dijo que los funcionarios de los dos países habían estado en contacto y planteó la posibilidad de que algunos de los heridos pudieran recibir asistencia médica en los Estados Unidos.

Decenas de migrantes pasaron la noche afuera de las instalaciones del Instituto Nacional de Migración (INM) en Ciudad Juárez esperando información sobre sus familiares y amigos.

Entre los muertos y heridos había personas de Guatemala, Honduras, Venezuela, El Salvador, Colombia y Ecuador, dijeron las autoridades mexicanas.

La administración del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, ha esperado detener la ola récord de migrantes y solicitantes de asilo que emprenden viajes a menudo peligrosos organizados por traficantes de personas para llegar a los Estados Unidos.

Unas 200.000 personas intentan cruzar la frontera de México a Estados Unidos cada mes, la mayoría huyendo de la pobreza y la violencia en América Central y del Sur.

Según la Organización Internacional para las Migraciones, más de 7.600 migrantes han muerto o desaparecido en tránsito en las Américas desde 2014.

De ellos, unas 4.400 personas fallecieron o desaparecieron en la ruta del cruce fronterizo entre Estados Unidos y México, según la agencia de la ONU.

La agencia France-Presse contribuyó a este artículo

Fuente: The Guardian

 

 

Visitas: 8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email