El fallo de la CIJ: una primera grieta en la armadura de impunidad de Israel

Por Merón Rapoport

El 29 de marzo de 1955, David Ben-Gurion, entonces Ministro de Defensa de Israel entre dos mandatos como primer ministro [17 de mayo de 1948 – 26 de mayo de 1954; 3 de noviembre de 1955 – 26 de junio de 1963, miembro hasta 1965 del Mapai, partido laico de izquierda fusionado con el Partido Laborista en 1968, presentó una propuesta al gobierno: arrancar la Franja de Gaza de las manos de Egipto. Unos días antes, varios palestinos de Gaza habían cruzado la frontera y habían matado a una mujer israelí en la aldea de Patish, en la zona hoy conocida como la “sobre de Gaza” [una zona poblada del sur de Israel en una franja de 7 kilómetros de la frontera de Gaza]. Ben Gurión considera que la conquista de la Franja de Gaza es la respuesta sionista adecuada.

El primer ministro Moshe Sharett [del 26 de enero de 1954 al 3 de noviembre de 1955] se opuso a este proyecto, creyendo que la ocupación de Gaza conduciría a problemas complejos con las Naciones Unidas. Le recordó a Ben-Gurion que sólo gracias a la ONU y su resolución de noviembre de 1947 se fundó Israel siete años antes.

En sus memorias, Moshe Sharett escribe que Ben-Gurion se enojó: “’No y no’, gritó Ben-Gurion. Sólo la audacia de los judíos fundó el Estado, no una decisión de la ONU shmoo-en’” – o “oom-shmoom”, en hebreo [“oom” es el acrónimo hebreo de Naciones Unidas; el apodo “oom-shmoom” expresa desdén por la ONU, una estructura que puede ser ignorada sin mucho riesgo].

Un año y medio después, después de haber recuperado su puesto de Primer Ministro [con el apoyo del Jefe de Estado Mayor Moshe Dayan], Ben-Gurion puso en práctica su propuesta: apoyado por el poder militar de Gran Bretaña y Francia, Israel aprovechó de la Crisis de Suez [1956] para ocupar la Franja de Gaza y la mitad de la Península del Sinaí. En lugar de establecer el “tercer reino israelita”, como había prometido después de la guerra, Ben-Gurion se vio obligado a retirarse [en 1957] por decisión de la ONU –la misma organización que había denigrado– y bajo fuerte presión de los Estados Unidos.

Pero la frase que acuñó, “Oom-Shmoom”, se ha convertido en una piedra angular del autoconcepto de Israel: Israel no es responsable de sus acciones ante nadie, ni ante las Naciones Unidas, ni ante el derecho internacional.

Casi 70 años después, la expresión “Oom-Shmoom” ahora tiene cómplice. En respuesta al fallo del mes pasado de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de que existe un riesgo plausible de que Israel pueda cometer genocidio en Gaza, el Ministro de Seguridad Nacional israelí, Itamar Ben-Gvir, tuiteó: “Hague Shmague” [fonéticamente se refiere a Oomm- Shmoum].

El tribunal más alto del mundo, después de escuchar a Sudáfrica invocar la Convención sobre el Genocidio [diciembre de 1948] y la defensa de Israel, se abstuvo de ordenar un alto el fuego inmediato, pero sí emitió varias medidas cautelares: Israel debe tomar todas las medidas posibles para impedir actos de genocidio, prevenir y sancionar la incitación al genocidio y garantizar la entrega de ayuda a civiles [1] , entre otros. Ben-Gvir no dejó de afirmar: “La decisión del tribunal antisemita de La Haya prueba lo que ya sabíamos: este tribunal no busca la justicia, sino la persecución del pueblo judío”.

En otras palabras, Ben-Gurion y Ben-Gvir no sólo comparten iniciales similares, sino que también comparten un rechazo a la comunidad internacional, sus instituciones y sus leyes. “Nuestro futuro no depende de lo que digan los gentiles [no judíos, que se refiere a “goyim” en hebreo], sino de lo que hagan los judíos”, dijo Ben-Gurion en un discurso en 1955. Esta frase tiene se ha convertido en un principio rector de la política israelí y está muy en consonancia con la versión moderna de Ben-Gvir.

Sigue habiendo mucha incertidumbre respecto del caso de la CIJ. Todavía no sabemos cómo se pronunciará el Tribunal de La Haya sobre si Israel está cometiendo genocidio en Gaza. Abordar este problema podría llevar años. Tampoco sabemos qué escribirá Israel en el informe que debe presentar a la Corte dentro de dos semanas, que se supone debe mostrar lo que hizo para prevenir el genocidio en Gaza. Tampoco sabemos si la Corte quedará satisfecha con el informe o si emitirá mandatos nuevos y más estrictos para proteger a los palestinos en Gaza [2] .

Tampoco sabemos si se pedirá al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que obligue a Israel a cumplir estas órdenes, y si Estados Unidos se apresuraría a ponerse del lado de Israel en tal escenario, como lo ha estado haciendo durante décadas. Sin embargo, podemos decir con certeza: lo ocurrido en La Haya ha creado una grieta significativa en la armadura de irresponsabilidad que Israel ha utilizado para justificar sus acciones desde 1948, incluso si aún no ha sido registrada por gran parte de la extrema derecha de Israel. gobierno.

“Soñábamos con esa rendición de cuentas”

Para comprender la importancia política de la decisión de la CIJ, debemos retroceder un poco. Durante años, Israel se ha burlado del derecho internacional, seguro de que Estados Unidos siempre estaría dispuesto a arreglar sus asuntos en cualquier organismo internacional. Entonces, cuando Sudáfrica pidió a la CIJ que abriera un procedimiento contra Israel en virtud de la Convención sobre Genocidio, Israel inicialmente trató la acusación con su habitual indiferencia.

“La solicitud de Sudáfrica carece de fundamento fáctico y jurídico y constituye una explotación despreciable e insultante de la Corte”, afirmó el Ministerio de Asuntos Exteriores israelí en un comunicado (29.12.2023). Pero La Haya no está de acuerdo.

La jueza principal de la CIJ, la estadounidense Joan Donoghue, afirmó al inicio de su intervención que, contrariamente a las afirmaciones de Israel, la Corte tenía el poder de pronunciarse sobre el caso. Joan Donoghue aceptó la presentación por parte de Sudáfrica de los hechos relativos al riesgo de genocidio en Gaza en su totalidad: el número de muertes civiles [muy cerca de 30.000 sin mencionar los cuerpos bajo los escombros] y la magnitud de la destrucción hasta el espectro del hambre, la propagación de enfermedades e incluso la preocupación por el destino de las mujeres embarazadas en Gaza; esta última afirmación ha sido particularmente ridiculizada en Israel. Las declaraciones de Israel de que hace una distinción clara entre civiles y militantes y de que Hamás utiliza a los civiles como “escudos humanos” [acusación que domina casi el 100% de los medios de comunicación israelíes y se repite en los medios de comunicación, entre otros, franceses], no fueron mencionadas en el Decisión de la CIJ.

“Este es un sueño hecho realidad para todos los que trabajan en el campo de los derechos humanos”, afirmó Basel Sourani, investigador del Centro Palestino de Derechos Humanos [desde 2018 y desde 2021 Ministro de Asuntos Exteriores del Estado Palestino] y que reside en Gaza y haber logrado salir hacia El Cairo después de 50 días de bombardeos israelíes. “Ésta es la primera vez que se responsabiliza a Israel. Soñábamos con tal obligación. Esto nos da esperanza”.

Basel Sourani explica que los palestinos han estado presionando durante años a países de todo el mundo para que remitan el asunto a la CIJ, con la esperanza de poner fin al trato brutal que Israel da a los palestinos. Pero “necesitábamos este avance técnico” ofrecido por Sudáfrica, porque sólo los signatarios de tratados internacionales sobre los cuales la Corte tiene jurisdicción pueden presentar tal solicitud.

Basel Sourani, qui est actif au sein de la communauté palestinienne des droits de l’homme, connaît douloureusement la frustration liée à la rédaction et à la soumission de rapports sur les violations des droits de l’homme commises par Israël, rapports que personne ne cama. Él piensa que esta vez es diferente. “Cuando enviamos archivos a países occidentales, dicen OK y listo. Es bastante diferente cuando presentas una opinión de la CIJ a un diplomático europeo. No es una broma.”

Basel Sourani también cree que la decisión provisional de la CIJ tendrá un impacto inevitable en la Corte Penal Internacional, situada justo enfrente [en La Haya], y en su fiscal, Karim Khan. Hasta ahora, explica Basel Sourani, Karim Khan se ha demorado en todos los casos iniciados contra Israel. “Es una pesadilla para él”, explica.

Y ahora, “en lugar de dar conferencias sobre la importancia de respetar el derecho internacional, se verá obligado a pasar de la teoría a la práctica” y a emitir órdenes de arresto contra funcionarios israelíes y de Hamás en relación con sus acciones del 7 de octubre y todo lo que siguió. “Las consecuencias serán enormes”, concluye Basel Sourani.

Un shock poderoso

Al igual que Basel Sourani, Talia Sasson, una abogada israelí que trabajó durante 25 años en la fiscalía general y que hoy es presidenta del consejo internacional del New Israel Fund [ONG que supuestamente defiende la democracia, la igualdad entre todos los ciudadanos independientemente de su religión , raza, género, etc.], cree que la situación en Israel ha cambiado. “Esta vez, Israel no fue arrastrado ante el Consejo de Seguridad, sino ante la CIJ en La Haya”, explica.

Aunque Talia Sasson reconoció en un artículo reciente en Haaretz (28 de enero) que existe una “gran brecha” entre la parte de la decisión de la CIJ que adopta la opinión de Sudáfrica y las órdenes mismas, que son más bien moderadas, aclaró que esta desviación no debe inducir a error. La CIJ dio a Israel la oportunidad de “enmendarse” y anunciar, dentro de un mes, lo que hizo para evitar el genocidio, pero si la respuesta de Israel no es convincente, es probable que se emitan órdenes mucho mayores contra Israel.

Para Talia Sasson, como para Basel Sourani, la cuestión no es sólo jurídica. “Israel se encontró casi sin recursos del discurso público internacional”, dijo [lo que inmediatamente estimuló una contraofensiva pública internacionalizada contra la UNRWA – ed.]. El mero hecho de que la CIJ haya aceptado considerar seriamente la acusación de que está cometiendo genocidio coloca a Israel en una situación muy difícil. “Si la CIJ cambia su decisión sobre Israel y este último no cumple estrictamente sus órdenes, podría encontrarse en una situación nueva, desconocida y peor que cualquiera de las que la precedieron”, advirtió Talia Sasson.

En tal escenario, continúa Talia Sasson, “es poco probable que se imponga un veto estadounidense al Consejo de Seguridad cuando existe un consenso casi total entre los jueces de la CIJ. Por supuesto, no será automático”.

Talia Sasson añade que debido a que los medios israelíes generalmente no informan sobre el alcance del sufrimiento humano en Gaza, la población israelí se encuentra en “una especie de burbuja”. Por lo tanto, “si Israel se encuentra en un debate del Consejo de Seguridad sobre este tema, principalmente porque las declaraciones extremas de los políticos se consideran una incitación al genocidio, el público israelí podría experimentar una enorme conmoción. Y no está preparado para ello”.

A corto plazo, es difícil predecir el impacto de la decisión de la CIJ sobre las acciones de Israel en Gaza. De manera similar, la decisión de impedir que los manifestantes bloqueen los camiones de ayuda que ingresan a Gaza desde Israel [frente al cruce fronterizo de Kerem Shalom] probablemente esté relacionada con la orden de la CIJ de garantizar que ingrese suficiente ayuda humanitaria a la Franja de Gaza.

Además, aunque ningún político israelí se atreva a admitirlo, es probable que la aceleración de las negociaciones para un largo alto el fuego a cambio de la liberación de algunos rehenes israelíes también esté ligada a la decisión de La Haya. En caso de un alto el fuego, será mucho más fácil para Israel mostrar a los jueces que el peligro de genocidio en Gaza ha disminuido o se ha disipado.

Por supuesto, es posible que Israel no respete las decisiones de la CIJ. Si el gabinete de guerra israelí adopta el enfoque “La Haya Shmague” de Ben-Gvir, los abogados defensores israelíes ante la CIJ tendrán dificultades para convencer a los jueces de que Israel no está en el camino del genocidio (ciertamente si los planes de expulsión y reasentamiento promocionados en una reciente 28 de enero, la conferencia Ben-Gvir [ ver nota 1 del artículo publicado en este sitio el 29 de enero ] se convierte en política gubernamental oficial o incluso semioficial.

Basel Sourani cree que, de ser así, el camino trazado en La Haya bien podría conducir a sanciones como las impuestas a Sudáfrica bajo el régimen del apartheid. “Los fanáticos que dirigen el gobierno israelí no entienden la dinámica del mundo. Piensan que pase lo que pase escaparán de cualquier castigo”.

Hasta ahora, el muro defensivo que protege a Israel de las sanciones internacionales, que se extiende desde Ben-Gurion hasta Ben-Gvir, se ha mantenido. La pregunta es si el ataque sorpresa de Sudáfrica logrará romper esa armadura de inmunidad de una vez por todas. (Artículo publicado en el sitio  +972 y La Nación , 5 de enero de 2024; traducción editorial A l’Encontre )

_______

[1] Martin Griffiths, Secretario General Adjunto de Asuntos Humanitarios y Coordinador de Ayuda de Emergencia de OCHA, declaró el 31 de enero de 2024 ante el Consejo de Seguridad de la ONU que la ayuda humanitaria era “extremadamente inadecuada”, repitiendo la fórmula dos veces. Atribuyó el bloqueo de la ayuda a diversas operaciones militares de las fuerzas armadas israelíes. El 5 de febrero, varios medios informaron que un convoy de ayuda había sido atacado por fuerzas israelíes, sin poder precisar qué elementos fueron realmente responsables. (Ed.)

[2] El médico de urgencias francés Raphaël Pitti – que participó en numerosas misiones en Siria tras la guerra librada por el ejército de Bashar al-Assad contra la población – acaba de estar presente durante 15 días en el hospital europeo situado entre Khan Younès y Rafah para el Asociaciones Palmed y Mehad. Informó este 6 de febrero en las ondas de France Info: En el hospital, hay una especie de tiendas de campaña instaladas toscamente en los pasillos. El lugar parece un tribunal de milagros. Es a la vez un lugar de atención y un refugio para miles de familias. Esta confusión es terrible. El hospital también está desbordado por el número de heridos, víctimas y enfermos. Hay 400 plazas, hay 900… Hay una terrible falta de higiene en el hospital, muchísimos contagios. E incluso si algunos pacientes son operados con el deseo de preservar sus extremidades en los días siguientes, hay una infección ósea que requiere amputación… La ciudad [de Rafah] se encuentra en una situación totalmente desesperada. Prácticamente no queda espacio… Podemos encontrar comida, pero es muy cara. El precio de un huevo es casi un euro. Nadie puede tenerlo”. (Ed.)

Tomado de alencontre.org

Visitas: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email