Los trabajadores italianos de GKN en Florencia continúan una lucha ejemplar de 3 años

Dave Kellaway ha elaborado para este sitio un dossier de artículos traducidos del italiano que ofrecen una actualización detallada de la lucha de los trabajadores de la fábrica ocupada de GKN por salvar sus puestos de trabajo y crear una nueva cooperativa que fabrique productos socialmente útiles.

Introducción al dossier

A pesar de haber cobrado su última nómina en noviembre de 2022 y de no haber recibido más que esporádicas prestaciones estatales desde entonces, hay más de 200 trabajadores que continúan la lucha para salvar y reconfigurar su fábrica. En las últimas décadas ha habido muy pocas luchas ejemplares como ésta, y aún menos han tenido éxito. Su acción no sólo desafía el dominio del capital y el mercado sobre la producción, sino que también plantea la cuestión ecológica de qué tipo de productos necesitamos producir. Aunque el actual gobierno de Meloni ha hecho algunas declaraciones demagógicas sobre la búsqueda de una solución, existe un vínculo político directo entre el actual propietario, Francesco Borgomeo, y la oficina del primer ministro. El profesor Gaetano Caputi es el jefe de la oficina de Meloni, pero está vinculado financieramente a una de las empresas implicadas con el actual propietario.

Los trabajadores han buscado la solidaridad internacional y el contacto con otros trabajadores que llevan a cabo luchas similares. El 5 de noviembre celebraron una reunión internacional con ellos. Vinieron representantes del Estado español, Francia, Grecia, Argentina y Chile, así como de organizaciones cooperativas, bancos éticos y Fuorimercato (bolsas fuera del mercado capitalista). Se avanza a buen ritmo en el lanzamiento de la acción cooperativa de un millón de euros; se han recaudado 600.000. Se puede enviar dinero directamente a la web de Insorgiamo, pero la unidad mínima es de 500 euros. Los particulares pueden agruparse para comprar una unidad o más. También organizaremos esto en ACR, así que póngase en contacto con nosotros directamente si quiere hacer una aportación para una unidad. La campaña de recaudación de fondos para facilitar la reapertura de la fábrica mediante acuerdos con las autoridades locales y regionales es muy importante, ya que está claro que el actual propietario ve en el solar oportunidades de lucrativos desarrollos inmobiliarios. Puedes mantenerte en contacto con los trabajadores de GKN, y también en su página de Facebook.

 

Última declaración de los trabajadores de GKN (enero de 2024)

El 9 de julio de 2021, Melrose Industries anunció el cierre de su fábrica de ejes para automóviles GKN Driveline (antes FIAT) en Campi di Bisenzio, Florencia, y el despido de sus trabajadores (más de 400). En muchos de estos casos, los trabajadores y los sindicatos se conformaron con negociar mayores indemnizaciones por despido, pero el Colectivo de Fábricas de GKN se hizo cargo de las plantas e inició una larga lucha contra el desmantelamiento. Sin embargo, lo que hace realmente único el conflicto de la antigua GKN Florence es la estrategia adoptada por los trabajadores. Sellaron una alianza con el movimiento por la justicia climática elaborando un plan de reconversión para un transporte público sostenible.

Tal estrategia dio lugar a un ciclo de amplias movilizaciones, que sacaron repetidamente a decenas de miles de personas a la calle, de modo que el conflicto sigue abierto. La sentada permanente en la fábrica sigue activa. El despido definitivo de los trabajadores estaba previsto para el 1 de enero de 2024. El colectivo de la fábrica GKN había convertido así la Nochevieja en una última llamada a la acción para defender su plan de reconversión. Esta presión desde abajo probablemente influyó en la decisión del tribunal laboral, anunciada el 27 de diciembre de 2023, de anular los despidos por segunda vez.

El concierto del 31 de diciembre de 2023 en la fábrica y la posterior marcha nocturna por la zona industrial de Campi Bisenzio se convirtieron en una movilización de masas para relanzar el plan actual de los trabajadores de crear una cooperativa para la producción de bicicletas de carga y paneles solares, como parte de una visión más amplia de una transición ecológica dirigida por los trabajadores.

Este proyecto necesita ya solidaridad material: la campaña de accionariado popular para lanzar la cooperativa ha recaudado más de 600.000 euros, acercándose cada vez más al objetivo de un millón de euros. Toda la información sobre cómo contribuir, individualmente o como organización, puede encontrarse en la página web www.insorgiamo.org.

Un nuevo año, pero no uno cualquiera

Carlotta Caciagli (investigadora en Dastu, Politécnico de Milán. Trabaja sobre los movimientos urbanos en el capitalismo digital. Es autora del manual “Movimenti urbani. Teorías y problemas”, Mondadori, 2021).

Por muchas razones, probablemente muy diferentes, miles de personas decidieron convertir una fiesta de Nochevieja en la defensa de una fábrica. Ninguna otra lucha sindical ha sido capaz de reunir el nivel de apoyo que tienen los antiguos empleados de GKN.

Acudieron cinco mil, quizá siete mil. No podemos saber las cifras exactas, pero lo que vimos el 31 de diciembre en Campi Bisenzio fue sorprendente. Era la primera vez en la historia de nuestro país que una fiesta de Nochevieja se convertía en un piquete masivo frente a una fábrica ocupada, junto con los 185 trabajadores que seguían allí después de dos años de lucha desde el cierre de la fábrica. Allí acudieron miles de personas que nunca habían trabajado en esa fábrica. Gente que, a pesar del tiempo adverso, estuvo allí junto con cientos de voluntarios que montaron el sitio, sirvieron, cocinaron y dirigieron el tráfico. Cualquier relato sobre el 31 de diciembre en Campi Bisenzio sólo puede partir de aquí. A pesar de los altibajos, el desgaste y el cansancio que siempre acompañan a las movilizaciones, tras dos años y medio de lucha, este lugar sigue prometiendo algo para mucha gente.

Se trata de otro récord, otra primicia alcanzada por el proceso colectivo puesto en marcha por los trabajadores de la antigua GKN. Es difícil definir lo que fue esta Nochevieja porque es difícil definir lo que ha sido y es la lucha de estos trabajadores en los últimos años. Ciertamente, se ha transformado a través de los objetivos específicos fijados, los retos superados y la dinámica de las fuerzas sociales implicadas.

Siempre ha habido varios niveles en esta lucha. No sólo hay aspectos sindicales y políticos, sino también otros más fundamentales y masivos. Las marchas, piquetes y giras por Italia y Europa han tenido como protagonistas a los trabajadores del Colectivo Fábrica, pero también han desempeñado un papel los militantes de los movimientos de Florencia y alrededores. Siempre se ha organizado inicialmente como una lucha local, comunitaria, tanto como sindical. Pero no ha sido sólo una lucha local. Organizaciones nacionales y de otras regiones de Italia se han sumado, han participado y han buscado alianzas en el seno del levantamiento (=insorgiamo) que el Colectivo Fábrica proclamó inmediatamente.

La composición de la acción del 31 de diciembre confirma cómo ésta es también una lucha que va más allá de los sujetos colectivos. La solidaridad y la participación no sólo fueron mostradas por grupos políticos, sino también por individuos que no formaban parte de ningún grupo. Más allá de los análisis y las valoraciones, el hecho incontrovertible es éste: por muchas razones, probablemente muy diferentes entre sí y no necesariamente políticas, miles de personas decidieron pasar la Nochevieja juntas aquí, en la fábrica. Pocas otras luchas, y ningún conflicto sindical hasta la fecha, habían conseguido tener tal atractivo social.

Hubo muchas intervenciones desde el escenario, desde el movimiento No Tav (contra el enlace ferroviario de alta velocidad que destruye el Val de Susa entre Italia y Francia -Tr) hasta los trabajadores de Mondo Convenienza (repartidores en huelga desde hace meses, también en Campo Bizenzio- Tr). Eran testimonios de existencia y resistencia, pero también una voluntad de unificar las luchas y reafirmar que la oposición social sigue ahí, aunque la atención mediática decaiga y los acontecimientos se vuelvan cada vez más técnicos y complejos.

La presencia de tanta gente en la plaza demuestra que, si por un lado están los intereses de los individuos, por otro hay una comunidad. Aunque sea compuesta y nunca homogénea, esta comunidad defiende el valor y la necesidad del trabajo como herramienta para construir una sociedad diferente y ecológicamente inclusiva. Riqueza y especulación, por un lado, frente a trabajo y dignidad, por otro.

Se suponía que el 31 de diciembre sería La Hora X, aquella en la que los despidos se harían definitivos. Pero esta Nochevieja de lucha se convirtió también en una Nochevieja de auténtica fiesta. Celebrando ante todo la decisión judicial, que llegó in extremis el 27 de diciembre, de estimar el recurso por conducta antisindical interpuesto por los trabajadores en base al artículo 28 del Estatuto de los Trabajadores. Unos días antes, el juez de lo social había declarado nulo el procedimiento de despido aplicado por Francesco Borgomeo, ex consejero y actual propietario de la fábrica. El año 2024 debería haber empezado de una manera, pero en su lugar empezó de otra.

Sin embargo, ningún movimiento, en GKN, como en otros lugares, es el último. Aún quedan muchos retos, y si no se afrontan y superan, lo que está en riesgo no es el estancamiento, sino la derrota. La reindustrialización de una fábrica cooperativa integrada en el territorio está lejos de ser una conclusión inevitable, a pesar de los 175.000 euros recaudados a través del crowdfunding y los 527.000 euros de acciones reservadas para el accionariado popular de la nueva cooperativa.

Lo que esperan los compañeros del Colectivo Fábrica es que los esfuerzos a partir de ahora vayan en esta dirección. Ya no sólo para tomar partido contra un enemigo de clase, sino para construir una alternativa. La fase de construcción de las revoluciones -grandes y pequeñas- siempre ha sido la más difícil porque requiere síntesis y compromiso, aceptación y estrategia, y lucidez para evaluar el camino y apuntar con precisión. Por eso el Colectivo ha asumido la movilización para obligar a la región a asumir la propiedad de la planta. Ciertamente, no son los patronos los que harán fracasar el proyecto de una fábrica pública y socialmente integrada, sino el silencio de las instituciones y nuestra incapacidad para exigirles responsabilidades.

Si se quiere salvar la fábrica y todo lo que ha representado, el camino está claro. Hacer de la fábrica la base del único plan industrial existente, el elaborado desde abajo por los trabajadores y la comunidad. Por eso, a lo largo de la velada no faltaron llamamientos a estar preparados para levantarse y participar también mañana, porque la batalla, sin duda, no ha terminado.

La Nochevieja en la fábrica no fue la Nochevieja habitual en la plaza del pueblo; no hubo brindis y panettone, sino una manifestación. Por eso, pocos minutos después de medianoche, la plaza situada frente a la guarnición se licuó y se recompuso en una procesión que cruzó las calles desiertas de una zona que esa noche estaba vacía y somnolienta, pero que de día es el corazón palpitante de la actividad productiva del centro de la Toscana.

Cinco mil personas marchamos frente a los almacenes Mondo Convenienza hasta las puertas de Industrias Leonardo para gritar y decirnos que no basta con defender la antigua GKN. No es suficiente para el colectivo de la fábrica, y no puede ser suficiente para ninguno de nosotros. No puede bastar con defender los puestos de trabajo en un mundo en el que se extermina a toda una población en Palestina. No puede bastar con denunciar el abuso de poder de la patronal y la incompetencia de la clase dirigente si no reconocemos quién está armando a Israel. Estamos implicados, todos. Y la procesión de medianoche del 31 de diciembre sirvió a este propósito: convertir nuestra implicación en una marea que recorra todas las luchas.

Fue una procesión inusual en la que nos hablamos unos a otros en lugar de hacerlo externamente, precisamente porque fuera esa noche no había nada más que los almacenes sin luz y los letreros aún iluminados del centro comercial. Pero en esas calles que conectan la producción y el consumo, era útil desfilar. ¿Para qué? Para recuperar energías, para cerrar filas y para decir que sigue habiendo una perspectiva a pesar de las fases por las que hemos pasado, a pesar de las fuerzas sobre el terreno que han cambiado y cambiarán. Cada una de las realidades y fuerzas sobre el terreno puede encontrar su propia manera de estar dentro de este espacio. En Nochevieja, era necesario recordar que este espacio sigue ahí y que puede ser una oportunidad no para testimoniar que una clase social resiste, sino que puede cambiar la relación de fuerzas y doblegar las relaciones de poder más allá de los confines de una fábrica. Un solo colectivo de trabajadores no puede por sí solo cambiar toda una forma de hacer política.

Una fábrica pública y socialmente integrada es un objetivo, ciertamente, pero también un medio: un punto de partida contra quienes nos dicen y reiteran que este mundo -aunque arda- es el único posible. Abramos un nuevo año, y no uno cualquiera.

Fuente: Nota sobre la movilización de Nochevieja (4 de enero de 2024), puiblicada en: www.minimaetmoralia.it

El discurso de los ex trabajadores de GKN en la manifestación de Nochevieja, Campo Bizenzio (31 de diciembre de 2023)

Dario Salvetti

Así que en dos años y medio de ocupación permanente hacer un discurso, mirando el reloj por miedo a perder la cuenta atrás, es una de las cosas más difíciles que nos han pasado.

Y como corro el riesgo de olvidarlo, pero quizá ustedes ya lo den por hecho, haré un poco de spoiler. Tras la cuenta atrás y el brindis ritual, escucharemos Zero Reticuli y saldremos en procesión, porque para eso estamos.

Muchísimas gracias a todos los que han contribuido a esta velada, a los voluntarios que estaban en las carpas, en la cocina, en la seguridad.

Y debemos una disculpa a todos los que no han estado aquí con nosotros esta noche, incluidos nuestros colegas que, por desgracia, estaban abrumados por la depresión, por la resignación, por la idea de que estar aquí era inútil. Les pedimos disculpas, porque no fuimos lo suficientemente fuertes, para vencer, para protegeros, de la patronal que quiere cerrarnos, que quiere matarnos de hambre, que quiere echarnos de aquí.

Es fácil vivir en Florencia y exaltar la estatua de David contra Goliat en la plaza histórica. Hoy es difícil ser ese David que desafía al Goliat de este sistema. Y cuando encuentras a ese David quizá ni siquiera lo reconoces.

Dentro de un rato habrá petardos, fuegos artificiales, brindis aquí, pero intentemos por un momento, por última vez antes de esta medianoche, centrarnos en el silencio, y escuchar un ruido de fondo cerca de esta fábrica, en este territorio. Escuchemos por un momento el ruido de la especulación inmobiliaria, de los intereses criminales, de la mafia, de la ndrangheta, de la camorra, de los contratos, de las subcontratas, de la logística, de la precariedad, de la explotación. Oigámoslo fuerte, este ruido, porque es con lo que convivimos todos los días, en una zona inundada y urbanizada.

Confesamos nuestra vergüenza como trabajadores de GKN por convocaros aquí, por nuestros despidos, como si éste fuera el único problema del mundo. Desgraciadamente, utilizar el término drama al hablar de despidos es grotesco ante lo que está ocurriendo y lleva ocurriendo décadas en Palestina, y está ocurriendo hoy en Gaza. Es grotesco, pero desgraciadamente nuestra vida está hecha de parientes y absolutos. Para nosotros esas redundancias son un drama absoluto y son relativamente ridículas comparadas con lo que está ocurriendo en el Mediterráneo, en Palestina, y los quinientos mil muertos en el conflicto entre Ucrania y Rusia. Pero tenemos la tarea de mantener unidos este relativo y este absoluto.

Si la clase aquí y ahora no puede derrotar los cierres de centros de trabajo, los bajos salarios y la precariedad, ni siquiera podrá hacer frente a lo que está sucediendo en el mundo.

Si no ganamos la lucha para llegar a fin de mes, no podremos ganar la lucha contra el fin del mundo.

Para mantener a los cinco millones ochocientos mil pobres absolutos y a otros tres millones de pobres relativos subyugados en una democracia aparente como la italiana, para mantener explotados a tres millones y medio de trabajadores precarios, hay que mantenerlos completamente absorbidos en la matriz antipolítica, consumista e inútil de esta sociedad, en un eterno presente, sin perspectiva.

Contra este eterno no me importa un bledo mundo fascista centrado en el yo individual donde tienen sometida a la clase obrera hemos contraatacado con un nosotros recolector de la clase obrera que se preocupa por la localidad, el medio ambiente y una comunidad.

Han acusado a los trabajadores de GKN de ser políticos y no sindicalistas. Bueno, en cierto modo lo hemos sido: los únicos que hacemos política en este país, y también los únicos que no la hacemos. No hacemos política en el sentido electoralista, de voto transaccional. Quien ha hecho política a costa de 185 despidos es el gobierno de Meloni, que ha hecho política a costa nuestra. Y al mismo tiempo los que hemos hecho política presentando proyectos industriales capaces de relanzar un país somos nosotros, todos nosotros y todos los que estáis aquí.

Hemos ganado seis casos antisindicales en cinco años. Ahora dirán que esto demuestra que hay una forma legal de luchar. Pero hemos ganado estas acciones sindicales basándonos en el estatuto de los trabajadores de 1970. Lo único que nos mantuvo en pie fueron los dos años de enormes luchas del 68 al 69, eso es todo.

En nuestro conflicto tuvimos una relación especial con los sindicatos. Los sindicatos nos apoyaban pero también miraban a menudo con desconfianza lo que pasaba en esta fábrica. Decimos a los sindicatos, CGIL, Fiom, Usb, Si Cobas, que esta no es una disputa contra los sindicatos, sino que esta es una disputa que habla a los sindicatos sobre la necesidad de recuperar un movimiento sindical democrático, participativo, conflictivo, reivindicativo, insurgente…”.

Y por eso, como después de esta victoria volverán a jugar con el reloj en contra, con falsas promesas, con falsa reindustrialización, os decimos esto y hacemos un pacto, este 31 de diciembre a medianoche: si empiezan a desgastarnos y a atacarnos de nuevo, será una nueva lucha… Tened las agendas libres en marzo, volveremos a estar en la calle.

Queremos informaros de que volverá el festival de literatura obrera y quizás estemos todos allí, en un festival que habla de literatura.  En un país que ya no sabe hacer política ni construir sindicatos, tal vez recuperar la narrativa y la literatura sea la única manera de hacerlo.

Hay un concepto resbaladizo, el del nacionalismo, la soberanía, que anima a este Gobierno. Creo que es justo decir que este gobierno no merece ningún tipo de adjetivo. No son nacionalistas, no son soberanistas, no son nada. Son siervos de los siervos de los siervos de los siervos de los siervos de los siervos de los siervos de este sistema económico, eso es lo que son. Porque si no, no habría nada que temer de miles de personas que se manifiestan en defensa de una fábrica y de una comunidad para exigir la transición ecológica y la justicia social.

Dedicamos este último día del año a los que ya no están con nosotros, y en particular, porque así se lo hemos dicho a la familia y así lo haremos, a Lorenzo Orsetti, que nos recuerda que nunca se sabe cuándo viene la tormenta, no se puede saber, pero preocupa ser arrastrado como una gota de lluvia. Sigamos siendo gota de lluvia en el futuro. Tomemos este futuro. Dejemos de vivir en un eterno presente sin perspectivas, y tratemos de ganar aquí, de dar un ejemplo contagioso a este país y al resto de Europa. Para que sea un año realmente nuevo, y no simplemente otro año que pasa.

Fuente: www.minimaetmoralia (2 enero 2024).

miembro del comité de redacción de la revista inglesa “Anticapitalist Resistance”, militante de Socialist Resistance y miembro del Partido Laborista en Hackney y Stoke Newington.

Traducción: Antoni Soy Casals

Visitas: 11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email