Brasil: Informe del Ministerio de Defensa descarta fraude electoral

de la redacción EOL

Este miércoles, el Ministerio de Defensa envió finalmente su informe de inspección sobre el proceso electoral al Tribunal Superior Electoral (TSE) y la conclusión presentada no podía ser diferente: no hubo fraude en el proceso electoral que garantizó la victoria de Lula.

Así, el informe del Ministerio da fe de lo evidente, es decir, que los BUs analizados (urnas, documentos impresos por las urnas con todos los resultados de las votaciones debidamente desglosados) concuerdan plenamente con las cifras electorales difundidas por el TSE.

Como denunciamos en un artículo anterior, en los meses previos a las elecciones, el ministro de Defensa, Paulo Sergio Nogueira, incluso propuso una “auditoría paralela” del proceso electoral y también la introducción de un voto paralelo, con boleta de papel, para comparación con el resultado de la boleta electrónica caja. Una gran tontería llamada “supervisora”, cuyos objetivos eran simplemente presionar al TSE, proteger el proceso electoral y empujar al país al caos golpista. En su momento, la diputada federal Perpétua Almeida (PCdoB-AC), durante una sesión de una comisión de la Cámara realizada en presencia del General y Ministro de Defensa Paulo Nogueira, denunció acertadamente: “No es tarea de las Fuerzas Armadas debatir máquinas de votación electrónica”. La posibilidad de buscar un “acuerdo” con el TSE, como afirmó el ministro, simplemente no existe y suena a chantaje.

El TSE recibió el informe y aprovechó para concluir el asunto con la siguiente nota: “TSE informa que ha recibido con satisfacción el informe final del Ministerio de Defensa, el cual no indicó la existencia de fraude o inconsistencia en el 2022 proceso electoral para mejorar el sistema será analizado en su oportunidad. El TSE reafirma que las máquinas de votación electrónicas son motivo de orgullo nacional, y las Elecciones 2022 demuestran la eficacia, equidad y total transparencia del cómputo y totalización de los votos”

Vale recordar que otras entidades, como la OAB y el TCU, también emitieron notas en las que afirman la inexistencia de alguna anomalía en las urnas. En la misma línea, el ministro Gilmar Mendes aprovechó para exigir una declaración de reconocimiento del proceso electoral de Valdemar Costa Neto, presidente del PL, partido por el que se postuló Bolsonaro. Al final de este artículo, Valdemar no se ha pronunciado, aunque ha hablado de que su partido está en la oposición al próximo gobierno.

Con la presentación del informe en cuestión, la fanfarria golpista que ha venido alimentando a las hordas bolsonaristas en los tranques y ahora a las puertas de los cuarteles clamando por la “intervención federal”, termina por vaciarse definitivamente. Sin embargo, deja a propósito cierta ambigüedad al señalar posibles “debilidades en el sistema que podrían permitir el fraude”, para mantener un aire de sospecha respecto al proceso electoral.

Sin embargo, lo fundamental es que toda la agitación golpista de los últimos meses levantada por la familia Bolsonaro y sus aliados, como el general Paulo Sérgio Nogueira, se vino abajo. La victoria legítima de Lula es un hecho consumado que nadie podrá impugnar. Lula, por cierto, en un discurso reciente en la CCBB, hizo una declaración importante sobre el uso de Bolsonaro que hizo que las Fuerzas Armadas jugaran un papel humillante y que debería disculparse con la institución por haber tratado de usarlo en un papel que no está a la altura, además de haberla involucrado en una serie de mentiras.

 

Imagen: Paulo Sérgio Nogueira de Oliveira-Ministro de Defensa de Brasil.

 

Fuente: Esquerda Online

Visitas: 6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email