Stalin Pérez Borges*: VAMOS ARGENTINA ¡!: Este inminente desastre que nos amenaza lo podemos impedir

20 Octubre, 2023

 

Stalin Pérez Borges*

 

Estamos apenas a 2 días a que este país vaya a un desafío político electoral histórico. El resultado tendrá consecuencias inmediatas en el resto de todos los demás países del continente americano y caribeño.  Ante el crecimiento que está obteniendo la derecha y ultraderecha en todo América, este reto que se presenta este domingo 22 de octubre para las y los argentinos es de mucha responsabilidad, sobre todo, para los ciudadanos y ciudadanas que tienen consciencia de como actúan y han procedido los gobiernos fachos que se han instalado en este país.

Es el fascismo, copia de los gobiernos cívico-militar del pasado argentino, es lo que se vislumbra, en el hipotético negado, si ganara estas elecciones 2023 en primera y/o segunda vuelta, Milei o la Bullrich. Ese será el destino manifiesto que nos espera.  Y, es también es desconsolador saber, que de resultar ser electo Massa, la perspectiva es de más de lo mismo que se ha vivido en todo este período gubernamental de Fernández-Massa. El calificativo de “progresismo” que se la ha dado a este tipo de gobierno en América latina, no cuadra tanto con este gobierno que estas a pocos días de terminar su período. Más adelante abordaré, las consecuencias de estos gobiernos del “Progresismo”

Sin embargo, lo peor a todo ello, de esas anteriores posibilidades, es abstenerse. Sería la posición suicida. La abstención o el voto en blanco, es el fácil favor al servicio de los fachos.    Hay que batirse a fondo en las vueltas electorales que nos esperan, y en las movilizaciones y todos los tipos de protestas y luchas que haya de levantar para impedir la instalación en diciembre 2023 de un posible gobierno fascistas. Los riesgos siempre hay que tomarlos en cuenta para evitar los desastres que después compungidos lamentamos. La experiencia y resultados de las PASOS realizada el 13 de agosto 2023, debe servir de la gran lección.

Algunos y algunas, como pájaros de mal agüero, estuvimos advirtiendo a dirigentes de organizaciones políticas de izquierda, peronistas y de los movimientos sociales, de las posibilidades de que resultara ganador u obtuviera un gran resultado Milei como de conjunto la derecha en la consulta de las PASOS. Sin embargo, en el caso de Milei, ello fue negado o subestimado por completo.  He allí la pizarra, las que nos sigue poniendo los dedos sobre las llagas que todavía laceran: el esquizofrénico ultra fascista 30 y tanto % (7. 116. 352 votos); Bullrich 28,27 % (6.698.029 votos); Massa 27, 27 % (6.460. 689 votos); Shiaretli, el gobernador de Córdoba, 3, 83 % (907.437 votos; Myriam Bregman, Frente de Izquierda y de los Trabajadores- FIT-U, 2, 65 % (628. 893 votos) Siendo que esos votos del FIT-U, se obtuvieron de dos fórmulas, (Bregman 1,86% y 0,79 % de Solano) ABSTENCIÓN Y VOTO EN BLANCO. 35%.

 

Unas elecciones en medio de una pesada coyuntura

 

Sin ninguna duda, los últimos meses han estado impactados por una crisis imparable y han sido los más duro, de todos estos 3 últimos años de ajuste en la que ha vivido la población. El empobrecimiento ha sido profundo. El empobrecimiento social ha sido una estocada a los sectores asalariados, perforando las esperanzas puestas desde la derrota de Macri. Fernández y Massa, cargan con las responsabilidades de esos resultados y los sacrificios que esto ha significado para la gente.

Mientras eso venía y sigue ocurriendo, un charlatán con el título de “Libertario”, irrumpió en los medios de comunicación, azuzado este por los grandes empresarios y todas sus fuerzas oligarca, haciendo de este, un personaje visible, considerado por muchos/as como duro, potable y apropiado para una inmensa capa de jóvenes que viven pegados la mayor parte del día -por ser este su medio de ganarse la vida o por simple alienación- en las pantallas de las computadoras, televisores, teléfonos, Iphone. Para distintos sectores de trabajadores, el facho personaje, con típicas barrabasadas ha venido llenando el vacío, que su sindicato o la inexistencia de él, no calza.

Esos tan solo son algunos de los factores objetivos que ha conducido a esta situación, de peligro real de un probable nuevo gobierno de ultra derecha en Argentina, qué si bien no sería impuesto por las botas militares, seguro para su sostén, tendrá que acudir y apoyarse en ellas. En lo económico y político, también ha sido un país caracterizado por constantes períodos de inestabilidades y sobresaltos.

El llamado “empate hegemónico y/o  ”consenso social” que tenía como el gran “bocado del asado” al peronismo y como “rancia ensalada” al radicalismo,  quienes se sucedían y turnaban en las elecciones presidenciales, existente en la República de la Argentina establecido desde 1946, – el que tuvo algunas interrupciones de dictaduras cívico-militar-, se rompió desde hace ya unas cuatro décadas.

No obstante, la burguesía, con sus adláteres y, las instituciones fundamentales del régimen han sorteado los peores embates de sus mayores crisis. Desde la renuncia de Alfonsín (1989), dislocado por una deuda pública e inflación incontrolable, después la debacle con la que terminó la gestión megalómana de Menem (1989-1999), culminando esos peligrosos episodios con la crisis y rebelión popular del 2001.

Ese comportamiento de pasadas y recientes décadas, influyó en muchos ciudadanos/as que tienen conocimiento del devenir histórico patrio, no captaron o captan hasta ahora, el hecho del riesgo de un retorno fascistas que hay con Milei y hasta con la misma Bullrich. Ya, como ironía del destino, pareciera que quienes lograron controlar el recorrido de la carreta del estatus quo por un largo tiempo (Néstor Kirchner, 2003- 2007) y (Cristina Fernández, 2007- 2015), son los que entregaron el (testigo) a los sepultureros de (Fernández-Massa, 2019- 2023), para que estos cayeran a los pies del nuevo Napoleón o Hitler Milei, o en sus efectos, a su variante Bullrich.

Y, sortear ese riesgoso y hasta criminal peligro, es el desafío que hoy tienen las argentinas y los argentinos con posiciones humanistas, solidarias, conciencia clasista y con un elevado sentido de responsabilidad ciudadana e histórica. Y, apuestos a ellos y ellas.  A ese desafío es a lo que me he querido referir desde el principio de este escrito.  Y si hago referencia a otras hechos y eventos, es tan sólo para tratar de explicarme mejor e ir despejado los dilemas. Para ello, hace todavía hacen falta muchas otras narraciones.

 

El Futuro se inventa con fragmentos del Pasado” (Panofsky)

 

 

Sí, no está demás de reconocer que el estancamiento económico de 2023 en Argentina, casi en todos los países del mundo se expresa como una multicrisis. Presente está en múltiples valores y es intrínseca al sistema capitalista mismo.   Ya anterior a este estancamiento 2023, se vivieron otras en el 2018, la cual al año siguiente hizo posible la derrota de Macri, y anterior a ella, en el 2011 y 2012. Pero, lo que más que debemos tomar en cuenta a esta hora de hacer los balances, es saber que los llamado gobiernos del “Progresismo” después de haber ganados elecciones creando enormes expectativas y sembrando de esperanza a miles de activista, han terminado en el fango de la decepción.

Los compromisos de justicia, lucha contra la corrupción, la especulación, respeto a las diferencias, salarios justos, educación y salud para todos, terminan en expresiones de deseo prelectoral y de angustia en sus periodos de gestión. Estas son lo que ha servido de caldo de cultivo para que crezcan las angustias y florezcan ilusiones, germinando esperanzas en discursos de odio y de ofrecimiento “mano dura” contra los desmanes y males de la sociedad. Así es como se ha cobijado, ante los Bolsonaros y, ahora los Milei-, las Bullrich y las Corina Machados y todas estas figuras que irrumpen desde la ultraderecha en nuestro continente.

Los gobiernos del “Progresismo” tanto los instalados desde finales de la década pasada y de esta del 2020 (Alberto Fernández; Luis Arce, Bernardo Arévalo, Xiomara Castro, Nicolás Maduro) están en serios problemas para darle continuidad a sus gestiones y ya de Pedro Castillo a quien dieron golpe de estado, sabemos del mal final que está teniendo su película.

Por ahora, Andrés Manuel López Obrador, Gustavo Petro, Lula y Gabriel Boric, están en mejores estados de salud, pero sin dar respuesta a los problemas fundamentales. Para no enarbolar el de la igualdad social y el de los mismos derechos ante la ley. Y, los anteriores gobiernos que precedieron a los ya antes mencionados, e instalados desde 1999/2005 hasta 2013 (Hugo Chávez, Lula/Dilma, Correa, Evo Morales y Fernando Lugo).  De esa lista referencial, salvo, en medio de muchas deficiencias, Hugo Chávez, asesinado por manos anónimas, también sus gestiones no tuvieron un final a reivindicar. Todos/a, los que en este tiempo están en cargos presidenciales, pretenden en este nuevo período, seguir sembrando falsa ilusiones, ahora con el BRICS y un supuesto nuevo orden mundial. Pero, ninguno asume, que la vía expedita es la constitución de la unidad entre todas nuestras naciones, y ello, en el marco de gestiones con un estados comunales, donde el poder resida en el pueblo trabajador y  que ello trascienda a una verdadera sociedad socialista.

Tocado también esta parte ubicando en él, a todos de los gobiernos ubicados en el “Progresismo”, ni el peor de ellos, Ges comparable con lo que representa, dice y haría el Milei y la Bullrich. Ultraderechistas a más no poder y en el caso de Milei, mucho más fascistas de lo que representa VOX en el Estado Español, en Italia y hasta el mismo Trump. Milei es racista, xenófobo, antifeminista, anti aborto, contra matrimonio igualitario, machista, violento y defensor a ultranza del gran capital y del imperialismo norteamericano.

Además, el pastel Milei, tiene de “crema” a Victoria Villarroel, quién va de candidata de Vice presidenta y su mejor proyección que se ha hecho hasta hoy a dos días antes de las elecciones, es haber realizado un acto homenaje a los genocidas de la última dictadura cívico militar. Reivindica todas las acciones de los milicos dictadores, entre estas, los más de 30.000 muertos y desaparecidos y demás tropelías que llegaron hacer. Si estos hechos no nos llaman, convoca y nos pone a cerrar filas, para hacer realidad el “Nunca más”, estamos en los caminos de volver a llenar las calles de Argentina de otra larga lista de desaparecidos.

 

“Somos seres temporales, vivimos en el tiempo y nunca sabremos exactamente qué es el tiempo. Pero, dentro de esta existencia en el tiempo, somos como el atleta que, para saltar hacia adelante, siempre debe dar un paso hacia atrás; si no da un paso hacia atrás, le resulta imposible saltar hacia delante. Por lo tanto, sin memoria no se proyecta el futuro”.

(Umberto Eco, según interpretando a San Agustín)

 

Entonces, nos toca no importando a cuántos días estemos para las elecciones a salir a conversar con todos aquellos y aquellas con quienes nos podemos relacionar y comunicar, para poner al tanto, de la importancia y el significado que tiene su posición política y su voto. De mi parte, acompaño las posiciones que están planteando las compañeras y compañeros del Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) y el de toda la Coordinadora por el Cambio Social:

Hay que proponer aportes para construir una alternativa de izquierda que manifieste y demuestre vocación de poder, partiendo qué para estas elecciones de este 22 de octubre, se llame a un a voto crítico al FIT-U, marcando nuestras diferencias profundas y leves matices, revisando nuestras prácticas en el quehacer cotidiano. Deslastrarnos del sectarismo como respuesta a las diferencias que ya se tengan y vayan surgiendo, es el camino posible para construir un programa de izquierda que acompañe las luchas de la clase trabajadora, que esté en la calle junto a los reclamos y las necesidades del pueblo y que seguro, gane quien gane, estas elecciones del 2023, se profundizaran mucho más en los próximos años.

Por ahora, concluyo insistiendo en el llamado a los trabajadores y trabajadoras, a los migrantes con derecho al voto, a la juventud, a los del movimiento ambientalista, al movimiento de mujeres y a los de LGBTQ+, al campesinado, intelectuales, y referentes antiimperialistas de apoyar las candidaturas del Frente de Izquierda y de los Trabajadores – Unidad (FIT-U) en las próximas elecciones presidenciales de este 22 de octubre en Argentina.

 

 

 

*Stalin Pérez Borges: Integrante del Consejo Editor de 1resisto.com. Miembro del Secretariado Nacional de la Liga Unitaria Chavista Socialista LUCHAS.

Visitas: 9

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email