Dominio imperial estadounidense, subimperialismo de los BRICS e intercambio ecológico desigual: una entrevista de Federico Fuentes** con Patrick Bond*

23 diciembre, 2023

Patrick Bond* es profesor distinguido de Sociología en la Universidad de Johannesburgo, además de economista político, ecologista político y estudioso de la movilización social. Es autor de BRICS: una crítica anticapitalistaun desarrollo extremadamente desigual: volatilidad financiera, crisis capitalista profunda y superexplotación en Sudáfrica y el mundo . En esta entrevista con Federico Fuentes** para LINKS International Journal of Socialist Renewal , Bond analiza las redes multilaterales modernas del poder imperial, el papel que desempeñan los países BRICS dentro de este marco y la necesidad de incorporar el concepto de “intercambio ecológico desigual” a nuestro análisis. del imperialismo.

Durante el siglo pasado, hemos visto el término imperialismo utilizado para definir diferentes situaciones y, en otras ocasiones, ser reemplazado por conceptos como globalización y hegemonía. Ante esto, ¿qué valor queda en el concepto de imperialismo y cómo se define hoy el imperialismo?

La idea del imperialismo se asoció clásicamente con batallas internas competitivas entre unas pocas grandes potencias europeas. Sus tendencias de crisis capitalista interna estimularon una expansión geográfica sin precedentes, facilitada por los principales mercados financieros, que a su vez toparon con varios límites. En ese contexto, el poder militar colonial se desplegó típicamente para conquistar territorio y establecer una gestión estatal formal y, más tarde, relaciones de poder político-económico neocoloniales informales. Los regímenes coloniales establecieron los sistemas policiales, legales y monetarios que el capitalismo necesitaba para conquistar territorios, subyugar pueblos y extraer recursos, que datan del siglo XVI en las esferas de influencia británica, francesa, alemana, holandesa, portuguesa, española, belga e italiana, y a la que se unió más tarde Estados Unidos.

En nuestra época actual, esa fórmula imperialista sigue siendo muy relevante, con un elemento adicional que se volvió más vital después de la Segunda Guerra Mundial y ha sido absolutamente imposible de evitar desde la década de 1990: el dominio económico, sociocultural, geopolítico y militar de la posguerra. Estados Unidos, ejercido cada vez más a través de instituciones multilaterales con sede en Occidente cuyas operaciones favorecen los intereses de las mayores corporaciones multinacionales y especialmente de los financieros. Las instituciones multilaterales imperialistas incluyen el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), fundados en 1944, y más tarde la Organización Mundial del Comercio (OMC, originalmente el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio de 1948). Las instituciones financieras de Bretton Woods se expandieron dramáticamente durante los años 80 y 90 a raíz de la internacionalización de los bancos comerciales, junto con el Banco de Pagos Internacionales como una liga de bancos centrales dominada por los de Estados Unidos, Gran Bretaña, Europa y Japón. Surgieron sistemas de regulación financiera cada vez más importantes, especialmente después del ataque occidental a los bancos musulmanes tras el ataque de Al Qaeda en septiembre de 2001 a Nueva York y Washington.

En relación con el problema más difícil –el cambio climático– la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en general ha servido a los principales intereses empresariales e industriales de los combustibles fósiles. Como se vio en Dubai a principios de diciembre , las cumbres climáticas globales anuales están bajo control imperialista y, por lo tanto, no logran obligar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a niveles sostenibles (o incluso eliminar gradualmente los combustibles fósiles), al tiempo que rechazan un principio lógico: quien contamina paga reparaciones. En lugar de ello, los responsables de las políticas climáticas imperialistas prefieren trucos como los mercados de carbono que, en efecto, privatizan el aire y la creación de mitos por parte de la tecnología. Una gran red de ONG y filantrocapitalistas del   statu quo se han convertido en facilitadores y legitimadores vitales del imperialismo climático, como también es el caso en casi todos los demás ámbitos sectoriales (delimitados por silos) de las políticas públicas globales.

Se pueden encontrar redes informales adicionales de poder imperial en el Foro Económico Mundial con sede en Davos, que ha asumido el papel de un grupo de expertos futurista, que anteriormente adornaba al Grupo Bilderberg y al Consejo de Relaciones Exteriores de Estados Unidos. Del mismo modo, al trabajar para moldear la conciencia pública, los medios corporativos y numerosos think tanks con influencias especializadas son responsables de los aspectos ideológicos y estratégicos del mantenimiento del régimen imperialista, ahora ubicado en las capitales de todo el mundo.

Pero los estados siguen siendo vitales, y las colaboraciones militares, geopolíticas y de gestión económica entre poderosas capitales siguen siendo el factor crucial detrás de la durabilidad del imperialismo. Desde los años 70, el bloque del G7 ha coordinado a menudo el poder estatal occidental, dependiendo de la coyuntura. La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), centrada en el Pentágono de Estados Unidos, ha revivido en los últimos años, mientras que la alianza de inteligencia Five Eyes (en la que participan Gran Bretaña, Canadá, Australia y Nueva Zelanda) coordina los intereses militares anglófonos. Y el Diálogo Cuadrilateral de Seguridad fusiona fuerzas japonesas, indias, australianas y estadounidenses en Asia, principalmente contra la expansión de China.

A veces, las potencias imperiales utilizan el Consejo de Seguridad de la ONU para ejercer un control de base amplia (aunque reconociendo contradicciones divisivas asociadas con antagonismos geopolíticos) y permiten que la Asamblea General de la ONU vote sobre el “orden basado en reglas” principalmente en aras de la legitimidad. Las disputas dentro de las redes militares imperialistas, como la de si se debía apoyar las invasiones de Afganistán e Irak a principios de la década de 2000, fueron apaciguadas a medida que el liderazgo neoconservador estadounidense se consolidó a través de las administraciones de George W. Bush y Barack Obama, con el firme respaldo británico. Aparte de dos excepciones en la ONU (una prohibición de los clorofluorocarbonos (CFC) en 1987 y un fondo para medicamentos en 2002), las políticas neoliberales se han mantenido en todo momento.

A escala nacional, cuando la pandemia de COVID-19 provocó bloqueos económicos en 2020-21, muchos estados adoptaron una distribución del ingreso keynesiana suave y cierta intervención en política industrial. China sigue siendo el principal Estado nacional capaz de realizar importantes intervenciones no relacionadas con el mercado y, a menudo, antimercado, como prohibir las criptomonedas, imponer estrictos controles cambiarios, regular estrictamente los macrodatos e invertir en bienes públicos (especialmente en rehabilitación ambiental). Pero esto ocurre dentro de un contexto: la sobreacumulación sostenida de capital productivo chino, que lleva a una “salida” de muchas empresas industriales, principalmente a lo largo de una Iniciativa de la Franja y la Ruta desigual, que también refleja la expansión extractivista.

La mayor parte de este poder imperial requiere alianzas de la élite compradora con los líderes neoliberales de los países víctimas en las empresas y la mayoría de los gobiernos. De hecho, desde la crisis financiera mundial de finales de la década de 2000, y nuevamente durante la pandemia de COVID-19, ha surgido una nueva característica vital de asimilación imperial, especialmente asociada con la integración del bloque Brasil-Rusia-India-China-Sudáfrica (BRICS). ascenso al escenario mundial. ENLACE Estas economías de tamaño mediano están desempeñando un papel más importante no solo en las instituciones multilaterales, sino también en el grupo del G20, organizado en 2023 por la India, en 2024 por Brasil y en 2025 por Sudáfrica. La utilización de aliados regionales de potencia media para complementar la agenda militar estadounidense no es nueva: Brasil, Turquía y, especialmente, Israel merecen desde hace mucho tiempo títulos de subimperialistas. Este fue el término que acuñó Ruy Mauro Marini para caracterizar las relaciones Washington-Brasilia en 1965, que más tarde sería ampliamente caracterizado dentro de la categoría semiperiferia LINK por la escuela de sistemas-mundo de Immanuel Wallerstein .

Los méritos del subimperialismo para el poder estadounidense fueron articulados por el candidato presidencial independiente Robert F. Kennedy, Jr., quien por lo demás es un fuerte crítico del abusivo gasto militar anual de billones de dólares. Pero en una entrevista el 5 de noviembre, RFK Jr prometió que, si fuera elegido a finales de 2024, “se aseguraría de que tengamos los recursos que son críticos para nosotros, incluidos los recursos petroleros que son críticos para el mundo, que tengamos una huelga”. capacidad para asegurarnos de poder protegerlos. E Israel es fundamental, y la razón por la que es fundamental es porque es un baluarte para nosotros en Medio Oriente. Es casi como tener un portaaviones en Medio Oriente”.

Se trata de una versión terriblemente cruda, aunque honesta, de los deseados aliados subimperiales de Washington. Un reflejo más general está en la gestión multilateral del capitalismo, como cuando la tensión económica aumentó en 2008-11 y 2020-22 y tanto los regímenes imperiales como subimperiales utilizaron el G20 y el FMI para coordinar la expansión monetaria, los rescates bancarios y las tasas de interés rápidamente reducidas. .

Usted ha esbozado el conjunto de fuerzas e instituciones imperialistas. Pero, ¿cómo deberíamos entonces entender las contradicciones económicas y geopolíticas que ahora enfrentan, por ejemplo en forma de tensiones entre Estados Unidos y Rusia?

Los cambios importantes en los patrones de acumulación de capital se reflejan en acuerdos imperialistas/subimperialistas bastante dinámicos. Desde la década de 1970, cuando resurgieron las tendencias capitalistas a la crisis, Asia Oriental se convirtió en una opción de inversión atractiva para las empresas que enfrentaban tasas de ganancia más bajas en Occidente. La globalización del comercio, la inversión y las finanzas se aceleró, impulsada por la llegada de los petrodólares (reservas de la economía petrolera) y los eurodólares, que centralizaron el dinero en los principales paraísos financieros occidentales. Luego, la desregulación financiera neoliberal liderada por Estados Unidos y Gran Bretaña, que comenzó a principios de los años 80, permitió un crecimiento explosivo del crédito, las innovaciones en productos financieros y el capital especulativo. Las crecientes tasas de interés –impuestas desde Washington en 1979 para hacer frente a la inflación estadounidense– atrajeron más fondos invertibles de Occidente a los circuitos financieros del capital. Y la economía de la Unión Europea se convirtió en una unidad de poder capitalista más coherente y menos fragmentada, con una moneda única a principios de los años noventa. En consecuencia, las funciones de control de las instituciones multilaterales en relación con los países deudores sirvieron principalmente a los intereses de las corporaciones y bancos multinacionales, especialmente una vez que la crisis de la deuda de los años 80 transfirió el poder político al Banco Mundial y al FMI. Este componente financiero del imperialismo vuelve a ser un problema profundo a raíz de los gravámenes de deuda de muchos países por el COVID-19.

En este contexto, varias presiones geopolíticas y tensiones militares de larga data se agudizaron durante la década de 2010, principalmente evidentes en la actualidad como guerras en toda regla en Ucrania y Medio Oriente, pero potencialmente también en conflictos que pueden estallar en cualquier momento en Centroamérica. Asia, las montañas del Himalaya, el Mar de China Meridional y la península de Corea. Sin duda, estas divisiones pueden escalar rápidamente, sumergiendo intereses mutuos más amplios y creando una mentalidad de “campo”: Occidente versus el llamado alineamiento multipolar liderado por China y Rusia, que a su vez ha afectado profundamente las sensibilidades antiimperialistas en todo el mundo.

Los conflictos se han extendido a la migración laboral, el comercio y las finanzas, como lo atestigua el aumento de la xenofobia y las críticas de derecha al “globalismo”. Estos cristalizaron en victorias populistas de derecha en tres votaciones de 2016: Brexit, Donald Trump en Estados Unidos y Rodrigo Duterte en Filipinas, seguidas de otras votaciones en Brasil, Italia y ahora Argentina y Países Bajos. Detrás de la falta de fe en la política de las elites liberales no sólo está la mala gestión de lo que consideran una llamada “policrisis” que se desarrolla en diversas áreas de responsabilidad multilateral, sino también la disminución de la mayoría de los ratios de globalización (especialmente comercio/PIB) después de 2008, lo que resultó en en una “desglobalización” o lo que The Economist denomina “ lentitud ” y el último informe de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) denomina crecimiento de “ velocidad estancada ”. Ese documento de la UNCTAD confiesa “beneficios desiguales de la integración comercial”, que desde 2021 han comenzado a generar “una nueva economía política de gobernanza comercial” basada en “construir cadenas de suministro resilientes, apoyar una transición energética justa, generar empleos decentes, abordar la corrupción y las empresas”. evasión fiscal y desarrollo de una infraestructura digital segura”, todo lo cual resta prioridad a “la globalización en general y la liberalización comercial en particular”.

Además de estos defectos abiertamente admitidos en el sistema, la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que comenzó en 2017, y la invasión rusa de Ucrania en 2022 reflejan otras contradicciones y límites dentro de la expansión geográfica del capital. El flujo y reflujo de la ideología paleoconservadora contra la agenda imperial neoconservadora seguirá desorientando a los administradores e instituciones imperialistas, como se vio durante el régimen de Trump.

Pero muchos de esos conflictos –nacidos de contradicciones capitalistas internas– no son realmente de carácter interimperial. Reflejan un carácter rebelde dentro del subimperialismo (del cual el presidente ruso Vladimir Putin cruzó la línea al invadir Crimea en 2014 y el resto de Ucrania en 2022) y dentro del imperialismo (por ejemplo, cuando el Tesoro de Estados Unidos tomó medidas extremas contra la integración financiera global de Rusia). , expulsando a Moscú del principal sistema de transacciones bancarias y confiscando varios cientos de miles de millones de dólares de sus activos oficiales y oligarcas descuidadamente dispersos.

Es difícil contemplar el imperialismo contemporáneo sin al menos tocar todas estas dinámicas y mencionar las instituciones que sustentan el poder imperial. Desde la era del imperialismo de Lenin, el sistema ha evolucionado hasta convertirse en una red mucho más compleja responsable de gestionar la mercantilización de todo lo que existe bajo el sol por parte del capital global, en parte desplazando sus tendencias a la crisis a través de un desarrollo más desigual y combinado más extremo. Necesitamos herramientas conceptuales (especialmente subimperialismo, aunque el término resulta muy alienante para los nacionalistas del Tercer Mundo) para atacar cada uno de estos procesos. Esto, en el proceso, nos permitirá trascender la interpretación antiimperialista simplista de “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”, que tan a menudo se encuentra en la llamada lógica campista. Después de todo, el propio Putin dejó claro en vísperas de la invasión de Ucrania lo asfixiante que consideraba el legado bolchevique de Lenin de descentralizar el poder hacia las nacionalidades étnicas, amenazando al estilo mafioso: “¿Quieren la descomunización? Muy bien, esto nos queda muy bien. Pero ¿por qué detenerse a mitad de camino? Estamos listos para mostrar lo que significaría una verdadera descomunización para Ucrania”. ENLACE

A pesar de eso, el sentimiento de que el enemigo es mi amigo (por ejemplo, respaldar la invasión de Putin, en parte porque consideran a China como la vanguardia socialista del mundo) sigue siendo un “estado de ánimo ” dominante, como llama Vijay Prashad a esta orientación. a la política del Sur Global.LINK Estos sentimientos son expresados ​​regularmente por los líderes de las cinco mayores fuerzas de centro izquierda aquí en Sudáfrica: los Luchadores por la Libertad Económica, la facción de Transformación Económica Radical del gobernante Congreso Nacional Africano, el Partido Comunista de Sudáfrica, y las dos alas más grandes del trabajo organizado: el Congreso de Sindicatos Sudafricanos y el Sindicato Nacional de Trabajadores Metalúrgicos de Sudáfrica. Por lo tanto, las formulaciones que utilizamos son cada vez más importantes, por ejemplo al impugnar tanto la invasión rusa de Ucrania como los ataques genocidas de Israel y Estados Unidos, con una línea de análisis coherente.

Los debates actuales de la izquierda sobre el imperialismo a menudo se remontan al libro de Lenin sobre el tema. ¿Qué parte del libro de Lenin sigue siendo relevante hoy y qué elementos, si es que hubo alguno, han sido reemplazados por desarrollos posteriores? 

Sí, todos volvemos a esa pequeña Biblia, así que consideremos sus fortalezas, pero también sus debilidades. La descripción central involucra cinco características de un sistema capitalista mundial integrado en esa coyuntura particular, que mostró suficiente madurez para trabajar en conjunto: concentración de capital y producción; capital financiero fusionando capital industrial, terrateniente y mercantil bajo el dominio de los bancos; exportación de capital; monopolios y cárteles que operaban a través de fronteras; y la división del mundo entre las mayores potencias capitalistas, que fue más obvia en la “lucha por África” de Berlín en 1884-85 y –justo cuando terminaba de escribir Imperialismo– el Acuerdo Sykes-Picot entre Gran Bretaña, Francia y Rusia de mayo de 1916, que dividió el Imperio Otomano. De diversas maneras, todas estas tendencias son evidentes hoy.

Pero destacan al menos dos defectos. En primer lugar, hay que tener en cuenta la refutación que hizo en 1929 el primer economista de la Escuela de Frankfurt, Henryk Grossman , a una idea de Lenin y, antes de él, de Rudolf Hilferding: el “capital financiero” que lo abarca todo. En el crucial tercer capítulo de Imperialismo, Lenin insistió: “Es característico del capitalismo en general que la propiedad del capital esté separada de la aplicación del capital a la producción, que el capital monetario esté separado del capital industrial o productivo, y que el rentista que vive exclusivamente de las rentas obtenidas del capital dinerario, está separada del empresario y de todos los que intervienen directamente en la gestión del capital. El imperialismo, o la dominación del capital financiero, es la etapa más elevada del capitalismo en la que esta separación alcanza enormes proporciones. La supremacía del capital financiero sobre todas las demás formas de capital significa el predominio del rentista y de la oligarquía financiera; significa que un pequeño número de estados financieramente ‘poderosos’ se destacan entre todos los demás”.

Hilferding , mucho más reformador socialdemócrata que Lenin, había advertido en 1910 que “tomar posesión de seis grandes bancos berlineses significaría tomar posesión de las esferas más importantes de la industria a gran escala”. El término capital financiero reflejaba el poder del sector -del cual Lenin y Hilferding proporcionaron muchos ejemplos- pero no sus vulnerabilidades y contradicciones , como Grossman argumentó proféticamente justo antes de la crisis financiera mundial de 1929-31 en su libro La ley de acumulación y ruptura del sector. Sistema capitalista: un estudio de la teoría marxista de la crisis .

En segundo lugar, el marco de Lenin suponía que las batallas intestinas entre corporaciones –respaldadas por Estados que representan sus intereses– definirían la etapa imperialista del capitalismo, en contraste con una interpretación anterior elaborada por Rosa Luxemburgo en 1913. Para ella , debido al “flujo incesante de capital de una rama de producción a otra, y finalmente en las oscilaciones periódicas y cíclicas de la reproducción entre la sobreproducción y la crisis… la acumulación de capital es una especie de metabolismo entre la economía capitalista y aquellos métodos de producción precapitalistas sin los cuales no puede funcionar. y que, bajo esta luz, corroe y asimila”. El énfasis en el análisis de Luxemburgo está en cómo el imperialismo surge del poder capitalista, confrontando a la sociedad, la naturaleza y los primeros Estados: “las relaciones no capitalistas proporcionan un suelo fértil para el capitalismo; más estrictamente: el capital se alimenta de las ruinas de tales relaciones, y aunque este medio no capitalista es indispensable para la acumulación, ésta procede sin embargo a costa de este medio, devorándolo”. Lenin consideró tales argumentos como “basura” y descartó el libro de Luxemburgo como un “confundimiento impactante”. Pero el siglo siguiente demostró que incluso durante un período de imperialismo occidental relativamente poco competitivo y dominado por una única superpotencia militar, formas más extremas de acumulación por desposesión (como David Harvey ha rebautizado ese robo capitalista/no capitalista) son a menudo el recurso del capitalismo. toma cuando necesita desplazar temporalmente sus contradicciones. El trabajo informal, la austeridad del Estado de bienestar, la privatización y el mayor alcance de las industrias extractivas en lo que Marx llamó los “ dones gratuitos de la naturaleza ” son manifestaciones obvias.

Otras dos respuestas a la crisis, cruciales desde que surgieron los primeros circuitos de capital, son lo que Harvey denominó la “solución espacial” –el desplazamiento geográfico del capital a sitios más rentables– y la “solución temporal” –en la que la capacidad de desplazar el capital con el tiempo depende de sistemas financieros cada vez más sofisticados, para pagar más tarde pero consumir ahora, para absorber los mercados saturados. El resultado es un “ nuevo imperialismo ”, más dependiente que nunca de desplazarse, estancarse y robar para desplazar el capital que se sobreacumula en espacios y sectores económicos expuestos, en lugar de enfrentar una desvalorización total del tipo de la Gran Depresión de los años treinta.

Eso significa que es vital comprender qué reformas, ya sean propuestas o en marcha, permitirán que continúe ese desplazamiento de capital sobreacumulado y, por tanto, facilitarán la revitalización del imperialismo, y cuáles se interponen en el camino. En su Estrategia para el Trabajo de 1964, el sociólogo francés André Gorz se burló de los ajustes menores que satisfacen las necesidades del imperialismo de base amplia calificándolos de “reformas reformistas” y de aquellos que socavan la lógica político-económica dominante como “reformas no reformistas”. Esa distinción requiere que los antiimperialistas serios trasciendan su actual fetiche con las relaciones interestatales, en parte debido a la forma en que los BRICS+ han sido asimilados dentro del multilateralismo.

A la luz de los cambios experimentados durante el siglo pasado, ¿qué peso relativo tienen hoy los mecanismos de explotación imperialista, en comparación con el pasado?

Una enorme influencia ha surgido más allá del Estado nacional y se encuentra dentro de las instituciones imperialistas multilaterales centrales que acabamos de analizar. Es por eso que Occidente a menudo se ha preocupado por una asimilación cada vez más ardua –pero no obstante vital– de los BRICS a las estructuras de poder mundial, y ahora a sus cinco miembros adicionales (suponiendo que Argentina rechace su invitación): los aliados subimperiales de Estados Unidos, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Egipto, además de Etiopía, y el duradero enemigo de Washington, Irán.

China es lo más importante y, a mediados de 2014, un destacado periódico imperialista preguntó a Obama sobre las perspectivas de asimilación:

The Economist: Se ve a países como China creando un banco BRICS, por ejemplo (instituciones que parecen más bien paralelas al sistema) y potencialmente ejerciendo presión sobre el sistema en lugar de ampliarlo y fortalecerlo. Ésa es la cuestión clave: si China terminará dentro de ese sistema o desafiándolo. Creo que ese es el gran problema de nuestros tiempos.

Obama: Lo es. Y creo que es importante que Estados Unidos y Europa sigan dando la bienvenida a China como socio pleno en estas normas internacionales. Es importante para nosotros reconocer que habrá momentos en los que habrá tensiones y conflictos. Pero creo que son manejables. Y creo que a medida que China cambia su economía de ser simplemente el fabricante de bajo costo del mundo a querer ascender en la cadena de valor, de repente cuestiones como la protección de la propiedad intelectual se vuelven más relevantes para sus empresas, no sólo para las empresas estadounidenses. .

La estrategia de bienvenida en general dio sus frutos. A principios de 2017, en vísperas de la toma de posesión de Trump, [el presidente chino] Xi Jinping pronunció en Davos que con gusto tomaría el mando de Obama: “La globalización económica ha impulsado el crecimiento global y ha facilitado el movimiento de bienes y capitales, los avances en ciencia, tecnología y y la civilización, y las interacciones entre los pueblos… Te guste o no, la economía global es el gran océano del que no puedes escapar. Cualquier intento de cortar el flujo de capital, tecnologías, productos, industrias y personas entre economías y canalizar las aguas del océano de regreso a lagos y arroyos aislados es simplemente imposible”.

Un ex vicepresidente del Nuevo Banco de Desarrollo (NDB) de los BRICS, Paulo Battista, hizo recientemente la misma observación que Obama en el Club Valdai en Rusia, en una amplia autocrítica de ese banco y el Acuerdo de Reserva Contingente (CRA), que estaba destinado a ser una alternativa al FMI: “Permítanme asegurarles que cuando empezamos con la CRA y el NBD, existía una preocupación considerable por lo que los BRICS estaban haciendo en esta área en Washington, DC, en el FMI y en el Banco Mundial. Puedo dar fe de ello porque viví allí en ese momento, como Director Ejecutivo para Brasil y otros países en el Directorio del FMI. Sin embargo, a medida que pasó el tiempo, la gente en Washington se relajó, sintiendo tal vez que no íbamos a ninguna parte”.

En ninguna parte diferente , para ser más precisos. Por lo tanto, a pesar de las críticas de la izquierda a Occidente, existe una coherencia de la derecha con el sustento del poder corporativo por parte del imperialismo dentro de una agenda multilateral que Occidente y los BRICS+ generalmente apoyan. El objetivo general del gerencialismo imperial/subimperial sigue siendo la extensión de los principios y prácticas de la mercantilización a todos los aspectos de la vida humana y la naturaleza, amplificados por el Big Data, la creciente capacidad de vigilancia, la inteligencia artificial y otras nuevas tecnologías. Incluso cuando se necesitan con urgencia bienes públicos globales, como eliminar la propiedad intelectual de las innovaciones en energía renovable y almacenamiento, o en el tratamiento y gestión de vacunas pandémicas, la OMC ha demostrado ser importante a pesar de críticas raras, como la de India y Sudáfrica que solicitaron una exención para abordar el COVID. -19, postura de la que se retiraron a mediados de 2022, cuando Brasil, Rusia y China no ayudaron a superar la resistencia de las grandes farmacéuticas europeas.

El proceso de asimilación se ha correspondido durante mucho tiempo con la interpenetración de capitales (y una clase capitalista internacional recientemente confiada, con protección de paraísos fiscales y ciudadanías múltiples) durante el período de comercio, inversión extranjera y flujos financieros transfronterizos en constante aumento, hasta el pico de la globalización en 2008. Una ideología adoptada casi universalmente era vital –el neoliberal llamado Consenso de Washington– y todavía está asociada con la privatización, la desregulación, la subcontratación, la precarización, las políticas públicas basadas en el mercado y una miríada de técnicas de robo público-privado. , a medida que se reafirman las políticas de austeridad (tras la pausa momentánea de 2020-22).

En el caso de la gestión ambiental, la ideología de la modernización ecológica combina la fe en la tecnología y los mercados. En cuanto a la política social, los intentos de reformar el imperialismo y establecer pactos sociales fracasaron rotundamente, aparte de los años 2020-21 de emergencias de COVID-19. En cambio, una nueva amenaza puede encontrarse en las estrategias de “inclusión financiera” para aprovechar las subvenciones sociales en efectivo a través de cargas de deuda de microfinanzas garantizadas, como las innovó de manera extremadamente predatoria aquí en Sudáfrica hace una década el nuevo presidente del Banco Mundial, Ajay Banga.

Compárese esta ideología con la de proyectos imperiales pasados, como el colonialismo racista, o la Alemania de Bismarck, que fue pionera en el estado de bienestar, o la forma en que el poder colonial y neocolonial fomentó una aristocracia obrera en los países capitalistas centrales, o el keynesianismo y el keynesianismo de posguerra. marcos socialdemócratas en los que las potencias estadounidenses y europeas proyectaron su alternativa a los caminos soviético y chino. El imperialismo actual es una versión mucho más cruel, extractiva y eficaz. El neoliberalismo conduce a un capitalismo sin restricciones que reduce la soberanía e implica una estructura de poder global tan abarcadora que incluso las empresas de los países BRICS dependen de las instituciones de Washington, Ginebra y Nueva York para extraer ganancias a lo largo y ancho de la cadena de valor global, en la que El capital de Shanghai-Mumbai-Johannesburgo-Sao Paulo a menudo hace el trabajo sucio de extracción y fabricación, pero rara vez se lleva la mayor parte de las ganancias localizadas en investigación y desarrollo, marketing y financiamiento.

Parecería que, particularmente después de la cumbre BRICS+ de Johannesburgo en agosto, algunos intelectuales de izquierda que alguna vez vieron a los BRICS como un desafío potencial a la hegemonía imperial occidental son ahora más escépticos sobre las posibilidades de una política multipolar. ¿A ti también te da esa impresión? ¿Qué valor, si es que tiene alguno, debería darle la izquierda al concepto de multipolaridad, dado lo que usted ha esbozado con respecto al papel que desempeñan los países BRICS dentro del sistema imperialista?

Creo que ese es el caso, y se debe principalmente a que esa cumbre no logró avanzar en una agenda de desdolarización. En septiembre se produjo una discusión reveladora sobre este tema. Aquí hay algunos extractos:

PEPE ESCOBAR: “Los BRICS no pueden hacer nada mientras el FMI siga dictando… un problema extra. El hecho de que el Nuevo Banco de Desarrollo, el Banco BRICS, básicamente, esencialmente, como Glazyev ha estado diciendo todo el tiempo, todavía está dolarizado. ¿Y cómo van a salir de que están dolarizados?… ¿cómo vamos a desdolarizar al banco BRICS, el nuevo banco de desarrollo? Esto es algo que Dilma Rousseff, ex presidenta brasileña, ahora presidenta del NDB, dijo hace unos meses, y lo dijo durante la cumbre de los BRICS. Ah, nuestro objetivo es que el 30% de nuestros préstamos pasen por alto el dólar en los próximos años. Pero esto es una locura. Debería ser como un 70% u 80% ahora. Y vas a esperar el 30% el año que viene o dentro de dos años. Entonces esto significa que sigue siendo un banco completamente dolarizado. ¿Qué hacer, Radhika y Michael?

RADHIKA DESAI: Bueno, déjame empezar. Entonces yo diría que lo clave que tenemos que entender es que el Nuevo Banco de Desarrollo no es el lugar al que debemos mirar si estamos analizando los procesos de desdolarización. Estoy de acuerdo en que sigue estando dentro del hechizo del FMI y el Banco Mundial y demás… estamos sobreestimando la cooperación entre los… BRICS [que] todavía incluye a India, por ejemplo, y Brasil y Sudáfrica, cuyo compromiso con un El mundo anti-dólar en realidad no es tan firme como podría imaginarse. Así que creo que esto va a ser un fastidio…

MICHAEL HUDSON: “El problema que tienen los BRICS no es simplemente evitar al FMI. ¿Cómo diablos pueden darse el lujo de hacer su inversión pública en infraestructura y carreteras y las cosas de las que hemos estado hablando si tienen que pagar el atraso existente de deuda externa dolarizada que se ha acumulado bajo el patrocinio del FMI? Si vamos a tener una filosofía opuesta al viejo imperialismo financiero neocolonialista, tenemos que hacer que los BRICS se separen de Occidente, no sólo comerciando entre ustedes, sino diciendo: vamos a tener una moratoria sobre la deuda externa”.

Aquellos que todavía creen que los BRICS son o pueden ser antiimperialistas, en lugar de subimperialistas, deben abordar las siguientes preguntas:

  • ¿Por qué los directores de las instituciones de Bretton Woods de los BRICS apoyan tanto el status quo, respaldados por sus bonos del Tesoro y sus bancos centrales?
  • ¿Por qué la cartera del NDB de los BRICS parece no sólo tan irracionalmente dolarizada (ya que muchos préstamos en realidad están destinados a insumos que no requieren importaciones denominadas en dólares estadounidenses), sino también tan sujeta a la aprobación de las agencias de calificación crediticia de Nueva York (de ahí que el NDB se una a sanciones contra Moscú a principios de marzo de 2022) y, por tanto, tan ecosocialmente destructivos y corruptos capitalistas de compinches?
  • ¿Por qué el prestatario BRICS más desesperado del FMI/Banco –Sudáfrica– ni siquiera ha comenzado a cuestionar cuál es su deuda odiosa heredada y relacionada con la corrupción?
  • ¿Por qué, cuando Putin incumplió el pago de la deuda externa rusa a mediados de 2022, en realidad no sucedió nada como resultado directo y por qué realmente quiere reanudar el pago? 
  • ¿Cuáles son las fuerzas sociales que necesitamos implementar en Sudáfrica y otros países BRICS para lograr la hegemonía de una “filosofía opuesta al viejo imperialismo financiero neocolonialista”?
  • Si todos queremos la desdolarización y una de las rutas hacia ella es un colapso financiero occidental, entonces, ¿qué lecciones aprendemos de la flexibilización cuantitativa, los rescates, las bajas tasas de interés y otros trucos de rescate de los bancos centrales occidentales de 2008-13 y 2020? 21 – ¿Y cómo puede tener éxito un proceso de desvinculación cuando las autoridades financieras occidentales reciben todo tipo de halagos y castigos, y los bancos y corporaciones de los BRICS dependen tanto del comercio, la inversión y las finanzas occidentales?  

La única manera de responder a estas preguntas es pasar de las fantasías multipolares a un enfoque más realista y radical, enmarcando a los BRICS como una fuerza generalmente subimperial (aunque con características de “ cooperación antagónica ”), aprovechando, actualizando y ampliando la ideas en esta línea de Ruy Mauro Marini, David Harvey, Sam Moyo y Paris Yeros, Samir Amin y otros.

La mayor parte del debate actual sobre el imperialismo se centra en el intercambio desigual como medio para transferir plusvalía de los países explotados a los imperialistas. En sus escritos plantea el concepto de “intercambio ecológico desigual”. ¿Podría explicar qué quiere decir con esto y por qué los intentos de analizar el imperialismo moderno deben incorporar esta idea?

Esto es vital, dado el grado en que las cadenas de valor globales explotadoras y las crisis ecológicas superpuestas nos amenazan a todos. Amin describió demasiadas explicaciones del imperialismo que ignoran el agotamiento de los recursos no renovables de manera mordaz en su libro de 2010, La ley del valor mundial : “la acumulación capitalista se basa en la destrucción de las bases de toda riqueza: los seres humanos y su entorno natural. . Fue necesaria una espera que duró un siglo y medio hasta que nuestros ambientalistas redescubrieron esa realidad, que ahora se vuelve deslumbrantemente clara . Es cierto que los marxismos históricos habían pasado por alto en gran medida los análisis propuestos por Marx sobre este tema y habían adoptado el punto de vista de la burguesía -equivalente a un punto de vista “racional” atemporal- con respecto a la explotación de los recursos naturales. ”

Incluso alguien a quien admiro por su rigurosa crítica de los movimientos de ganancias, Michael Roberts, sucumbe al borrador ecológico cuando sostiene (en su reciente entrevista en LINKS) que existe una “transferencia sostenida de plusvalía en forma de ganancias, rentas e intereses de la industria”. periferia”, pero sin abordar plenamente la transferencia de riqueza natural agotada y el impacto de la contaminación, especialmente las emisiones de dióxido de carbono. Entonces, si bien menciona “la extracción de recursos naturales” como una de las transferencias del Sur al Norte, su análisis de la cadena de valor descuida el papel de las industrias extractivas subimperiales y los combustibles fósiles. A su vez, como Roberts ignora la forma en que el extractivismo de los BRICS facilita la riqueza agotada, los cálculos que hace sobre el traslado de los “superávits” del Sur al Norte no son mejores que el cálculo del PIB de un economista burgués, en el que una cuenta de ingresos positiva en una economía La dependencia de la extracción de materias primas idealmente se corregiría por el agotamiento de los recursos no renovables, la contaminación local, las emisiones de gases de efecto invernadero y la reproducción social no remunerada del trabajo.

Al no tener esto en cuenta, Roberts puede descartar nuestra crítica como tal: “Algunas personas hablan de ‘subimperialismo’, donde un país es explotado por una potencia imperialista pero, a su vez, explota a sus vecinos de manera similar. La evidencia empírica de esto es muy débil. Rusia, China, India, Brasil y Sudáfrica no reciben muchas transferencias excedentes del comercio y la inversión en los países más pobres: nada comparado con el bloque imperialista. Así que no estoy seguro de que el subimperialismo sea un concepto útil”. Pero en realidad hay evidencia empírica bastante sólida de tres niveles de retorno de las inversiones en las economías imperiales, subimperiales y periféricas, incluso sin incorporar recursos naturales. Si Roberts no encuentra evidencia empírica de las transferencias desde los países pobres ricos en recursos a los intermediarios extractores y fabricantes subimperiales en la cadena de valor global, es en parte porque “pasó el borrador” sobre todos estos tipos de intercambios ecológicos desiguales. Eso le permite calificar de “débil” el análisis resultante de las contribuciones subimperiales al desarrollo desigual y combinado, y calificar a China de “economía no capitalista”, a pesar de que las economías africanas se están reduciendo objetivamente de tamaño debido al agotamiento de minerales y combustibles fósiles provocado por el agotamiento de los minerales y los combustibles fósiles. por compañías mineras y petroleras chinas.

Es cierto que Roberts y Guglielmo Carcheddi tratan los recursos y la catástrofe climática con más sensibilidad en su libro Capitalismo en el siglo XXI a través del prisma del valor , donde reconocen: “El capitalismo convierte los ‘dones gratuitos de la naturaleza’ en ganancias. Y en el incesante impulso por aumentar la rentabilidad, agota y degrada los recursos naturales”. Pero no llegan a las mediciones obvias que prueban la desigualdad geográfica y el carácter superexplotador de este proceso.

¿Ves alguna posibilidad de tender puentes entre luchas a escala internacional, tomando en consideración que los movimientos locales tienen como principal enemigo a diferentes poderes (ya sean imperialistas o subimperialistas)? ¿Cómo podría ser un internacionalismo antiimperialista del siglo XXI?

Esas dos excepciones que mencioné anteriormente en medio de la aquiescencia general de la ONU al imperialismo neoliberal corporativo (la prohibición en 1987 de los CFC que destruyen la capa de ozono y el fondo para medicamentos de 2002) podrían ser modelos para el internacionalismo. Ambos, en primer lugar, fusionaron las capacidades de los activistas y del Estado y, en segundo lugar, abordaron a escala global lo que fueron y son, de hecho, crisis globales. El Protocolo de Montreal nos salvó de un agujero creciente en la capa de ozono, que incluso los regímenes de [Ronald] Reagan, [Margaret] Thatcher y [Helmut] Kohl reconocieron como una amenaza existencial; la prohibición se implementó plenamente en 1996 (y una exención original para los hidrofluorocarbonos eliminados posteriormente). Eso también salvó al planeta de lo que la NASA sugiere que habría sido un potencial de 0,5°C de calentamiento adicional para 2100. Tal prohibición de las principales fuentes de dióxido de carbono y metano, sin lagunas jurídicas en el comercio de emisiones, es lo que la ONU debería haber buscado. en Dubai, pero no lo hizo debido al equilibrio adverso de fuerzas.

La segunda excepción –la creación de un Fondo Mundial de las Naciones Unidas para luchar contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria– que, aquí en Sudáfrica, los camaradas de la Campaña de Acción para el Tratamiento, junto con aliados internacionales como Médicos sin Fronteras y ACT UP (Coalición contra el SIDA para Liberar el SIDA), con sede en Estados Unidos, Power), exigido y ganado, siguió a una exención de la propiedad intelectual para medicamentos antirretrovirales genéricos dentro de la OMC en 2001. En ese momento, más de 40 millones de personas vivían con el VIH. La dirección de ese fondo, de manera autocomplaciente pero justificada, describe en su sitio web lo que fue “un acto de extraordinario liderazgo y solidaridad global… para luchar contra las que entonces eran las enfermedades infecciosas más mortíferas que enfrentaba la humanidad”, lo que resultó en 60 mil millones de dólares donados por ricos países, “salvando 59 millones de vidas y reduciendo la tasa de mortalidad combinada por las tres enfermedades a más de la mitad”.

Se trata de dos enfoques internacionalistas de los bienes públicos globales, dentro y en contra de la lógica de las instituciones multilaterales, que cualquier ecosocialista debe considerar victorias. Otras batallas específicas tienen lecciones inspiradoras, como la lucha contra el apartheid en Sudáfrica, que se destaca por debilitar al menos lo suficiente el bloque de poder racial del Estado y el capital blancos a mediados de los años 80 (a través de luchas locales y sanciones internacionales) para que aquí se ganó la democracia (incluso si las condiciones socioeconómicas y ambientales empeoraron). De vez en cuando, proyectos como los municipios autónomos zapatistas de Chiapas, las ocupaciones agrícolas del Movimiento de Trabajadores Sin Tierra (MST) de Brasil o los socialistas democráticos, feministas y de base de Rojava han proporcionado sitios prefigurativos. Y hemos visto otros innumerables actos de internacionalismo antiimperialista, como las recientes protestas generalizadas de solidaridad con Palestina, incluidas campañas de boicot, desinversión y sanciones (BDS), contra los Estados israelí, estadounidense y británico. El activismo climático coordinado globalmente a veces se ha mostrado muy prometedor, y las mejores aplicaciones locales –a veces bajo el lema de “defensores del agua”—proporcionan lo que Naomi Klein llama activismo “ blockadia ”, y muchas de esas luchas evolucionan desde la “acción climática” hasta la “acción climática”. justicia”.

Sin embargo, a medida que los movimientos identitarios ganaron fuerza y ​​se produjo cierta cooptación (dejándonos con figuras como Obama o con lo que se denomina el “feminismo inclinado hacia adentro” del 1%), hemos visto surgir una tendencia derechista . Imagen especular del ala doble , como advierte Klein. El formidable ascenso de un falso antiimperialismo, o más precisamente antiglobalismo, en torno a las redes que Steve Bannon ha construido está desempeñando un papel pernicioso y propagador de conspiraciones que une a disidentes protofascistas autoproclamados populistas en todo el mundo. Por otro lado, la impresionante actuación de la campaña de liderazgo británico de Jeremy Corbyn en 2017, que incluyó debilitar al Partido de la Independencia del Reino Unido que había impulsado el Brexit el año anterior, muestra que las fuerzas de la clase trabajadora pueden recuperarse hacia la izquierda utilizando políticas socioeconómicas convincentes. . Al mismo tiempo, la reciente división alemana de Die Linke demuestra que el peligro de que las fuerzas políticas pardo-rojizas hagan concesiones a tendencias xenófobas sigue siendo grave.

En cuanto al éxito de las fuerzas de extrema derecha, el populismo de derecha merece algo de crédito por haber abordado problemas que la izquierda había dominado históricamente, como las críticas al poder estatal coercitivo, la vigilancia extrema, la medicalización excesiva y las relaciones amiguistas entre las corporaciones y el Estado, incluso cuando socavaron una campaña de vacunación con base científica contra el COVID-19. Los debates sobre el discurso de odio y la censura existen en casi todas partes, ya que los macrodatos generan lo que Yanis Varoufakis denomina tecnofeudalismo . Estos representarán profundos desafíos para los antiimperialistas en las próximas décadas, gracias al creciente poder en las sedes corporativas de las mayores empresas tecnológicas en Estados Unidos (Seattle-Silicon Valley) y China (Shenzhen-Hangzhou), dadas las capacidades inadecuadas de Washington- Reguladores de Beijing.

Si nos remontamos a la historia reciente, al pico de las protestas del movimiento por la justicia global contra las instituciones multilaterales hace un cuarto de siglo y a las movilizaciones contra la guerra estadounidense-británica contra Irak en 2001, podemos encontrar lecciones más aleccionadoras. El Foro Social Mundial comenzó bien en 2001 en Brasil, pero al cabo de una década había degenerado en una tertulia libre de ideologías dominada por ONG. Persisten algunos componentes fuertes (por ejemplo, Vía Campesina, la Marcha Mundial de las Mujeres y los Guerreros del Agua) y tanto los movimientos centrados en un solo tema como los centrados geográficamente han demostrado que pueden movilizarse de manera coherente a escalas global y local. Pero es bastante obvio que los dos movimientos principales de finales de 2023 (el clima y la solidaridad palestina) deben obtener victorias mucho más profundas en los próximos meses, como un paso hacia la reconstrucción de nuestras fuerzas tanto contra el imperialismo como ahora también contra el subimperialismo.

 

 

Fuente: LINKS- Hogar

Visitas: 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email