Globalización capitalista, explotación de clases transnacional y el estado policial global: una entrevista con William I. Robinson* por Federico Fuentes**

19 octubre, 2023

*William I. Robinson es profesor distinguido de Sociología, Estudios Globales y Estudios Latinoamericanos en la Universidad de California, Santa Bárbara, y autor de numerosos libros, entre ellos Can Global Capitalism Endure? Una teoría del capitalismo global: producción transnacional, capitalistas transnacionales y el Estado transnacional . En esta extensa entrevista, Robinson analiza el aumento de la explotación de clases transnacional y cómo las contradicciones entre una economía globalmente integrada y un sistema basado en el Estado-nación ayudan a explicar las crecientes tensiones entre Estados Unidos y China, con **Federico Fuentes para LINKS International Journal of Socialist Renewal .

Durante el siglo pasado, hemos visto el término imperialismo utilizado para definir diferentes situaciones y en otras ocasiones ser reemplazado por conceptos como globalización y hegemonía. Usted mismo ha escrito que “la imagen clásica del imperialismo como relación de dominación externa está obsoleta”. ¿Por qué es este el caso? ¿Significa esto que el concepto de imperialismo en su conjunto también está obsoleto? 

El colonialismo y el imperialismo son procesos históricos a través de los cuales el capitalismo mundial se expandió desde su lugar de nacimiento original en Europa occidental y conquistó el mundo. El capitalismo, por su propia naturaleza, es un sistema que se expande hacia afuera. Debe conquistar continuamente nuevos espacios y ampliar las fronteras de la acumulación, mercantilizando todo y destruyendo todo lo que se interponga en su camino. Por imperialismo nos referimos a esta violenta expansión hacia afuera del capital, con todos los mecanismos políticos, militares e ideológicos que esto implica. Dadas las profundas transformaciones del capitalismo mundial durante el último medio siglo, no podría estar más claro que necesitamos reconcebir cómo entendemos el imperialismo en esta era de globalización capitalista.

Vladimir Lenin argumentó en Imperialismo: La etapa más alta del capitalismo , escrito en medio de la Primera Guerra Mundial, que la conflagración fue como una batalla entre estados europeos por zonas coloniales de influencia para asegurar, en competencia con estados rivales, materias primas y mano de obra. , mercados y salidas para el excedente de capital acumulado. Tenía claro que este conflicto entre estados expresaba un conflicto subyacente más fundamental entre clases capitalistas organizadas a nivel nacional. Por lo tanto, la esencia del imperialismo era la rivalidad entre estas clases capitalistas nacionales por el control mundial.

Pero Lenin estaba analizando el capitalismo mundial en un momento anterior de su evolución continua y abierta, donde las clases capitalistas estaban organizadas a nivel nacional. El mundo que él y su generación de revolucionarios marxistas contemplaban era muy diferente del mundo en el que vivimos. La idea predominante entre los izquierdistas es que Lenin propuso una teoría del imperialismo basada en el Estado-nación o territorialmente. Esto es fundamentalmente incorrecto. Avanzó una teoría basada en clases . Una nación no puede explotar a otra nación; eso es simplemente una cosificación absurda. El imperialismo siempre ha sido una relación de clases violenta, no entre países sino entre el capital global y el trabajo global; un proyecto de clase mediado, sin embargo, a través de una economía mundial políticamente dividida en jurisdicciones nacionales.

Nuestro desafío como marxistas es comprender la relación cambiante entre clase (y capital) y Estado en el contexto de la explotación de clase transnacional. La organización mundial del capital ha cambiado durante el último siglo a través de la transnacionalización de las fracciones principales del capital. Esto ha sido tan ampliamente documentado empíricamente que ya no debería ser controvertido. La clase capitalista transnacional (CCT), como fracción hegemónica del capital a escala mundial, no está atada al territorio y, si bien tiene que depender de los Estados y también competir con ellos, no se identifica con ningún Estado-nación en particular.

Pero el capital transnacional no es sólo el capital “del Norte” o de la “tríada”. Incluye el surgimiento de poderosos conglomerados corporativos transnacionales de los países anteriormente colonizados que ahora exportan su capital a todo el mundo de la misma manera que lo hacían las potencias imperiales europeas en la época de Lenin. El conglomerado transnacional Vale, con sede en Brasil, una de las empresas mineras integradas más grandes del mundo, dejó de ser una empresa “brasileña” en el siglo XXI. Tiene operaciones en todos los continentes y explota a decenas de miles de trabajadores en el núcleo tradicional norteamericano y europeo. Pero hay muchos otros ejemplos. El conglomerado Tata, con sede en India, es el mayor empleador (y por tanto explotador capitalista de la mano de obra) en Gran Bretaña. Las corporaciones con sede en China operan en todos los continentes, incluida América del Norte, donde explotan a los trabajadores estadounidenses y canadienses. Las transnacionales con sede en México invierten en toda América Latina, América del Norte y más allá, explotando a trabajadores de todas las nacionalidades. Los capitalistas del Golfo exportan capital a todo el mundo. Además, cuando analizamos la estructura del capital global encontramos un grado muy alto de integración transnacional, especialmente a través de los circuitos de finanzas globales y de inversión entre empresas.

Económicamente, el imperialismo se ha referido históricamente a la apropiación de recursos y la explotación de la mano de obra a través de las fronteras nacionales, y al flujo de plusvalía de regreso a través de las fronteras. Ahora esto ocurre en todo el mundo. No se parece a la estructura anterior en la que el capital colonial metropolitano simplemente extraía plusvalía de las colonias y la depositaba nuevamente en las arcas coloniales.

No hay nada intrínsecamente –a diferencia de históricamente– occidental en el imperialismo. Históricamente tuvo una identidad occidental porque el capitalismo nació en Occidente y se expandió desde allí. Ahora estamos en una nueva época de capitalismo global. Muchos marxistas pierden de vista el hecho de que históricamente el imperialismo se refiere a una relación económica facilitada por procesos extraeconómicos (políticos, militares, etc.). Se centran únicamente en los procesos extraeconómicos, como el intervencionismo estadounidense en todo el mundo, sin mostrar su relación con la explotación de clases transnacional tal como realmente tiene lugar. Por ejemplo, Estados Unidos apoya a gobiernos represivos en América Latina, mientras que en esos mismos países los inversores chinos u otros inversores transnacionales explotan la mano de obra pero no intervienen políticamente para apuntalar a estados represivos. ¿Cuál es la relación aquí entre la intervención estadounidense y la explotación capitalista china? Como socialistas, ¿deberíamos oponernos no sólo a la intervención política (y a veces militar) sino también a la explotación de clase que ésta hace posible?

El capital global controla los recursos y explota la mano de obra global a través de un sistema de producción, financiero y de servicios globalmente integrado. ¿Cómo debemos entender los procesos políticos y militares que facilitan estas relaciones mundiales de explotación? Como socialistas nos oponemos al imperialismo porque es el vehículo del bárbaro despojo, explotación, opresión y degradación capitalista. No podemos oponernos al imperialismo mientras abrazamos o excusamos la explotación capitalista. Todavía estoy examinando estos asuntos y no tengo todas las respuestas. Pero está claro que necesitamos un gran replanteamiento y hay mucho que puedo decir aquí.

Usted se refirió a una clase capitalista transnacional (CCT). ¿Cómo cree que evolucionará la relación entre esta clase y los estados nacionales? ¿Puede este CCT operar exitosamente sin un anclaje institucional y respaldo político de una potencia imperialista?

El capital no puede reproducirse ni expandirse sin el Estado. Esto ha sido cierto a lo largo de toda la historia del capitalismo mundial y sigue siendo así hoy. En esta era de globalización, hay que abrir el mundo al capital transnacional y luego mantenerlo abierto a él. Es necesario suprimir todas las amenazas a su libertad de explotar y acumular. ¿Cómo se logra esto? Requiere instrumentos políticos, militares y económicos, que van desde golpes de estado e intervenciones militares hasta sanciones económicas, programas de ajuste estructural, acuerdos de libre comercio, mecanismos de deuda y apalancamiento financiero, lawfare, etc. Al hablar del anclaje del TCC en los estados, debemos centrarnos en dos aspectos: primero, cómo el TCC ha tratado de imponer su poder de clase durante las últimas cuatro décadas de globalización capitalista a través de una densa red de instituciones nacionales y supranacionales en todo el mundo; y segundo, el papel preponderante hasta la fecha del Estado estadounidense en la globalización capitalista.

En cuanto al primero, ya en la década de 1970, con la formación de la Comisión Trilateral y el Foro Económico Mundial, una elite transnacional emergente buscó desarrollar redes transnacionales para coordinar políticas e imponer condiciones mundiales para la globalización capitalista. He propuesto el concepto de aparatos de Estados transnacionales (TNS), no como un “gobierno mundial” sino como una abstracción analítica que se refiere a las redes laxas de instituciones inter y transnacionales junto con los Estados nacionales. A través de estas instituciones, la CCT intenta ejercer su poder de clase sobre las clases trabajadoras globales, aprovechando el poder estructural del capital transnacional sobre el poder directo de los estados. He discutido estos asuntos ampliamente en otros lugares. Pero, por ejemplo, cuando el FMI impone como condición de préstamo que se desregulan los mercados laborales locales o se aplica austeridad fiscal para asegurar la estabilidad macroeconómica que requieren las finanzas transnacionales, el FMI está actuando como una institución estatal (transnacional) en la medida en que el Estado capitalista establece las condiciones para que tenga lugar la explotación, en este caso dentro del sistema capitalista global más amplio.

En cuanto al segundo, la mayoría de los marxistas hoy suponen que la intervención y agresión de Estados Unidos en todo el mundo (si queremos llamar a esto imperialismo, está bien, pero no sin reservas) debe entenderse como competencia con otras potencias. Pero recordemos que en siglos anteriores los británicos y los franceses cerraron sus imperios coloniales a los capitalistas de otros países. Sin embargo, la globalización capitalista liderada por Estados Unidos ha buscado en las últimas décadas abrir el mundo al capital de todas partes, independientemente de su origen nacional. Cuando Estados Unidos invadió y ocupó Irak a principios del siglo XXI, abrió el país a los inversores globales. De hecho, los dos primeros conglomerados petroleros que aprovecharon la protección militar estadounidense para invertir en Irak fueron la francesa Total y la compañía petrolera estatal china, a pesar de que los gobiernos francés y chino se opusieron a la invasión. Las corporaciones privadas y estatales chinas controlan la mayor parte de la producción de cobalto en el Congo (en el proceso explotan brutalmente a los mineros congoleños y saquean el país). Ese cobalto se remonta a los circuitos industriales de Asia, donde el capital transnacional fabrica iPhones y otros equipos electrónicos y los comercializa en todo el mundo.

Frases como “intereses nacionales” (como en “defender los intereses estadounidenses”) no tienen sentido y no tienen cabida en el análisis marxista. Lo que realmente queremos decir es ¿cuáles son los intereses de clase detrás de lo que hace el Estado estadounidense en todo el mundo? El Estado estadounidense ha servido durante las últimas cuatro décadas como el ancla imperial a la que usted se refiere. Actúa como el instrumento más poderoso en el arsenal del capitalismo global a través del cual se contiene y controla a la masa de los pobres y trabajadores del mundo, el mundo se abre al saqueo de las corporaciones transnacionales y se ataca a los Estados que impiden la acumulación ilimitada de capital.

Ahora, sin embargo, las cosas están cambiando rápidamente. Hay una crisis general del dominio capitalista. Cualquier esfuerzo de unidad capitalista transnacional se ve socavado por la creciente crisis del capitalismo global. Los aparatos TNS se están estropeando. Las normas comerciales de la Organización Mundial del Comercio están siendo ignoradas por el mismo Estado nacional estadounidense que con tanta fuerza las impulsó en el apogeo de la globalización neoliberal. La escalada del conflicto geopolítico tiene más que ver con los desafíos al orden capitalista global y la competencia entre las elites estatales que enfrentan crecientes crisis de acumulación, legitimidad política, reproducción social y control, que con la competencia entre grupos capitalistas nacionales. Ningún Estado nacional, por poderoso que sea, tiene la capacidad de servir en este momento como el anclaje por el que ustedes preguntan, para estabilizar la economía global o controlar la acumulación global. Estamos en un período de caos global sin un centro político coherente para estabilizar el capitalismo global.

A la luz de los cambios experimentados durante el siglo pasado, ¿qué peso relativo tienen hoy los mecanismos de explotación imperialista, en comparación con el pasado? 

Esta es una pregunta muy importante. El capitalismo mundial todavía está organizado a través de una división internacional del trabajo y una estructura centro-periférica de relaciones de clases transnacionales forjadas a través de siglos de colonialismo e imperialismo. La mano de obra está más intensamente explotada en el antiguo Tercer Mundo y el salvajismo absoluto del capital se muestra más plenamente. Pero aquí está el punto clave: la mayoría de la izquierda ve la mayor intensidad de la explotación, o lo que algunos teóricos marxistas describen como superexplotación, como algo que beneficia sólo a los capitalistas de los países centrales o, peor aún, la ven como algo que beneficia a las naciones.

¿Pero quién sobreexplota a los trabajadores en el antiguo Tercer Mundo? La mayoría de la izquierda ve al explotador como una “nación imperialista”. Se trata de una cosificación en la medida en que las naciones no son ni han sido nunca macroagentes. Una nación no puede explotar ni ser explotada; Las clases explotan y son explotadas. Con el surgimiento de poderosos contingentes de la CCT en muchos países del antiguo Tercer Mundo, los capitalistas transnacionales de todo el mundo pueden aprovechar las condiciones de superexplotación donde esas condiciones existen. Los capitalistas transnacionales de México, Brasil, Argentina, India, Nigeria, etc. (de supuestas “naciones oprimidas”) son capaces de superexplotar a los trabajadores en sus propios países y en los de otros países, tal como lo son los capitalistas de Estados Unidos, la Unión Europea y otros lugares. capaz de. En otras palabras, no son (o ya no) sólo los capitalistas centrales quienes, al perseguir estrategias de acumulación, se benefician de la acumulación combinada y desigual de capital a escala mundial y en distintos espacios y jurisdicciones políticas. La relación entre la estructura centro-periferia de la economía mundial y el capitalismo global no puede entenderse en términos que correspondan a siglos anteriores. Especialmente no puede entenderse en términos de que algunos capitalistas de regiones periféricas estén oprimidos por el capital metropolitano y dispuestos a formar alianzas de clase con trabajadores y campesinos de los países donde residen (pero no necesariamente su capital).

Por otro lado, los Estados del antiguo Tercer Mundo tienen que gestionar las tensiones y los conflictos del subdesarrollo. Esto incluye desigualdades y privaciones más agudas, así como conflictos sociales más agudos. Los Estados más poderosos del centro tradicional están mejor equipados para desplazar las agudas contradicciones de la crisis a los países de la periferia histórica. Sin embargo, el capital transnacional es una relación de clase interna en todo el mundo. La contradicción global capital-trabajo sustenta la contradicción “Norte-Sur”.

En sus escritos también se ha referido al surgimiento de un estado policial global que depende cada vez más de la acumulación militarizada. ¿Podrías esbozar lo que quieres decir con esto?

El estado policial global se refiere a los sistemas cada vez más ubicuos de guerra, control social masivo, vigilancia y represión. Su objetivo es contener a las clases trabajadoras globales y criminalizar el excedente de humanidad en un momento en que las desigualdades mundiales y las privaciones masivas nunca han sido tan agudas, cuando las filas de mano de obra excedente están aumentando exponencialmente y cuando la rebelión popular estalla en todas partes. Los grupos gobernantes están girando hacia el autoritarismo, la dictadura e incluso el fascismo a medida que se desmoronan los mecanismos consensuados de dominación. Los estados pueden estar en una feroz competencia por ampliar las fronteras de la acumulación global, pero cada capitalista del planeta necesita un estado policial global para controlar y disciplinar a las clases trabajadoras y populares. Todo Estado capitalista cumple este mandato.

Pero el estado policial global también se refiere a la acumulación militarizada y a la acumulación por represión. El objetivo político de control y dominación va de la mano del objetivo económico de acumulación. El problema del excedente de capital es endémico del capitalismo, pero en las últimas dos décadas ha alcanzado niveles extraordinarios. La TCC ha estado buscando desesperadamente salidas para descargar su excedente acumulado. Históricamente, las guerras han proporcionado un estímulo económico crítico y han servido como salida para el excedente de capital acumulado, pero hay algo cualitativamente nuevo en el estado policial global. Como demostré en mi libro de 2020, The Global Police State , la economía global se ha vuelto profundamente dependiente del desarrollo y despliegue de sistemas de guerra, control social y represión como medio para obtener ganancias y acumular capital frente al estancamiento crónico y la saturación de los mercados globales.

En las últimas décadas, los Estados han visto una fusión sin precedentes de acumulación privada con militarización estatal. Las llamadas guerras contra las drogas y el terrorismo, el control masivo de las poblaciones de inmigrantes y refugiados, el encarcelamiento masivo, los muros fronterizos, etc., son empresas enormemente rentables subcontratadas a corporaciones. Una serie de grupos capitalistas han desarrollado un interés en generar y sostener conflictos sociales y expandir sistemas de guerra, represión, vigilancia y control. Las guerras interminables de baja y alta intensidad, los conflictos latentes, los conflictos civiles, la vigilancia policial, etc., han ayudado a mantener a flote la economía global. Esto requiere conjurar una amenaza artificial tras otra, desde las “drogas” hasta el “terrorismo” y, más recientemente, la Nueva Guerra Fría instigada por Estados Unidos. A medida que el orden internacional posterior a la Segunda Guerra Mundial se desmorona, el juego está cambiando. La invasión rusa de Ucrania y la respuesta de Estados Unidos y la OTAN han allanado el camino para una militarización más amplia de la economía y la sociedad globales. Ha legitimado una expansión de los presupuestos militares y de seguridad, así como la vigilancia y la represión en todo el mundo, no sólo en América del Norte y los países de la OTAN.

Tras la caída de la Unión Soviética y el fin de la Guerra Fría, la política global parecía dominada por guerras que buscaban reforzar el papel del imperialismo estadounidense como único hegemón global. Sin embargo, en años más recientes parece estar ocurriendo un cambio con el declive de Estados Unidos y el ascenso simultáneo de China. En términos generales, ¿cómo entendería la dinámica actual en juego dentro del capitalismo global? 

Los órdenes político y económico globales están gravemente desincronizados. Tenemos una economía globalmente integrada que opera dentro de un orden internacional de posguerra que es anacrónico y absolutamente incapaz de estabilizar el sistema. La arquitectura política y económica del orden internacional de posguerra ya se estaba desmoronando antes de la invasión rusa de Ucrania. Esa invasión, y la respuesta política, militar y económica radical de Occidente, no fue más que su golpe de gracia . Estados Unidos ya no es el mercado de último recurso, ni puede seguir sirviendo como proveedor de liquidez de último recurso. El control político otorgado al Estado estadounidense por una economía global denominada en dólares está en desacuerdo con la creciente multipolaridad política y con el comercio global y la integración económica. El comercio de monedas alternativas es una señal de las transformaciones en curso. Sin embargo, a medida que la hegemonía estadounidense se deshace, ningún nuevo Estado-nación, al menos en este momento, puede proporcionar la autoridad o estructura para estabilizar la economía global ahora inextricablemente integrada.

Mientras tanto, tenemos que reconocer la razón por la cual los capitalistas basados ​​en China y otras naciones que ahora exportan su capital a todo el mundo pueden invertir en América Latina, África y otros lugares, sin tener que usar la fuerza militar u organizar golpes de estado. Esto se debe a que cinco siglos de colonialismo e imperialismo ya han abierto el mundo al capital transnacional. Hasta hace poco, la maquinaria imperialista estadounidense lo había mantenido abierto. Por poner un ejemplo, Estados Unidos bombardeó Vietnam hasta devolverlo a la edad de piedra. Los imperialistas franceses y estadounidenses lo dejaron completamente destruido y luego sujeto a sanciones devastadoras. El país no tuvo entonces más remedio que abrirse al capital transnacional e integrarse a los nuevos circuitos de acumulación global. Debido a esto, los capitalistas con sede en China, Occidente, India, Arabia Saudita, México y Brasil, junto con los capitalistas vietnamitas, pueden comerciar e invertir en Vietnam y explotar la mano de obra vietnamita. El núcleo occidental tradicional ya hizo el trabajo sucio. Este puede ser un análisis muy difícil de aceptar para algunos de la izquierda, pero eso no lo hace menos cierto.

El creciente conflicto entre Estados Unidos y China parece apuntar hacia el fin de la globalización y un giro hacia el proteccionismo y bloques comerciales rivales. ¿Cómo podemos entender mejor esta creciente rivalidad? Ante esto, ¿cómo ve el concepto de multipolaridad promovido por algunos en la izquierda? 

Si por globalización nos referimos al surgimiento del capital verdaderamente transnacional y a la integración de cada país en un sistema globalizado de producción, finanzas y servicios, seguramente no estamos viendo el fin de la globalización capitalista. Más bien estamos viendo su intensificación, junto con su reconfiguración geopolítica. De hecho, el comercio de bienes intermedios constituye más de la mitad de todo el comercio mundial y, según la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, el comercio mundial alcanzó un máximo histórico en 2021. Ninguna economía nacional o regional puede sobrevivir fuera de su integración. en la economía global más amplia. Como ya mencioné, las burguesías nacionales de los países más grandes, e incluso de muchos más pequeños, en el antiguo Tercer Mundo han estado en un proceso de rápida transnacionalización. Hay una nueva ola masiva de exportaciones de capital desde países como China, Arabia Saudita, Turquía y otros.

Incluso si quisiera, la CCT depende demasiado de una economía global abierta e integrada para la acumulación continua de capital y poder a escala mundial como para retirarse a los confines de las economías nacionales. Los administradores corporativos de la economía global están enredados en una reestructuración geográfica según cómo los vientos políticos moldean las oportunidades y las limitaciones de la acumulación en todo el mundo. Los capitalistas transnacionales (incluidos los capitalistas transnacionales chinos) se están trasladando de China a Vietnam, por ejemplo, debido a las limitaciones estatales chinas a su libertad, a la presión estatal estadounidense o, más a menudo, simplemente en busca de mano de obra más barata. Algunos capitalistas transnacionales con sede en China también están invirtiendo en el llamado renacimiento industrial en Estados Unidos, directa o indirectamente, invirtiendo en México para sortear muros arancelarios y restricciones políticas.

Por lo tanto, debemos centrarnos en la contradicción entre una economía globalmente integrada y un sistema de dominación política y reproducción capitalista basado en el Estado-nación. Esta contradicción es cada vez más aguda. Contribuye a aumentar las tensiones internacionales y arroja a los Estados de todo el mundo a una espiral de crisis de legitimidad. El capital transnacional tiene un solo objetivo: la acumulación sin fin. Pero los estados deben hacer frente a las consecuencias de la crisis del capitalismo global. Deben lograr legitimidad y reproducir la formación social nacional de los países que gobiernan, evitar que el orden interno se fracture, sostener el crecimiento, mantener la estabilidad y el control social y competir con otros Estados para atraer capital móvil transnacional. Los Estados deben mantener balanzas comerciales positivas, mientras que al capital transnacional no le importa en absoluto mientras pueda comerciar e invertir libremente. A diferencia de los capitalistas globales, las élites estatales y políticas reproducen su estatus dentro del Estado-nación y su relación con otros Estados y el sistema internacional. En los estados nacionales más poderosos, estas elites buscan el engrandecimiento. Teóricamente hablando, los estados y las elites estatales, para poder reproducirse, deben reproducir el capital. Si bien los estados se ven presionados por el capital para cumplir su imperativo de acumulación, también se ven presionados por las clases trabajadoras y populares, especialmente a medida que la lucha de clases y los conflictos políticos se intensifican como estamos viendo ahora.

No todos los Estados nacionales tienen la misma capacidad para hacer malabarismos con esas contradicciones desestabilizadoras y al mismo tiempo reproducir el capital. Los más fuertes intentan sublimar y externalizar las tensiones sociales y políticas a otros países y regiones. El Estado chino, decidido a controlar el creciente descontento, anunció recientemente que su objetivo era reducir la desigualdad. Pero el Estado chino también debe reproducir el capital dentro de China. Los mandatos contradictorios de los Estados pueden ponerlos en conflicto entre sí y con el capital transnacional. A medida que la crisis capitalista global se intensifica, empuja a los estados hacia el nacionalismo, el populismo y el proteccionismo, ya sea que se refiera al proteccionismo estadounidense o a la represión del Estado chino contra los multimillonarios tecnológicos.

Además, hay fracciones capitalistas locales, nacionales y regionales que no tienen la misma capacidad que los capitalistas transnacionales y compiten por las políticas locales y el control regional. La tentación aquí, sin embargo, es hacer alguna distinción inapropiada entre “capital nacional” y “capital imperialista”, lo cual es una absoluta confusión analítica e ideológica. El capital tiene una sola intención y es explotar el trabajo para acumular. Algunos capitales pueden hacerlo a través de múltiples fronteras y en el sistema global en general. Otros tienen un alcance más limitado, pero entran en circuitos globales a través del sistema financiero y otros mecanismos de integración. Es una cuestión de investigación empírica si las fracciones del capital con raíces más locales y nacionales son capaces de influir en los estados en beneficio de sus intereses o en su competencia con el capital transnacional.

El impulso hacia el nacionalismo, el populismo y el proteccionismo proviene de Estados que enfrentan las condiciones desestabilizadoras de la globalización y la crisis capitalista, pero no hay evidencia de que la CCT apoye este proteccionismo. Los principales conglomerados capitalistas con sede en Estados Unidos y China han experimentado un proceso continuo de penetración cruzada e integración en las últimas décadas que, de hecho, se ha profundizado incluso en medio de la Nueva Guerra Fría. Los Estados Unidos y China han estado tomando medidas para socavar esta integración en contra de los deseos del TCC. No debería sorprender que la Cámara de Comercio de Estados Unidos se haya opuesto a los aranceles estadounidenses y otras restricciones al libre movimiento de capital transnacional. La TCC quiere acceso a todo el mundo sin interferencia estatal.

El proteccionismo es una política de los estados para atraer inversiones transnacionales y apaciguar el malestar político interno. Los capitalistas transnacionales invertirán donde encuentren las mejores condiciones para obtener ganancias. Los subsidios estatales están aumentando en todo el mundo para atraer capital transnacional en busca de oportunidades de inversión. Tanto el gobierno de Trump como el de Biden han buscado subsidios, créditos fiscales y aranceles para atraer a los inversores transnacionales. Esto ha desencadenado guerras proteccionistas y de subsidios con la UE y China. Biden ha restringido las inversiones en entidades chinas involucradas en semiconductores, microelectrónica y sistemas de inteligencia artificial. Pero las gigantescas transnacionales tecnológicas no apoyan estas políticas. Elon Musk, Tim Cook y Bill Gates se encuentran entre una avalancha de ejecutivos de negocios de alto perfil que han visitado China en los últimos meses para discutir su presencia ampliada en China.

Nos estamos moviendo hacia una política mundial multipolar o policéntrica dentro de una única economía global integrada con varios centros de intensa acumulación transnacional. Estos incluyen el bloque de libre comercio de América del Norte, la UE y una región económica asiática centrada en China. Como señalé en un ensayo del verano de 2023, “ El insoportable maniqueísmo de la izquierda ‘antiimperialista’ ”, el pluralismo capitalista global emergente puede ofrecer un mayor margen de maniobra para las luchas populares en todo el mundo. Sin embargo, un mundo políticamente multipolar no significa que los polos emergentes del capitalismo global sean menos explotadores u opresivos que los centros establecidos. Naturalmente estoy simplificando las cosas. Hay muchos niveles de mediación y consideraciones políticas más allá de estas amplias generalizaciones.

¿Ves alguna posibilidad de tender puentes entre las luchas antiimperialistas a nivel internacional? ¿Cómo debería ser un internacionalismo del siglo XXI que sea a la vez antiimperialista y antifascista?

Nos enfrentamos a un imperio del capital global. No creo que las luchas antiimperialistas puedan separarse de las luchas anticapitalistas. Hablando en términos generales, el Estado estadounidense como institución sigue siendo la mayor amenaza para los pueblos del mundo. Sin embargo, no entiendo por qué un socialista pensaría que para oponernos al intervencionismo estadounidense debemos hacer la vista gorda ante la explotación y la opresión capitalistas en otros países del mundo, o no apoyar a quienes se resisten a dicha explotación y opresión. ¿Por qué la izquierda debería apoyar a uno u otro país o bloque capitalista en lugar de un internacionalismo proletario revitalizado basado en el apoyo a las luchas de clases populares y trabajadoras en cada país y bloque?

El nacionalismo pretende oscurecer los intereses de clase transnacionales y alimenta la competencia entre las clases trabajadoras de diferentes países. Es, como señaló Rosa Luxemburgo hace mucho tiempo, un instrumento para traicionar a la clase trabajadora, una herramienta de política de clase contrarrevolucionaria. Vemos un aumento del hipernacionalismo en todo el mundo: en Estados Unidos, China, Rusia, India y Turquía, por ejemplo. A menudo viene con un componente étnico, precisamente en un momento en que el capitalismo global enfrenta una crisis severa y el descontento masivo está aumentando. Los socialistas tienen que combatir este nacionalismo. El fascismo siempre se basa en un nacionalismo militarista y chauvinista y en respuesta a las crisis capitalistas. Estamos en una situación trágica en todo el mundo en la que una repulsión popular hacia el status quo capitalista global y una rebelión masiva desde abajo está estallando en todas partes en un momento en que la izquierda socialista organizada es débil o inexistente en muchos países. La falta de un mensaje y un proyecto socialistas claros abre espacio para que populistas autoritarios, fascistas y belicistas manipulen los reclamos legítimos entre los sectores populares que enfrentan la desesperación.

Nos encontramos en una coyuntura histórica urgente. El capitalismo global se encuentra en una crisis estructural de sobreacumulación, una crisis política de legitimidad estatal, hegemonía capitalista y conflicto internacional, y una crisis ambiental del ecosistema planetario. Nuestra supervivencia pende de un hilo. El mayor peligro inmediato al que nos enfrentamos, aparte del colapso de la biosfera, es el fascismo y la Tercera Guerra Mundial. La ruptura de los órdenes hegemónicos en épocas anteriores del capitalismo mundial estuvo marcada por inestabilidad política, intensas luchas sociales y de clases, guerras y rupturas en el sistema internacional establecido. Esta vez, sin embargo, lo que está en juego es mayor.

**Federico Fuentes: Es miembro del colectivo editorial de Green Left y editor de la revista LINKS International Journal of Socialist Renewal. También es parte del Consejo Editor de 1resisto.com

Fuente: LINKS- Hogar

Visitas: 9

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email