Testimonio de un trabajador de Gaza detenido y torturado en Israel

La mañana de este martes hubo una cara nueva entre los vecinos que acudieron a la noticia, un joven de unos treinta años. Los israelíes acababan de liberarlo. Llamémosle Mohamed, porque no quiere ser identificado. Es uno de los alrededor de 16.000 habitantes de Gaza que fueron autorizados a trabajar en Israel antes de los acontecimientos del 7 de octubre.

Me contó su historia. Cuando hablaba, a veces se detenía unos segundos, con lágrimas en los ojos. Cuando miré sus manos, tenía cicatrices en las muñecas que sangraban. Me dijo:  Le apretaron las esposas de plástico hasta que salió sangre.  » Tenía las mismas cicatrices en los tobillos.

Mohamed quiere que escuchemos su historia. Aquí está, en sus propias palabras.

Trabajo en Israel, en Acre, desde septiembre de 2022, en una empresa que fabrica postes eléctricos. Para conseguir este trabajo pasé por un intermediario, un kablan como dicen en hebreo. Era, como suele ocurrir, un palestino de Israel. El empleador israelí le pagó y él me pagó mi salario, llevándose una comisión por el camino.Recibía 350 shekels (87 euros) al día. Me quedé en Israel durante seis meses, que es la duración de mi permiso de trabajo. Luego volví a pasar unos días en Gaza. Mientras tanto, me renovaron la licencia y me fui nuevamente. Preferí no hacer muchos viajes de regreso para ahorrar lo máximo posible y porque los israelíes corrían el riesgo de no renovarles el permiso cada vez que regresaban.

 De repente oímos hablar hebreo  

Regresé a Israel el 5 de octubre. El día 7, el jefe israelí nos dijo a mí y a otros colegas de Gaza que teníamos que dejar de trabajar. Llamó al intermediario que nos llevó a Ramallah, en Cisjordania. Allí, este último nos dijo:  Estáis en territorio palestino, gestionaos vosotros mismos.  » Al principio fuimos bien recibidos, hubo solidaridad. Nos quedamos en Ramallah durante unas tres semanas. Luego vinieron a recogernos hombres de la Seguridad Preventiva Palestina. No querían que nos quedáramos en Ramallah y dijeron que nos iban a llevar a Jericó. No queríamos ir allí porque temíamos que nos encerraran en un cuartel palestino o que nos capturaran el ejército israelí, que puso muchos controles en las carreteras.

Entonces huimos. Qué hacer  ? ¿Refugiarse en Jordania  ? Habría tenido que pagar 8.000 dólares a los contrabandistas y no tenía tanto dinero. Sabíamos en ese momento que los israelíes estaban buscando a todos los habitantes de Gaza presentes en Cisjordania. La gente tenía miedo de ayudarnos. Finalmente fui a la casa de un amigo de la familia en Qalqiliya.1. Estuve allí casi cuatro meses. Me escondió con otros dos trabajadores de Gaza, en el garaje de un edificio. Mis amigos cerraron la puerta desde afuera, para que pareciera que no había nadie adentro. Pero fuimos traicionados, probablemente por un colaborador palestino que dijo al ejército que había tres personas en este garaje. De repente escuchamos muchos motores de automóviles y se hablaba en hebreo. Entendimos que habían venido por nosotros.

 Nos ordenaron desnudarnos por completo  

Los soldados israelíes derribaron la puerta. Entraron, pero no nos encontraron. No nos movíamos y no había luz en el garaje. Los soldados estaban a punto de irse, y allí escuché a alguien decir en árabe:  Vuelvan, les digo que están aquí  ”. Allí nos encontraron. Inmediatamente comenzaron a llover sobre nosotros patadas, puñetazos y culatas de fusiles M-16. Luego nos ordenaron que nos desnudáramos por completo.

Empezaron a golpearnos por todo el cuerpo nuevamente. Temía por mis dos compañeros que tenían más de 60 años. No hablo bien el hebreo, así que dije en árabe:  ¿Pero qué quieres  ?” ¿Por qué me golpeas de esta manera  ?  » Su única respuesta fue:  Cállate, cállate, no te muevas”.  » Luego nos vendaron los ojos y nos ataron de pies y manos con esposas de plástico.

Estaban tan apretados que sentí como si mis manos y pies se fueran a soltar del cuerpo. Luego nos arrastraron por el suelo como a ovejas, porque no podíamos caminar con las esposas. Nos metieron en un autobús, o en un jeep, no sé, todavía estábamos con los ojos vendados. Y ahí lo mismo, nos pegan por todos lados. No podía soportarlo más, no podía respirar. Sentí que iba a morir.

 Quiero humillarte y que lo recuerdes por el resto de tu vida  

No sé adónde nos llevaron. Acabábamos de ponernos los boxers. Nos metieron en una especie de cabaña y nos quitaron las esposas y las vendas. Un hombre me dijo en árabe:  ¡Quítate la ropa  !”  » No quedaba nada que quitarme excepto mi ropa interior. Me dijo que me bajara la ropa interior y me diera la vuelta.

Me filmó desde atrás, completamente desnudo. Grité:  ¿Pero qué quieres  ? Por qué estás haciendo esto  ? Tu quieres matarme  ? Adelante  !  » Él respondió:  No, no, no quiero matarte. Quiero humillarte y hacerte recordarlo por el resto de tu vida. No olvides estos momentos.  » Luego nos volvieron a poner las vendas y las esposas, muy apretadas como antes, me cortaron las muñecas.

Algún tiempo después, nos subieron a un autobús. Se detuvo varias veces y en cada parada nos llevaron a un lugar diferente y nos golpearon. Todo esto duró un día entero. En la última parada, había varios tanques rodeando un lugar, convirtiéndolo en una especie de prisión. Nos obligaron a arrodillarnos sobre la grava. Y empezó el interrogatorio:  ¿A qué te dedicabas en el trabajo  ? ¿Cómo conseguiste la licencia  ? Donde trabajaste  ?  » La grava se nos clavó en las rodillas y los pies como cuchillos. En el mismo lugar se escuchó a la gente gritar, especialmente mujeres:  ¡Para, no me arranques las uñas  !”. ¡Para, mi pelo no  !  » Escuchamos cómo torturaban a personas las 24 horas del día.

 Adelante, dispara”. Quiero morir.  »

Sólo nos dieron un trozo de queso, del tipo de la vaca que ríe, eso es todo, y una pequeña botella de agua para cinco personas. Después de la tortura, nos dejaron dormir, todavía en ropa interior, con las manos atadas a la espalda y los pies todavía esposados. Dormíamos en el suelo, sobre grava, era como tumbarnos sobre un cactus. Si queríamos cambiar de posición, venía un soldado y nos daba patadas, porque teníamos las manos detrás de la espalda.

Después de eso, me tuvieron de pie contra una pared con las manos en alto durante casi doce horas. Estaba prohibido bajar las manos. Los soldados vinieron a insultarnos. No había más moralidad, no había más modestia. Empezaron a tocarnos y les dije:  Adelante, disparen y terminen su trabajo”. Quiero morir.  »

Un soldado respondió:  No soy como tú, simplemente lo soy. Si te doy un arma ahora mismo, me dispararás porque quieres matarme. Pero no voy a matarte. Te humillaré para que nunca lo olvides.  » Es peor que matar a alguien.

Después hubo otro interrogatorio. Un soldado nos preguntó:  ¿Tienen alguna enfermedad  ?”  » Respondí:  No, excepto que no puedo respirar, estoy completamente rota y me sangran las manos.  » Me dieron medicina pero no quise tomarla porque no sabía qué era. Otras personas lo tomaron. Al parecer, hay personas que han perdido la memoria, o que han empezado a tener alucinaciones.

 Me dije vale, este es el final  

Me pidieron que firmara un papel en hebreo, que no sabía leer y con los ojos vendados. He rechazado. Me dijeron:  No tienes otra opción, firmarás inmediatamente.  » Empezaron a golpearme hasta que accedí. No sé qué firmé.

Durante unos días o una semana —ya no lo sé— nos mantuvieron en otro lugar de detención, una villa. Me quitaron la venda de los ojos y fue la primera vez que vi un poco de luz del día y a la gente a mi alrededor. También me quitaron las esposas y vi como mis brazos estaban casi cortados a la altura de las muñecas  ; lo mismo para las piernas.

Más tarde, nos volvieron a esposar y vendar los ojos y nos subieron de nuevo a los autobuses. Quizás éramos cincuenta. Dijeron que nos llevarían a Kerem Shalom, un punto de cruce entre Israel y la Franja de Gaza. Pensé que en realidad íbamos a ser ejecutados. Me dije a mí mismo está bien, este es el final. Después de la tortura, siempre es así. Quieren borrar testigos.

Pero realmente nos llevaron a Kerem Shalom. Cuando llegamos, vimos soldados y tanques por todos lados. Allí nos quitaron las esposas y las vendas de los ojos y nos dijeron:  No volteéis, seguid recto”. No vayas ni a la derecha ni a la izquierda, sigue recto.  » Me dije que nos iban a disparar por la espalda, que se iban a divertir disparándonos como patos, como suelen hacer. Estaba muy asustado.

 Venganza ciega contra cada palestino  

Caminamos entre una hora y media y dos horas. Al final vimos las tiendas de campaña de las Naciones Unidas instaladas junto a Kerem Shalom. Entendí que éramos salvos. El personal de la ONU nos dijo que llamáramos a nuestras familias, pero los israelíes habían confiscado todos nuestros teléfonos móviles. Muchos a mi alrededor habían olvidado los números de teléfono de sus familias, dónde vivían, debido a las torturas o las pastillas que les obligaban a tomar. Los israelíes también confiscaron todo nuestro dinero. Me quitaron los 13.000 shekels (3.250 euros) que había ganado trabajando en Israel.

Encontré a mi familia, que vive en Rafah. Desde entonces ya no me siento un ser humano, sino un animal expulsado del matadero. Ya no puedo dormir. Los médicos me dan sedantes y una pastilla para dormir. Pero cada vez que cierro los ojos, vuelvo a ver estas imágenes: el arresto, la tortura y sobre todo el abuso por parte de los soldados cuando estaba desnudo. Pedí varias veces que me mataran en lugar de someterme a esta humillación. Vivir con eso es insoportable. Realmente quería que me ejecutaran, que me mataran de inmediato en lugar de pasar por todo esto. Cuando llegué a las tiendas de la ONU, hablé con las cincuenta personas que estaban conmigo. Me dijeron cosas horribles, sobre todo las mujeres.

Entendí que era una venganza ciega contra todos los palestinos.

Estoy casada, tengo 34 años, una hija de diez años y un niño de seis. Me alegré de volver a verlos. Pero al mismo tiempo, el sueño que tenía de que ellos trabajaran, que ahorraran dinero, que les construyeran una casa, para que pudieran tener una vida mejor, todo eso desapareció. Sé que ahora, con todo lo que ha pasado, ya no volveré a trabajar en Israel. Entonces no habrá más trabajo. En Gaza, no sé qué hacer. Me siento como una carga para mis padres, especialmente para mi padre. Él es quien ahora nos da de comer a mí y a mis hijos. En este momento con la guerra no podemos encontrar comida y no tengo ahorros. Se ha gastado todo y no sé qué hacer.

Decidí hablar porque quiero que la gente sepa por lo que pasamos. No tuvimos nada que ver con nada de lo que pasó. Al contrario, trabajábamos con israelíes, teníamos amigos israelíes, comíamos junto con el jefe. Celebramos juntos las fiestas religiosas judías. Y de repente, ese mismo israelí que me consideraba un amigo me transformó en un animal al que podían torturar y matar.

Tomado de orientxxi.info

Visitas: 22

RSS
Follow by Email