Elecciones Gallegas 18F: Sigue faltando el partido de la clase trabajadora

Por: Corrente Vermella.

El actual presidente Rueda no parece tener muy asegurada una amplia mayoría absoluta como la que disfrutaba Feijóo e incluso puede perder el gobierno de la Xunta ante un casi seguro pacto BNG-PSOE. Y eso que se esforzó al máximo en seguir la misma línea: no hacer nada, evitar el debate y seguir al pie de la letra el argumentario del PP estatal vinculando al BNG con ETA y trasladando a las Elecciones Gallegas el debate sobre la amnistía a los condenados por el Procés. Con esa estrategia y la ayuda de los medios afines, ha logrado por lo menos evitar hablar de la crisis de los pellets o de las protestas del sector agrícola y ganadero.

Las próximas Elecciones Gallegas, por tanto, se enmarcan en un contexto de polarización entre dos bloques: el autodenominado “progresista” y las derechas. Con las peculiaridades propias de Galicia, lo cierto es que estas Elecciones parecen más un plebiscito para elegir entre dos proyectos, entre “progresismo” o la extrema derecha, como fueron las anteriores Elecciones Estatales.

Pero como ya hemos denunciado una y otra vez, en ninguno de estos dos bloques están representados los intereses de la clase trabajadora. Clase trabajadora que somos la mayoría social en Galicia y en el mundo.

Las derechas, cada vez más extremas, de siempre son partidarias de la privatización de todos los Servicios Públicos, de la degradación de las condiciones de trabajo en beneficio de los empresarios y de la eliminación de ayudas para sectores más desfavorecidos al tiempo que premia aún más a las clases mas poderosas.

Pero el bloque progresista tampoco parece estar mucho por la labor: a pesar de las tímidas medidas que se tomaron (como las subidas del SMI), la Reforma Laboral de Yolanda Díaz es en realidad un calco de la Reforma Laboral de Rajoy, disfrazando la precariedad y consagrando los ERTEs como medida habitual. Con el gobierno “progresista”, continúa aumentando la precariedad, la violencia machista, las privatizaciones, el racismo institucional, la desindustrialización de Galicia, etc.

El BNG puede alcanzar un resultado histórico con Pontón, sobre todo tras el fracaso de la “nueva política”, que arrastró con ella a las Mareas. Pero ya habían formado parte de un gobierno con el PSOE en el cual, como reconoció Anxo Quintana, tuvieron el gobierno pero no el poder.

Pero ambos bloques, con distintas retóricas y distintos métodos, siguen las mismas directrices: gestionar en Galicia los intereses de las burguesías, incluida la gallega, en los términos de las instituciones de la Monarquía parlamentaria del Régimen del 78  (del cual la Xunta hace parte) y su gobierno central, de la UE y del imperialismo occidental con su brazo armado, la OTAN.

Solo organizando la lucha para romper con todos ellos es posible que la vida de la gente mejore. Ese es el único objetivo realista y útil para presentarse a unas Elecciones: tener una palestra más grande para explicar una y otra vez cuál es la única alternativa. Las rupturas y las transformaciones se hacen luchando en la calle.

CR opinamos que la mejor opción sería la de votar a alguna organización con un programa de gobierno que parta de la denuncia de la situación de la clase trabajadora y el conjunto de la población, y responda a sus necesidades reales.

No tenemos noticias de que se presente tal organización, pero eso es lo que haríamos desde CR si hubiésemos tenido los medios para hacerlo.

Pero la pregunta de siempre, y más en este escenario tan polarizado, es a quién votar.

CR consideramos que no podemos apoyar a ninguno de los dos bloques, pues como decimos, para todos ellos la clase trabajadora gallega no es más que un coladero de votos con el que consiguen “legitimar” sus políticas de recortes, privatizaciones y sumisión a los intereses de las burguesías gallega y del resto del mundo. Por lo tanto creemos que la única opción realmente coherente es el voto nulo.

Pero votes lo que votes, seguirá siendo necesario construir una alternativa que tenga el centro de su acción en la lucha en la calle y la autoorganización de la clase trabajadora y población con sus propios métodos.

Así que, independientemente de tu voto, comencemos a construir esa alternativa en base a un programa para la clase trabajadora gallega y de todo el mundo. Corriente Roja y la LIT estamos en eso.

Unéte a este proyecto!

Tomado de corrienteroja.net

Visitas: 8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email