Luis Bonilla-Molina*- Paraguay el delito de ser pobre: La lucha de los y las maestras muestra que si es posible enfrentar, resistir y avanzar!! 

21 Diciembre, 2023

 

Luis Bonilla-Molina*

  1. Nada peor que un desclasado

Paraguay es un país con terribles desigualdades sociales, con una población de 7.554.796 habitantes, el 24,7% vive en pobreza total, es decir 1.817.000 personas, de las cuales 414.000 viven en familias que no logran juntar para adquirir la canasta básica. Las diferencias en las condiciones de vida entre la ciudad y el campo son abismales, haciendo que 273.000 personas vivan en pobreza extrema en el medio rural

Las condiciones de las escuelas a donde van los hijos de los pobres y la clase trabajadora, resienten el impacto de una sostenida desinversión por décadas en infraestructura, dotación y déficit en los salarios docentes. No obstante, la escuela pública es la garantía de la democratización del conocimiento para los sectores populares y, sus maestros y maestras son héroes anónimos quienes asumen la tarea en medio de crecientes precariedades.

Esa escuela pública, popular y con maestras y profesores humildes ha acogido y formado a muchos de los integrantes de la clase política paraguaya, quienes ahora se sienten nuevos ricos y prefieren hacer borrón y cuenta nueva de sus orígenes. Uno caso reciente es el del señor Silvio Ovelar, presidente del parlamento paraguayo, quien al ser increpado por la prensa respecto al nepotismo de nombrar a su hijo en un cargo público le dio por arremeter contra la educación pública, la que reciben los pobres.

El señor Ovelar piensa que con sus palabras “edita” su historia, y nadie va a recordar que el ahora político de traje, es originario de la Ciudad de Coronel Oviedo y la escuela pública le conoció descalzo, chapoteando entre humedales y lo formó tan bien que le permitió ser un profesional destacado.  Esa escuela y esa educación de los pobres, de la cuál el despotrica fue la que le abrió camino y, eso no se borra porque su hijo haya ido a costosos colegios privados, al contrario, debería explicar cómo alguien de origen humilde como él hoy puede ostentar tanta riqueza.

  • Los pobres construyen su voz colectiva

 

Veamos los argumentos de Ovelar, para justificar el privilegio de su hijo, al acceder a un cargo al que tienen prelación otros profesionales desempleados. Primero, habla de PISA como referente moral, cuando estas pruebas están diseñadas para obtener resultados precarios y justificar la desinversión pública y la reorientación del presupuesto educativo hacia los empresarios de las reformas y las innovaciones de equipos, que destruyen precisamente las posibilidades de las cuales él se benefició en el pasado. Segundo, los resultados de PISA lo que evidencian es el desprecio de la clase política por la educación de los pobres, vergüenza le debería dar.  Restregar en la cara de la población que Ale, su hijo tuvo acceso a un “colegio bueno” mientras los pobres no pueden acceder a una institución como esta, lo que evidencia es el plan de los políticos neoliberales de destruir la educación pública a la par de fomentar instituciones privadas “top” que cobijan a sus hijos, como si se tratara de un déjá vu de los privilegios de reyes y duques, mientras los vasallos solo deben conformarse con migajas.  La “buena educación” de unos pocos se paga con los impuestos que arrebatan a los pobres, esos mismos a quienes se les estigmatiza.

Pero nadie le respondió mejor que la maestra rural, dirigente de la OTEP-SN Blanca Ávalos quien se convirtió por minutos en la voz colectiva de los de abajo.  Escuchémosla:

  • La lucha continúa

No solo en Paraguay, sino en toda Latinoamérica la ofensiva contra la educación pública se profundiza. En este marco, hoy más que nunca se plantea el desafío de juntar fuerzas entre los y las que luchan en defensa de una educación emancipadora, popular, democrática, científica, crítica, creadora, adecuadamente financiada por el Estado.

La lucha de los y las maestras de Paraguay muestra que si es posible enfrentar, resistir y avanzar. 

Adelante compañeres!!!

 

Paraguay el delito de ser pobre

*LUIS BONILLA-MOLINA: Investigador de las Ciencias Sociales, docente y luchador social. Internacionalista por una educación pública, gratuita y de calidad.

Visitas: 6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email