Crece la oposición a la política de Biden en Medio Oriente

Por Jim Cason y David Brooks.

El sindicato nacional de trabajadores de servicios SEIU con casi dos millones de agremiados llamó esta semana por un cese al fuego inmediato en Gaza sumándose a millones de maestros, trabajadores automotrices, defensores de derechos humanos, organizaciones progresistas judías y musulmanas, entre otros, activistas y artistas que exigen un fin a la guerra de Israel contra los palestinos y algunos han denunciado la complicidad de Estados Unidos con lo que califican como crímenes de guerra.

“Llamamos por un cese al fuego inmediato, la liberación de todos los rehenes, y la entrega de alimentos, agua, medicina y otros recursos para salvar vidas al pueblo de Gaza”, declaró el líder de SEIU. En su declaración cuidadosamente redactada, el sindicato, que agremia desde trabajadores de salud a los de limpieza y mantenimiento de edificios, denunció los ataques de Hamas del 7 de octubre, pero enfocó su condena en los ataques militares de Israel sobre civiles y la crisis humanitaria en Gaza que eso está desatando, subrayando que “trabajadores de SEIU se ven reflejados en los trabajadores de salud en Gaza”.

La declaración de la dirección sindical se produce después de que varias de sus secciones más poderosas alrededor del país ya se habían pronunciado a favor de un cese al fuego. Con ello, el SEIIU se suma al sindicato automotriz nacional UAW con sus 350 mil agremiados que en diciembre endosó los llamados internacionales por un cese al fuego, junto con varias secciones de sindicatos de magisterio en Chicago, San Antonio, Portland, Oregon entre otros. Sin embargo, un amplia parte del liderazgo nacional de varios sindicatos aún no se han atrevido a pronunciarse.

Después de que varias secciones del gremio de maestros National Education Association, con tres millones de miembros, emitió un llamado por un cese al fuego en Gaza, su dirigente Becky Pringle declaró en diciembre que “nos sumamos a otras organizaciones junto con líderes judíos y musulmanes a través del planeta en un llamado urgente para poner fin a la violencia”, aunque no dijo “cese al fuego”. Randi Weingarten, presidenta sionista del gremio Federacion Americana de Maestros, viajó a Israel poco después de los ataques de Hamas en octubre, pero en diciembre, después de múltiples protestas y hasta manifestaciones de sus agremiados se vio obligada a declarar el apoyo por un “cese al fuego bilateral negociado” que impulse “el proceso de 2 Estados para 2 pueblos”.

Mientras que estas declaraciones son mucho más limitadas que las acciones más progresistas como las de los estibadores sindicalizados en California, que han rehusado cargar o descargar buques destinados a Israel, o el sindicato electricista United Electrical Workers que ha llamado por un cese al fuego inmediato, sí demuestran una creciente demanda de sus filas para oponerse a esa guerra, sobre todo por trabajadores más jóvenes.

A la vez, activistas árabe-estadunidenses, musulmanes y judíos tanto dentro de los sindicatos como a través de varias organizaciones, han estado impulsando las demandas en apoyo de un cese al fuego como para presionar al gobierno de Joe Biden a frenar su envío de armas a Israel.

Tomado de jornada.com.mx

Visitas: 6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email