EEUU – ¿Cornel West para presidente? Parte 4 – Angela Davis para vicepresidenta en 1984 y 1988

Por: Dan La Botz

Cornel West anunció a principios de junio que se presentaba a la presidencia de Estados Unidos como candidato del Partido Popular y luego como aspirante a candidato del Partido Verde. Esta serie de artículos explora la experiencia de los candidatos políticos negros para los cargos más altos del país. En la Parte 1  de este artículo, analizamos la reacción de la izquierda ante la candidatura de West. En la Parte 2  analizamos la experiencia de cuatro candidatos presidenciales negros en 1968. En la Parte 3 examinamos la campaña de Shirley Chisholm en 1972. En esta cuarta parte de la serie analizamos la experiencia de Angela Davis, dos veces candidata a la presidencia. vicepresidente.

En la década de 1980, los votantes tuvieron la oportunidad de apoyar a candidatos negros para los cargos más altos del país en dos partidos diferentes. Angela Davis, candidata a vicepresidente por el Partido Comunista en 1980 y 1984, y el reverendo Jesse Jackson a presidente en las primarias demócratas de 1984 y 1988. Aquí analizamos las campañas de Davis.

Davis nació en Birmingham, Alabama en 1944 en una familia de clase trabajadora con conexiones con el Partido Comunista. Su abuelo paterno había sido miembro del Partido Comunista. (Angela Davis, An Autobiography, Nueva York: Bantam Books, 1974, p. 84.) Su padre era dueño de una gasolinera y su madre era maestra de escuela primaria. Sus padres estaban involucrados en organizaciones de derechos civiles y también en la órbita del Partido Comunista, al igual que familiares y amigos. Ella creció en este medio comunista negro.

Una estudiante destacada, prácticamente toda su educación se realizó a través de becas. Cuando era adolescente se mudó a Nueva York y vivió con una familia blanca de compañeros de viaje del partido mientras asistía a la escuela secundaria Elisabeth Irwin, una escuela secundaria progresista privada, algunos de cuyos profesores eran comunistas que habían sido incluidos en la lista negra y no podían enseñar en las escuelas públicas. . En la escuela secundaria se interesó por los socialistas utópicos y sus comunidades y leyó El Manifiesto Comunista, que, escribió, “me golpeó como un rayo”. (Davis, Autobiografía,pag. 109). Casi al mismo tiempo, alrededor de los dieciséis años, fue invitada a unirse a Advance, el Grupo Juvenil del Partido Comunista integrado por hijos de líderes nacionales del Partido Comunista. Muchas de las reuniones de Advance se llevaron a cabo en la casa del historiador comunista de las rebeliones de esclavos afroamericanos, Herbert Aptheker, cuya hija Bettina era líder de Advance. (Davis, Autobiografía, p. 111.) A través de su mentor Herbert Aptheker se le inculcó la versión más estalinista de la política comunista.

Gracias a sus conexiones con el Partido Comunista, asistió al Octavo Festival Mundial para Jóvenes y Estudiantes celebrado en Helsinki, Finlandia, en 1962. Había sido organizado por la Federación Mundial de Jóvenes y Estudiantes, una organización dominada por los soviéticos. Allí tuvo la oportunidad de conocer a jóvenes comunistas de otros países. A lo largo de su juventud y su juventud, el Partido Comunista guió y ayudó a Davis mientras viajaba de un país a otro en Europa y de una ciudad a otra en los Estados Unidos. Aunque no se unió al PC hasta más tarde. El partido no tenía que dirigirla porque había crecido en él y compartía sus posiciones y puntos de vista, aunque su participación en el movimiento negro militante y armado representó su propia decisión.

Se matriculó en la Universidad Brandeis en 1961, donde estudió literatura francesa moderna y se interesó por existencialistas como Jean Paul Sartre y Albert Camus. Mientras estaba allí, quedó impresionada al escuchar una charla de Malcolm X, entonces todavía líder de los musulmanes negros. Aprovechó un programa universitario para estudiar en Francia y pasó tiempo en clases en Biarritz y París. Mientras estaba allí, se enteró del bombardeo racista de la Iglesia Bautista de la Calle Dieciséis en Birmingham el 15 de septiembre de 12, donde cuatro niñas de entre 11 y 14 años habían sido asesinadas, todas de familias que eran amigas de su familia.

Cuando regresó a Brandies, comenzó a asistir a las conferencias del filósofo marxista alemán Herbert Marcuse. No era comunista sino miembro de la Escuela de Investigación Social de Frankfurt. Comenzó a reunirse periódicamente con él para discutir la historia de la filosofía. Esas discusiones la llevaron a decidir seguir la carrera de filosofía y se fue a Frankfurt a estudiar con Theodor Adorno, también de la Escuela de Frankfurt.

En Alemania Occidental participó en el movimiento social radical de la época liderado por SDS (Sozialistische Deutsche Studentenbund o Liga Socialista Alemana de Estudiantes). También visitó Berlín Oriental, parte de la Alemania Oriental comunista, un estado policial minucioso, por el que expresó una ingenua admiración. Pero se sentía fuera de contacto con los negros cada vez más militantes que querían regresar a Estados Unidos. Convenció a Herbert Marcuse para que se hiciera cargo de la supervisión de su doctorado en la Universidad de California en San Diego, de donde recibió su doctorado.

Herbert Marcuse y Angela Davis trabajan juntos en filosofía.

Davis encontró que el movimiento negro de San Diego era un lugar atrasado, por lo que comenzó a involucrarse en el medio negro más sofisticado y militante de Los Ángeles. En 1968 fue invitada a una reunión del Club Che-Lumumba, el colectivo negro dentro del Partido Comunista, y quedó impresionada por una charla de Charlene Mitchell, la líder del club. Aun así, Davis se negó a unirse al PC en ese momento. Sin embargo, se unió al Partido Pantera Negra y pronto se involucró en sus peleas con una facción rival, comprando y portando un arma para defenderse. También se unió y participó activamente en el Comité Coordinador Estudiantil No Violento (SNCC), que intentaba ampliar su presencia en la costa oeste. A través de su papel en estos grupos y las campañas para liberar a los líderes encarcelados Huey Newton de los Panthers y Rap Brown, jefe del SNCC,

Cuando el movimiento de Los Ángeles entró en crisis y el capítulo local del SNCC colapsó, Davis decidió considerar más seriamente unirse al PC. Comenzó a reunirse y hablar con la veterana líder del PC Dorothy Healey y leyó ¿ Qué hacer? de Lenin. y el ensayo de WEB DuBois sobre su decisión de unirse al Partido Comunista. En julio de 1968 se incorporó al Club Che Lumumba y al Partido Comunista. (Davis, Autobiografía,pp. 185-88.) Cuando su membresía en el PC se convirtió en un problema dentro de los Panthers, aproximadamente al mismo tiempo que el asesinato de tres Panthers Negros de Los Ángeles, Davis regresó a UCSD en La Jolla y comenzó a trabajar allí con el Consejo Estudiantil Negro. Su demanda era que el tercer campus universitario de la UCSD se llamara Campus Lumumba-Zapata y el Consejo organizó protestas, obtuvo el apoyo de Marcuse y algunos otros profesores y organizó una breve toma del edificio de registro. [1]

Ese verano de 1969, Davis fue a la Ciudad de México y luego a La Habana, Cuba, para trabajar un tiempo en los campos de caña mientras Fidel Castro presionaba a los cubanos para que cosecharan diez millones de toneladas de azúcar. Davis, como muchos jóvenes de la época, se dejó llevar por el romance de la revolución cubana y lo que ella veía como una sociedad socialista. Como ella escribió: “El viaje a Cuba había sido un gran clímax en mi vida”. (Davis, Autobiografía, p. 215.) Si bien era un crítico agudo de los Estados Unidos, Davis estaba ciego a los problemas de Cuba en ese momento: la persecución de las personas LGBT, la persistencia del racismo, el desmantelamiento de las organizaciones culturales negras, el control estatal. de los sindicatos y la total falta de democracia política. Al igual que cuando visitó la RDA, como comunista vio todo en Cuba a través de lentes color de rosa.

Cuando regresó al sur de California, se vio envuelta en otra controversia. Había recibido un nombramiento de un año como profesora asistente para enseñar filosofía en la Universidad de California en Los Ángeles, pero el gobernador Ronald Reagan había presionado a los regentes de la universidad y al rector para que la despidieran porque era comunista. Los activistas de derecha también exigieron su despido. Recibió correos de odio y amenazas de muerte y en ese momento la policía disparó a su cuñado Ben y él y su esposa Fania fueron acusados ​​de asesinato. Poco después, unos 100 policías rodearon las oficinas de Los Ángeles Panther, evento protestado por un movimiento de miles de personas. Aún así, recorrió el estado organizando reuniones en campus universitarios para defender su trabajo en UCLA.

Al mismo tiempo, se involucró en el movimiento para defender a los hermanos Soledad, tres hombres (George Jackson, John Cluchette y Fleeta Domingo) acusados ​​de asesinar a un guardia en la prisión de Soledad. Combinó la organización para defender su derecho a su trabajo con demandas de liberación de prisión. Los Minute Men y el Ku Klux Klan aparecieron en sus mítines y continuaron recibiendo amenazas de muerte. En medio de esos hechos, los Regentes se reunieron y anunciaron que no renovarían su contrato. Debido a una orden judicial, no pudieron despedirla por ser comunista. Entonces, justificaron no renovarle el contrato porque había dado discursos “impropios de una profesora universitaria”. Pero como Ángela escribió más tarde en su autobiografía, la verdad era que, “Ronald Reagan y los Regentes me acababan de despedir de mi puesto docente en la Universidad de California porque era miembro del Partido Comunista”. (davis,Autobiografía , pág. 6.) Ahora sin trabajo, Ángela volvió a trabajar en su tesis, queriendo completarla para poder buscar otro trabajo académico.

El 7 de agosto de 1970, en una audiencia judicial en el Centro Cívico del Condado de Marin para Black Panther James McClain, quien había sido acusado de apuñalar a un guardia de prisión, presidía el juez Haley, quien también era el juez en el caso de los hermanos Soledad. El hermano de George Jackson, Jonathan Jackson, de 17 años, portando tres armas, intentó secuestrar al juez Haley para forzar la liberación de Jackson de prisión. Jackson arrojó un arma a McClain y luego le dio otra a otro prisionero, Black Panther William Arthur Christmas. Un testigo en la audiencia de McClain, Ruchell Cinque Magee, fue a liberar a los demás prisioneros. Luego, esos cuatro hombres tomaron a cinco rehenes, incluidos el juez y el fiscal de distrito, y los subieron a una camioneta que esperaba afuera. Cuando salían del juzgado, fueron detenidos en un control de carretera, se produjo un tiroteo y cuatro personas, incluidos Jonathan Jackson y el juez Haley murieron, y otros tres resultaron heridos. Ángela no había estado presente cuando sucedieron estos hechos.

Póster de búsqueda del FBI para Angela Davis.

Poco después de esos hechos, se emitió una orden de arresto contra Angela Davis, quien era propietaria de las armas utilizadas en el ataque a la sala del tribunal. Huyó en secreto a Chicago, donde se reunió con David Poindexter Jr., un comunista que pasaba desapercibido, quien la llevó a Florida. Davis cambió su apariencia, cortó su famoso afro, usó identidades falsas y luego se fue a la ciudad de Nueva York. El FBI la encontró allí, en un motel Howard Johnson, el 13 de octubre. Fue acusada de cómplice de conspiración, secuestro y asesinato y extraditada a California para ser juzgada.

El Partido Comunista le proporcionó uno de sus abogados más experimentados, John Abt. El estado presentó pruebas de que las armas utilizadas en el intento de secuestro habían pertenecido a Davis y que ella había estado manteniendo correspondencia con los hombres involucrados. Durante los largos y prolongados procedimientos legales, Davis pasó 16 meses en prisión, tiempo durante el cual el Partido Comunista y muchas otras organizaciones crearon Comités de Defensa Angela Davis en todo el país y algunos también se establecieron en países extranjeros. Participaron miles de personas en todo el país, muchas de ellas de iglesias. La Unión Soviética y Alemania Oriental también organizaron campañas para su liberación. En 1971, John Lennon y Yoko Ono incluso escribieron la canción “Angela”.para la campaña. Sorprendentemente, Abt y sus otros abogados convencieron al jurado de que ella no tenía conocimiento de los hechos y no había participado en su planificación ni en su ejecución. Increíblemente, el 4 de junio de 1972, el jurado compuesto exclusivamente por blancos del condado de Santa Clara la declaró inocente.

Una vez libre, Davis habló en varias ciudades estadounidenses en grandes manifestaciones de miles de personas que celebraron su victoria. Davis también visitó Cuba, Alemania del Este y la Unión Soviética, donde también recibió elogios.

Cuando en la década de 1980 los comunistas estaban considerando candidatos para cargos nacionales, no es sorprendente que hubieran elegido a Davis. En primer lugar, “Angela Davis” se había convertido en un nombre familiar, conocido por millones de estadounidenses, quizás más que cualquier otro comunista desde Paul Robeson. Todos los acontecimientos aquí descritos habían constituido la noticia diaria durante años. Es cierto que muchos conservadores blancos la denostaron, pero millones de jóvenes negros, latinos y blancos la admiraban. En segundo lugar, Davis era un comunista absolutamente leal que nunca criticó al PCUSA, a la Unión Soviética ni a otros países “socialistas”.

Criada en un medio comunista, de adulta Davis fue una miembro dedicada del Partido Comunista, incluso si su retórica era a veces más revolucionaria que la de su partido. Apoyó la estrategia interna del Partido, incluida su alianza con la burocracia laboral y su apoyo tácito a los demócratas liberales. Cuando los tanques soviéticos entraron en Checoslovaquia para aplastar el movimiento reformista de la primavera de Praga, ella apoyó la represión. Y cuando en 1972, Jiří Pelikán, un destacado disidente checo, escribió una carta abierta pidiéndole que apoyara a los prisioneros checoslovacos, ella se negó, argumentando que los prisioneros habían estado tratando de derrocar al socialismo checo. Tampoco apoyaría a los prisioneros en los gulags de la Unión Soviética.Enseñó en varias universidades de California en las décadas de 1970 y 1980, aunque le resultó difícil avanzar en su carrera. De manera similar, permaneció leal al Partido y a la Unión Soviética incluso cuando el mariscal polaco Jaruzelski, con la aprobación soviética, aplastó el movimiento sindical Solidarność que luchaba por el poder de los trabajadores y el fin del Estado comunista.

La lealtad de Davis al PC la llevó en 1980 y 1984 a aceptar la asignación del partido de ser la compañera de fórmula del líder acérrimo del partido estalinista Gus Hall . Hall, ex leñador y trabajador siderúrgico, que viajaba a Moscú todos los años para ser reconfirmado y ungido nuevamente por los dirigentes comunistas soviéticos, se había convertido en líder del partido por primera vez en 1959. Se había presentado a la presidencia en 1972 y 1976 con otro candidato negro a la vicepresidencia, Jarvis Tyner. En esos dos años los votos para Hall fueron pocos, 25.595 y 58,99 respectivamente, porcentajes minúsculos del voto nacional. Aunque presentó sus propios candidatos, el Partido Comunista permitió e incluso a menudo alentó a sus miembros y seguidores a trabajar y votar por los demócratas.

Angela Davis, como veterana del SNCC y de los Panthers, y famosa por su juicio y su victoria en los tribunales, debería haber ayudado al partido. Sin embargo, a pesar de la fama de Davis, el voto del PC disminuyó de 43.871 en 1980 a 36.386 en 1984. Como escribió el New York Times sobre las campañas de Hall, “Sr. El mensaje de Hall ganó pocos adeptos, y sus cuatro campañas presidenciales, de 1972 a 1984, fueron recibidas con una enorme indiferencia”. Sin embargo, para ser justos, algunos comunistas, muchos de ellos en la periferia del PC y muchos otros que admiraban a Davis, probablemente votaron por Jimmy Carter en 1980 y por Walter Mondale en 1984 para detener las candidaturas republicanas de Ronald Reagan.

La campaña Hall-Davis, que tuvo lugar cuando los movimientos sociales de las dos décadas anteriores habían disminuido y el país giraba hacia la derecha, no podría haber hecho avanzar ni a los movimientos ni a la izquierda. Si bien obtuvieron más votos que Charlene Mitchell, la campaña Hall-Davis fue un fiasco electoral similar. Cabe preguntarse si la campaña no habría sido más eficaz si Davis, en lugar del anciano burócrata estalinista Hall, hubiera encabezado la lista. O si se hubiera presentado como candidata del movimiento negro en lugar de los comunistas.

[1]En ese momento yo era un estudiante de posgrado en el Departamento de Literatura de UCSD y formaba parte del capítulo local de Estudiantes por una Sociedad Democrática. En una manifestación del SDS en el campus, Angela Davis apareció con una columna de estudiantes negros y latinos y dijo que se estaban apoderando del edificio de registro y que si apoyábamos su demanda de crear un campus Lumumba-Zapata, podríamos unirnos a ellos. Angela y el Consejo de Estudiantes Negros nunca habían venido a SDS para discutir su plan de apoderarse del edificio de registro, simplemente nos dijeron que los siguiéramos. Irritado porque en SDS no habíamos sido consultados desde el principio, mi amiga Helene Frances y yo, Nos quedamos en la puerta durante un rato antes de que nosotros también decidiéramos, a pesar de nuestras objeciones, unirnos a la ocupación. Una vez dentro, las puertas estaban barricadas, algunos estudiantes revisaron los archivos y mi amigo Ran Mitra,y estaban armados. Pensé que era algo que nos deberían haber dicho antes de unirnos a la ocupación. La ocupación sólo duró un día; no hubo violencia y la administración no castigó a nadie.

*DAN LA BOTZ es un profesor, escritor y activista que vive en Brooklyn. Es coeditor de  Nueva Política.
Tomado de newpol.org/

Visitas: 8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email