Colombia – Mancuso vinculó a Álvaro Uribe y Fuerzas Militares con masacre de El Aro

Después de ser aceptado como compareciente ante la Justicia Especial para la Paz, el ex jefe paramilitar Salvatore Mancuso vinculó en audiencia previa al expresidente Álvaro Uribe con la masacre de El Aro, ocurrida en 1997, cuando era gobernador de Antioquia.

Las declaraciones se habrían hecho en una audiencia reservada previamente al anuncio en el cual la JEP lo aceptó de manera “excepcional” debido a su rol “bisagra” entre grupos paramilitares y fuerza pública. Además, este tribunal anunció que el condenado será tratado como “sujeto incorporado a la fuerza pública”, y no solamente como un colaborador.

En sus declaraciones dijo que se reunió para planificar la operación con los generales Iván Ramírez (hoy procesado también por la JEP por el exterminio del Partido de izquierda Unión Patriótica -UP-) y Alfonso Manosalva, a pedido de Pedro Juan Moreno, quien era entonces Secretario de Gobierno de la Gobernación de Antioquia, precedida en ese entonces por Álvaro Uribe.

Salvatore Mancuso en la JEP

Expresidente Uribe estuvo al tanto de la Masacre del Aro

El ex jefe paramilitar dijo en la audiencia que Álvaro Uribe estaba al tanto de esa operación: “Uribe se ha reunido conmigo y yo me reuní el Coronel Raúl Suárez, Comandante de la policía de Córdoba, me llevó a reunirme a la finca de Uribe con el Gobernador Uribe para aquel momento, y Uribe siempre tuvo conocimiento de la operación del Aro”.

En sus reuniones también habló del General de la IV Brigada Alfonso Manosalva (quien murió de aneurisma antes de la masacre), de este dijo: “Me entregó información valiosa de inteligencia, campamentos… yo no conocía, él me explicó cuáles eran las rutas probables de apoyo, corredores estratégicos de movilidad, apoyos que podrían recibir de los diferentes frentes, o sea, todo. Se planificó absolutamente todo; información de triangulación, de inteligencia donde se encontraban, orden de batalla, de guerrillas, nombres de colaboradores, auxiliadores, de los supuestos carceleros, etcétera”.

Pedro Juan Moreno, a quien menciona Mancuso, fue en ese entonces una de las personas más cercanas a Álvaro Uribe y quien podría conocer estos y otros hechos relacionados con el paramilitarismo y las entonces Convivir, murió en un accidente de helicóptero en 2006.

La operación de terror

El objetivo de esa operación era atacar una zona que, según decían los militares, era una zona de pleno control guerrillero, y que además servía como cárcel de los secuestros que se hacían en la vía que conducía de Caucasia a Medellín.

Mancuso dijo que esta era una operación de castigo a la población que, según ellos, en ese momento era auxiliadora de la guerrilla. Por tanto, el objetivo era generar terror.

“Usted tiene que atemorizarlos tanto que o dejan de apoyar a la guerrilla, o se van de la zona o se enfusilan y se van a las filas de la guerrilla, así de crudo como suena, entonces por eso esas operaciones eran operaciones de castigo en las que se imponía un terror y luego salíamos de la zona, porque no eran operaciones donde nos quedábamos, cuando uno se queda en la zona no inflige operaciones de castigo”, explicó Mancuso a la JEP.

Fueron cerca de 150 paramilitares de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (ACCU) quienes desde el 22 hasta el 31 de octubre de 1997, cometieron una serie de asesinatos desde los corregimientos de Puerto Valdivia hasta El Aro, en Ituango, Antioquia. Con lista en mano acusaron a pobladores de ser colaboradores de grupos guerrilleros, posteriormente asesinaron y torturaron a 12 personas, y desplazaron a otras 1472 hacia el resto del departamento.

Anteriores declaraciones ante la JEP

Anteriormente, el ex jefe paramilitar, quien se desmovilizó con el Bloque Catatumbo en 2004, había aportado información sobre fosas comunes en la frontera con Venezuela, en Norte de Santander, además de las impactantes revelaciones sobre los hornos crematorios donde llevaban a sus víctimas en esta misma región.

Salvatore Mancuso se encuentra preso en una prisión en Georgia, Estados Unidos, desde donde ha realizado estas y otras declaraciones que evidencian la estrecha cooperación entre paramilitares y fuerza pública en décadas pasadas.

El expresidente Uribe negó las acusaciones hechas por Salvatore Mancuso.

Tomado de colombiainforma.info

Visitas: 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email