BRASIL: Un año después, tareas pendientes, respuestas insuficientes

Hace un año, alrededor de tres mil bolsonaristas organizaron una acción golpista sin precedentes y sin precedentes.

8 DE ENERO DE 2024

Hace un año, alrededor de tres mil bolsonaristas, culminando un proceso de cuestionamiento de las elecciones, ingresaron a la sede de los Tres Poderes en Brasilia. Fue una acción sin precedentes y sin precedentes. Su inspiración explícita fue la acción de la derecha trumpista, dos años antes, el 6 de enero, en el Capitolio de Washington, DC.

Fue un hito en la actividad de los golpistas, días después de la toma de posesión de Lula, que puso fin al triste capítulo del líder genocida como Presidente de la República. La subida a la rampa, jurando a Lula como nuevo presidente, significó el final de una página dolorosa en la historia del país, el gobierno de Jair Bolsonaro, derrotado tras una disputa electoral polarizada y reñida, en octubre de 2022.

Fueron meses de preparación, combinando la caravana hacia Brasilia con campamentos frente a cuarteles militares en todo el país, durante los meses de noviembre y diciembre. El objetivo claro era crear un ambiente de tensión y caos, que justificara la “intervención militar” tan visible en las consignas de los golpistas que llevaron a cabo sus manifestaciones.

El 8 de enero, llamado “Capitólio à Brasileira”, fue un capítulo dramático en la historia del país que vio a sus protagonistas derrotados y desmoralizados, como consecuencia de los acontecimientos posteriores.

A pesar del retraso de Dino, podemos evaluar que Lula y Moraes respondieron correctamente, con la entrevista de Lula todavía en Araraquara señalando responsabilidades al bolsonarismo y sus principales bases, llamándolos fascistas e identificando a los sectores del agrobolsonarismo, como los acaparadores de tierras, los madereros y los terratenientes. como agentes centrales de la acción golpista-, además de la evidente colaboración de dirigentes políticos y militares. Moraes actuó correctamente al destituir inmediatamente a Torres e Ibaneis y solicitar el arresto y desmantelamiento de los campamentos, además de nombrar un interventor por el Distrito Federal. Fueron detenidos trescientos golpistas. También vale la pena señalar que fue correcto no activar la GLO, una de las provocaciones que los golpistas esperaban que siguieran su guión. La acción tomada semanas después para desalojar a miles de mineros en tierras yanomami también siguió esta línea correcta.

Hay dos elementos centrales que permanecen en el “Capitólio à Brasileira”, sobre el cual actuaron los golpistas. Primero: hay un sector (nada insignificante) que está dispuesto a dar un golpe de Estado, y esa es la estrategia del bolsonarismo, explícita y anunciada. Este sector opera en diferentes ámbitos, dentro de las Fuerzas Armadas, Policía Militar, diputados, empresarios, terratenientes, etc. Segundo: la derrota de la acción del 8 de enero fue flagrante, abriendo espacio para una ofensiva consciente y masiva contra los golpistas, sus financistas y líderes. Empezando por su principal jefe, Bolsonaro y su clan.

Ahí reside la principal contradicción del “post-8” y el necesario enfrentamiento con la extrema derecha. Las respuestas oficiales del gobierno y las instituciones no estuvieron a la altura de las necesidades de la sociedad.

La derrota del 8 de enero abrió el camino a una mayor confrontación, tras el lema coreado por cientos de miles en los últimos años, tras la derrota electoral de Bolsonaro: “No a la amnistía”. Una encuesta de Genial/Quaest muestra que el 89% de los entrevistados desaprueban las acciones de los atacantes, un año después del incidente.

Bolsonaro sigue siendo libre y practicando la política. Estuvo con el embajador de Israel en un acto en la Cámara de Diputados para celebrar el genocidio en Gaza.

Múcio no sólo no fue despedido, sino que ganó peso como interlocutor dentro del gobierno. Las Fuerzas Armadas recibieron R$ 59,2 mil millones en el nuevo PAC, monto superior a las cifras destinadas a la mayoría de áreas estratégicas para la sociedad. El intento de cambiar el artículo 142 –que delimitaba y restringía el papel político de los militares– no salió adelante, a pesar de los esfuerzos de algunos parlamentarios. Hasta la fecha, varios generales que desempeñaron un papel activo en la conspiración ni siquiera han sido acusados, y mucho menos castigados.

Por otro lado, tuvimos iniciativas interesantes que guiaron la lucha contra la extrema derecha, como el tribunal popular impulsado en São Paulo por intelectuales como Safatle y el movimiento Madres de Mayo; la derrota sufrida por Sales, la derecha y los terratenientes en el CPI del MST, donde Sâmia Bomfim se destacó como primera línea; y el papel combativo del diputado Fábio Felix en el CPI de Actos Antidemocráticos, en el Distrito Federal. Esta es sólo una pequeña muestra de cómo es posible derrotar al bolsonarismo y al golpe apoyándose en una estrategia noble y un compromiso de movilización.

La medida más importante implica que Bolsonaro sea arrestado, su banda (no sólo Mauro Cid, sino también Pazuello) y su clan sean ilegalizados y juzgados por sus crímenes. Crímenes que rozan el golpe de Estado, pero también hay que responsabilizarlos por la corrupción y el enriquecimiento ilícito y la muerte de cientos de miles de personas inocentes en la pandemia.

Urge la dimisión de Múcio y el fin de los privilegios de los militares, además de la necesaria limpieza del aparato de inteligencia y seguridad. Ibaneis Rocha no puede continuar como gobernador del DF, colaborador directo de la patrona del 8 de enero, como Anderson Torres. Es necesario identificar y reprimir la financiación de los golpistas, parte de la cual es llevada a cabo por terratenientes criminales, verdaderos milicianos rurales.

Enfrentando la línea represiva en el PM y su letalidad – como en el caso de Tarcísio en el SP, donde enfrentamos la polémica de las cámaras, con la derecha reforzando la acción violenta. Desmantelar los escombros de las milicias y el crimen organizado, que es uno de los bastiones del bolsonarismo, por ejemplo, en Río de Janeiro.

La línea de conciliación, mayoritaria en el gobierno y en entidades de movimientos sociales dirigidas e influenciadas por el campo lulista, es insuficiente. Y organiza futuras derrotas, dando impulso a las expresiones políticas y sociales de la extrema derecha, apostando por la línea del “calmar los ánimos” para seguir el calendario electoral, haciendo concesiones al centro, a los militares y a los liberales.

En 2024, coordinar la lucha contra la extrema derecha, incluso a nivel internacional, pasa por organizar campañas para ganar una mayoría social y aplastar a la extrema derecha, en las calles, entre la mayoría del pueblo e incluso en los ámbitos electoral, parlamentario e institucional. . Disputar las bases de las fuerzas armadas y policiales; actuar para poner a la defensiva el agrobolsonarismo, defendiendo a los luchadores rurales, quilombolas, indígenas, ribereños y campesinos.

Participaremos en los actos del día 8, aunque bastante institucionales y diluidos en el llamado genérico a defender la democracia, llevando la bandera de la detención inmediata de Bolsonaro y la necesidad de ampliar la movilización para hacerlo. No se puede tener libertad para los enemigos de la libertad.


Fuente: revista movimiento

Visitas: 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email