La lucha palestina y la cuestión del programa

Por Fabio José de Queiroz.

En un artículo anterior , discutimos un poco sobre la historia y los acontecimientos más recientes en el Medio Oriente, involucrando al Estado Sionista de Israel y al pueblo palestino. En este texto, específicamente, analizo otro punto: el programa que nutre la cuestión histórica palestina y su importancia en este contexto. No se trata de agotar el tema, sino simplemente de sacarlo a colación.

Autopsia de conflicto y programa histórico.

Ya no hay ninguna duda: Israel opera en Medio Oriente como un Estado teocrático-militar, un Estado de ocupación, que coloniza los territorios palestinos a un precio muy alto en vidas humanas y destrucción económica.

Israel opera en el Oriente Medio como un Estado teocrático-militar, un Estado de ocupación, que coloniza los territorios palestinos a un precio muy alto en vidas humanas y destrucción económica.

Si hubiera algún grado de duda, los acontecimientos actuales atestiguan una triste realidad en la que Israel no sólo actúa como un Estado al servicio de los intereses imperialistas, es decir, como un enclave occidental en la región del Levante, sino también como un Estado gendarme, es decir, un estado policial con métodos permanentes de guerra declarada contra la población civil.

La Franja de Gaza se acerca a las 10.000 muertes, en su mayoría niños, ancianos y mujeres (75%). Reposicionarlo todo en el marco general de la historia, en el caso de denunciar la política genocida del Estado sionista, ya no es una evidencia retórica, sino una prueba de vida o muerte.

Pero la marea está cambiando lentamente. Israel es hoy minoría en todos los foros y espacios internacionales (desde la ONU hasta los campos de fútbol) y, sobre todo, es minoría en las calles, donde las multitudes se multiplican en torno a pancartas como “Alto al genocidio en Gaza”, “No ¡Más bombardeos! y “¡Palestina libre!” Las protestas contra el genocidio del pueblo palestino incluyen a miles de judíos en todo el mundo, dejando claro que el Estado de Israel es una máquina del sionismo y no el bastión sagrado de todo el pueblo judío.

A su vez, las consignas que mueven a trabajadores y jóvenes, mujeres e intelectuales, occidentales y orientales, en definitiva, a la mayoría de la humanidad, traen al centro del escenario el debate más programático que, en plan, divide aguas no sólo entre políticos grupos palestinos, pero también la izquierda global.

A los entusiastas de la solución de “dos Estados”, que se fortalecieron a raíz de los acuerdos de Oslo, hoy, 30 años después –en los que los palestinos sufrieron las peores atrocidades a manos del aparato estatal sionista– les resulta enormemente difícil afirmar sus argumentos pacificadores.

Oslo había allanado el camino para el discurso de los “dos estados”. El Estado teocrático-militar de Israel cerró el camino. ¿Y ahora?

Si damos crédito a los escépticos, no queda más que dejar que las cosas sigan su “curso natural”. Pero no existe un curso natural en la historia. Es la lucha de clases, no sólo a escala local, sino internacional, la que puede ofrecer tal o cual tipo de solución. El dominio de Israel no perecerá naturalmente. Necesitará ser derrotado.

Resulta que para que un programa encuentre significado y materialidad, es necesario alejarlo de la realidad. En consecuencia, debe partir de consignas simples y concretas y, en este momento, la primera de las consignas es la que exige el fin de los bombardeos sobre Gaza y, por tanto, un alto el fuego inmediato. A partir de ahí, habrá que exigir el fin de la limpieza étnica, exigir el fin de la ocupación y, por tanto, que Israel se retire de los territorios palestinos.

A medida que avancen las movilizaciones, la consigna de suspender todos los acuerdos comerciales con Israel y romper las relaciones diplomáticas con el Estado sionista podría adquirir un peso masivo y ejercer presión sobre varios gobiernos, incluidos los de fuera de Oriente Medio. De hecho, Turquía, Colombia y Bolivia están avanzando en una u otra de estas direcciones. Evidentemente, Israel seguirá siendo alimentado por las manos del imperialismo occidental. Pero a medida que crezcan las movilizaciones en Inglaterra, Francia, Alemania y Estados Unidos, a sus gobiernos les resultará más difícil hacer lo que siempre han hecho: defender lo indefendible. Sólo hace falta recordar la “Guerra de Vietnam”. Los estadounidenses empezaron a perder la guerra en casa.

Desde esta perspectiva, la exigencia de redescubrir el programa perdido de la lucha palestina sigue siendo una tarea. Para sectores de izquierda, el programa que tiene como objetivo estratégico la defensa de un Estado laico, democrático y no racista está muerto y enterrado. Es una abstracción, una idealización, ya que la fuerza desproporcionada de Israel es un obstáculo absoluto para este propósito.

Según su costumbre, los defensores de la realpolitik consideran al enemigo poderoso como una fuerza invencible y la correlación de fuerzas como un juego de fuerzas estáticas. En cuanto a la historia, ni siquiera recuerdan lo que sufrieron Mandela y el ANC antes de derribar el castillo fortificado del apartheid sudafricano , defendido por ingleses (Thatcher y la reina) y estadounidenses (Reagan a la cabeza). Por regla general, los regímenes de apartheid sobreviven apoyados por fuerzas poderosas, pero no son eternos. El israelí no es un ejemplo sui generis .

Es exactamente en este punto que la propaganda en torno a la propuesta estratégica y programática de una Palestina laica, democrática y antirracista asume una virtual necesidad. De lo contrario, sería suponer que un régimen colonial, apoyado por el imperialismo occidental, adquirió un aire de eternidad. Ni siquiera el imperialismo es eterno. ¿Qué pasa con tu enclave?

Una última pregunta

El Estado sionista, como enclave imperialista colonizador y racista, debe ser derrotado, de lo contrario la humanidad seguirá siendo testigo del triunfo ineludible de la barbarie.

La noción programática de un Estado palestino laico, democrático y no racista no implica ignorar un lugar especial para los judíos, ya sea dentro o fuera de él. No confundimos al judío como pueblo con el Estado sionista. El primero debe ser un tema en sí mismo. El segundo, el Estado sionista, como enclave imperialista colonizador y racista, debe ser derrotado; de lo contrario, la humanidad seguirá siendo testigo del triunfo ineludible de la barbarie. Ésta es la esencia de un programa marxista que, sobre todo, parte de necesidades objetivas.

Tomado de esquerdaonline.com.br

Visitas: 9

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email