León Trotsky*: Svierdlóv y Stalin como tipos organizadores

Por León Trotsky*
Este texto, inédito en portugués, forma parte de un ensayo más amplio, titulado “El testamento de Lenin”. Este ensayo, a su vez, debía formar parte de un libro que Trotsky estaba preparando en el momento de su asesinato y que se llamaría Nosotros y Ellos. En este libro se reunirían textos biográficos y ensayos conmemorativos que caracterizarían a camaradas, amigos, adversarios y enemigos de la causa de la revolución socialista. Este proyecto, sin embargo, nunca se completó. La versión actual está contenida en el libro Portreti revoliutsionerov (Retratos de revolucionarios), publicado por Moskovski Rabotchi, Moscú, 1991.


Para determinar el verdadero lugar que ocupa el Testamento en el desarrollo del partido, es necesario retroceder un poco.

Hasta la primavera de 1919, Svierdlóv 1  fue el principal organizador del partido. No tenía el cargo de secretario general, que, en aquel momento, ni siquiera se había inventado. Pero realmente lo era. Svierdlóv murió a la edad de 34 años, en marzo de 1919, a causa de la llamada “gripe española”. En el apogeo de la Guerra Civil y de la epidemia que mató a personas de izquierda y derecha, el partido ni siquiera tuvo tiempo de comprender plenamente la gravedad de la pérdida sufrida. En dos discursos fúnebres, Lenin evaluó a Svierdlóv de una manera que también ilumina, aunque indirectamente, su relación posterior con Stalin. “A lo largo de nuestra revolución, de sus victorias – dijo Lenin –, a Svierdlóv le correspondió expresar de manera más profunda y completa, más que a nadie, la esencia misma de la revolución proletaria”. Svierdlóv fue “ante todo un organizador”. Del modesto profesional clandestino –ni teórico ni escritor–, en poco tiempo, “a un organizador que alcanzó una autoridad absolutamente inquebrantable; organizador de todo el poder soviético en Rusia; un organizador singular, a pesar de todo su conocimiento, del trabajo del partido”. Lenin era ajeno a los elogios exagerados, tanto fúnebres como de celebración. La valoración de Svierdlóv era, en aquella época, característica de las tareas de todo organizador: “Sólo gracias a que teníamos un organizador como Svierdlóv pudimos, en las condiciones de la Guerra Civil, trabajar de tal manera que no No tenemos un solo conflicto que sea digno de atención”.

Y así fue en efecto. En las conversaciones que mantuvimos en ese momento con Lenin, observamos varias veces, siempre con renovada satisfacción, una de las condiciones fundamentales de nuestro éxito: la unidad y cohesión del grupo dirigente. A pesar de la terrible presión de los acontecimientos y las dificultades, la novedad de todos los temas y las marcadas diferencias prácticas que a veces surgían, el trabajo transcurrió sin problemas, de manera amigable y sin interrupciones. Con algunos comentarios sueltos recordábamos los episodios de las viejas revoluciones: “¡No, la nuestra es mejor!” “¡Solo eso nos garantizará la victoria!” La cohesión del centro gobernante fue preparada a lo largo de la historia del bolchevismo y fue sostenida por la autoridad indiscutible de la dirección, sobre todo por la autoridad de Lenin. Pero en la mecánica interna de esta incomparable unanimidad había un operador responsable: Svierdlóv. Su secreto era simple: dejarse guiar por los intereses de la causa, y sólo por ellos. Ningún miembro del partido temía ningún tipo de intriga por parte de la dirección. La base de la autoridad de Svierdlóv era su lealtad.

De un rápido análisis mental de la capa dirigente del partido, Lenin sacó una conclusión práctica que presentó en su discurso fúnebre sobre Svierdlóv: “Nunca podremos reemplazarlo, si por ‘reemplazar’ entendemos la posibilidad de encontrar un camarada que posee tales características. . El trabajo que él hizo solo ahora sólo puede ser realizado por un grupo de personas que, siguiendo sus pasos, continuarán su trabajo”. Estas palabras no eran retórica, sino más bien una propuesta práctica precisa. Y así se hizo: en lugar de un secretario individual, se creó un comité de tres personas.

De las palabras de Lenin se desprende claramente, incluso para aquellos que no conocen la historia de nuestro partido, que, en la época de Svierdlóv, Stalin no desempeñó ningún papel dirigente en el aparato del partido, ni en la época de la Revolución de Octubre ni en el período en el que levantamos los cimientos y los muros del Estado soviético. En la primera secretaría que reemplazó a Svierdlóv, Stalin ni siquiera estaba incluido.

De las palabras de Lenin se desprende claramente, incluso para aquellos que no conocen la historia de nuestro partido, que, en la época de Svierdlóv, Stalin no desempeñó ningún papel dirigente en el aparato del partido, ni en la época de la Revolución de Octubre ni en el período en el que levantamos los cimientos y los muros del Estado soviético. En la primera secretaría que reemplazó a Svierdlóv, Stalin ni siquiera estaba incluido.

En el Décimo Congreso, dos años después de la muerte de Svierdlóv, cuando Zinoviev y otros (no sin motivos ocultos en relación con la lucha contra mí) propusieron el nombre de Stalin para el puesto de secretario general, es decir, para ocupar legítimamente el puesto que ocupaba Svierdlóv. De hecho, Lenin se mostró en contra de la propuesta y expresó su preocupación en los círculos más íntimos de que “este cocinero sólo nos preparará platos picantes”. Esta sola frase, comparada con las características de Svierdlóv, nos muestra la diferencia entre los dos tipos de organizadores: uno que resolvió incansablemente los conflictos, facilitando el trabajo de sus compañeros; y otro especialista en platos especiados, que no se limitó a condimentarlos con puro veneno. Si en marzo de 1921 Lenin no llevó hasta el final su objeción, es decir, no apeló abiertamente al Congreso contra la candidatura de Stalin, fue sólo porque el puesto de secretario, aunque “general”, tenía entonces, en las condiciones de concentración de poderes y de influencia en manos del buró político, una importancia absolutamente secundaria. De hecho, puede ser que Lenin, como otros, no se diera cuenta del peligro a tiempo.

1 Iákov Mikhailovitch Svierdlóv (1885-1919) fue un revolucionario bolchevique muy activo en las tareas organizativas y clandestinas del partido, ya que era hábil en la falsificación de documentos oficiales. Se destacó por su enorme capacidad de memorización, tanto de nombres como de otros detalles de la vida de los militantes, como por su gran capacidad para evaluarlos y localizarlos políticamente. Participó en la Revolución de 1905, en la región de los Urales, y llegó a ser presidente del secretariado del partido en 1917, a su regreso del exilio. Considerado por muchos como el candidato natural al cargo de secretario general del partido, falleció a los 33 años por complicaciones de la gripe española.
Traducido por Henrique Canary, de Esquerda Online

 

 

Fuente: Esquerda Online

 

 

Imagen destacada: Lenin, Trotsky, Stalin, Sverdlov y los dirigentes bolcheviques planean el gran levantamiento armado de octubre (pinterest.com)


Visitas: 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email